Complejo motor migrante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Cuando el estómago y las porciones anteriores del intestino delgado están libres de alimentos (período interdigestivo), la motilidad gastrointestinal consiste en una serie de ciclos que se denominan complejos mioeléctricos migratorios (CMM, o complejo motor migrante). Un CMM está compuesto de tres fases. La fase I o fase de quiescencia, en la que no se produce ninguna salva de potencial (potencial de acción en las fibras de músculo liso gastrointestinal) sobre las ondas lentas correspondientes al ritmo eléctrico básico (REB), y por lo tanto no se producen contracciones. Le sigue la fase II o fase de actividad irregular, en la cual algunas ondas lentas presentan salvas de potencial y otras no, con lo que se producen contracciones, pero de forma aislada que se propagan poco. Por último, la fase III o fase de actividad regular, en la que todas las ondas lentas llevan salvas de potencial. Esta última es la fase propulsiva, y consiste en un tren de contracciones peristálticas sucesivas que se propagan aboralmente a lo largo de la mayor parte del intestino delgado y a veces lo llegan a recorrer entero. La velocidad de propagación es la misma que la de las ondas lentas.

Este ciclo se repite sucesivamente hasta la toma de alimento (período posprandial), en la que se interrumpe. La duración del ciclo y de cada una de sus fases es variable en función de la especie. No obstante, en términos generales, cada ciclo se repite cada 60-120 minutos, y la duración relativa de las fases I, II y III es de 20, 75 y 5 % respectivamente.

  • Miguel Ángel, Plaza Carrión (1998). «Transporte de los alimentos en el tracto digestivo». En García Sacristán, A. Fisiología Veterinaria. Interamericana S.A. pp. 537–538.