Grano (mineral)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Superficie galvanizada con granos visibles de zinc.
Una playa está conformada por innumerables granos de arena.

En mineralogía, un grano (también llamado cristalita) es la estructura de una roca formada por pequeños elementos perceptibles a simple vista. Cada uno de estos elementos es un grano.

Los objetos sólidos suficientemente grandes para ser visibles y manipulables están raramente compuestos por un monocristal, exceptuando unos cuantos casos (gemas, monocristales de silicio para la industria electrónica, ciertas fibras y monocristales de una superaleación de níquel para construir motores de turborreactores). Casi todos los materiales son policristalinos, están hechos de un gran número de monocristales (granos) unidos entre sí por delgados estratos de sólido amorfo. El tamaño del grano puede variar desde unos pocos nanómetros a varios milímetros.

En la arena, los granos se hallan sueltos; en la arenisca forman una masa compacta, ya que están unidos por un cemento, pero se desprenden fácilmente. En el granito la cohesión es, por el contrario, muy grande, ya que durante la formación de la roca ciertos elementos, especialmente el cuarzo, han rellenado completamente los intersticios que mediaban entre los granos. Existen rocas de grano fino, de grano medio y de grano grueso. La mayoría de las veces una roca de grano fino es de origen sedimentario.

Las enormes rocas de grano grueso tienen un proceso de formación muy lento, mientras que las rocas de grano fino se forman más rápido (en una escala de tiempo geológico). Si una roca se forma muy rápidamente, como la solidificación de la lava expulsada por un volcán, puede no poseer ningún grano. Así es como se forma por ejemplo, la obsidiana.

Véase también[editar]