Cronofotografía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Con la ambición de conquistar el movimiento, la fotografía no tardó en convertirse en cronofotografía, en una primera instancia, gracias al revólver astronómico de Janssen (1874), quien lo implementó para registrar el movimiento de los planetas. En segunda instancia, el investigador Muybrige con el fusil fotografico de Marey estudió el galope de los caballos, descompuestos en una serie fotográfica, y luego los movimientos de otros animales y del hombre.


Fusil fotográfico de Marey[editar]

Este fusil consistía en registrar en una placa única las diferentes fases del movimiento. Para conseguir esto ideó un sistema que suponía fotografiar con una misma placa por separado, las distintas fases del movimiento sobre un fondo completamente negro. Este dispositivo para capturar imágenes obtenía con el disparo de su gatillo series de doce fotografías sucesivas con exposición de 1/720 de segundo, sobre un soporte circular que giraba como el tambor de un revólver, ante el cañón-objetivo.

Estudio del galope del caballo de Muybridge[editar]

Una pregunta recurrente luego de esta invención fue: ¿era posible que un caballo al galope pudiera permanecer momentáneamente con un sólo casco apoyado en el suelo? En base a esta cuestión, el millonario Leland Standford, ex gobernador del estado y presidente de la Central Pacific, quiso salir de duda. Apostó 25.000 dólares con unos amigos y contrató al mejor fotógrafo de San Francisco en aquel entonces, el inglés Eadweard Muybridge (1830-1904), para que resolviese la disputa mediante la fotografía, que sería considerada la única prueba indiscutible.

Thomas Eakins Man chronophoto.jpg

Experimento[editar]

Muybridge, quién por varios años experimentó técnicas cronofotográficas, expandió su ingenio y consiguió poner a punto, luego de cuatro años de pruebas y con un gasto no inferior a cuarenta mil dólares, un curioso sistema de cronofotografía. Este fotógrafo, a lo largo de toda una pista de carreras instaló veinticuatro cámaras fotográficas con su correspondiente operador cada una, quienes cuidaban de la preparación de las placas sensibles de colodión húmedo de corta vida.

Veinticuatro hilos se extendían a lo ancho de la pista, conectados cada uno de ellos al disparador de una cámara, logrando de este modo, que el caballo en su carrera fuera rompiendo los hilos, disparando sucesivamente una cámara tras otra, obteniendo como resultado la impresión de cada fase de su movimiento.

Los trabajos de Muybridge entre 1878 y 1881 inician con la descomposición del galope de un caballo en veinticuatro fotografías, marcando así el próximo nacimiento del cine, ya que la etapa de la descomposición fotográfica del movimiento era una realidad, y sólo faltaba conseguir la síntesis del movimiento, mediante la proyección sucesiva de dichas fotografías sobre una pantalla.

En Estados Unidos la compañía Eastman Kodak produce y comercializa, desde los años 1884 tiras y rollos de celuloide.

En 1890, Étienne Jules Marey suplanta la cinta de papel por la de celuloide emulsionada. Sin embargo, un año antes Thomas Alva Edison, inventor norteamericano, incorpora esta película a las investigaciones que realiza su empresa en el campo de la cronofotografía, adoptando un ancho de película de 35 milímetros, con perforaciones para el arrastre. El uso de las perforaciones para controlar el pase de película será uno de sus más grandes aciertos, que se utiliza todavía en los rollos de película con el nombre de perforación americana.

Bibliografía[editar]

«La cronofotografia» (en español). Consultado el 16 de octubre de 2010.

Gubern, Román (1998). «El nacimiento del cine». En Ramon Miquel i Planas. Historia del cine (en español) (Quinta edición edición). Barcelona: Editorial Lumen. pp. 17, 18. ISBN 84-264-1179-7. 

Enlaces externos[editar]