Conciencia de derechos y deberes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Julieta Lemaitre propone tres elementos necesarios para la conciencia de derechos y deberes:

  • El conocimiento de la norma.
  • La existencia de un movimiento social sostenido en el tiempo que exija la implementación de la norma.
  • Las agencias estatales de contralor.

Aproximación mediante ejemplos[editar]

=== Primer caso: despido de mujeres embarazadas === la mañana

Para poder cambiar las prácticas discriminatorias en una sociedad, es necesario que los actores de esta sociedad sepan cuáles son los deberes y cuáles los derechos de cada uno. La reforma feminista ha sido exitosa en muchos casos gracias a dicha conciencia. Muchas mujeres, sus familias y allegados, movimientos sociales (feminista, de los trabajadores), así como empleadores y empresarios son conscientes hoy en día de que no pueden despedir a mujeres embarazadas. Este hecho facilita a las mujeres embarazadas hacer reclamos cuando intentan ser despedidas, les da más posibilidades de éxito con su reclamo y además disminuye la cantidad de casos en los que las mujeres de hecho son despedidas. Sin tal conciencia, la reforma feminista probablemente estaría establecida en las normas, pero la realidad no cambiaría. Por eso es relevante tener en cuenta la conciencia de derechos y deberes siempre que se busca realizar un cambio cultural.

E

Florencia Saravia ha obtenido resultados que muestran con ayuda del ejemplo de la prohibición del despido de las mujeres embarazadas cómo, aun con los procedimientos existentes en el nuevo constitucionalismo para proteger los derechos de las mujeres, y aun con la actitud progresista de la Corte Constitucional, se encuentran en Colombia cantidades de casos, en los cuales son despedidas mujeres a causa de su estado de embarazo. Estos casos no solamente se dan por problemas en las leyes, sino también por la disposición de los empleadores a violar la ley. Lemaitre sugiere tener en cuenta la importancia de los procedimientos y pensar en que implicaciones pueden tener reformas fehacientes, que no vinculen directamente los derechos de las mujeres para la realidad de ellas.

y despues del parto

Cuando una persona no se rige por la ley, usualmente lo hará por su moral (es decir sus convicciones sobre lo que está bien y lo que está mal) o por las costumbres que le impone la sociedad en la que vive. Cuando la ley no es suficiente para regular el comportamiento de las personas, aun así puede mediante la generación de una conciencia de derechos y deberes, generar una actitud de la sociedad hacia ciertos comportamientos, unas obligaciones y unos derechos. Esto puede ser muy significativo a la hora de generar un cambio cultural.

Segundo caso: violaciones[editar]

Violación en lenguaje general significa infracción o transgresión, por lo que es común emplearlo como sinónimo de quebrantamiento, utilizando términos como violación de domicilio, violación de correspondencia, violación de contratos, de entre otros. Sin embargo, es usado mayoritariamente para referirse a la acepción de tipo sexual e indicar que ha existido un quebrantamiento de origen sexual, el cual menoscaba la dignidad humana y atenta contra el derecho de libertad sexual, siendo definida como violación todo contacto sexual con cualquier persona que no puede (incapaces mentales, menores de edad o personas inconscientes) o no quiere dar su consentimiento.

A parte de ser una actividad física, violar también es un delito.

La violación es un delito muy grave ya que abusa de una mujer o un hombre y este delito se condena duramente porque abusar es aprovecharse indebidamente de algo o de alguien y la persona abusada lo puede acusar fácilmente.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Lemaitre Ripoll, Julieta. Alcances de la reforma legal la prohibición de despido a la mujer embarazada en Colombia. 
  • Hercovich, Inés. La violación sexual: un negocio siniestro.