Guerra de Nagorno Karabaj

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra de Nagorno Karabaj
Karabakhwar01.jpg
Fotografías del conflicto
Fecha 26 de febrero de 198816 de mayo de 1994
Lugar Nagorno Karabaj, Armenia y Azerbaiyán
Causas Disputa territorial entre Armenia y Azerbaiyán.
Resultado Flag of Armenia.svg Victoria militar armenia.
Cese del fuego tras el tratado de 1994 firmado por los representantes de Armenia, Azerbaiyán y Nagorno Karabaj.
Beligerantes
Flag of Nagorno-Karabakh.svg
Nagorno Karabaj
Apoyado por:
Flag of Armenia.svg Armenia
Flag of the CIS.svg Mercenarios de la CEI
Flag of Azerbaijan.svg
Azerbaiyán

Flag of the Soviet Union.svg OMON (URSS)[1]

Apoyado por:
Flag of Afghanistan 1992 free.png Muyahidines afganos
Flag of Chechen Republic of Ichkeria.svg Voluntarios chechenos
Flag of the CIS.svg Mercenarios de la CEI
Comandantes
Flag of Nagorno-Karabakh.svg Samvel Babayan
Flag of Nagorno-Karabakh.svg Hemayag Haroyan
Flag of Armenia.svg Monte Melkonian
Flag of Armenia.svg Vazgen Sargsyan
Flag of Nagorno-Karabakh.svg Arkady Ter-Tatevosyan
Flag of Nagorno-Karabakh.svg Anatoly Zinevich
Flag of Azerbaijan.svg İsgandar Hamidov
Flag of Azerbaijan.svg Suret Huseynov
Flag of Azerbaijan.svg Rahim Gaziev
Flag of Chechen Republic of Ichkeria.svg Shamil Basáyev
Flag of Afghanistan 1992 free.png Gulbuddin Hekmatyar
Fuerzas en combate
Flag of Armenia.svgFlag of Nagorno-Karabakh.svg 1.000 (1988)[2]
Flag of Armenia.svgFlag of Nagorno-Karabakh.svg 7.275 (1989)[2]
Flag of Armenia.svgFlag of Nagorno-Karabakh.svg 10.000 (1990)[2]
Flag of Armenia.svgFlag of Nagorno-Karabakh.svg 12.000 (1991)[2]
Flag of Armenia.svgFlag of Nagorno-Karabakh.svg 20.930 (1992)[2]
Flag of Armenia.svgFlag of Nagorno-Karabakh.svg 20.000[3] -30.930 (1993-94)[2]
Flag of Armenia.svg 25.000 (1993)[4]
Flag of Armenia.svg 20.000 (1993-94)[3]
Flag of Armenia.svg 20.000 (1994)[5]
Flag of Armenia.svg 10.000-15.000 activos y 30.000-35.000 reservas (fines 1994)[6]
Flag of Nagorno-Karabakh.svg 1.000 (1988)[7]
Flag of Nagorno-Karabakh.svg 5.000-7.000 (1992)[8]
Flag of Nagorno-Karabakh.svg 21.000 (1994)[7]
Flag of Nagorno-Karabakh.svg 18.500-20.000 activos y 30.000 reservas (fines 1994)[9]
Flag of the Soviet Union.svg 15.000 (1988-90)[2]
Flag of the Soviet Union.svg 21.000 (1991)[2]
Flag of the Soviet Union.svg 2.000 (1992)[2]
Bandera de Azerbaiyán 3.300 (1990)[2]
Bandera de Azerbaiyán 5.000 (1991)[2]
Bandera de Azerbaiyán 20.000 (1991-92)[10]
Bandera de Azerbaiyán 27.900 (1992)[2]
Bandera de Azerbaiyán 20.000[4] -40.000 (1993)[2]
Bandera de Azerbaiyán 42.000 (1993-94)[3]
Bandera de Azerbaiyán 45.000[2] -74.000 (1994)[5]
Bandera de Azerbaiyán 49.000 (fines 1994)[11]
Flag of Chechen Republic of Ichkeria.svg 2.000-3.000[5]
Flag of Afghanistan 1992 free.png 1.000-3.000[12]
Flag of the CIS.svg 1.500 (1992)[13]
Bajas
4.592[14] -5.856[15] muertos
~25.000 heridos[cita requerida]
196 desaparecidos[14]
300.000 refugiados[16]
25.000[17] [18] -30.000 muertos[14] [19]
60.000 heridos[5] [18]
4.210 desaparecidos[20]
800.000[16] -1.000.000 desplazados[19]

La Guerra de Nagorno Karabaj se refiere al conflicto armado que ocurrió entre febrero de 1988 hasta mayo de 1994, en el pequeño enclave étnico de Nagorno Karabaj (o Alto Karabaj), en la región sureste del Cáucaso, una antigua provincia soviética poblada por una minoría azerí y una mayoría de armenios y rodeada completamente por la República de Azerbaiyán. A lo largo del conflicto, tanto Armenia como Azerbaiyán se vieron envueltos en una progresiva guerra no declarada en las zonas montañosas de Karabaj, con el fin de suprimir a los secesionista e irredentistas movimientos del antiguo óblast autónomo. El parlamento del enclave votó a favor de la unión con la República Armenia, el cual fue ratificado en un plebiscito que contó con una aplastante mayoría de la población favorable a la independencia. Las demandas de unificación con Armenia, las cuales proliferaron a lo largo de la década de 1980, se desarrollaron en un comienzo de manera pacífica, aunque la presión autonomista generada ante el colapso del estado soviético a fines de la década, llevó aparejado un incremento de la violencia en la región entre ambos grupos étnicos, lo que finalmente desencadenó en sucesos de limpieza étnica por ambas partes.

Este conflicto se transformó en el más grave de todos aquéllos que se dieron tras la desintegración de la URSS, en diciembre de 1991. Los combates interétnicos se iniciaron poco después de que el parlamento del óblast votara a favor de la unión con Armenia el 20 de febrero de 1988. Esta declaración de secesión de Azerbaiyán fue considerada como el resultado de "un resentimiento de larga duración en la comunidad armenia de Nagorno Karabaj contra las serias limitaciones a su cultura y libertad religiosa por las autoridades centrales soviéticas y azerís".

Junto con los movimientos secesionistas de las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania, el conflicto significó uno de los más importantes elementos en la desintegración de la Unión Soviética. La proclamación de independencia de Azerbaiyán, seguida de los eventos conocidos como "Enero Negro", significaron la cooptación de los poderes ejercidos por el gobierno central en manos de la administración de Bakú. Una de las primeras medidas ejercidas por la naciente república fue la de eliminar al gobierno provincial autónomo de Nagorno Karabaj, lo que provocó como reacción la masiva votación por parte de la mayoría armenia de la provincia de la declaración para la creación de la República de Nagorno Karabaj.

La escalada de la violencia se acentuó a lo largo del invierno de 1992. Pese a los intentos de mediación internacional patrocinados por la OSCE, los cuales fallaron en una resolución del conflicto y una solución concordada de las partes. En la primavera de 1993, fuerzas armenias capturaron regiones fuera del enclave, en un intento de involucrar a otros países de la zona. Para 1994 los armenios de Nagorno Karabaj no solo controlaban el territorio propio de la república, sino que también cerca de un 14% del territorio de Azerbaiyán. Un alto al fuego acordado en 1994 bajo los auspicios de Rusia, puso término a la parte armada del conflicto, mientras que un organismo llamado Grupo Minsk de la OSCE fue establecido para poder realizar las respectivas negociaciones de paz.

Antecedentes[editar]

Independencia del Imperio ruso[editar]

La soberanía sobre el territorio de Nagorno Karabaj, ha sido objeto de una larga disputa entre Armenia y Azerbaiyán, que sigue en el presente. La zona, conocida como Artsakh por los armenios, es un territorio poblado por armenios desde los tiempos prehistóricos, siendo a veces prácticamente la última fortaleza de la identidad y cultura armenia durante repetidas conquistas. Los problemas respecto a la soberanía, sin embargo, son relativamente recientes. Poco después de la capitulación del Imperio otomano en la Primera Guerra Mundial, se produjo la Revolución de Octubre, por medio de la cual los bolcheviques accedieron al poder en un colapsado Imperio ruso en 1917. Tres naciones del CáucasoGeorgia, Armenia y Azerbaiyán, país que se formó en 1918— proclamaron su independencia del Imperio y se organizaron en la República Democrática Federal de Transcaucasia, la cual tuvo una corta vida (10 de febrero a 28 de mayo de 1918).

