Masacre de Boyd

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Masacre de Boyd ocurrió en diciembre de 1809 cuando residentes maoríes de Whangaroa Harbour en el norte de Nueva Zelanda mataron y se comieron entre 66 y 70 europeos,[1] probablemente como venganza por los azotes recibidos por un joven jefe Maorí[2] por parte de la tripulación del barco Boyd. Este se cree que fue el incidente en el que el mayor número de europeos murieron a manos de los maoríes, además de ser uno de los casos de canibalismo más sangrientos jamás registrado. En represalia, balleneros europeos atacaron la isla de Pa del jefe Te Pahi a unos 60 km al sureste y un europeo murió en la lucha. La noticia de estos eventos retrasaron la llegada de los primeros misioneros al país, y provocaron que las visitas de barcos a las islas cayeran a "casi cero" en los siguientes años.

Antecedentes[editar]

El Boyd era un bergantín de 395 toneladas de transporte de convictos que zarpó desde Sydney Cove en Australia en dirección a Whangaroa en la costa este de la Península Northland de Nueva Zelanda para recoger vergas de kauri. Estaba bajo el mando del Capitán John Thompson y llevaba aproximadamente 70 personas a bordo.

Te Ara, el hijo de un jefe Maorí de Whangaroa, pidió trabajar en el barco. Mientras lo hacía, ocurrió un incidente en el cual terminó siendo azotado. Una de las fuentes afirma que rehusó seguir órdenes, porque según el se encontraba mal de salud y era de sangre noble.[3] Otra fuente indica que el cocinero del barco arrojó por la borda cucharas de peltre y acusó a Te Ara de habérselas robado para evitar ser azotado.[4] Alexander Berry, en una carta que describía los eventos, dijo: "El capitán actuó algo apresuradamente en castigar un pequeño robo".[5] Luego de llegar a Whangaroa, Te Ara reportó estas indignaciones a su tribu y les mostró las marcas de los azotes en su espalda. Según las costumbres Maorí, crearon un plan para realizar "utu" (venganza). Bajo la ley británica, la palabra del maestro era ley y los azotes eran un castigo común para todos los crímenes menores en ese entonces. Una persona británica podía ser colgada legalmente por robar bienes valuados en 5 chelines. Había 160 crímenes que eran castigados con la horca. Según la tradición maorí, el hijo de un jefe era una figura privilegiada que no se sometía ante la autoridad de nadie. El castigo físico del hijo de un jefe, aunque haya sido justificado bajo la ley británica, provocó que el jefe pierda face (o "maná"). Según las normas maoríes, esta acción requería una retribución violenta.

La masacre[editar]

Tres días después de la llegada del Boyd, los maoríes invitaron al capitán Thompson a que sigan sus canoas para encontrar árboles kauri apropiados. Thompson, su primer oficial y tres otros siguieron las canoas hasta la entrada del río Kaeo. El resto de la tripulación se quedó en el barco con los pasajeros, preparando el navío para el viaje a Inglaterra.

Cuando los botes estaban fuera de la vista del Boyd, los maoríes atacaron a los pākehā (extranjeros), matándolos a todos con palos y hachas. Los maoríes les quitaron todas las ropas occidentales a las víctimas y un grupo las usó como disfraces. Otro grupo llevó los cuerpos a su aldea para comérselos.[6]

Al anochecer, el grupo que estaba de incógnito se subió a la galera y cuando cayó la la noche se acercaron al costado del Boyd y fueron recibidos por la tripulación. Otras canoas maorí estaban esperando la señal para atacar. El primero en morir fue un oficial del barco; los atacantes luego se escabullieron por un costado de la cubierta, matando a toda la tripulación mientras pasaban desapercibidos. Los pasajeros luego fueron llamados a la cubierta para ser matados. Cinco personas se escondieron en la parte superior del mástil, desde donde fueron testigos de la descuartización de los cuerpos de sus amigos y colegas.

A la mañana siguiente los sobrevivientes vieron a una canoa grande en la que estaba el Jefe Te Pahi entrar al puerto desde la Bahía de las Islas. El jefe había llegado a la zona para comerciar con los maorí de Whangaroa. Los europeos hicieron señales a la canoa de Te Pahi pidiendo ayuda. Luego de que Te Pahi recogió a los sobrevivientes del Boyd, se dirigieron a la costa, pero dos canoas whangaroa los siguieron. Mientras que los sobrevivientes se escapaban a lo largo de la playa, Te Pahi observó como todos menos uno fueron alcanzados y matados por quienes los seguían.

