Sacerdocio de todos los creyentes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El sacerdocio de todos los creyentes es una doctrina cristiana basada en varios pasajes del Nuevo Testamento. Es enfatizado sobre todo en el Protestantismo, que lo usa para rechazar cualquier concepto de sacerdocio ministerial, tal como se encuentra en las tradiciones ortodoxa y católica. Un ejemplo destacado se encuentra en la Primera epístola de Pedro, 2:9:

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; (Versión Reina-Valera 1960)

Otros pasajes de las Escrituras relevantes son 1 Pedro 2:4-8, Apocalipsis 1:4-6, 5:6-10, y muchos en la Epístola a los Hebreos.

La mayor parte de los credos protestantes rechazan la idea del monopolio del sacerdocio, lo cual no contraviene que en muchas congregaciones existan personas que trabajan de tiempo completo en labores tales como administrar y organizar la Iglesia, enseñar doctrina, dirigir cultos, administrar los sacramentos, etc.

Los orígenes de la doctrina se encuentran dentro de la propia Biblia, pues en el libro de los Hechos, mismo que contiene indicios la forma de organización de la iglesia cristiana primigenia, en la que se observa como la doctrina cristiana era compartida por todos los creyentes y, si bien se establecieron líderes (diáconos, ancianos y obispos), ellos no concentraban el conocimiento de la palabra de Dios ni se reservaba a ellos la administración de las ordenanzas. Estos argumentos fueron retomados por Martín Lutero y Juan Calvino y se convirtieron en un principio básico de las Iglesias surgidas de la Reforma.

La mayoría de los protestantes establecen algún tipo de distinción entre sus propios ministros ordenados y los laicos, pero lo consideran asunto de orden y disciplina eclesiásticos, más que una jerarquía espiritual.

Enlace externo[editar]