Guerra armenia-azerí (1918-1920)[editar]

Poco después de la disolución de la Federación, graves disputas territoriales y étnicas entre armenios y azeríes desembocaron en una guerra abierta entre las recién formadas repúblicas democráticas de Armenia y Azerbaiyán. La guerra se centró en los distritos de Qazaj, Syunik, Najicheván y el propio Karabaj. La disputa se centró en el establecimiento de la frontera entre ambos países en las mencionadas provincias. Los armenios de Karabaj intentaron proclamarse en una república independiente, pero fallaron al no poder contactarse con Armenia. Después de la derrota otomana en la Primera Guerra Mundial, tropas británicas ocuparon la zona de Transcaucasia en 1919, colocando a la zona de Karabaj y Zangezur bajo el mandato de Khosrov bey Sultanov, mientras que la decisión definitiva acerca del futuro de la región era tomada por la Conferencia de París de 1919.

Ocupación soviética[editar]

Mapa de Nagorno Karabaj como provincia autónoma.

Pese a estar la decisión pendiente, el 11º Ejército Soviético invadió el Cáucaso y en el plazo de tres años organizó a los diferentes países en la República Socialista Federativa Soviética Transcaucásica, como parte de la Unión Soviética. Inspirándose en la organización del estado soviético, los bolcheviques crearon entonces un Buró Caucásico, conformado por siete miembros, supervisados por el Comisario del Pueblo para las Nacionalidades, Iósif Stalin. Pese a que el Buró votó 4 a 3 a favor de localizar Nagorno Karabaj bajo la autoridad de la recién creada República Socialista Soviética de Armenia, protestas emanadas de los líderes del Partido Comunista azerí, incluyendo a su líder Nariman Narimanov, además de un alzamiento antisoviético en Ereván en 1921, complicaron las relaciones entre Armenia y Rusia. Esos factores condujeron al comité a revisar su decisión, para que en definitiva se resolviera incorporar al recién creado Óblast Autónomo del Alto Karabaj (OAAK) dentro de la RSS de Azerbaiyán en 1923, dejando a su población compuesta en un 94% de armenios bajo el gobierno de otra nacionalidad. La capital fue trasladada de Shusha a Khankendi (rebautizada como Stepanakert al poco tiempo).

Historiadores armenios y azeríes han especulado durante largo tiempo sobre las razones de esta decisión, manejándose como probable motivo la aplicación de la regla "divide y vencerás". Esto puede observase, por ejemplo, por el extraño emplazamiento del enclave de Najicheván (tierra también perteneciente a Armenia hasta los años 40-a), el cual está rodeado por Armenia pero pertenece a Azerbaiyán. Otro posible motivo de esta decisión puede existir en un intento de realizar un gesto político de buena voluntad por parte de los soviéticos hacia la Turquía de Ataturk, un gobierno central que descuartizó Armenia regalando a Imperio Otomano 12 provincias armenias, entre ellas Erzrum y Van, dos centros culturales de vital importancia para Armenia. Armenia, por su parte, siempre se negó a reconocer la legalidad de tal decisión, y continuó a lo largo del tiempo protestando dentro del sistema soviético por ella.

El resurgimiento de la cuestión de Nagorno Karabaj[editar]

La elección de Mijaíl Gorbachov como Secretario General del PCUS en 1985, trajo consigo la implementación de sus dos grandes planes de reforma, conocidos como perestroika y glásnost. Mientras que los fines de la reforma económica se cristalizaban en la perestroika, la glásnost permitió que los ciudadanos de la Unión Soviética disfrutaran de una relativa libertad de prensa, especialmente en cuanto se pudo por primera vez criticar abiertamente a los líderes. Dentro de este marco, los líderes soviéticos de Karabaj capitalizaron tal apertura consiguiendo obtener un voto del parlamento regional a favor de la unión de la región autónoma con Armenia, el 20 de febrero de 1988. Los dirigentes armenios del óblast se quejaban porque la región no contaba con textos escolares ni canales de televisión que transmitieran en armenio, en el mismo sentido que el Secretario General del Partido Comunista de Azerbaiyán Heidar Aliev había intentado realizar una azerización de la zona, incrementando la presencia, número e influencia de los azeríes que vivían en Nagorno Karabaj, al mismo tiempo que la población armenia estaba en declive. Para 1988 la población armenia que vivía en la región había disminuido a cerca de tres cuartas partes.

El movimiento autonomista había sido liderado por diversas figuras populares armenias, al igual que por miembros de la "intelligentsia" como el conocido disidente soviético y premio Nobel de la Paz, Andrei Dmitrievich Sajarov. Antes de la declaración del 20 de febrero, los armenios habían comenzado a protestar, en un conjunto de huelgas por parte de los trabajadores de Ereván que demandaban la unificación con el enclave. Estas protestas fueron contestadas en términos similares en manifestaciones realizadas en Bakú. Como reacción a las protestas, el premier Gorbachov afirmó que las fronteras entre las repúblicas soviéticas no serían modificadas, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 78 de la constitución de la URSS. El Secretario General de la Unión afirmó también que otras nacionalidades y pueblos del país estaban solicitando también cambios territoriales, y que una nueva fijación de límites en Nagorno Karabaj establecería un peligroso precedente. Los armenios contemplaban la decisión de 1921 con desdén, considerando a su vez que sus esfuerzos estaban destinados a corregir un error histórico bajo el principio de autodeterminación, un derecho también considerado en la Constitución. Los azeríes, por otro lado, consideraron tales demandas, que constituían el abandono de una importante región de la República, como inaceptables y se alinearon con la postura de Gorbachov.

Sumgait[editar]

Los combates étnicos entre miembros de las comunidades azerí y armenia que vivían en Nagorno Karabaj estallaron al poco tiempo. El 22 de febrero de 1988 cerca de Askerán (en Nagorno Karabaj, en la carretera entre Agdam y Stepanakert), una confrontación directa entre miembros de un grupo militar azerí y grupos de ciudadanos armenios terminó en violentos incidentes que dejaron como saldo cerca de 10 muertos y 50 armenios heridos. Durante los combates, un policía local, supuestamente armenio, disparó mortalmente sobre dos jóvenes azeríes. El 27 del mismo mes, mientras hablaba en la televisión central de Bakú, el fiscal soviético Alexander Katusev mencionó la nacionalidad de los heridos.

Pocas horas después de la intervención, un pogromo dirigido contra los residentes armenios se inició en la ciudad de Sumgait, ubicada a 25 kilómetros al norte de Bakú que contaba con una alta población de refugiados azeríes. El resultado de estos hechos fue de 32 muertos, de acuerdo con las estadísticas oficiales soviéticas, aunque varios años después, a principios de los 90-a, los mandatarios de la KGB reconocieron que tuvieron órdenes directas del gabinete de Gorbachev de esconder notablemente el número de los armenios muertos. Los armenios fueron golpeados, las mujeres violadas, quemadas vivas y asesinados en las calles y los departamentos en que vivían, durante tres días de violencia que sólo se detuvieron cuando fuerzas armadas de la URSS entraron en la ciudad y sofocaron la rebelión el 1 de marzo.

La forma en que los armenios fueron asesinados provocó una gran indignación entre sus connacionales, que consideraron que el pogromo había sido avalado por parte de las autoridades oficiales soviéticas, con el fin de intimidar a los miembros del movimiento de Nagorno Karabaj. La violencia comenzó poco a poco a aumentar después de los hechos de Sumgait, hasta que Gorbachov decidió finalmente intervenir Armenia con tropas federales en septiembre de 1988. Para el mes de octubre, se estimaba que más de 100 personas en Armenia y Azerbaiyán habían perdido la vida. A todo esto se agregó las consecuencias de un gran terremoto que asoló la ciudad de Leninakan (Armenia) el 7 de diciembre de 1988, provocando la muerte de más de 25.000 personas.

Los intentos de Gorbachov para estabilizar la región fueron infructuosos, ya que se enfrentaron a la intransigencia por ambos bandos. Los armenios por un lado, no se conformaron con la promesa del gobierno central de destinar 400 millones de rublos con el fin de revitalizar el idioma armenio, destinándolos a textos escolares y a un canal de televisión para Karabaj. Por su parte Azerbaiyán no estaba dispuesto en ningún caso a ceder territorio a Armenia. Otro hecho que complicó la situación fue la detención por órdenes del Kremlin de once miembros de un recién formado Comité de Karabaj (entre los que se encontraba Levon Ter-Petrosian) durante el caos que siguió al terremoto. Estas acciones polarizaron las relaciones entre Moscú y los armenios, ya que estos últimos perdieron la confianza en Gorbachov, despreciándolo por la mala gestión de la ayuda para las víctimas del terremoto y por su falta de comprensión y de garantías en la gestión de la crisis.

Enero negro[editar]

La creciente violencia inter-étnica comenzó a tomar cada vez más víctimas, lo que obligó a la mayoría de la población azerí residente en Armenia a refugiarse en su país, al mismo tiempo que los armenios de Azerbaiyán huían a su país. La escalada del conflicto parecía escapársele de las manos al gobierno, por lo que la decisión de los líderes soviéticos de Moscú de tomar el control directo de la región en enero de 1989 fue recibida con agrado por muchos armenios. En el verano de 1989, los líderes del Partido Frente Popular de Azerbaiyán y sus seguidores lograron que la RSS de Azerbaiyán iniciara un bloqueo aéreo y ferroviario contra Armenia, logrando estrangular la economía del país al evitar que el 85% de la carga y los bienes que llegaban por vía férrea arribaran a la república. Esta medida tuvo otro efecto, el cual fue separar a Najicheván totalmente de la Unión Soviética. La interrupción del servicio férreo a Armenia estuvo motivado en parte a los ataques de militantes de ese país contra trabajadores azerbaiyanos que entraban a su territorio, los cuales empezaron a rehusar a servir en esos servicios.