Sobrevivientes europeos[editar]

Cinco personas sobrevivieron la masacre: Ann Morley y su bebé, en un camarote; el aprendiz Thomas Davis (o Davison), quien se oculto en la bodega; el segudo oficial; y Betsy Broughton de dos años, quien fue llevada por un jefe local que puso una pluma en su cabello y se la quedó por tres semanas antes de que la rescataran. El segundo oficial fue muerto y comido cuando ya no lo necesitaron para fabricar anzuelos.[6]

Destrucción del Boyd[editar]

The Blowing Up of the Boyd (La Explosión del Boyd) de Louis John Steele.

Los maorí de Whangaroa remolcaron el Boyd hacia su aldea hasta que encalló en la marisma cerca de Motu Wai (Isla Roja). Pasaron varios días saqueando la nave, arrojando harina, sal de puerco, y botellas de vino por la borda. Los Maorí estaban interesados en un cargamento grande de mosquetes y pólvora.

Unos 20 maoríes destruyeron barriles de pólvoray trataron de hacer funcionar a los mosquetes. El jefe Piopio encendió una piedra de fusil, encendiendo así a la pólvora y causando una explosión masiva que lo mató a él y a nueve otros maoríes en forma instantánea. El fuego se esparció por la carga de aceite de ballena y poco después lo único que quedó del Boyd fue su casco quemado. Los maorí declararon al casco tapu, sagrado o prohibido.

Rescate[editar]

Cuando las noticias de la masacre llegaron a los asentamientos europeos, el Capitán Alexander Berry partió en una misión de rescate a bordo del City of Edinburgh. Berry rescató a los cuatro sobrevivientes, Ann Morley, su bebé, Thomas Davis (o Davison) y Betsy Borughton.

La tripulación del City of Edinburgh encontró montones de huesos humanos en la costa, muchos de ellos con evidencias de canibalismo.[7]

El Capitán Berry capturó a dos jefes maorí responsables por la masacre, primero reteniéndolos para exigir el regreso de los sobrevivientes. Seguidamente, luego de que los sobrevivientes fueron devueltos, Berry los amenazó diciendo que serían llevados a Europa para pagar por sus crímenes si no entregaban los documentos del Boyd.[8] Luego de que les entregaron los papeles liberó a los jefes. Una de las condiciones de su liberación fue de que sean "bajados de rango y recibidos entre sus esclavos", aunque nunca esperó que esta condición sea cumplida.[9] Expresaron gratitud por su misericordia. El gesto de Berry evitó un mayor derramamiento de sangre - algo inevitable si los jefes hubiesen sido ejecutados.

Las cuatro personas rescatadas fueron llevadas a bordo del barco de Berry que se dirigía al Cabo de Buena Esperanza. Sin embargo, el barco se enfrentó a tormentas y fue dañado, y luego de ser reparada llegó a Lima, Perú. La Sra. Morley murió mientras estaba en esta ciudad.[10] El muchacho llamado Davis o Davidson, viajó desde Lima hasta Inglaterra a bordo del Archduke Charles, y luego trabajó para Berry en Nueva Gales del Sur. Se ahogó mientras exploraban junto a Berry la entrada al río Shoalhaven en 1822.[11] La hija de la Sra. Morley y Betsy Broughton fueron llevadas por Berry hasta Rio de Janeiro, desde donde regresaron a Sídney en mayo de 1812 a bordo del Atalanta.[12] Betsy Broughton se casó con Charles Throsby, el sobrino del explorador Charles Throsby, y murió en 1891.[13]

Eventos posteriores[editar]

