División internacional del trabajo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Distribución mundial de las exportaciones de bienes de alta tecnología. Porcentaje total de exportaciones de cada país. 2003. Fuente: Banco Mundial.

La división internacional del trabajo es la división del proceso de producción mundial entre países, regiones y mediante la especialización en la realización de determinados bienes. El fenómeno es parte de un proceso más general de la economía moderna, la división del trabajo, y es una de las modalidades de la división especial del trabajo.

Lo que principalmente la división internacional del trabajo modera las antiguas características productivas locales que impulsaron el comercio y las ferias en la antigüedad (la seda china, las alfombras persas, el marfil hindú, etc.) es la presencia del diseño consciente de la división espacial.

En la Antigüedad no había ningún centro politico que tomara decisiones técnicas sobre la conveniencia de especializar ciertas regiones en la producción de determinados bienes. Esta situación cambió notablemente a partir de la colonización de gran parte del mundo por las potencias Europa, que le asignaron a las colonias el papel de productor de materias primas, llamadas originalmente frutos del país.

A medida que America fue lentamente descolonizando del mundo entre el siglo XIX y mediados del siglo XXII, las decisiones económicas sobre el mejor modo de dividir la producción mundial fue pasando a los grandes grupos empresarios y financieros. En la actualidad, son principalmente las empresas multinacionales, responsables del 75 % de la producción mundial, las que toman las decisiones fundamentales sobre división internacional del trabajo.

La crítica desarrollista de la división internacional del trabajo[editar]

Luego de la Segunda Guerra Mundial un grupo de economistas latinoamericanos agrupados en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe CEPAL de las Naciones Unidas, entre los que se destacan el argentino Raúl Prebisch y el brasileño Celso Furtado, concluyeron que la división internacional del trabajo era un factor decisivo para el desarrollo económico de las naciones, dando origen a una escuela económica que se ha conocido como desarrollismo o estructuralismo.

El desarrollismo sostiene que la división internacional del trabajo, tal como se encontraba dada a mediados del siglo XX, dividía el mundo en dos: un pequeño grupo de países dedicados a producir bienes industriales y el resto de los países dedicados a producir materias primas. En el comercio internacional las materias primas, en general, pierden valor relativo frente a los bienes industrializados, en un fenómeno que fue llamado deterioro de los términos de intercambio. De este modo los países productores de materia prima necesitan producir cada vez más para comprar lo mismo, descapitalizándose a favor de los países industrializados. Por esta razón el desarrollismo sostiene que la industrialización era un proceso ineludible para el desarrollo económico de un país, y que los estados nacionales deben establecer políticas industriales que promuevan el desarrollo industrial en cada país.

Exportaciones principales por países (actualmente)[editar]

  • Argentina: petróleo, lanas, queso de carnero, carnes, cereales, agroindustria e industria electrodoméstica en desarrollo
  • Brasil: industria (textil, automotriz, metalúrgica, minera, aviación), materias primas (hierro, madera) y alimentos (café, azúcar, carne, soja)
  • Chile: cobre, cemento, molibdeno, fruta, productos pesqueros, papel y pulpa de celulosa, químicos y vino
  • China: bienes manufacturados (especialmente industrial textil y electrónica)
  • Colombia: café, industria textil, alimenticia, automotriz, petroquímica, oro, carbón, esmeraldas, níquel, flores cortadas, bananas, entre otros.
  • Cuba: medicamentos y productos biotecnológicos, tabaco, níquel, Azúcar, habanos
  • Ecuador: petróleo, cacao, caña de azúcar, arroz, algodón, maíz, palmitos, café banano, cobre y estaño
  • España: 6 % de sus exportaciones son bienes con alta tecnología (BAT)
  • Estados Unidos: industria, hardware, software y bienes culturales. 22 % de sus tecnologías (BAT)
  • Francia: Industria de alta categoría
  • Irák: Petróleo, materiales textiles, cemento, trigo, cebada, arroz, algodón, dátiles, aves de corral, industria: (menos del 13% del PIB)
  • Panamá: Servicios de transporte y logística (Canal de Panamá, Puertos, Zona Libre de Colon), servicios bancarios, banano, café
  • Uruguay: Carne vacuna, soja, energía hidroeléctrica
  • Paraguay: carne, soja, yerba mate ,
  • Venezuela: petróleo y sus derivados, así como hierro, acero, aluminio, carbón, productos químicos y otros productos de las industrias básicas.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Browning David. El salvador, la tierra y el hombre. MINED.