Endoesqueleto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Endoesqueleto de un pez espada.

El endoesqueleto es una estructura interna de soporte de un animal. En tres phyla y una subclase de animales, se pueden encontrar endoesqueletos de complejidades muy distintas: Chordata, Echinodermata, Porifera y Coleoidea.

El endoesqueleto permite al cuerpo moverse, además de tener la función de dar forma al animal, permitir la fijación de músculos , tendones y proteger el sistema nervioso. En los vertebrados superiores, también protege la mayoría de los órganos vitales.

El verdadero endoesqueleto deriva del tejido del mesodermo, y es característico de los equinodermos y cordados. Los de filo porífera consisten en espículas microscópicas de calcita o silicio o también consistir en una red de espongina. Por su parte los Coleoidea no tienen lo que se puede considerar un verdadero endoesqueleto; consiste más bien en un exoesqueleto de un molusco que evolucionó en estructuras internas, siendo la concha de la sepia un claro ejemplo. Tienen tejido cartilaginoso en su cuerpo, no mineralizado, especialmente en la cabeza, formando lo que parece ser un primitivo cráneo.

Ejemplos de endoesqueletos de diversos animales[editar]

Humano Cabeza ósea Australopithecus Neanderthal Chimpancé Papio Colobinae Gorila Jabalí Bos taurus Panthera leo Lobo Caballo Elefante Capra aegagrus hircus Hippopotamidae Camello Canguro Antílope Odobenus rosmarus Chiroptera Ballena Águila Psittacidae Gallus gallus Gallo Tucán Casuariidae Pingüino Gruidae Reptilia Serpentes Crotalinae Boa constrictor Cocodrilo Lacertilia Testudines Rana Salamandra Perca Acipenseridae Balistidae Batoidea Lucio
Si hace clic en un esqueleto de la imagen el navegador cargará el artículo correspondiente.

Véase también[editar]