En enero de 1990 se produjo otro pogromo contra armenios en Bakú, lo que obligó al gobierno de Gorbachov a declarar el estado de emergencia y enviar a tropas de la MVD a restablecer el orden. Bakú, la capital de Azerbaiyán, por aquel entonces contaba con una población armenia superior a 250.000 habitantes. Se estableció un toque de queda (cosa no vista en la URSS desde la Segunda Guerra Mundial), al mismo tiempo que se producían fuertes combates entre las fuerzas soviéticas y miembros del Partido Frente Popular de Azerbaiyán. Estos incidentes dejaron como saldo más de 120 azeríes y 8 soldados de la MVD muertos en Bakú. Sin embargo, durante este tiempo el Partido Comunista de Azerbaiyán había caído, transformándose el orden en un velado mantenimiento del PC en el poder, antes que proteger a la población armenia del país. Estos eventos, conocidos como "Enero Negro" delinearon la relación futura entre Azerbaiyán y Rusia. Después de estos hechos, la población armenia en Bakú se vio visiblemente reducida, quedándose en 36.000 habitantes.

Operación Anillo[editar]

En la primavera de 1991 el gobierno de Gorbachov desarrolló un referéndum especial a lo largo de todo el país, llamado Tratado de la Unión, con el fin de decidir si las repúblicas soviéticas se mantendrían unidas. Como resultado, nuevos gobiernos no comunistas llegaron al poder en las repúblicas, destacándose el de Borís Yeltsin en Rusia, Levon Ter-Petrosian en Armenia y Ayaz Mütallibov en Azerbaiyán, mientras que Gorbachov se mantenía a cargo del gobierno central como presidente de la Unión. Azerbaiyán votó en cumplimiento del tratado, mientras que varias repúblicas boicotearon el referéndum como Armenia, que realizó un referéndum paralelo acerca de la independencia, que declaró el 21 de septiembre de 1991.

Ante las perspectivas de la situación, muchos armenios y azeríes comenzaron a adquirir armas localizadas en depósitos en Nagorno Karabaj, con el fin de defenderse. Frente a esto Mütallibov consiguió el apoyo de Gorbachov para realizar una operación militar conjunta con fuerzas del Ejército Soviético y la milicia azerí, con el objeto de desarmar a la milicia armenia. Esta medida, conocida como "Operación Anillo", significó la deportación forzada de los armenios que habitaban las villas de la región de Shahumian. Estos actos fueron considerados tanto por lo oficiales soviéticos del Kremlin como por el gobierno armenio como un método de intimidación contra quienes sostenían las demandas de unificación.

Los resultados de la operación fueron contraproducentes, ya que la situación empujó a los armenios más reticentes al conflicto, a enfrentarse ante lo que consideraron que la única solución para la crisis de Nagorno Karabaj era la utilización de la fuerza armada. El guerrillero armenio-americano Monte Melkonian (quien se convertiría en uno de los más eficaces líderes militares de la guerra) sostuvo que Karabaj debía ser "liberado", señalando que si esto no se hacía, la zona de Syunik sería pronto anexada por Azerbaiyán, a lo que le seguiría toda Armenia, concluyendo que "la pérdida de Artsakh significaría la pérdida de toda Armenia". Velayat Kuliev, un escritor y director adjunto del Instituto de Literatura de Azerbaiyán contradijo estas apreciaciones, señalando que "últimamente los nacionalistas armenios, incluyendo algunos influyentes personajes, empezaron a hablar acerca de la Gran Armenia. No era sólo Azerbaiyán. Ellos querían anexar partes de Georgia, Irán y Turquía".

El vacío de poder armado[editar]

Cuando la desintegración de la URSS se convirtió en realidad para los ciudadanos soviéticos en el otoño de 1991, ambas partes comenzaron a buscar las formas y tomar las medidas para hacerse de las armas localizadas en depósitos a lo largo del territorio del Karabaj. Durante la Guerra Fría el alto mando soviético había establecido planes en caso de una eventual invasión de la OTAN al Cáucaso por medio de Turquía, miembro de tal organismo. En dichos planes se había considerado que la zona de Armenia sería teatro de combates, por lo que ahí se establecieron sólo tres divisiones del Ejército Soviético y ningún aeropuerto militar, a diferencia de la R.S.S. de Azerbaiyán, que contaba con cinco divisiones y cinco bases aéreas. Es más, Armenia apenas contaba con 500 vagones ferroviarios de municiones, en comparación con los 10.000 que se mantenían en la zona azerí. Azerbaiyán gozaba entonces de una ventaja estratégica.

Con el inicio de la retirada de las fuerzas del Ministerio del Interior Soviético (MVD), dejaron como legado a ambos bandos grandes arsenales de municiones y una buena cantidad de vehículos armados. Las fuerzas enviadas por Gorbachov tres años antes provenían de diferentes regiones de la URSS y no tenían intenciones de mantenerse en la región mucho tiempo. La mayor parte de estas unidades estaba compuesta por jóvenes y pobres conscriptos, muchos de los cuales simplemente vendieron sus armas a cambio de dinero o incluso las intercambiaron por vodka, mientras que otros llegaban incluso a intentar vender tanques o transportes blindados de personal (APC). La existencia de depósitos tan pobremente protegidos, que permitieron el fácil aprovisionamiento de armas por parte de ambos bandos, llevó a culpar (e incluso burlarse) a las políticas de Gorbachov como la causa última del conflicto. Los azeríes adquirieron una buena cantidad de esas unidades, según lo informó el ministro azerí de relaciones exteriores en noviembre de 1993, cuando señaló que se habían adquirido 286 tanques, 842 vehículos armados y 386 piezas de artillería a causa del vacío de poder. Ante tal situación se reportó que empezaron a funcionar varios mercados negros donde se traficaban armas, incluidas algunas fuentes provenientes de Occidente.

Evidencias posteriores demostraron que Azerbaiyán contó con sustancial apoyo militar por parte de Irán, Israel y Turquía, además de numerosos países árabes. La gran mayoría del armamento consistía en armas de origen ruso o de países del bloque oriental, con algún grado de armas de propia manufactura local. Por el otro lado, la diáspora armenia consiguió donar una gran cantidad de dinero a Armenia, además de conseguir que el Congreso de los Estados Unidos aprobara una resolución que condenaba el bloqueo azerí a Armenia y prohibía toda ayuda militar a Azerbaiyán en 1992. Mientras que Azerbaiyán sostuvo que Rusia apoyó militarmente a Armenia en los inicios, se señaló que "los soldados azeríes en la región estaban mucho mejor equipados con pertrechos soviéticos que sus oponentes".

La renuncia de Gorbachov a la presidencia de la URSS el 26 de diciembre de 1991, empujó a las restantes repúblicas de la Unión —Bielorrusia, Ucrania y Rusia— a proclamar su independencia, lo que significó la desaparición definitiva de la Unión Soviética como estado el 31 de diciembre de 1991. Este hecho consistía en el último muro que evitaba que Armenia y Azerbaiyán entraran de lleno en un conflicto armado de grandes proporciones. Un mes antes, el 21 de noviembre, el parlamento de Azerbaiyán revocó la autonomía de Nagorno Karabaj, rebautizando la región como "Xankandi". En respuesta a estos hechos el 10 de diciembre y bajo los auspicios del liderazgo armenio de la región, se realizó un referéndum boicoteado por los azeríes de la zona, que tuvo como resultado una aplastante mayoría a favor de la independencia. El 6 de enero de 1992 la región se declaró independiente de Azerbaiyán.

La retirada de las fuerzas del interior soviéticas de Nagorno Karabaj fue solo momentáneo, ya que en febrero de 1992 las antiguas repúblicas soviéticas conformaron la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Mientras que Azerbaiyán se abstuvo de participar, Armenia, bajo el temor de una posible invasión turca ante la escalada del conflicto, ingresó a la CEI con el fin de ponerse bajo la protección del "paraguas de seguridad colectiva". En enero de 1992, fuerzas de la CEI se movieron hacia la zona e ingresaron, estableciendo sus cuarteles y centro de mando en Stepenakert, adquiriendo un rol más activo en el mantenimiento de la paz, incorporando antiguas unidades como el 366º Regimiento de Rifles Motorizado y el 4º Ejército Soviético.

La creación de los ejércitos[editar]

Mapa de la República de Nagorno Karabaj.

