Síbari

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda




Coordenadas: 39°45′N 16°28′E / 39.750, 16.467

Moneda de Síbaris, c. 550-510 a. C.

Síbari es una localidad perteneciente a la comuna de Cassano allo Ionio, en la provincia de Cosenza, región de Calabria (Italia).

Su nombre se deriva de la antigua colonia griega de Sibaris, cuyos restos arqueológicos se encuentran en sus proximidades. Se encuentra ubicada sobre el golfo de Tarento, en el mar Jónico. Logró un cierto esplendor, siendo famosos sus habitantes, los sibaritas, por su dedicación al lujo y la vida reposada, de forma que sibarita, en la lengua española, ha permanecido como un adjetivo calificativo y se refiere a una persona que se trata con mucho regalo y refinamiento.[1]

Mito[editar]

El mito cuenta que había un joven muy bello nacido en Delfos y llamado Alcioneo. En una gruta del monte Cirfis, cerca de Delfos, se encontraba un monstruo llamado Síbaris que sólo salía de su guarida para devorar hombres y rebaños. La población, aterrorizada, decidió pedir ayuda al oráculo, que dijo que sólo se acabaría con el monstruo ofreciéndole un hermoso joven de la ciudad. El elegido para tal sacrificio fue Alcioneo. Cuando, ya coronado para el sacrificio, era conducido en procesión hacia la guarida de Síbaris, apareció otro joven muy bello, Euribatos, que quedó inmediatamente enamorado de Alcioneo y se ofreció para sustituirlo en el sacrificio. Mientras Euribatos se encaminaba a la guarida, Alcioneo le dijo que jamás podría pagarle lo que iba a hacer por él, y Euribatos, cobrando la fuerza y el valor de un héroe, se lanzó hacia el monstruo, lo sacó de la gruta, lo lanzó contra una roca y le destrozó así la cabeza. Entonces, la fiera desapareció y de donde había sido estrellada surgió una fuente llamada Síbaris. Los lorcios, pueblo al que pertenecía Euribatos, fundaron en su honor la ciudad de Síbaris en Italia.[2]

Historia[editar]

Una de las más importantes colonias griegas en la Magna Grecia, Sýbaris (Σύβαρις) fue fundada hacia el año 720 a. C. por los aqueos procedentes de Hélice (en Acaya) y de Trecén (en la Argólida), en una gran llanura pantanosa pero fértil. Logró un cierto esplendor, siendo famosos sus habitantes, los sibaritas, por su dedicación al lujo y la vida reposada. Este término ha quedado para designar a las personas amantes de placeres exquisitos. La ciudad llegó a contar con 300.000 habitantes.

Comerciaba con Mileto y con los etruscos y pronto fue tan rica, que pasó a ser legendaria. Los sibaritas fueron conocidos por su aversión al trabajo, y su molicie. Llegaron a prohibir que se establecieran herreros, ni carpinteros, ni siquiera animales escandalosos, como el gallo. Dicen que los niños eran vestidos en trajes púrpuras y sus largos cabellos eran atados con cuerdas de oro.

Al poco tiempo de la fundación de Síbaris, una banda de aqueos fundó Crotona edificada cerca de la primera, por esta época también fue fundada Tarento en una lengua de tierra que avanza hacia el mar, formando una gran bahía.

Ya a finales del siglo VII a. C., los sibaritas tenían bajo su control gran parte de la antigua Lucania y, a través de los caminos abiertos por el curso de los ríos, habían llegado a la costa del mar Tirreno, en la que establecieron emporios comerciales en Laos y Skudros (en las costas de Calabria) hasta la desembocadura del río Sybaris, donde fundaron también Posidonia.

En el transcurso del siglo VI a. C., formando parte de una coalición con Crotona y Metaponto, los sibaritas destruyeron Siris y ocuparon el fértil territorio entre los valles del Agri y del Sinni (hoy en la Basilicata)

Signo de la gran expansión política del Estado sibarita en este periodo son las famosas monedas de plata de la ciudad (acuñadas según la técnica llamada incusa, es decir con el anverso en relieve y el reverso en hundido, en "negativo") con el símbolo del toro que mira hacia atrás y la leyenda Sybaris.

Con la misma efigie se acuñaron otras muchas series monetarias que llevan la leyenda de algunos centros menores, satélites de la potencia sibarita, como Siris, Pixus, Ami, Palinuro, Molpa, etc.

Hacia el año 510 a. C. la ciudad entró en guerra con Crotona, y Síbari fue destruida. Incluso desviaron el río Cratis (el cual rodeaba la ciudad junto con el Coscile) para inundarla y evitar que la ciudad fuera reconstruida.

Los supervivientes intentaron refundar la ciudad en varias ocasiones, la mayoría de las veces siendo vencidos nuevamente por Crotona. Sin embargo hacia 444 a. C., con el apoyo de Pericles, de Atenas, se fundó la ciudad de Turios (Θούριοι, Thourioi) en las proximidades. Aníbal la destruyó nuevamente en el 204 a. C. por apoyar a Roma durante las Guerras Púnicas, para ser refundada con el nombre de Cópiæ, en 194 a. C. aunque pronto retomó su nombre anterior. Esta última ciudad existió hasta la Edad Media.

Datos curiosos[editar]

El gentilicio "sibarita", puede ser utilizado en la lengua española como un adjetivo calificativo y se refiere a una persona que se trata con mucho regalo y refinamiento.[1]

Referencias[editar]

  1. a b «Diccionario de la Real Lengua Española: Sibarita» (en español). Consultado el 11-12-43.
  2. Antonino Liberal: Colección de metamorfosis (Μεταμορφώσεων Συναγωγή), 8 (Lamia o Síbaris).

Enlaces externos[editar]