Rootkit

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un rootkit es un programa que permite un acceso de privilegio continuo a una computadora pero que mantiene su presencia activamente oculta al control de los administradores al corromper el funcionamiento normal del sistema operativo o de otras aplicaciones. El término proviene de una concatenación de la palabra inglesa root, que significa 'raíz' (nombre tradicional de la cuenta privilegiada en los sistemas operativos Unix) y de la palabra inglesa kit, que significa 'conjunto de herramientas' (en referencia a los componentes de software que implementan este programa). El término rootkit tiene connotaciones peyorativas ya que se lo asocia al malware.
En otras palabras, usualmente se lo asocia con malware, que se esconde a sí mismo y a otros programas, procesos, archivos, directorios, claves de registro, y puertos que permiten al intruso mantener el acceso a una amplia variedad de sistemas operativos como pueden ser GNU/Linux, Solaris o Microsoft Windows para remotamente comandar acciones o extraer información sensible.

Típicamente, un atacante instala un rootkit en una computadora después de primero haber obtenido un acceso al nivel raíz, ya sea por haberse aprovechado de una vulnerabilidad conocida o por haber obtenido una contraseña (ya sea por crackeo de la encriptación o por ingeniería social). Una vez que el rootkit ha sido instalado, permite que el atacante disfrace la siguiente intrusión y mantenga el acceso privilegiado a la computadora por medio de rodeos a los mecanismos normales de autenticación y autorización. Pese a que los rootktis pueden servir con muchos fines, han ganado notoriedad fundamentalmente como malware, escondiendo programas que se apropian de los recursos de las computadoras o que roban contraseñas sin el conocimiento de los administradores y de los usuarios de los sistemas afectados. Los rootkits pueden estar dirigidos al firmware, al hipervisor, al núcleo, ó , más comúnmente, a los programas del usuario.

La detección del rootkit es dificultosa pues es capaz de corromper al programa que debería detectarlo. Los métodos de detección incluyen utilizar un sistema operativo alternativo confiable; métodos de base conductual; controles de firma, controles de diferencias y análisis de volcado de memoria. La eliminación del rootkit puede ser complicada o prácticamente imposible, especialmente en los casos en que el rootkit reside en el núcleo; siendo a veces la reinstalación del sistema operativo el único método posible que hay para solucionar el problema.

Algunas versiones españolas de programas lo han traducido como «Encubridor».

Uso de los rootkits[editar]

Un rootkit se usa habitualmente para esconder algunas aplicaciones que podrían actuar en el sistema atacado. Suelen incluir backdoors (puertas traseras) para ayudar al intruso a acceder fácilmente al sistema una vez que se ha conseguido entrar por primera vez. Por ejemplo, el rootkit puede esconder una aplicación que lance una consola cada vez que el atacante se conecte al sistema a través de un determinado puerto. Los rootkits del kernel o núcleo pueden contener funcionalidades similares. Un backdoor puede permitir también que los procesos lanzados por un usuario sin privilegios de administrador ejecuten algunas funcionalidades reservadas únicamente al superusuario. Todo tipo de herramientas útiles para obtener información de forma ilícita pueden ser ocultadas mediante rootkits.

Los rootkits se utilizan también para usar el sistema atacado como «base de operaciones», es decir, usarlo a su vez para lanzar ataques contra otros equipos. De este modo puede parecer que es el sistema infiltrado el que lanza los ataques y no el intruso externo. Este tipo de ataques podrían ser de denegación de servicio (DoS), ataques mediante IRC o mediante correo electrónico (spam).

Tipos de rootkits[editar]

Tipos básicos[editar]

Los rootkits se pueden clasificar en dos grupos: los que van integrados en el núcleo y los que funcionan a nivel de aplicación. Los que actúan desde el kernel añaden o modifican una parte del código de dicho núcleo para ocultar el backdoor. Normalmente este procedimiento se complementa añadiendo nuevo código al kernel, ya sea mediante un controlador (driver) o un módulo, como los módulos del kernel de Linux o los dispositivos del sistema de Windows. Estos rootkits suelen parchear las llamadas al sistema con versiones que esconden información sobre el intruso. Son los más peligrosos, ya que su detección puede ser muy complicada.