Los esporádicos combates entre armenios y azeríes, acrecentados desde la puesta en marcha de la Operación Anillo, condujeron rápidamente a la creación de ejércitos voluntarios tanto en Armenia como en Azerbaiyán. Entre los armenios fue común rescatar figuras históricas de guerrilleros de la causa nacionalista como Andranik Ozanian y Garegin Njdeh, quienes combatieron al Imperio otomano entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Fuera de las levas realizadas entre la población masculina entre 18 y 45 años de edad, muchos armenios se ofrecieron como voluntarios en unidades conocidas como tchokats, los cuales eran unos destacamentos de cerca de 40 hombres, que generalmente eran puestos bajo las órdenes de un teniente coronel. Inicialmente, muchos de esos voluntarios actuaban a la manera de los partisanos, con un escaso o ningún control de su comportamiento durante las operaciones de combate. Esto provocó una masiva insubordinación, donde era común la deserción de los soldados, al igual que el saqueo de la pertenencias de los soldados muertos, así como el robo de diversos bienes (como por ejemplo el gasóleo), para ser vendidos en el mercado negro.

Muchas mujeres se alistaron en las fuerzas armadas armenias, aunque su participación en combates fue escasa, dedicándose especialmente a la atención de los heridos y la evacuación de los enfermos de los campos de batalla. Las fuerzas azeríes tenían un funcionamiento similar, aunque su organización era mejor al comienzo del conflicto. El gobierno de Azerbaiyán también realizó levas y reclutamientos masivos de azeríes que entusiastamente se enlistaban durante los primeros meses después del colapso soviético. El Ejército Nacional de Azerbaiyán estaba compuesto por cerca de 30.000 individuos, además de 10.000 pertenecientes a las fuerzas paramilitares OMON, además de varios centenares de integrantes del Frente Popular. Un acaudalado azerí, Suret Huseynov, organizó personalmente una brigada del ejército de Azerbaiyán (la 709), comprando muchas de sus armas y vehículos del arsenal de la 23ª División Motorizada soviética. La brigada ultra nacionalista turca Lobos Grises de İsgandar Hamidov fue también movilizada para la contienda. El gobierno de Azerbaiyán también contrató los servicios de distintos mercenarios de la zona, utilizando para ello los recursos que empezaba a obtener producto de los ingresos petroleros de los yacimientos azeríes del Mar Caspio.

También se ofrecieron para combatir por ambos bandos distintas unidades de tropas soviéticas, que habían quedado en el limbo que siguió a la desintegración de la URSS. Por ejemplo, uno de los más destacados integrantes de las fuerzas armenias fue el general soviético Anatoly Zinevich, quien estuvo en el Nagorno Karabaj entre 1992 y 1997, prestando servicios y organizando operaciones para las fuerzas armenias. Para finales del conflicto Zinevich detentaba el cargo de Jefe del Estado Mayor de las fuerzas de Nagorno Karabaj.

Se estima que el personal militar así como los distintos bienes utilizados en el conflicto en el periodo entre 1993 y 1994 era el siguiente:[3]

País Soldados Artillería Tanques APC AFV Cazas
República de Nagorno Karabaj 20.000 16 13 120 N/D N/D
República de Armenia 20.000 170 160 240 200 N/D
República de Azerbaiyán 42.000 330 280 360 480 170

Primeras ofensivas armenias[editar]

Masacre de Xocalı[editar]

El 2 de enero de 1992 Ayaz Mutalibov asumió la presidencia de Azerbaiyán. Oficialmente la recién creada República de Armenia negó cualquier participación por la secesión de Nagorno Karabaj bajo la forma de apoyo logístico, comida, combustible u otro. Sin embargo, el presidente armenio Levon Ter-Petrosian admitió posteriormente el apoyo logístico y el pago de salarios de los separatistas, pero negó el envío de sus tropas para el combate. Armenia enfrentaba un débil bloqueo por parte de Azerbaiyán más allá de las presiones de la vecina Turquía, que decidió alinearse al lado de Azerbaiyán y establecer lazos estrechos con éste.

El único enlace terrestre de Armenia con Karabaj era a través del estrecho y montañoso corredor de Lachin que apenas podía ser alcanzado por un helicóptero. El único aeropuerto de la región se situaba en la pequeña ciudad de Xocalı, a siete kilómetros al norte Stepanakert y con una población estimada de 6 a 10 mil personas. Hay que añadir que Xocalı servía como base artillería desde el 23 de febrero; y al fines de febrero Xocalı estaba bastante aislada, las fuerzas armenias desataron una ofensiva el 26 de febrero apoyadas por carros de combate de la unidad 366 para capturar la localidad. De acuerdo con el lado azerí u otras fuentes como la Human Rights Watch, la organización de derechos humanos basado en el memorial de Moscú y la biografía del líder armenio Monte Melkonian, documentada y publicada por su hermano, después de la captura de Xocalı se procedió al asesinato de varias centenas de civiles que huían de la ciudad. Las fuerzas armenias habían declarado previamente que iban a atacar la ciudad, pero dejaría un corredor terrestre para permitir a los civiles a huir de la ciudad, sin embargo, cuando comenzó el ataque, las tropas armenias, que superaban en número a los azeríes, fácilmente redujeron a los defensores, que intentaban de retirarse junto con los civiles al norte, a la ciudad de Agdam, controlado por Azerbaiyán. La pista del aeropuerto fue intencionalmente destruida, tornándola temporalmente inútil, después de ver esto, las fuerzas atacantes persiguieron a quienes escapaban y abrieron fuego sobre ellos, matando a muchos civiles. Enfrentando acusaciones de grupos internacionales de haber masacrado civiles adrede, los oficiales armenios negaron la aparición de tal masacre y declararon que el objetivo era sólo silenciar el fuego de artillería proveniente de Xocalı.

Un conteo exacto del número de muertos nuca fue realizado, mas las estimaciones más conservadoras apuntan a 485, mientras que el conteo oficial de las autoridades azeríes para el número de muertos durante los acontecimientos del 25 al 26 de febrero apunta a 613 civiles, de los cuales 106 serían mujeres y 83 niños. El 3 de marzo de 1992, The Boston Globe reportó que más de mil personas fueron asesinadas en los más de cuatro años de conflicto, citando al alcalde de Xocalı, Elmar Mamedov, así como también existían aún 200 desaparecidos, 300 rehenes y 200 heridos en los combates. Un informe publicado en 1992 por la organización de derechos humanos Helsinki Watch declaró que en su investigación encontró que la OMON azerí y "miembros de la milicia, aún en uniforme y algunos todavía con armas, estaban también juntos a los civiles masacrados" y que puede haber sido la razón de los disparos de las tropas armenias sobre ellos.

Captura de Shusha[editar]

El camino que conduce a Shusha fue el escenario de una famosa batalla entre los vehículos blindados de Armenia y Azerbaiyán.

Luego de la Masacre de Xocalı, el presidente azerí Ayaz Mutallibov fue forzado a renunciar el 6 de marzo de 1992, debido a la presión de la opinión pública después de su fracaso en la protección y evacuación de la población de Xocalı. En los meses siguientes a la captura de Xocalı, los comandantes azeríes que aguantaban el último bastión de la región, la ciudad de Shusha, a donde muchos azeríes huyeron cuando los armenios lanzaban una de sus primeras ofensivas a Stepanakert el 13 de febrero de 1988, comenzaron un bombardeo de artillería a gran escala con lanzacohetes GRAD contra Stepanakert. En abril, estos ataques habían obligado a muchas de las 50.000 personas que vivían en Stepanakert a refugiarse en búnkeres subterráneos y sótanos. Enfrentando incursiones terrestres en las áreas limítrofes de la ciudad, los líderes militares de Nagorno Karabaj organizaron una ofensiva para tomar la ciudad. El 8 de mayo una fuerza armenia compuesta por varias centenas de tropas acompañanadas de tanques y helicópteros atacó la fortaleza de Shusha. Sangrientos combates ocurrieron en las calles de la ciudad y cientos de hombres murieron en ambos bandos. Aplastado por la fuerza de combate más numerosa de los armenios, el comandante azerí en Shusha ordenó la retirada, habiendo terminado los combates al día siguiente del inicio de la ofensiva.

La captura de Shusha tuvo gran impacto en la vecina Turquía, cuyas relaciones con Armenia habían mejorado después de haber declarado la independencia de la Unión Soviética, pero se vio un nuevo retroceso a medida que Armenia fue conquistando territorios en la región de Nagorno Karabaj. El gran resentimiento con Turquía databa aún antes de la era soviética, y esta enemistad provino en parte del genocidio armenio. Muchos armenios se referían a los azeríes como "turcos" por considerarlos de etnias próximas. El primer ministro turco Süleyman Demirel afirmó haber sido intensamente presionado por su pueblo para hacer a Turquía intervenir y ayudar a Azerbaiyán, sin embargo, Demirel se opuso a tal intervención, refiriendo que la entrada de Turquía a la guerra iría a espolear un conflicto todavía mayor entre musulmanes y cristianos, ya que Turquía posee una población de mayoría musulmana. Turquía nunca envió tropas a Azerbaiyán, pero envió consejeros y una cantidad importante de ayuda militar. En mayo de 1992, el comandante militar de la Fuerzas de la CEI, Mariscal Yevgeny Shaposhnikov, emitió un aviso a los países occidentales, especialmente a los Estados Unidos, para que no interfieran en el conflicto del Cáucaso, afirmando que eso iría a "colocarlos al borde de una Tercera Guerra Mundial y eso no puede ser permitido".

