Historia de Chile desde la Prehistoria hasta 1891

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Primera página de la Historia de Chile. Edición de 1949.

Historia de Chile desde la Prehistoria hasta 1891, libro del historiador chileno Francisco Antonio Encina, publicada entre 1940 y 1952, considerada la mayor empresa historiográfica realizada en Chile en el siglo XX por una sola persona debido a la inmensidad de esta.

Esta obra fue publicada en 20 tomos por la editorial Nascimento, que comprende de la época prehispánica hasta el suicidio de José Manuel Balmaceda en 1891 que implicó el fin del régimen portaliano.

Su obra no sólo narra hechos sino que le da un marco interpretativo muy fuerte, siguiendo el hilo conductor de los acontecimientos políticos y complementándolo con lo social, económico y cultural.

Siguó la estructura organizacional de la historia de Chile de Diego Barros Arana, pues muchos detalles son muy parecidos, incluso iguales, lo que da a los críticos para acusar a Encina de un plagio más menos disfrazado.

Encina por su parte no acepta la influencia de Barros Arana, y lo menosprecia a él y a su obra a lo largo del libro. Otro de sus puntos criticados es el excesivo racismo y sicologismo en el libro, resultando unas interpretaciones históricas muy distorsionadas para que se adapten a sus ideas, como lo es por ejemplo que los españoles llegados a Chile eran los que tenían la mayor cantidad de sangre goda, por lo que la fusión con el pueblo mapuche dio como resultado una raza poderosa.

La publicación de la obra despertó odios y amores, su admirador más ferviente fue el crítico literario chileno, Hernán Díaz Arrieta, y su mayor encarnado enemigo fue Ricardo Donoso, quien lo atacó fieramente en su libro Francisco A. Encina, Simulador.

A pesar de esto, el estilo narrativo atractivo de Encina lo convirtió en un éxito de ventas imprimiendo la Editorial Nascimento más de 200 mil ejemplares, y reeditándose varias veces, siendo la más famosa la que realizó la revista Ercilla en la década de los 80 regalando tomos del libro junto a la revista, por lo que se volvió común encontrarlo en los anaqueles de los hogares chilenos.

El éxito editorial y la habilidad narrativa de esta obra le valieron a Encina el Premio Nacional de Literatura en 1955. Un resumen de su historia, realizado por su secretario-discípulo, Leopoldo Castedo, también ha sido un éxito de ventas y es frecuentemente utilizado por los estudiantes chilenos.