Los rootkits que actúan como aplicaciones pueden reemplazar los archivos ejecutables originales con versiones crackeadas que contengan algún troyano, o también pueden modificar el comportamiento de las aplicaciones existentes usando hacks, parches, código inyectado, etc.

Ejemplos[editar]

  • Algunos troyanos han utilizado estos rootkits no-persistentes (FU Rootkits) que cargan en la memoria una vez que ellos se encuentran instalados.
  • SuckIT
  • Adore
  • T0rn
  • Ambient's Rootkit (ARK)
  • Hacker Defender
  • First 4 Internet XCP (Extended Copy Protection) DRM
  • RkU Test Rootkit & Unreal[1]
  • Rootkit de núcleo : UACd (Agrega un driver de muy bajo nivel llamado UACd.sys)
  • Rootkits de Macintosh

Detección de rootkits[editar]

Hay limitaciones inherentes a cualquier programa que intente detectar rootkits mientras se estén ejecutando en el sistema sospechoso. Los rootkits son aplicaciones que modifican muchas de las herramientas y librerías de las cuales depende el sistema. Algunos rootkits modifican el propio kernel (a través de módulos y otros métodos como se indica más arriba).[cita requerida] El principal problema de la detección de rootkits consiste en que el sistema operativo en ejecución no es fiable globalmente.[cita requerida] En otras palabras, algunas acciones como pedir la lista de los procesos en ejecución o listar los ficheros de un directorio no son fiables al no comportarse como deberían.

El mejor método para detectar un rootkit es apagar el sistema que se considere infectado y revisar o salvar los datos arrancando desde un medio alternativo, como un CD-ROM de rescate o un PenDrive. Un rootkit inactivo no puede ocultar su presencia. Los programas antivirus mejor preparados suelen identificar a los rootkits que funcionan mediante llamadas al sistema y peticiones de bajo nivel, las cuales deben quedar intactas. Si hay alguna diferencia entre ellas, se puede afirmar la presencia de un rootkit. Los rootkits intentan protegerse a sí mismos monitorizando los procesos activos y suspendiendo su actividad hasta que el escaneo ha finalizado, de modo que el rootkit no pueda ser identificado por un detector.

Los fabricantes de aplicaciones de seguridad han ido integrando los detectores de rootkits en los productos tradicionales de detección de antivirus. Si un rootkit consigue esconderse durante el proceso de detección, será identificado por el detector de rootkits, que busca movimientos sospechosos. Si el rootkit «decide» detenerse momentáneamente, será identificado como un virus. Esta técnica combinada de detección puede obligar a los atacantes a implementar mecanismos de contraataque[cita requerida] (también llamados retro-rutinas) en el código del rootkit, con el objetivo de eliminar los procesos creados por el software de seguridad, eliminando así al programa antivirus de la memoria. Al igual que con los virus convencionales, la detección y eliminación de los rootkits será una batalla permanente entre los creadores del rootkit y de los programas de seguridad.

Hay varios programas disponibles para detectar rootkits. En los sistemas basados en Unix, dos de las aplicaciones más populares son chkrootkit y rkhunter. Para Windows está disponible un detector llamado Blacklight (gratuito para uso personal) en la web de F-Secure.[cita requerida] Blacklight presenta problemas de incompatibilidad en Windows 7.[cita requerida] Otra aplicación de detección para Windows es Rootkit Revealer de Sysinternals. Detecta todos los rootkits actuales comparando las funcionalidades del sistema operativo original con las que se han detectado. Sin embargo, algunos rootkits han empezado a añadir este programa a la lista de los cuales no deben esconderse. En esencia, eliminan las diferencias entre los dos listados, de modo que el detector no los encuentra. Pero algo tan simple como renombrar el fichero rootkitrevealer.exe hace que el rootkit ya no sepa que se está enfrentando a un detector. Como se decía antes, será una continua batalla entre los rootkits y los antivirus.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. RkU Test Rootkit & Unreal (en francés) rootkits para someter a un test sus softwares de protección.

Enlaces externos[editar]