José Alejandro Morales

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Archivo:José A. Morales
Cantautor socorrano nacido el 19 de marzo de 1913
José A. Morales
Datos generales
Nombre real José Alejandro Morales López
Nacimiento 19 de marzo de 1913 en Socorro, Santander
Muerte 22 de septiembre de 1978 en Bogotá
Ocupación Cantautor
Información artística
Instrumento(s) Tiple

José A. Morales es uno de los compositores de música tradicional más recordados e importantes de Colombia. Nació el 19 de marzo de 1913 en la Ciudad del Socorro, Santander y murió el 22 de septiembre de 1978 en Bogotá.

Biografía[editar]

Hijo de Espíritu Santo Morales y Dolores López, fue uno de los más importantes compositores colombianos, además de ser uno de los que más obras han dejado. Siempre se caracterizó por su elegancia, además de su talento musical.

Inició su desarrollo musical en su tierra, donde se formó en la ejecución del tiple y el canto, y allí, en el Socorro, Conformó varios grupos musicales, entre ellos, Los Toretes y La Lira Calvo. En 1935 se radicó en Bogotá, donde ejerció distintos oficios, que alternaba con su quehacer musical.

Fue el primer compositor en hacer canción protesta en Colombia, con la canción Ayer me echaron del pueblo y Pueblito viejo estas fueron sus canciones más reconocidas por toda Colombia, después se expandieron por el mundo en varios idiomas como el inglés, francés, etc. 

Siempre se caracterizó por su talento musical, sus buenos modales, su fino modo de vestir y su actividad intelectual.  En el año de 1935 realizó su primera composición en la capital colombiana: un tango titulado Marta, con el que obtuvo grandes éxitos.

Realizó su primera grabación musical en los estudios de Sonolux Con las voces e instrumentos, tiple y guitarra de GARZON Y COLLAZOS, "LOS PRINCIPES DE LA CANCION COLOMBIANA" bajo la dirección del maestro Luis Uribe Bueno. Era un sencillo de 78 RPM que contenía su bambuco María Antonia y Arrunchaditos, de Rafael Godoy Grabación, con la que logro que el pueblo colombiano le empezara a reconocer como compositor.

Se desempeñó además como Director de relaciones públicas de Sonolux, y como comentarista en diversos programas culturales de radio en varias emisoras de la capital colombiana.

En la figura, ya consagrada por aclamación popular, de José Alejandro Morales, se prolongan las más fabulosas personalidades de la música colombiana del interior.

Morales trajo en su tiple, desde su nativo Socorro, en el Santander de las gestas civiles y guerreras más impresionantes de la historia patria, bambucos de nuevo cuño, con palabras distintas, con melodías excitantes que reflejaban las mañanas, las tardes y las noches de los vetustos poblados a los cuales se llega, en vez de por antiguos e incómodos caminos de herradura, por vias carreteables, asfaltadas y limpias,

Los bambucos, pasillos y valses de Morales, con el espíritu y la emoción de las tonadas centenaristas, de Wills, de Morales Pino y de Calvo, tienen traje nuevo cortado sobre moldes modernos Son hechos para cantarse en estos tiempos.

Murió el 22 de septiembre de 1978 a causa de una afección hepática en la Clínica del Country en la capital colombiana, aunque su cuerpo fue trasladado a Socorro a petición de sus parientes y el pueblo santandereano.  El maestro José Alejandro Morales es quizá uno de los más grandes compositores de la música andina colombiana, debido, además de la enorme cantidad de piezas que escribió, a que una gran cantidad de sus obras son consideradas verdaderas joyas del folclore andino.  José A. Morales tiene una discografía que incluye aproximadamente 370 composiciones. Algunas de ellas son:

