Re-Animator

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Re-Animator
Título Re-Animator
Ficha técnica
Dirección
Dirección artística Robert A. Burns
Producción Brian Yuzna
Guion H. P. Lovecraft (cuento)
Stuart Gordon
William Norris
Música Richard Band
Fotografía Mac Ahlberg
Protagonistas Jeffrey Combs
Bruce Abbott
Barbara Crampton
David Gale
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1985
Género Terror
Comedia
Duración 86 min (versión sin clasificación)
95 min (Clasificación R, EE. UU.)
104 min (Edición Extendida)
Idioma(s) Inglés
Alemán
Compañías
Distribución Empire Pictures
Presupuesto $900,000
Recaudación $2,023,414
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Re-Animator es una película de terror de 1985 dirigida por Stuart Gordon y basada en la obra de H. P. Lovecraft titulada "Herbert West: reanimador". Protagonizada por Jeffrey Combs como el Dr. Herbert West, un estudiante de medicina transferido de Europa a la Facultad de Medicina de la Universidad de Miskatonic para continuar desarrollando su suero de reanimación corporal. Las pruebas que realiza no son las que él esperaba y trae consigo una serie de fatídicas consecuencias para él y la vida personal de su compañero de cuarto, Dan Cain. La película se volvió de culto, entre fans del cine gore combinando el terror con la comedia.

Argumento[editar]

La trama de este film se basa vagamente en la obra de cuentos cortos llamada "Herbert West: Reanimador" del escritor estadounidense Howard Philips Lovecraft, caracterizado por sus descripciones desesperadas de los horrores del más allá, en esta ocasión, a consecuencia de la ciencia fuera de control.

Herbert West (Jeffrey Combs) es un excéntrico estudiante de medicina expulsado de una universidad en Suiza debido a sus cuestionables experimentos. Es así como es trasladado a la Universidad de Miskatonic, en Arkham, Massachusetts, donde nuevamente continúa con sus experimentos, con ayuda de su compañero de casa Dan Cain (Bruce Abbott).

Su experimentos consisten en la elaboración de un suero capaz de revivir el tejido humano ya muerto, basado en que la animación consiste en dos procesos: el físico y el químico. Con ayuda del suero, cumple la parte física, dejando a los seres animados como una especie de muertos vivientes.

Megan (Barbara Crampton), la novia de Cain, percibe lo siniestro que puede ser West, provocando un conflicto entre los tres. Dan Cain decide hablar con el rector de la facultad de medicina (el padre de su novia), esperando apoyo por parte de él para continuar sus experimentos. Sin embargo éste no lo toma de buena manera y lo reprende para que no continúe con sus experimentos, amenazándolo con que si sigue realizándolos en la Institución, serían expulsados él y Herbert West.

Sin embargo, West está demasiado cerca de conseguir el éxito de sus investigaciones, por lo que chantajea a Dan Cain (quien, por su estatus en la universidad, tiene acceso a la morgue) para continuar sus trabajos de reanimación.

Luego de una situación complicada en la morgue, el rector decide conocer lo que ocurre en el lugar. Sin embargo se ve envuelto en el desastre que los dos estudiantes generaron, convirtiéndole a él en un muerto viviente. La policía es engañada al entender que el rector se ha vuelto loco, sin embargo el Dr. Carl Hill (David Gale) sospecha de sus estudiantes e investiga el caso. Finalmente, se da cuenta de los progresos del Dr. West y decide robarle el suero reanimador, chantajeando a su creador con ir a la policía y contar lo que realmente ocurrió.

Para evitarlo, West decapita con una pala al Dr. Hill y decide experimentar con un cadáver fresco. El Dr. Hill es reanimado (tanto su cabeza como las restantes partes de su cuerpo) y ataca a West para continuar con su plan original: robar la fórmula y de paso secuestrar a Megan, por quien siente una oculta obsesión.

Así, West y Cain se enfrentan a un grupo de zombis para recuperar la fórmula y a la joven, de quien el Dr. Hill pretende abusar sexualmente (generando una de las escenas más recordadas del cine de culto: la cabeza decapitada del Dr. Hill realizándole sexo oral). Sin embargo, estos dos compañeros no la van a tener tan fácil, pues el Dr. Hill ha creado un ejército de zombis gracias a sus experimentos con el cerebro humano con base en lobotomías, razón por la cual estos seres obedecen sus órdenes.

Dan y Megan logran escapar, no sin antes ser atacados por estos seres reanimados, razón por la cual Megan se encuentra gravemente herida debido a que intentaron asfixiarla. Ya en un cuarto de hospital, los doctores se dan cuenta de lo inútil que resultó revivirla luego de una serie de electroshocks. Ella muere y la única esperanza de Dan Cain para casarse con su novia es inyectarla con una dosis del suero que guardaba en su maletín.

Reparto[editar]

Producción[editar]

La idea de realizar Re-Animator surgió de una discusión que Stuart Gordon tuvo con unos amigos una noche, después de ver películas de vampiros. Él sentía que había visto demasiadas películas sobre Drácula y que no soportaría ver una de Frankenstein. Alguien le preguntó si había leído Herbert West: Re-Animator de Howard Philips Lovecraft. Gordon había leído casi todos los trabajos del autor, pero ese libro en particular estaba agotado, por lo que fue a la Biblioteca Pública de Chicago a leer una copia.

Originalmente, Gordon iba a realizar una adaptación para teatro pero los escritores Dennis Paoli y William Norris, le convencieron para hacer un píloto de televisión que durara 30 minutos. La historia se iba a ambientar a comienzos del siglo XX, pero pensaron que iba a ser demasiado cara para recrearla, razón por la cual decidieron ambientarla en Chicago del presente con la intención también de emplear actores de la Compañía de Teatro Orgánico. También creyeron que el formato de media hora no era el apropiado, así que decidieron incrementarlo a una hora de duración, completando un total de 13 episodios.

El especialista en efectos especiales Bob Greenberg, quien había trabajado con John Carpenter en su película Dark Star, le había dicho constantemente a Gordon que el único mercado para el terror estaba en el cine, por lo que le presentó al productor Brian Yuzna. Gordon le mostró a Yuzna el guion del episodio piloto y de los otros doce, el productor vio con agrado el trabajo y lo convenció para filmar en Hollywood, debido a la cantidad de efectos especiales que se empleaban en la historia. Yuzna hizo el trato de distribución del film con la compañía de Charles Band llamada Empire Pictures en devolución de unos servicios de postproducción que Yuzna había realizado.