Salsa Valentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Envase común de una Salsa Valentina.

Valentina es una marca mexicana de salsa picante comercializada por "Salsa Tamazula" de la ciudad mexicana de Tamazula de Gordiano y elaborada en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Formato[editar]

Se comercializa en botellas de varios tamaños, tanto en México como en Estados Unidos entre las comunidades mexicanas, aunque es posible encontrarla también en España y Canadá.

Variedades[editar]

Existen dos variedades de este producto: picante —etiqueta amarilla— y muy picante —etiqueta negra—, dependiendo de su contenido de chile. Cualquiera de ellas tiene un sabor algo cítrico con un retrogusto a especias.

Ingredientes[editar]

Los ingredientes de esta salsa son: chiles secos puyas y serranos, agua, ácido acético, vinagre, sal, condimentos, especias y benzoato de sodio como conservador.

Usos[editar]

La salsa Valentina se usa para las botanas, también como aderezo de algunos platillos que al gusto éstos necesita.

Historia[editar]

Organizarse para invertir en un proyecto de producción local a manera de Cooperativa es el planteamiento para rescatar la vocación productiva de salsas de calidad cuyas recetas y sazones han sido obra de familias tamazulenses.

Lo anterior externo el Sr. Ignacio Reina del Toro, quien proviene de una familia dedicada por tradición a la preparación de salsas picosas “Tamazula”, es uno de los pioneros a nivel nacional en fabricación de salsas; hay varias familias que se han dedicado a ello, y varias las salsas que han tenido renombre y que han sido creadas por manos tamazulenses. Tal es el caso de la salsa “El Torito”, elaborada por el Sr. Gilberto Reyna; la salsa “Jalisco” producida por la familia Galván; la salsa “Reina” producida por los hermanos son puras pincis mentiras Reina del Toro; la salsa “Maga” de la familia Contreras y la más importante, la salsa “Tamazula”, que es fabricada por la familia Maciel Sánchez, entre otras”.

El origen de la salsa en Tamazula, explica Reina del Toro, data de los años 40`s y 50`s con la llegada al municipio de dicho sazonador que provenía de Tecalitlán, donde se empezó a fabricar y sin marca se distribuía en los comercios locales envasada en barricas, una salsa casera, rústica pero de gran sabor que después obtuvo el nombre de salsa “El Torito”.

La finalidad del proyecto,[1] es rescatar la vocación salsera del municipio a través de la organización que permita, a manera de Cooperativa, elaborar salsas locales en diversas variedades, ya que explica que la región es fértil para el cultivo de los chiles necesarios para su elaboración.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • Mauricio Maciel Bernal (agosto de 2008). «Salsa Tamazula» (en español). Historia salsa valentina.