Un contingente checheno liderado por Shamil Basáyev fue una de las unidades a particiapar en el conflicto. De acuerdo con el Coronel Azer Rustamov de Azerbaiyán, en 1992, "cientos de voluntarios chechenos nos dieron una ayuda difícil de evaluar en las batallas lideradas por Basáyev y Salman Raduev". Se dice que Basáyev fue uno de los últimos guerreros en abandonar Shusha. Basáyev confirmó posteriormente que durante su carrera él y su tropa sólo fueron derrotados una vez y que la derrota ocurrió en Karabaj en enfrentamientos con el "Batallón Dashnak", afirmando también que tomó a sus mujahidin del conflicto cuando la guerra parecía ser más por nacionalismo que por religión.

Sellando Lachin[editar]

La captura de Lachin permitió a Armenia el envío de trenes de abastecimiento para ayudar a los separatistas de Karabaj, al mismo tiempo que abrió un camino de fuga para que los refugiados armenios evacuen. El parlamento azerí culpó al presidente azerí Yaqub Mammadov por la pérdida de Shusha, destituyéndolo del poder y exculpando a Mutalibov de cualquier responsabilidad después de la pérdida de Xocalı, restituyéndole los poderes de Presidente el 15 de mayo de 1992. Muchos azeríes encararon esta acción como un golpe, al que se juntó la cancelación de las elecciones parlamentarias marcadas para junio de ese año. El Parlamento de Azerbaiyán en la altura era compuesto por antiguos líderes del país durante el régimen comunista y las pérdidas de Xocalı y Shusha sólo aumentaron la voluntad de proceder a la votación.

Contribuyendo a este tumulto, las fuerzas armenios lanzaron una ofensiva el 18 de mayo para capturar la ciudad de Laçın, situada en el estrecho corredor que separa Armenia de Nagorno Karabaj. La ciudad estaba mal protegida y al día siguiente los armenios tomaron el control de la localidad eliminando a los azeríes restantes, para abrir la carretera que unía la región con Armenia.

La pérdida de Lachin fue el golpe final para el régimen de Mutallibov. A pesar de estar prohibidas, ocurrieron manifestaciones y un golpe armado se intentó por activistas del Frente Popular. Los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los activistas escalaron a la ocupación del Parlamento, el aeropuerto de Bakú y la oficina presidencial por la oposición. El 16 de junio de 1992 Abulfaz Elchibey fue electo líder de Azerbaiyán, al mismo tiempo que líderes políticos del Frente Popular de Azerbaiyán ganaron escaños en el parlamento. Los críticos caracterizaron a Mutalibov como un líder débil y poco dedicado a la guerra en Karabaj. Elchibey estaba completamente en contra de aceptar ayuda de los rusos, favoreciendo lazos más estrechos con Turquía.

Los combates también salpicaron cercanías de Najicheván, que fue bombardeada por las tropas armenias en mayo de 1992.

Escalada del conflicto[editar]

Operación Goranboy[editar]

El 12 de junio de 1992, el ejército de Azerbaiyán, junto con la brigada de Huseynove, reunió una gran cantidad de tanques, vehículos blindados y helicópteros lanzando la Operación Goranboy, una gran ofensiva tres días sobre la región, relativamente desprotegida, de Shahumyan, al norte de Nagorno-Karabaj, habiendo logrado recuperar algunas decenas de localidades anteriormente bajo el control de las fuerzas armenias. Otra razón de los rápidas conquistas fue el hecho de que muchos voluntarios armenios son algunos de los elementos que componen los batallones, aprovechando al mismo tiempo la captura de Lachin a abandonar las líneas y retornar a su país. La ofensiva instigó al gobierno Armenia en amenazar abiertamente Azerbaiyán deseando intervenir y ayudar a los separatistas que luchan en Karabaj.

La ofensiva hizo que las tropas armenias se retiraran al sur en dirección a Stepanakert donde los comandantes de Karabaj planeaban destruir una central hidroeléctrica en la región de Martakert en caso la ofensiva no fuese detenida. Se estima en 30.000 los refugiados que fueron forzados a huir a la capital mientras los atacantes recuperaban aproximadamente la mitad de Nagorno Karabaj. Sin embargo, el avance de los azeríes se estancó cuando fueron atacados por helicópteros de combate. Fue sacado de apuros a muchos de los miembros del ejército azerí que habían lanzado la ofensiva eran rusos de la 104° División de Fuerzas Aerotransportadas (VDV, Vozdushno-Desantnye Vojska) con sede fuera de Ganja y que, irónicamente, las fuerzas que se detuvieron también eran unidades de la misma división. De acuerdo con una fuente oficial del gobierno de Armenia, consiguieron persuadir a las unidades militares rusas para llevar a cabo bombardeos y, finalmente, detener el avance dentro de unos días. Con esto, los armenios se restablecieron de las bajas y organizaron una contraofensiva para recuperar los fronteras anteriores.

Tentativas de mediaciones de paz[editar]

En el verano de 1992, la CSCE (posteriormente denominada Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE) creó el Grupo de Minsk en Helsinki que incorporaba elementos de once naciones, siendo co-presidido por Francia, Rusia y los Estados Unidos y teniendo como propósito mediar el establecimiento de un acuerdo de paz entre las partes del conflicto. Sin embargo, en su reunión anual de 1992, la organización no consiguió abordar y resolver los muchos nuevos problemas aparecidos desde el colapso de la Unión Soviética, menos aún el conflicto de Karabaj. La guerra de Yugoslavia, la guerra de Transnistria en Moldavia y la creciente ambición de la independencia de Rusia por los separatistas chechenos, y las nuevas disputas de Georgia con Rusia por Abjasia y Osetia constituían prioridades en la agenda para resolver disputas étnicas.

La CSCE propuso el recurso a tropas de mantenimiento de la paz de la OTAN y la CEI para monitorizar los acuerdos de cese al fuego y proteger los cargamentos de ayuda humanitaria enviados a los refugiados. Diversos acuerdos de paz fueron puestos en práctica después de la ofensiva de junio, pero la colocación de una fuerza de paz europea, apoyada por Armenia, nunca llegó a suceder. La idea de enviar cien observadores internacionales a Karabaj llegó a ser levantada, pero las conversaciones entre los líderes armenios y azeríes se rompieron completamente en julio. Rusia estaba especialmente en contra de la presencia de una fuerza multinacional en el Cáucaso, viéndola como una penetración en su "quintal de las traseras".

Ofensivas de Mardakert y Martuni[editar]

A fines de junio, una nueva y menor ofensiva azerí fue planeada, teniendo esta vez como objetivo de Martudi, en la mitad sudeste de Karabaj. La fuerza de ataque era compuesta por varias decenas de tanques y vehículos de combate complementada por diversas compañías de infantería integradas en los frentes de Majgalashen y Jardar, próximas de Martuni y Krasnyi Bazar. El comandante del regimiento de Martuni, Monte Melkonian, tratado por "Avo" por sus hombres, aunque desprovisto de equipamiento pesado, consiguió apartar las repetidas investidas de las fuerzas azeríes.

A fines de agosto de 1992, el gobierno de Nagorno Karabaj se encontraba desorganizado, habiendo sus miembros renunciado el 17 de agosto. El poder fue luego asumido por un concejo denominado Comité de Defensa del Estado, presidido por Robert Kocharyan, quien iría a gobernar temporalmente el enclave hasta que terminase el conflicto. Al mismo tiempo, Azerbaiyán lanzó ataques aéreos, bombardeando objetivos civiles con frecuencia. Kocharyan condenó aquello que él creía eran tentativas intencionales de los azeríes para matar civiles, y también la alegada pasividad de Rusia y su actitud despreocupada sobre la venta y transferencia de material de guerra a Azerbaiyán.

Descanso de invierno[editar]

Al aproximarse el invierno de 1992, ambos bandos se abstuvieron de lanzar ofensivas en gran escala, para preservar recursos como gas y electricidad para uso doméstico. Pese a la apertura de un pasaje de salida a los residentes de Karabaj, que Armenia y el enclave sufrieran con los bloqueos económicos impuestos por Azerbaiyán, que, a pesar de no tener cerrado completamente el pasaje, acabó por hacer que la ayuda enviada a través de Turquía llegase esporádicamente.

Experimentando escasez de energía y alimentos, después del cierre de la Central nuclear Metsamor, las perspectivas económicas de Armenia eran sombrías: en Georgia, nuevos enfrentamientos con los separatistas de Abjasia y Osetia comenzaron, habiendo éstos pasado a atacar los convoyes de mercadería y destruir repetidas veces el único oleoducto que unía Rusia a Armenia. Similar al invierno de 1991-1992, también el de 1992-1993 fue especialmente frío, habiendo bastantes familias en Armenia y Karabaj sin abastecimiento de calor y agua caliente.

