Psicoprofilaxis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Psicoprofilaxis Quirúrgica es el proceso psicoterapéutico de objetivos preventivos, focalizado en la situación quirúrgica; planificado para promover, en el funcionamiento afectivo, cognitivo, interaccional y comportamental del enfermo, recursos que lo orienten a:

  • a) Afrontar la operación
  • b) Reducir efectos, eventualmente, adversos para el psiquismo
  • c) Facilitar la recuperación biopsicosocial.


En el mundo[editar]

La Psicoprofilaxis Quirúrgica o P.Q., se orienta a las intervenciones psicológicas ante enfermedades médicas de resolución quirúrgica. Desde la denominación de "preparación psicológica para las intervenciones quirúrgicas", surge en países anglosajones hacia fines de la II Guerra Mundial.

Prácticas en Argentina[editar]

En la Argentina comienza a practicarse en la década del 60 y organiza su quehacer en la cirugía pediátrica. Son pioneras en este campo, María Inés Egozcue, María Rosa Glasserman, Arminda Aberasturi, Florinda Glocer y María Mucci. Por su visión integradora, se convierte en un conjunto de conocimientos, acciones, recursos y habilidades específicas. En las últimas décadas, los desarrollos de la Psicología la enmarcan en la Psicología Clínica y de la Salud.

Psicología y Medicina[editar]

Se trata de una práctica de límites precisos que se ubica en intersección interdisciplinaria de la Psicología y la Medicina. Dicha intersección posibilita integrar al "psi" en equipos y servicios quirúrgicos. Su práctica no se limita a la asistencia psicológica de enfermos quirúrgicos, se extiende a su familia, se integra interdisciplinariamente, con y en el equipo quirúrgico. En esta práctica el espectro de aplicaciones es heterogéneo, dado que los procedimientos quirúrgicos están en relación con la enfermedad en sí, el órgano, aparato o sistema comprometido; los riesgos, la complejidad del acto médico. Además, posibilita detectar precozmente síntomas psicológicos que pueden afectar el curso de la enfermedad y requieren asistencia psicológica en: oncología, trasplantes de órganos, urgencias y emergencias, cuidados intensivos, cuidados paliativos y pacientes con límite de vida, entre otras especialidades. En tal sentido, la P.Q., sin apuntar a la "psicologización" de la problemática quirúrgica ni "reducirla" a lo orgánico aborda los síntomas psicológicos que se producen ante el proceso que conduce a una cirugía. El tratamiento de dichos síntomas requiere trabajar en comunicación estrecha con los cirujanos y tener en cuenta las peculiaridades del contexto quirúrgico.

Bibliografía[editar]

  • Mucci, María “Psicoprofilaxis quirúrgica. Una práctica en convergencia interdisciplinaria”, Buenos Aires, Paidós, 2004, ISBN 950-12-4527-6