Computadora de escritorio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista de algunos de los elementos de una computadora de sobremesa.
1. Monitor
2. Placa base
3. CPU
4. Memoria de computadora (RAM)
5. Tarjeta de expansión
6. Fuente de alimentación
7. Disco óptico
8. Unidad de Disco duro o Estado sólido
9. Teclado
10. Mouse.

Computadora de escritorio (en Hispanoamérica) u ordenador de sobremesa (en España) es una computadora personal que es diseñada para ser usada en una ubicación fija, como un escritorio -como su nombre indica-, a diferencia de otros equipos personales como las computadoras portátiles.

Puede referirse a dos tipos de computadoras:

  • Computadoras de uso doméstico en hogares.
  • Computadoras de oficina utilizadas por los empleados de una empresa.

Funcionalidad[editar]

Las computadoras de uso doméstico suelen estar dedicadas al entretenimiento (multimedia, videojuegos, etc.) y a tareas domésticas (contabilidad casera, escritos, etc.). Estas computadoras carecen de gestión y mantenimiento ya que estas tareas son de poca importancia para un particular; sin embargo, la situación es bien distinta en el ámbito empresarial, en el cual la computadora de escritorio es la herramienta de trabajo por excelencia; se trata de un elemento muy importante para la marcha de un negocio. El uso que se hace de las computadoras de escritorio está relacionado normalmente con las tareas productivas y administrativas de los empleados: creación de informes, presentaciones, memorandos (véase suite ofimática), comunicación con otras empresas, contabilidad, gestión de tareas, etc.; por este motivo, la computadora de escritorio debe ser adecuadamente gestionada en el ámbito empresarial.

Obsérvese que mientras un particular debe preocuparse normalmente de una o dos computadoras únicamente, una empresa puede tener como activo un parque de cientos o miles de computadoras personales. En este sentido existen dos actuaciones complementarias:

Mantenimiento hardware[editar]

La computadora de escritorio, como cualquier máquina, está sujeta a defectos y averías. La incidencia de una avería en un usuario doméstico suele reducirse a una mera molestia. En el ámbito empresarial el impacto de una avería supone como poco, la pérdida de tiempo de trabajo de un empleado. Pero existen casos donde hay pérdida monetaria y de imagen. Generalmente, en puestos de trabajo de atención al público; por ejemplo, en las ventanillas de una oficina bancaria, o en el puesto de trabajo de un broker o Agente de bolsa.

La garantía de mantenimiento de una computadora de escritorio suele durar de dos a cinco años; esto obliga a las empresas a renovar su parque de computadoras muy frecuentemente.

Mantenimiento software[editar]

Todas las computadoras necesitan software para funcionar. La instalación de software en miles de equipos repartidos por una oficina o diversas sedes no es nada trivial. Además, esta actividad es prácticamente obligatoria en la empresa. Las actualizaciones de software y los parches de seguridad son necesarios para evitar las mismas consecuencias que tendría una avería del hardware. Los problemas típicos de una empresa respecto al software de escritorio son:

  • La presencia de software "pirata" o no autorizado. Esto puede derivar en serios perjuicios económicos, además del malfuncionamiento del software corporativo.
  • Incompatibilidades de las aplicaciones corporativas con el hardware o el sistema operativo. Cada computadora puede contar con una versión distinta de sistema operativo, controladores, etc.
  • Descontrol de las licencias de software comercial: esto involucra tanto software autorizado, e incluso pagado, pero no utilizado, como software que no se usa porque faltan licencias. La renovación y expiración de licencias también es un problema a considerar.
  • La configuración del software y del sistema operativo para cada usuario.
  • La distribución e instalación de software: tanto corporativo como comercial.

Un error típico de las empresas es desarrollar (o comprar) software sin saber qué características tienen las computadoras personales donde debe ser usado; por ejemplo, es frecuente desarrollar software para Windows 8 y una versión concreta de Mozilla Firefox; cuando llega el momento de la respectiva instalación resulta que parte del parque de computadoras aún tiene instalado Windows XP o una versión antigua del navegador.

La gestión del parque de computadoras de escritorio[editar]

Existen tres enfoques:

  • La no-gestión. consiste en no hacer nada y confiar en que el propio usuario solucionará sus problemas. Aunque puede parecer absurdo, es un enfoque válido cuando los costes de gestionar una computadora son mayores que los costes de no hacer nada. Es un caso frecuente en empresas muy pequeñas (decenas de empleados).
  • La gestión reactiva. consiste en mantener un equipo de personas que atienden las incidencias a medida que se van produciendo (a modo de "bombero"). Este enfoque es válido para parques pequeños de computadoras de escritorio. Habitual en empresas de tamaño medio. Sin embargo, es inviable en parques grandes; por ejemplo, es impensable que un grupo de dos o tres personas tengan que recorrer doscientos puestos de trabajo, uno por uno, instalando software. El mayor problema de este enfoque es que el usuario sigue siendo responsable de coordinar todas las actuaciones necesarias (cosa nada trivial); por ejemplo, resolver un problema puede implicar a diversos departamentos de la empresa e incluso a terceros (garantía del fabricante, servicio técnico, etc.)
  • La gestión proactiva consistente en un conjunto de medidas técnicas y organizativas que se describen a continuación.

