Rusticidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La rusticidad de las plantas es un término botánico utilizado para describir su habilidad de sobrevivir a condiciones adversas de crecimiento. Normalmente se limita a debates sobre adversidades climáticas. Así, la capacidad para tolerar frío, calor, sequía, o viento, se consideran típicamente medidas de rusticidad. En latitudes templadas, el término es más frecuentemente usado para describir resistencia al frío, o rusticidad al frío y generalmente se mide por las temperaturas más bajas que una planta puede soportar.

La rusticidad de una planta se divide en tres categorías; susceptible, sensible, medio resistente y rústica.

Las plantas varían mucho en su tolerancia a condiciones de crecimiento. La selección o mejoramiento de variedades capaces de soportar particulares formas climáticas es una parte importante de la agronomía (agricultura, horticultura). Las plantas pueden rusticarse, adaptándose a alguna extensión de cambios del clima. Parte del trabajo de los invernáculos consiste en la rusticación de plantas, para prepararlas a condiciones posteriores de crecimiento en el campo.

La rusticidad vegetal se define por su extensión nativa geográfica: longitud, latitud y elevación. Esos atributos se suelen simplificar definiendo la zona de rusticidad.

Enlaces externos[editar]