Otros bienes, como cereales eran más difíciles de encontrar. La diáspora armenia recaudó dinero y donó suministros a Armenia. En diciembre, dos cargamentos de 33.000 toneladas de cereales y 150 toneladas de leches para bebés llegaron de los Estados Unidos a través del mar Negro al puerto de Batumi, en Georgia. En febrero de 1993, la Comunidad Europea 4,5 millones de euros a Armenia, mientras que el vecino Irán también auxilió a Armenia económicamente proveyendo energía y electricidad. La postura de Elchibey contra Irán y sus declaraciones sobre la unificación con la minoría azerí en Irán rompieron las relaciones entre ambos países.

Los azeríes desplazados internamente y los refugiados internacionales fueron forzados en campos provisorios creados por los gobiernos de Azerbaiyán e Irán. La Cruz Roja Internacional también distribuyó mantas a los azeríes y notó que en diciembre, los refugiados ya tenían comida suficiente para su alimentación. Azerbaiyán también luchó por la rehabilitación de su industria petrolera, la principal exportación del país. Sus refinería no estaban en funcionamiento a la capacidad máxima y las cuotas de producción estaban muy por debajo de las estimaciones. En 1965, los campos petroleros de Bakú producían 21,5 millones de toneladas de petróleo anualmente, mientras que en 1988 el número se había reducido a casi 3,3 millones. El equipamiento anticuado de las refinerías soviéticas y la renuencia de las compañías occidentales en invertir en una zona de guerra donde los oleoductos eran destruidos rutinariamente impedían a Azerbaiyán explorar al máximo su riqueza.

Verano de 1993[editar]

Conflictos internos[editar]

A pesar del duro invierno que ambos países vivieron, el año nuevo nuevo fue acogido por ambos bandos con entusiasmo. El presidente Elchibey expresó su optimismo teniendo en vista una solución por mutuo acuerdo con su homólogo Ter-Petrossian, pero en enero de 1993 los vislumbres de esta esperanza se esfumaron por completo pese a los llamamientos de cese al fuego hechos por Boris Yeltsin y George W. Bush, así que las hostilidades en la región se reencendieron una vez más. Las fuerzas armenias comenzaron nuevas ofensivas que consiguieron recuperar asentamientos en el norte de Karabaj ocupadas por los azeríes desde el otoño anterior.

La frustración por estas derrotas militares salió cara al frente interno en Azerbaiyán. Los militares azeríes cayeron más en la desesperación y el ministro de Defensa Gaziev y la brigada de Huseynov pidieron ayuda rusa, una medida que iba en contra de las políticas de Elchibey clasificadas como insubordinación. Los enfrentamientos y discusiones políticas entre el ministro del Interior, Isgandar Hamidov, y Gaziev sobre a qué zona debían ser enviadas las fuerzas militares llevaron a la renuncia de este último el 20 de febrero. También en Armenia aconteción una reorganización política, cuando Ter-Petrossian dimitió y el primer ministro, Khosrov Arutyunyan, y su gabinete fallaron en la implementación de un plan económico viable para el país, que generó protestó de los armenios contra el liderazgo de Ter-Petrossian que fueron reprimidos y silenciados.

Batalla de Kelbajar[editar]

En la zona oeste del norte de Karabaj, fuera de los límites de la región, estaba el raión de Kelbajar, que era adyacente a Armenia. Con una población de aproximadamente 45 mil personas, compuesta por azeríes y kurdos viviendo en varias decenas de aldeas. En marzo de 1993, hubo noticias que áreas bajo dominio armenio cerca al Reservatorio de Sarsang y Mardakert estaban siendo atacadas por azeríes. Después de la exitosa defensa de Martuni, las tropas de Melkonian fueron encargadas de tomar la región de Kelbajar, de donde las incursiones y la artillería eran enviadas según las informaciones disponibles.

La escasa oposición militar de los azeríes permitió a los combatientes de Melkonian ganar rápidamente un punto de apoyo en la región y también capturó varios vehículos blindados abandonados y tanques. A las 2:45 pm del 2 de abril, las fuerzas armenias en dos direcciones avanzaron hacia Kelbajar en un ataque que rápidamente golpeó contra la fuerza blindada azerí y las tropas atrincheradas cerca de la intersección Ganje-Kelbajar. Las fuerzas azeríes fueron incapaces de detener los avances realizados por fuerzas blindadas armenias y casi todos murieron defendiendo la zona. El segundo ataque hacia Kelbajar también rápidamente invadieron a los defensores. El 3 de abril, las fuerzas armenias habían capturado Kelbajar. Presidente Elchibey impuso el estado de emergencia por un período de dos meses e introdujo la conscripción universal.

La ofensiva provocó rencor internacional contra el gobierno de Armenia, marcando por primera vez que las fuerzas armenias habían cruzado los límites del enclave al interior del territorio de Azerbaiyán. El 30 de abril, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) aprobó la Resolución 822, propuesta por Turquía y Pakistán, afirmando que Nagorno Karabaj formaba parte de territorio azerí, debiendo las fuerzas armenias retirarse de Kelbajar. La Human Rights Watch concluyó que durante la ofensiva armenia a Kelbajar se cometió numerosas violaciones de las leyes de guerra, incluyendo desplazamientos forzosos, incendios indiscriminados y toma de rehenes.

Las repercusiones políticas se hicieron sentir también en Azerbaiyán cuando Huseynov se embarcó en su "marcha a Bakú" desde Ganje. Frustrado con lo que él sentía hacia la incompetencia de Elchibey para tratar con el conflicto y degradado de su rango de coronel, su brigada avanzó hacia Bakú para derrocar al presidente a principios de junio. Elchibey dimitió de su cargo el 18 de junio y el poder fue asumido por el entonces parlamentario Heydar Aliyev. El 1 de julio, Huseynov fue nombrado primer ministro de Azerbaiyán. Como presidente interino, Aliyev disolvió 33 batallones de voluntarios del Frente Popular, que él consideraba políticamente poco fiables. Aliyev se convirtió en presidente de Azerbaiyán el 10 de octubre 1993.

Agdam, Füzuli, Cəbrayıl y Zangilan[editar]

Ruinas de Agdam (2009)

Mientras el pueblo de Azerbaiyán iba ajustándose al nuevo paisaje político, muchos armenios se enfrentaban a la muerte de Melkonian que murió antes del 12 de junio en una escaramuza cerca de la ciudad de Merzuli y su muerte fue llorada públicamente a nivel nacional en Yerevan. Las fuerzas armenias explotó la crisis política en Bakú, que habían abandonado el frente Karabaj, casi indefenso por las fuerzas azeríes. Los siguientes cuatro meses de inestabilidad política en Azerbaiyán llevó a la pérdida del control sobre cerca de cinco distritos, así como el norte de Nagorno-Karabaj. Las fuerzas militares de Azerbaiyán no pudieron aguantar mucha resistencia a los avances de Armenia y dejó a la mayoría de las áreas sin ningún enfrentamiento grave. A finales de junio, fueron expulsados ​​de Martakert, perdiendo su último punto de apoyo del enclave. En julio, las fuerzas armenias se preparaban para atacar y capturar la región de Agdam, otro raión situado fuera de Nagorno-Karabaj, alegando que estaban tratando de impulsar una mayor barrera para mantener fuera del alcance a la artillería azerí.

El 4 de julio, un bombardeo de la artillería fue iniciada por las fuerzas armenias contra la capital de la región de Agdam, destruyendo muchas partes de la ciudad. Los soldados, junto con los civiles comenzaron a evacuar Agdam. Frente a un colapso militar, Aliev trató de mediar con el gobierno de facto de Karabaj y los funcionarios del Grupo de Minsk. A mediados de agosto, los armenios congregaron una fuerza para tomar las regiones azeríes de Füzuli y Cəbrayıl, al sur de Nagorno Karabaj.

A la luz de los avances de los armenios en Azerbaiyán, el primer ministro turco Tansu Çiller, advirtió al gobierno de Armenia no atacar Najicheván y exigió a los armenios retirarse de los territorios de Azerbaiyán. Miles de soldados turcos fueron enviados a la frontera entre Turquía y Armenia a principios de septiembre. Fuerzas de la Federación Rusa en Armenia contrarrestaron sus movimientos y así evitar la posibilidad de alguna participación turca en el conflicto.

A principios de septiembre, las fuerzas azeríes estaban casi en un completo desorden. Muchas de las armas pesadas que habían recibido y comprado a los rusos habían sido sacados de acción o abandonadas durante las batallas. Desde la ofensiva de junio 1992, las fuerzas armenias habían capturado a decenas de tanques, blindados y piezas de artillería ligera de Azerbaiyán. Por ejemplo, de acuerdo a una entrevista televisiva a Monte Melkonian en marzo de 1993, sus fuerzas en Martuni solo habían capturado o destruido un total de 55 T-72, 24 BMP-2, 15 APC y 25 piezas de artillería pesada desde la ofensiva de Goranboy de junio de 1992. "La mayoría de nuestras armas", afirmó, "[eran] capturados de Azerbaiyán". Serzh Sargsyan, el entonces líder militar de las fuerzas armadas de Karabaj afirmaó que capturaron un total de 156 tanques a lo largo de la totalidad de la guerra.