Generalmente, las organizaciones suelen estar a caballo entre dos de estos enfoques, ya que se trata de una cuestión de madurez organizativa.

Medidas organizativas[editar]

Generalmente, las grandes organizaciones disponen de un departamento organizado de atención a las incidencias en los puestos de usuario. Se suele denominar Help desk o gestión de incidencias y puede estar externalizado. Este departamento suele estructurarse en dos niveles de soporte.

Atención primaria o de primer nivel[editar]

El papel fundamental de esta unidad es la centralización de las incidencias, generalmente mediante un número único de teléfono. Esto es esencial de cara al usuario de la computadora. De otra manera se perdería mucho tiempo solamente en localizar a un técnico (como ocurre en la gestión reactiva). Cada incidencia es registrada y documentada, lo que ofrece cierta garantía al usuario de que el problema se resolverá. Además, esto proporciona información a los mandos directivos para la toma de decisiones y la localización de ineficiencias.

La mayoría de las incidencias corresponden a problemas conocidos que pueden ser resueltos en esta unidad gracias a argumentarios. Un argumentario describe un problema conocido y cómo resolverlo.

En caso de que no sea posible resolver una incidencia en este nivel, es dirigida al siguiente. Cuando se trata de incidencias responsabilidad de terceros, esta unidad es responsable de movilizar y coordinar los recursos necesarios con total transparencia para el usuario; por ejemplo: dar aviso a un servicio técnico o reclamar la garantía de un fabricante.

Atención de segundo nivel[editar]

Esta unidad tiene el cometido de resolver las incidencias que no se hayan producido con anterioridad, y documentarlas para que el soporte de primer nivel pueda solucionarlas en el futuro.

Medidas técnicas[editar]

Existen diversas herramientas software que facilitan la gestión de un parque de computadoras de escritorio; cabe destacar:

  • Herramientas de inventariado: automáticamente informan sobre el hardware y el software que, efectivamente, se encuentra en cada puesto de trabajo. Esencial para la toma de decisiones.
  • Herramientas de distribución de software: permiten la instalación y actualización de software sin necesidad de presencia física de un técnico, gracias a las redes de telecomunicaciones.
  • Imágenes de disco: facilitan la instalación de una nueva computadora con el mínimo esfuerzo.

Todo en uno[editar]

Una computadora de escritorio todo-en-uno (TEU) (en inglés, All-in-one: AIO) la integran los componentes internos del sistema en la misma carcasa que la pantalla, eliminando algunos de los cables de conexión y permitiendo un diseño más compacto, a veces dando un grado de portabilidad, en comparación con la configuración estándar de escritorio de la pantalla de visualización independiente y el gabinete del sistema informático. Sin embargo, el factor de forma del todo-en-uno aún requiere de una fuente de alimentación externa y se debe implementar en una mesa o escritorio para utilizar el teclado y el ratón (todavía separada), haciendo que sea menos móvil que un computadora portátil que se puede confiar en la potencia suministrada por un batería recargable y ofrece un teclado incorporado además un dispositivo de puntero (panel táctil o touchpad) para su usuario.

El factor de forma del todo-en-uno fue popular durante la década de 1980 para los computadores destinados al uso profesional como el Kaypro II, Osborne 1, TRS-80 Modelo II y Compaq Portable. Muchos fabricantes de equipos domésticos como Commodore y Atari incluyen la placa madre del computador en el mismo recinto que el teclado; estos sistemas fueron más a menudo conectados a un televisor conjunto para la exhibición. Apple ha fabricado varios ejemplos populares de las computadoras todo-en-uno, como la Macintosh original, de mediados de la década de 1980 y la iMac de finales de los años 1990 y 2000. A principios de la década de 2000, muchos diseños all-in-one estaban usando las pantallas planas, y para finales de 2012 algunos modelos todo-en-uno también incluyen pantalla táctil para dar cabida a Windows 8.

Algunos equipos de sobremesa todo-en-uno como el iMac G4 han utilizado componentes de la computadora portátil con el fin de reducir el tamaño de la carcasa del sistema. Al igual que las computadoras portátiles, algunas computadoras de escritorio todo-en-uno se caracterizan por la incapacidad de adaptar o de actualizar los componentes internos, como el chasis del sistema no proporcionan fácil acceso, excepto a través de paneles que sólo exponen conectores de RAM o un dispositivo de almacenamiento de las actualizaciones. Sin embargo, los nuevos modelos de computadoras todo-en-uno han cambiado su enfoque de esta cuestión. Muchos de los fabricantes actuales están utilizando componentes estándar fuera de la plataforma y están diseñando actualizaciones convenientes en sus productos.

Véase también[editar]