Marquesado de Gotia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Marquesado de Gotia es un territorio del noreste de la Península Ibérica (actual España) que continúa al norte de los Pirineos por el suroeste de la actual Francia. En los tiempos de la Marca Hispánica, Gotia (en latín, Gothia) es el nombre que los francos dieron a la región habitada por los godos (visigodos) y que cayó en su poder a partir del 759 hasta la conquista de Barcelona en 801. Se aplicaba tanto a la Septimania como a la hoy llamada Cataluña Vieja.

El nombre de Gotia se usó porque esta zona había sido parte del reino visigodo desde el siglo V y muchos nobles visigodos se habían refugiado en la zona tras la conquista musulmana de la península Ibérica.

La Gotia estuvo ocasionalmente regida por duques. El duque (dux) era uno de los condes del territorio que había conseguido regir varios de los condados vecinos; si estos condados eran, además, fronterizos, podía ostentar también el título de marqués (marchio). El último gobernante que ostentó el título de Duque de Gotia fue el conde de Barcelona Borrell II.[1]

En el siglo XV algunos humanistas catalanes, en un intento de superar las teorías acerca de un personaje legendario denominado Otger Cataló sobre el origen etimológico de Cataluña, supusieron que esta palabra derivaba del latín Gothia Launia (país o tierra de godos). Posteriormente, otros estudios filológicos e históricos han cuestionado esta tesis [cita requerida].

Notas[editar]

  1. Josep M. Salrach, Catalunya a la fi del primer mil·leni, Pagès Editors, Lérida, 2004, págs. 256-57, ISBN 84-9779-237-8