Otros signos de desesperación de Azerbaiyán incluyeron el reclutamiento por parte de Aliyev 1.000-1.500 combatientes muyahidines afganos y árabes de Afganistán. Aunque el gobierno de Azerbaiyán negó esta afirmación, correspondencia y fotografías capturadas por las fuerzas armenias indicaban lo contrario. Otras fuentes de ayuda exterior llegaron de Pakistán y también de Chechenia como la guerrilla de Shamil Basáyev. La compañía petrolera con sede en EE.UU., Mega Oil, también contrató a varios entrenadores militares estadounidenses como requisito previo para que adquieran los derechos de perforación de yacimientos petrolíferos en Azerbaiyán.

Enfrentamientos de 1993-1994[editar]

Las fronteras finales del conflicto después del cese al fuego de 1994 fueron firmadas. Las fuerzas armenias de Nagorno Karabaj controlan en la actualidad casi el 9% del territorio de Azerbaiyán fuera del antiguo Oblast Autónomo de Nagorno-Karabakh. Las fuerzas de Azerbaiyán, por otra parte, controlan Shahumian y las zonas orientales de Martakert y Martuni.

En octubre de 1993, Aliev fue elegido formalmente como presidente y prometió traer orden social para el país, además de recuperar las regiones perdidas. Al mismo mes, Azerbaiyán se unió a la CEI. La temporada de invierno se ha caracterizado con condiciones similares a las del año anterior, con ambos lados procurando alimentos y recolectando leña con meses de antelación. Las resoluciones 874 y 884 del Consejo de Seguridad sobre el conflicto de Nagorno-Karabaj fueron aprobadas en octubre y noviembre y, a pesar de volver a insistir en los mismos puntos que los dos anteriores, reconocieron Nagorno-Karabaj como parte en el conflicto.

A inicios de enero, las fuerzas azeríes y las guerrillas afganas recapturaron parte del distrito de Füzuli, incluyendo la intersección ferroviaria de Horadiz en la frontera con Irán, pero no consiguieron reconquistar la localidad de Füzuli. El 10 de enero de 1994, las fuerzas azeríes atacaron la región de Mardakert en una tentativa de reconqistar la zona norte del enclave. Esta ofensiva consiguió avanzar y recuperar diversas partes de Karabaj al norte y al sur, pero fue detenida rápidamente. La República de Armenia comenzó a enviar reclutas, del Ejército regular y del Ministerio del Interior para detener el avance azerí en el Karabaj. Para reforzar las filas de su ejército, el gobierno armenio emitió un decreto convocando hombres de hasta 45 años por tres meses, y recurrieron a la presión de pandillas para enlistar reclutas. Varios soldados en servicio activo del Ejército armenio fueron capturados por las fuerzas azeríes.

Las ofensivas azeríes se volvieron cada vez más desesperadas, jóvenes de 16 años y prácticamente sin entrenamiento fueron reclutados y tomaron parte en ineficaces "ondas humanas", una táctica aplicada por Irán durante la Guerra Irán-Irak. Dos ofensivas de este tipo ocurrieron en el invierno causando la muerte de 5 mil azeríes, además de cientos de armenios. La principal ofensiva azerí intentaba recapturar el distrito de Kelbajar, para amenazar el corredor de Lachin, habiendo conseguido vencer la poca resistencia inicial y capturar el paso de Omar, pero cuando las fuerzas armenias reaccionaron, los azeríes fueron derrotados, en aquellos que fueron los combates más sangrientos de toda la guerra. Varias brigadas azeríes fueron abandonadas cuando los armenios reconquistaron el paso de Omar, habiendo sido después cercadas y abatidas.

La base política de Azerbaiyán se alteró muchas veces, con varios soldados armenios que relataban que los azeríes estaban desmoralizados, no teniendo claras las razones de la guerra y no estando empeñados en detenerla. El profesor ruso también apoya este punto de vista, afirmando que "Karabaj no interesa tanto a los azeríes que a los armenios. Probablemente, es por eso que los jóvenes voluntarios de Armenia tienen mucha más voluntad de luchar y morir por Karabaj que los de Azerbaiyán." Esta realidad fue descrita por un periodista que notó que "En Stepanakert, es imposible encontrar un hombre capaz - sea voluntario armenio o residente local - sin uniforme. [Mientras que] en Azerbaiyán, hombres con edad para ser reclutados frecuentan cafés." Andréi Sájarov también concordaba con esta visión indicando la famosa declaración: "Para Azerbaiyán el asunto de Karabaj es una cuestión de ambición, para los armenios de Karabaj, es una cuestión de vida o muerte."

Cese al fuego de 1994[editar]

Las tumbas de soldados azeríes en Bakú

Después de seis años de intensos combates, ambos bandos estaban listos para un cese al fuego, y las vías diplomáticas intensificaron sus acciones en el mes de mayo. Azerbaiyán tenía agotado prácticamente todo su poderío y confiaba que un cese al fuego fuese puesto en discusión, fuese por la CSCE o por Rusia, una vez que los comandantes armenios afirmaran tener el camino abierto hasta Bakú. Las batallas finales del conflicto ocurrieron en cerca de Shahumyan, y consiguieron en una serie de breves luchas en Gulustan.

El 16 de mayo, los líderes de Armenia, Azerbaiyán, Nagorno Karabaj y Rusia se encontraron en Moscú para firmar una tregua, que iría efectivamente resultar una interrupción de las hostilidades. En Azerbaiyán, muchos saludaron el fin de los combates, mientras otros querían que el contingente de tropas de mantención de la paz a permanecer temporalmente en el área no debía ser de origen ruso. Enfrentamientos esporádicos continuaron en algunas partes de la región, pero ambos bandos se afirmaron comprometidos en respetar el cese al fuego.

Violencia y mediación después de cese al fuego[editar]

Actualmente, el conflicto de Nagorno Karabaj es uno de los conflictos originados después del colapso de la Unión Soviética y actualmente interrumpido, junto con las regiones separatistas Abjasia y Osetia del Sur en Georgia, y los problemas entre Moldavia y Transnistria. El Alto Karabaj permanece bajo jurisdicción del gobierno de la no reconocida, pero independiente de facto, República de Nagorno Karabaj, y mantiene su propio ejército: El Ejército de Defensa de Nagorno Karabaj.

Contrariamente a los relatos de comunicación social, que permanentemente mencionaban las religiones de ambos pueblos, los aspectos religiosos nunca tuvieron significado, ni como causus belli adicional, y permaneció primariamente una disputa de territorio y derechos huamnos de los armenios en el Karabaj. Desde 1995, los miembros del Grupo de Minsk han mediado las discusiones entre los gobiernos de Armenia y Azerbaiyán para que se llegue a una nueva solución. Numerosas propuestas fueron hechas, teniendo com base la existencia de cesiones de ambos lados. Una de las propuestas estipulaba que las fuerzas armenias se retirasen de las siete regiones que rodean el Karabaj, y Azerbaiyán comparta algunos de sus beneficios económicos, incluyendo los beneficios de un oleoducto que uniría Bakú con Turquía a través de Armenia. Otras propuestas también se referían a la concesión de mayor autonomía por Azerbaiyán al enclave, ya muy próxima de la independencia. Armenia ha sido blanco de presión, al ser excluida de los grandes proyectos económicos en curso en la región, incluyendo el Oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan y el ferrocarril Kars-Tiflis-Bakú.

La mayoría de las propuestas de autonomía han sido rechazadas por los propios armenios, que consideran que este punto no es negociable. De la misma forma, los azeríes se han negado a dejar pasar el asunto y regularmente amenazan con reanudar las hostilidades. El 30 de marzo de 1998, Robert Kocharyan fue electo presidente y continuó rechazando los pedidos para acordar un fin para el conflicto. En 2001, Kocharyan y Aliyev se encontraon en Key West, Florida, para discutir los problemas en cuestión y, pese a que varios diplomáticos occidentales expresaran optimismo, la oposición creciente en ambos países contra la cesión de territorio al oponente diluyó las esperanzas de una solución pacífica.

En total el conflicto generó casi un millón de refugiados, con 400.000 habitantes armenios de Azerbaiyán se desplazaron a Armenia o Rusia, y otros 30.000 llegaron del Karabaj. Muchos de los que dejaron Karabaj regresaron después del fin de la guerra. Se estiman en 800.000 los azeríes desplazados debido a los combates, incluidos los oriundos de Armenia y del enclave. Varios otros grupos étnicos que vivían en Karabaj fueron también forzados a habitar en campos de refugiados construidos por los gobiernos azerí e iraní. A pesar que se afirma frecuentemente que los armenios controlan el 20 o hasta el 40% del territorio azerí, los números estimados, contabilizando el enclave de Najicheván, varían entre 13,62 y 14% (reduciéndose a 9% si Nagorno Karabaj fuese excluido).

