Fotolito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un fotolito es, en la impresión offset y huecograbado, el cliché que reproduce el objeto, o la tipografía, sobre película o soporte transparente.

En la época química y electroquímica de la preimpresión (entre mediados y finales del siglo XX), para grabar las planchas de una imprenta era necesario crear antes unas copias intermedias en película fotográfica de alto contraste.

Cada copia correspondía a una plancha de color y allí donde hubiera variaciones de intensidad, la película llevaba una trama que simulaba esas variaciones de intensidad. Cada una de esas películas era un fotolito.

Los distintos fotolitos se montaban en grandes planchas llamadas astralones. Cada uno de esos astralones se usaba a su vez como gran imagen para grabar las distintas planchas de la imprenta.

Aunque la grabación directa de planchas desde el ordenador y las pruebas digitales están arrinconando a los fotolitos en la impresión offset, aún existen muchas imprentas y fotomecánicas que siguen basándose en ellos. En cambio, cuando hablamos de serigrafía, flexografía o tampografía, el fotolito sigue siendo utilizado plenamente.


Uso del fotolito[editar]

Como se ha comentado anteriormente el fotolito es un paso intermedio en el complejo proceso de impresión. Para pasar la información del fotolito a la plancha que se montará, posteriormente, en una rotativa offset se superpone el fotolito, directamente, sobre la plancha de impresión y se introduce en una insoladora.

La insoladora consta de una fuente de luz muy intensa y el fotolito sólo dejará pasar la luz a su través en las zonas donde no esté impreso. La plancha suele estar impregnada de un material fotosensible como un barniz que al reaccionar con la luz modifica sus características superficiales. Posteriormente se elimina el barniz que ha sido fotosensibilizado y se prepara la placa para su uso en la rotativa..


Funcionamiento de una filmadora de fotolitos[editar]

La imagen corresponde a la conformación de un punto circular a base de trapezoides.

Una filmadora de fotolitos es una máquina compleja que se encarga de interpretar el archivo generado mediante una aplicación informática, como pueda ser Adobe Illustrator, Corel Draw, o cualquier programa de dibujos vectoriales y filmarlo en una superficie transparente denominada fotolito.

Para ello ha de interpretar el archivo que se generó en dicha aplicación, generalmente en formato PDF o Postscript y adecuar, mediante complejos cálculos las imágenes vectoriales y las fuentes de impresión vectorial que allí se encontraban, a la resolución del dispositivo de impresión de la filmadora.

A este proceso se le conoce con el nombre de rasterizado, es decir, crear una imagen de mapas de bits a partir de una imagen vectorial para crear una imagen de aquel que, generalmente está formada por aproximaciones trapezoidales.

La resolución de una filmadora puede llegar fácilmente a unos 2400 ppp ("puntos por pulgada", en inglés dpi, "dots per inch"). Esta resolución es muy elevada si se compara con la una impresora normal. Por ejemplo una impresora láser, de resolución estándar, como la que se usa normalmente en aplicaciones ofimáticas suele presentar una resolución de unos 600 ppp.

Cuanto más compleja sea la imagen que se imprimirá en el fotolito mayor es el número de cálculos que tendrá que llevar a cabo la filmadora para conseguir la impresión. En complejos logotipos, o diseños degradados, el número de cálculos que se han de hacer en el proceso de rasterizado puede llegar a ser tan importante que la filmadora se bloquea.

La respuesta yace en el corazón de las filmadoras, que suelen ensamblar los objetos PostScript mediante una ingeniosa combinación de formas trapezoidales simples. Al recurrir a estas formas geométricas básicas, la filmadora puede reproducir un objeto PostScript con bastante eficacia, sin importar lo complejo que sea.

Muchas filmadoras usan trapezoides simples como piezas de construcción para ensamblar los objetos PostScript; así siete trapezoides pueden dibujar un pequeño círculo (como se puede apreciar en la figura adyacente). Si el punto es lo suficientemente pequeño, el ojo no llega a percibir los bordes escalonados.

Las formas con muchos detalles y curvas requieren una gran cantidad de trapezoides. Un círculo de buen tamaño puede necesitar miles de ellos para que se puede reproducir de forma excelente. Como es obvio, cuanto mayor sea el número de trapezoides que componen una imagen, mayor será la carga que soporte la filmador y ahí es donde aparece el bloqueo.

por este mecanismo podemos graban en la firmadora

Filmadoras Térmicas de Fotolitos: Filmadoras de Nueva Generación[editar]

Una Filmadora Térmica de Fotolitos es una máquina que realiza la misma tarea de interpretación y filmación de fotolitos que una filmadora tradicional, pero con leves diferencias:

  • Una filmadora térmica ocupa muy poco espacio, aproximadamente de una impresora de inyección de tinta de formato equivalente.
  • Aunque la resolución de una filmadora tradicional es mayor que la de una filmadora térmica, éstas producen fotolitos de gran calidad para las industrias de serigrafía, flexografía y tampografía.
  • Mientras las filmadoras tradicionales generan multitud de residuos tóxicos, las térmicas sólo producen un único residuo: un poliéster reciclable. Esto es debido a que utilizan un proceso en seco sin tinta, sin tóner y sin ningún otro producto químico, por lo que el proceso es limpio y rápido.

Una filmadora térmica tiene resoluciones que van desde los 400 ppp a los 1.200 ppp según modelos.

Enlaces externos[editar]