Riesgo empresarial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


El enemigo de todo inversor es el “riesgo”, elemento de inestabilidad en las inversiones, que no son más que apuestas de futuro en entornos con mayor o menor incertidumbre.

Dentro del riesgo debemos distinguir el riesgo económico del riesgo financiero. El riesgo económico se traduce en la amplitud de los rangos en los que se mueven los resultados de la empresa, en función de factores que nada tienen que ver con la financiación de la misma. En cambio, el riesgo financiero está íntimamente vinculado al riesgo asumido por los medios de financiación contratados por la empresa para la adquisición de su activo.

Medidas para la Limitación del Riesgo[editar]

La empresa podrá tomar diferentes medias para reducir el riesgo, a través de:

  • Operaciones de cobertura. Debiendo distinguirse entre cobertura a largo o a corto, dichas operaciones lo que pretenden es reducir el riesgo a través de la toma de una posición contraria en un valor relacionado. Son utilizados para éste tipo de operaciones alguno de los siguientes instrumentos:
  • Contratos a plazo de tipo de interés (FRA)
  • Contratos de futuros
  • Contratos de opciones
  • Swaps
  • Instrumentos de gestión de tipos variables
  • Operaciones de arbitraje. Éste tipo de operaciones permiten que aunque el porcentaje de beneficios sea muy reducido sigan resultando interesantes por el bajo riesgo que comportan.