Las consecuencias de la guerra se dice que han jugado un papel en el asesinato de febrero de 2004 del teniente armenio Gurgen Markaryan que fue asesinado a machetazos con un hacha por su homólogo azerbaiyano, Ramil Safarov en un seminario de entrenamiento de la OTAN en Budapest, Hungría. La enemistad de Azerbaiyán contra todo lo armenio llevó a la destrucción de miles de lápidas medievales armenios, conocidos como jachkars, en cementerios en Julfa, Najicheván. Esta destrucción se detuvo temporalmente cuando reveló por primera vez en 1998, pero luego continuó hasta su finalización en 2005. Azerbaiyán ha comparado el control de Armenia de la región a la ocupación nazi de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial.

Situación actual[editar]

Al inicio de 2008, las tensiones entre Armenia, la República de Nagorno Karabaj y Azerbaiyán se deterioraron todavía más. En el frente diplomático, el presidente azerí Ilham Aliyev repitió una vez más declaraciones belicosas, como Azerbaiyán volvería a usar la fuerza, si fuere necesaria, para volver a controlar el territorio; coincidentemente los tiroteos a lo largo de la frontera aumentaron. La violación más flagrante de cese de fuego ocurrió al día siguiente de las declaraciones de Aliyev, con dieciséis soldados muertos y ambos bandos se acusaron mutuamente de tener iniciados los combates. Además, el uso de artillería en las confrontaciones más recientes marca un aumentar de la violencia, que hasta entonces involucraban apenas tiros de francotiradores o ráfagas de ametralladoras.

En 2008, la revista en inglés Moscow Defense Brief opinó que debido al aumento de los gastos de Azerbaiyán, que se ha reflejado en un fuerte rearme de las fuerzas armadas azeríes, el equilibrio militar parece estar cambiando en favor de Azerbaiyán. "... La tendencia general es claramente a favor de Azerbaiyán, y parece que Armenia no será capaz de sostener una carrera armamentista con la economía petrolera de Azerbaiyán. Esto puede conducir a la desestabilización del conflicto latente entre esos dos estados", escribió el periódico.

Mala conducta[editar]

Al salir del colapso de la Unión Soviética como estados nacientes y debido a los combates casi inmediatos, no fue sino hasta mediados de 1993 que Armenia y Azerbaiyán se convirtieron signatarios de los acuerdos de derecho internacional, incluidos los Convenios de Ginebra. Las denuncias de los tres gobiernos (incluidos Nagorno-Karabaj) regularmente acusaron al otro lado de cometer atrocidades que eran a veces confirmadas por fuentes de medios de terceras partes u organizaciones de derechos humanos. La masacre de Xocalı, por ejemplo, fue confirmada tanto por la Human Rights Watch y Memorial, mientras que la conocida como Masacre de Maraghar fue alegado por un grupo de la organización con sede en Gran Bretaña Christian Solidarity Worlwide en 1992. Azerbaiyán fue condenada por HRW para el uso de bombardeos aéreos en zonas civiles densamente pobladas y que ambas partes fueron criticadas por fuego indiscriminado, toma de rehenes y el desplazamiento forzado de civiles.

La falta de leyes internacionales de uno y otro lado para acatar actividad prácticamente sancionado en la guerra, podría considerarse crímenes de guerra. El saqueo y la mutilación (partes del cuerpo como las orejas, traídos desde el frente como recuerdos atesorados de guerra) de soldados muertos se notificaron con frecuencia e incluso se jactó de entre los soldados. Otra práctica que tomó forma, pero no por soldados regulares por parte de civiles durante la guerra, fue el trueque de prisioneros entre armenios y azeríes. A menudo, cuando se perdió el contacto entre familiares y un soldado o un miliciano que servía en el frente, se encargaron de organizar un intercambio por capturar personalmente a un soldado de las líneas de batalla y mantenerlos en los confines de sus propios hogares. Del New York Times, el periodista Yoav Karny señaló que esta práctica era tan "vieja como la gente que ocupa [la] tierra".

Cuando terminó la guerra, ambos bandos acusaron a sus rivales de seguir manteniendo cautivos; Azerbaiyán afirmó que Armenia seguía manteniendo casi 5.000 prisioneros azeríes, mientras que armenios reclamaban que Azerbaiyán llevaba 600 prisioneros. El grupo sin fines de lucro, Helsinki Initiative 92, investigó dos cárceles de Shusha y Stepanakert después de terminada la guerra, pero concluyó que no había prisioneros de guerra allí. Una investigación similar llegó a la misma conclusión durante la búsqueda de armenios supuestamente trabajando en las canteras de Azerbaiyán.

Referencias[editar]

  1. Las fuerzas especiales de la policía soviética fueron las que inicialmente enfrentaron la revuelta de los armenos pasaron a llamarse OPON tras conserguir Azerbaiyán su independencia, se desmovilizaron en 1995.
  2. a b c d e f g h i j k l m n Zücher, 2007: 179, tabla 6.1
  3. a b c d Chorbajian, Levon; Patrick Donabedian, Claude Mutafian (1994). The Caucasian Knot: The History and Geopolitics of Nagorno-Karabagh. Londres: Zed Books. pp. 13–18. ISBN 1-85649-288-5. Las estadísticas son compiladas por el International Institute for Strategic Studies de Londres en el reporte The Military Balance, 1993–1994. La cifra de 20.000 de la República de Nagorno-Karabaj, incluidos 8.000 voluntarios de la propia Armenia, militares de Armenia en el informe se hizo exclusivamente por miembros del ejército, las estadísticas de Azerbaiyán que se refiere a 38.000 miembros de su ejército y 1.600 en su fuerza aérea. La referencia a estas estadísticas se pueden encontrar en las páginas 68-69 y 71-73 del informe.
  4. a b Drezner, 1999: 138, tabla 5.3
  5. a b c d DeRouen, Karl and Uk Heo (eds.) Civil Wars of the World: Major Conflicts since World War II. Santa Bárbara, California: ABC-CLIO, 2007, p. 148. ISBN 978-1-85109-919-1.
  6. Brzeziński & Sullivan, 1997: 462
  7. a b World Bank Publications: Paul Collier, V. L. Elliot, Håvard Hegre, Anke Hoeffler, Marta Reynal-Querol & Nicholas Sambanis (2003). Breaking the Conflict Trap: Civil War and Development Policy. Washington DC: Oxford University Press. ISBN 978-0-8213-8641-5.
  8. Kaldor, 2000
  9. Ana Catalina Joya Ibarra (2011). Análisis de la influencia del conflicto por Nagorno-Karabaj en la construcción de un complejo regional de seguridad entre Irán, Rusia y Turquía en el sur del Cáucaso (período 1988-2008). Bogotá: Universidad del Rosario, pp. 20.
  10. Patrick Gorman. "The emerging army in Azerbaijan". Central Asia Monitor, No. 1, 1993.
  11. Zücher, 2007: 179
  12. Taarnby, Michael. "The Mujaheddin in Nagorno-Karabakh: A Case Study in the Evolution of Global Jihad". Real Institute Elcano. 5 de septiembre de 2008.
  13. Zucher, 2007: 178
  14. a b c (en ruso) Melik-Shahnazarov, Arsen. Нагорный Карабах: факты против лжи.
  15. Сумгаїт інфо (en ruso)
  16. a b Global security - Nagorno-Karabakh
  17. "Winds of Change in Nagorno Karabakh ." Euronews. 28 November 2009.
  18. a b De Waal, Thomas (2003). Black Garden: Armenia and Azerbaijan Through Peace and War. New York: New York University Press. pp. passim. ISBN 0-8147-1945-7.
  19. a b ECP. Annuario 2006 de procesos de paz. Vicenç Fisas pág. 83.
  20. Ohanyan, Karine; Zarema Velikhanova (12 de mayo de 2004). «Investigation: Karabakh: Missing in Action - Alive or Dead?». Institute for War and Peace Reporting. 

Bibliografía[editar]

  • Christoph Zürcher (2007). The Post-Soviet Wars: Rebellion, Ethnic Conflict, and Nationhood in the Caucasus. Nueva York: New York University Press. ISBN 978-0-8147-9709-9.
  • Daniel W. Drezner (1999). The Sanctions Paradox: Economic Statecraft and International Relations. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-64415-0.
  • Mary Kaldor & World Institute for Development Economics Research (2000). Global insecurity. Tomo III. Londres: Pinter. ISBN 978-1-85567-645-9.
  • Zbigniew Brzeziński, Paige Sullivan, Center for Strategic and International Studies (1997). Russia and the Commonwealth of Independent States: Documents, Data, and Analysis. Washington DC: M.E. Sharpe. ISBN 978-1-56324-637-1.

Enlaces Externos[editar]