Riesgo empresarial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


El enemigo de todo inversor es el “riesgo”, elemento de inestabilidad en las inversiones, que no son más que apuestas de futuro en entornos con mayor o menor incertidumbre.

Dentro del riesgo debemos distinguir el riesgo económico del riesgo financiero. El riesgo económico se traduce en la amplitud de los rangos en los que se mueven los resultados de la empresa, en función de factores que nada tienen que ver con la financiación de la misma. En cambio, el riesgo financiero está íntimamente vinculado al riesgo asumido por los medios de financiación contratados por la empresa para la adquisición de su activo.

Tipos de Riesgos Financieros[editar]

Dentro del riesgo financiero podemos distinguir:

  • El riesgo por los cambios del tipo de interés. Debido a las fluctuaciones en los tipos de interés, el coste de la deuda oscila, encareciéndose o abaratándose, lo que repercutirá negativamente o positivamente en la cuenta de resultados de la empresa. Destacar en éste punto como la progresiva unificación los tipos de interés con la centralización de los Bancos Centrales de los diferentes Estados para la creación de una política económica común, está favoreciendo la reducción de éste tipo de riesgo.
  • El riesgo por las variaciones en el tipo de cambio. A nivel empresarial no son poco comunes, las operaciones de financiación en moneda distinta a la circulante en el país donde la empresa desarrolla su actividad, por lo tanto un riesgo añadido al anterior, es el riesgo en el que incurrimos por las fluctuaciones en el tipo de cambio que puede encarecer o reducir el coste de nuestra deuda.
  • El riesgo por falta de pago. Los deudores representan los créditos que han sido concedidos por la empresa con una fecha de cobro más o menos prefijada. La incertidumbre en el pago, debe ser recogida como un riesgo añadido a tener en cuenta, sobre todo en épocas de mayor debilidad económica en las que el índice de morosidad se dispara, los casos más graves se presentan en las épocas de crisis.

Medidas para la Limitación del Riesgo[editar]

La empresa podrá tomar diferentes medias para reducir el riesgo, a través de:

  • Operaciones de cobertura. Debiendo distinguirse entre cobertura a largo o a corto, dichas operaciones lo que pretenden es reducir el riesgo a través de la toma de una posición contraria en un valor relacionado. Son utilizados para éste tipo de operaciones alguno de los siguientes instrumentos:
  • Contratos a plazo de tipo de interés (FRA)
  • Contratos de futuros
  • Contratos de opciones
  • Swaps
  • Instrumentos de gestión de tipos variables
  • Operaciones de arbitraje. Éste tipo de operaciones permiten que aunque el porcentaje de beneficios sea muy reducido sigan resultando interesantes por el bajo riesgo que comportan.