Gestión de flotas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La gestión de flotas es la gestión del conjunto de vehículos de una organización. La gestión de flotas puede incluir una variedad de funciones como financiación, mantenimiento de vehículos, sistemas telemáticos (seguimiento y diagnóstico), gestión de conductores, gestión de combustible y gestión de la seguridad y la salud. La gestión de flotas permite minimizar o eliminar los riesgos asociados con la inversión en vehículos y mejorar su eficiencia y productividad, cumpliendo con la normativa legal.

El máximo responsable de la gestión de flotas es el gestor de flotas, el cual debe desempeñar sus tareas y actividades en función de las directrices de la dirección general de la empresas y otros departamentos. Hoy en día el papel del gestor de flotas ha cobrado una mayor importancia con el renacimiento de la búsqueda y mejora de la eficiencia energética de toda flota.

Según una investigación independiente llevada a cabo por Berg Insigh, la cifra de sistemas de gestión de flotas instalados en vehículos comerciales en Europa superará el millón de unidades el próximo año. Aunque el nivel total de uso es todavía bajo, algunos segmentos, como el transporte por carretera cuenta una tasa de adopción de más del 30% para este tipo de sistemas.

Seguimiento de vehículos[editar]

La función básica de cualquier sistema de gestión de flotas es el seguimiento de vehículos. Este componente se basa normalmente en un sistema GPS, pero ocasionalmente puede funcionar con una plataforma GPRS. Una vez el sistema determina la ubicación del vehículo, dirección y velocidad, esta información es enviada a la aplicación de gestión de flotas. Los métodos de transmisión de datos incluyen tanto sistemas terrestres como vía satélite. Las comunicaciones por satélite, aunque más costosas, son críticas si se va a realizar el seguimiento de vehículos en entornos remotos.

Diagnóstico mecánico[editar]

Los sistemas más avanzados de gestión de flotas pueden conectarse con el ordenador de a bordo del vehículo y recopilar la información. Detalles como el kilometraje y el consumo de combustible son recopilados en un sistema de estadísticas global.

Software de gestión de flotas[editar]

El software de gestión de flotas facilita la administración y control de las flotas a cualquier nivel, tanto de localización como de gestión de su estado y mantenimiento. Estas tareas acompañan todas las fases del ciclo de vida del vehículo, desde la adquisición a su eliminación. El software, dependiendo de su capacidad, permite realizar perfiles de conductores o vehículos, controlar la eficiencia, etc. Además puede ofrecer funcionalidades como limitación de áreas o parada del vehículo a distancia. La información referente al estado del vehículo puede ser recopilada en una web, dependiendo del tipo de hardware instalado en las flotas. Del mismo modo, si los vehículos disponen de un terminal que lo permita, el gestor de las flotas puede envíar mensajes a los conductores de uno o varios vehículos.

Gestión de embarcaciones[editar]

La gestión de flotas también hace referencia a la gestión de embarcaciones cuando se encuentran navegando. Habitualmente las tareas de mantenimiento y gestión del estado de la embarcación son controlados por una empresa externa. De esta forma el propietario de la flota puede concentrarse en la gestión de la carga.

Seguridad y control de flotas[editar]

Los últimos avances en gestión de flotas permiten disponer de un sistema de seguridad y control inalámbrico en los vehículos. El control y seguridad de las flotas incluye tanto la gestión de la seguridad cuando el vehículo está detenido como la posibilidad de detener un vehículo en marcha. De esta forma el gestor puede recuperar vehículos robados y reducir el riesgo de perder la carga.

Sistema de detención remota de vehículos[editar]

Los sistemas de detención remota de vehículos ofrecen a los usuarios autorizados un sistema para evitar que un vehículo sea puesto en funcionamiento, evitar el movimiento de un vehículo y detener o reducir la velocidad de un vehículo en marcha. La desactivación a distancia permite detener gradualmente un vehículo cambiando de marchas, disminuyendo la potencia o poniendo en marcha los frenos desde una localización remota. Algunos de estos sistemas ofrecen un aviso al conductor antes de comenzar cualquier acción. Tras detener un vehículo algunos sistemas bloquean los frenos y no permiten que el motor sea puesto en marcha de nuevo.

Los sistemas de detención remota pueden estar integrados con un sistema de notificación de emergencias. En caso de emergencia un conductor puede enviar una alerta pulsando un botón en el sistema o utilizando un mando a distancia si no se encuentra dentro del vehículo. El gestor que es avisado puede enviar un equipo a realizar una comprobación, comunicarse con el conductor o desactivar el vehículo.[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Federal Motor Carrier Safety Administration, Vehicle Disabling Systems.