En marzo de 1810, marineros de cinco barcos balleneros lanzaron un ataque en venganza. Su objetivo era el Pā de Rangihoua, que le pertenecía al Jefe Te Pahi, el jefe que aparentemente trató de rescatar a los sobrevivientes del Boyd y luego los vio morir. Te Pahi luego aceptó uno de los botes pequeños del Boyd y algunas otras cosas, y su nombre puede que haya sido confundido con el de Te Puhi, quien fue uno de los arquitectos de la masacre.[14] En el ataque murieron entre 16 y 60 maoríes y un marinero.[15] Te Pahi, quien sufrió heridas en el cuello y el pecho, se dió cuenta que los marineros lo habían atacado por las acciones de los maoríes de Whangaroa. Reunió al resto de sus guerreros y atacó Whangaroa, en donde murió a punta de lanza un poco ants del 28 de abril.[8]

Las noticias de la Masacre de Boyd llegaron a Australia y Europa, retrasando una visita de misioneros que ya estaba programada hasta 1814.[16] Un panfleto fue impreso y circulado en Europa advirtiendo a la gente de que no visiten "esa costa maldita" de Nueva Zelanda por el riesgo de ser comido por caníbales.[2]

Los viajes en barco a Nueva Zelanda "cayeron hasta casi cero" durante los tres años siguientes.[8]

Referencias culturales[editar]

Los detalles de la masare han sido representados en numerosas publicaciones. Una de las más detallados fue la elaborada por Wade Doak, The Burning of the 'Boyd' - A Saga of Culture Clash (1984), libro que ya no está en circulación.

La masacre fue el objeto de un libro para niños de Nueva Zelanda de 2010, The Shadow of the Boyd, de Diana Menefy, y una novela de ficción história, The Boyd Massacre, de Ian Macdonald. Este último autor, un australiano, dice ser un descendiente de la sobreviviente del Boyd, Betsey Broughton.

La masacre también ha sido representada en pinturas de Louis Auguste Sainson (The Boyd Incident [1839]), Louis John Steele (The Blowing Up of the Boyd [1889]), y Walter Wright (The Burning of the Boyd [1908]).

Referencias[editar]

  1. The Sydney Gazette and New South Wales Advertiser, 8 de mayo de 1832, consultado el 4 de julio de 2011
  2. a b New Zealand History Online, The Boyd incident - a frontier of chaos? Consultado el 3 de mayo de 2011
  3. http://homepages.ihug.co.nz/~tonyf/loot/boyd.html
  4. The Sydney Gazette and New South Wales Advertiser, mayo de 1832, página 4
  5. A NARRATIVE OF A NINE MONTHS' RESIDENCE IN NEW ZEALAND CHAPTER XI
  6. a b The Boyd incident - a frontier of chaos?, New Zealand History Online, Ministry for Culture and Heritage. Actualizado el 24-01-2008. Consultado el 05-05-2008.
  7. McNab cita al Capitán Berry diciendo, "Habíamos visto los fragmentos machacados y huesos frescos de nuestros compatriotas, incluso con las marcas de dientes aún en ellos." Chapter 10: The Massacre of the Boyd, 1809 and 1810, enFrom Tasman To Marsden: A History of Northern New Zealand from 1642 to 1818, por Robert McNab. Publicado por J. Wilkie & Company, Dunedin, 1914.
  8. a b c New Zealand Electronic Text Centre - From Tasman to Marsden: Chapter XI - After the Massacre 1810 to 1814
  9. «Particulars of a late visit to New Zealand, and of the measures taken for rescuing some of English captives there». The Edinburgh Magazine:  pp. 304. abril 1819. http://books.google.com/books?id=UlwAAAAAYAAJ&pg=PA304. 
  10. «The Boyd». The Sydney Gazette and New South Wales Advertiser. 8 de mayo de 1832. p. 4. 
  11. Swords, Meg. Alexander Berry and Elizabeth Wollstonecraft. p. 9. ISBN 0-85587-128-8. 
  12. «23 May 1812 - SYDNEY. Sitting Magistrate for the ensuing Week». The Sydney Gazette and New South Wales Advertiser. 23 de mayo de 1812. p. 2. 
  13. «Betsy Broughton (A Brief Biography)». National Library of Australia. Consultado el 29 de octubre de 2009.
  14. Carleton, Hugh (1874). «Vol. I». The Life of Henry Williams. Early New Zealand Books (ENZB), University of Auckland Library. pp. 25–26. 
  15. http://trove.nla.gov.au/ndp/del/page/6631?zoomLevel=2
  16. www.waitangi.com - Christianity among the New Zealanders: Chapter 1 - 1808 to 1814

Enlaces externos[editar]