María Helena, Luz Alba, Pescador, lucero y río, Campesina Santandereana, Señora Bucaramanga,, María Antonia, Hiedra de amor, El corazón de caña, En el silencio, Perdón y olvido, Doña Rosario, Ya se acabaron los machos, Recordar es sufrir, Tiplecito bambuquero, La negra mía, Ende que murió mi negra, Amor Imposible, Mala mujer, Camino viejo, Prefiero no verte, Pueblito viejo, Socorrito, Bambuquito de mi tierra, Amistad, Invasión de amor, Consigna, Cenizas al viento, Yo también tuve veinte años, Soberbia, Titiribi

Carrera de compositor[editar]

La carrera de compositor de José A. Morales (Socorro, 19 de marzo de 1913 - Bogotá, 22 de septiembre de 1978) comienza en Santander en 1936 con la composición de canciones y tangos, después de haberse iniciado con músicos profesionales del lugar y con el maestro José de Jesús Vargas. Poco después, su especialidad en la composición de canciones y el creciente auge de los géneros nacionales como el pasillo y el bambuco lo llevaron a Bogotá, en donde se estableció y desarrolló hasta su muerte su actividad de compositor.

En esa misma época se comienza a perfilar en los ambientes artísticos como acompañante de Francisco (Pacho) Benavides, conocido interprete del requinto, y por su asocio al nutrido grupo de músicos que a través de diferentes programas de radio dieron especial realce a la canción nacional. A comienzos de la década de los cuarenta comenzó a ganar reconocimiento nacional el dueto de Darío Garzón y Eduardo Collazos (aparecido unos años atrás en Ibagué), nombres a los que la obra musical de Morales se halla fuertemente asociada. Garzón y Collazos se vincularon a la naciente Sonolux a comienzos de la década de los cincuenta, y aproximadamente en 1954 grabaron el bambuco María Antonia y Pueblito viejo, éxitos inmediatos y paradigma de la obra musical de Morales. El autor mismo narró la génesis de su famoso bambuco en el campo de la montaña santandereana y su relato está enraizado en el viejo quehacer de cantor ambulante y popular, centrado en el manejo de la versificación y de la creación de episodios dramáticos, sentimentales, heroicos o satíricos, es decir, la antigua tradición del romancero hispánico medieval.

A mediados de los años cincuenta, el fortalecimiento de Sonolux en Medellín con el regreso de Garzón y Collazos después de un breve interludio en Sello Vergara (compañía competidora de Bogotá) lanzaron a la fama nacional a Morales, consagrado ya también en 1953 como intérprete, en el papel de acompañante en la grabación del disco de larga duración Canta un tiple, del ya mencionado Benavides. Luego vinieron bambucos como Campesina santandereana y Tiplecito bambuquero, pasillos como Doña Rosario y Camino viejo, y María Helena y Alba Luz entre sus danzas.

Al igual que otros compositores, Morales se vinculó a Sonolux como relacionista público y mantuvo una intensa labor radial, siendo una de las figuras más reconocidas del mundo de la música popular en la capital. Esta es la época de Pescador, lucero y río y Ayer me echaron del pueblo, ésta última finalista en el Festival de la Canción en Villavicencio en 1962, aunque siempre fue promocionada como la canción ganadora. Su temática recordaba otros textos de canciones que tocaban la situación del campo colombiano, que atravesaba un profundo proceso de cambio, y denunciaba en un lenguaje directo y lleno de giros campesinos las injusticias de la aún no superada condición servil del campesino de muchas regiones del país. Sin embargo, la sinceridad del nacionalismo de dicho festival no alcanzó para que la canción fuese aceptada como ganadora, justamente por alejarse del lenguaje idílico y nativista usado por quienes desde la ciudad idealizaban al campesino, como los europeos había hecho siglos atrás con el "buen salvaje" americano.

Las canciones de Morales, junto con las de otros de sus contemporáneos, constituyen el repertorio por excelencia de la canción popular colombiana de mediados de siglo, cercana por su temática y su lenguaje al inmediato ancestro campesino de la gran mayoría de la población de inmigrantes, que justo en ese momento multiplicaron varias veces las cifras de los habitantes de las principales ciudades del país.