Cocina vitrocerámica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cocina vitrocerámica.
Vitrocerámica de inducción.

Las cocinas vitrocerámicas son sistemas de cocción en los que hay un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se quiere calentar. La llegada de la vitrocerámica ha supuesto toda una renovación en la cocina, ya que es más cómoda de limpiar y posee indicadores de calor que advierten que las placas todavía permanecen calientes, lo que permite un ahorro de energía.

Las vitrocerámicas constituyen un sistema de cocción eficaz y preciso.

En cuanto al sistema de producción de calor, hay varios sistemas:

  • De resistencia eléctrica: poseen una resistencia eléctrica bajo el vidrio. El calor se regula de forma automática, controlando por sí mismas la temperatura mediante un termostato dependiente de la corriente. Cabe recordar que la corriente a través de una resistencia varia en función de su temperatura.
  • De gas: disponen de unos quemadores con celdillas en estructura de panal de abeja, que se encuentran debajo del vidrio. El gas se enciende de forma automática, por medio de unas válvulas que permiten o cortan el paso del gas.
  • De inducción, las más utilizadas en la actualidad y las vitrocerámicas por antonomasia: son las más modernas ya que no usan ningún tipo de resistencia como fuente de calor. Consiguen cocinar los alimentos gracias a la transmisión de energía a través de un campo magnético. El calor se produce por corrientes parásitas y por agitación magnética. Es preferente usar recipientes de metal ferromagnético, con fondo plano, liso y grueso. El vidrio permanece frío y es más fácil de limpiar.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]