Caravana de la Muerte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Caravana de la Muerte es el nombre que recibió una comitiva del Ejército de Chile y que recorrió el país durante 1973. Por orden de Augusto Pinochet tenía la misión de agilizar y revisar los procesos de personas detenidas tras el golpe militar.

Historia[editar]

Sergio Arellano Stark, jefe del grupo de exterminio, delegado de Pinochet.

Orígenes[editar]

Días después del golpe militar (11 de septiembre de 1973), Augusto Pinochet señaló que "No habrá piedad con los extremistas".[1] Por ello, al recibir noticias sobre el trato moderado que algunos comandantes de guarnición de provincia daban a ex dirigentes de la Unidad Popular, decidió aleccionar a estos mandos "blandos" enviando a un Oficial Delegado que lo representaría y actuaría en su nombre. Para tal efecto fue designado el general Sergio Arellano Stark, quien portaba un documento-pasaporte donde figuraba como "Oficial Delegado del Comandante en jefe del Ejército y Presidente de la Junta de Gobierno" para "acelerar procesos y uniformar criterios en la administración de justicia" a los prisioneros.[2]

Integrantes de la comitiva[editar]

Arellano dio órdenes de preparar la logística de la operación al teniente Juan Viterbo Chiminelli.

El grupo de oficiales de Ejército que finalmente realizaron el viaje, incluía a los siguientes miembros (en orden de jerarquía militar):

Además de estos diez miembros, fueron incluidos dos clases[8] de la escuela de infantería del ejército.

Recorrido[editar]

El grupo partió desde el aeródromo Tobalaba el 30 de septiembre de 1973, a bordo de un helicóptero Puma del ejército, cuyo recorrido inicial fueron ciudades del sur de Chile: Rancagua, Curicó, Talca, Linares, Concepción, Temuco, Valdivia, Puerto Montt y Cauquenes. A su paso dejó 26 personas muertas. El regreso de la caravana a Santiago fue el 6 de octubre.[2]

En el norte de Chile la misión partió el 16 de octubre de 1973, recorriendo las ciudades de La Serena, Copiapó, Antofagasta, Calama, Iquique, Pisagua y Arica. El saldo de muertos fue de 71 personas. El regreso definitivo a Santiago tuvo lugar el 22 de octubre de ese año.[2]

Asesinatos[editar]

Los militares ejecutaron a prisioneros políticos con especial brutalidad. En varias ocasiones los hirieron con corvos antes de fusilarlos.[9] Posteriormente las víctimas eran enterradas en tumbas sin inscripción.

Años más tarde, cuando se preguntó al ex general Joaquín Lagos Osorio -Comandante de la Primera División del Ejército y Jefe de Zona en Estado de Sitio en Antofagasta- por qué no se habían entregado los cuerpos de los ejecutados a sus familias, Lagos explicó que le avergonzaba se descubriera la barbarie con que oficiales asesinaron a los 14 prisioneros de Antofagasta.[9]

"Me daba vergüenza verlos. Si estaban hechos pedazos. De manera que yo quería armarlos, por lo menos dejarlos en una forma humana. Sí, les sacaban los ojos con cuchillos, les quebraban las mandíbulas, les quebraban las piernas... Al final les daban el golpe de gracia. Se ensañaron". [...] "Se los mataba de modo que murieran lentamente. O sea, a veces los fusilaban por partes. Primero, las piernas; después, los órganos sexuales; después, el corazón. En ese orden disparaban las ametralladoras"

Joaquín Lagos.[10]

Caso judicial[editar]

En el año 1998, el juez español Baltasar Garzón, basándose en las querellas presentadas por Victoria Saavedra y las Mujeres de Calama, entre otras, dentro del caso Caravana de la Muerte investigado por el juez chileno Juan Guzmán Tapia, ordenó la detención de Augusto Pinochet en Londres, bajo los cargos de secuestro y homicidio calificado.

En junio de 1999, Guzmán Tapia ordenó la detención de cinco oficiales militares retirados - incluido un general - por su participación en la Caravana de la Muerte.

En marzo de 2006, el juez Víctor Montiglio ordenó el arresto de trece ex oficiales del Ejército por su participación en los asesinatos bajo cargos de homicidio. El 17 de julio de 2006, la Corte Suprema de Chile despojó de su fuero como ex presidente a Pinochet por su implicación en el caso, revirtiendo una resolución anterior.[11] Finalmente, el 28 de noviembre de 2006, el juez Víctor Montiglio procesó a Augusto Pinochet por el caso y ordenó su arresto domiciliario[12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Después de la lluvia: Chile, la memoria herida Escrito por Mario Amorós». Editorial Cuarto Propio. Consultado el 12 de abril de 2011.
  2. a b c «La misión era matar: el juicio a la caravana Pinochet-Arellano de Jorge Escalante Hidalgo». Lom Editores. Consultado el 09 de abril de 2011.
  3. Otros cinco años de prisión para el homicida “Hijo Ilustre” de Hijuelas
  4. El ex militar ahora Ciudadano Ilustre de Hijuelas asistió en la noche del 3 de octubre de 1973 en Valdivia a la ejecución extrajudicial del líder del MIR en la precordillera de la actual Décima Región, José Liendo Vera, más conocido como Comandante Pepe. López Tapia ya cumple cinco años de prisión por el caso de la detenida desaparecida Julia Retamal Riquelme.
  5. Marcelo Moren Brito en Memoria Viva
  6. Carabineros protege a Antonio Palomo, piloto de la Caravana de la Muerte
  7. Emilio de la Mahotiere en Memoria Viva
  8. En escala jerárquica, un clase se ubicaba entre sargento 2º y cabo.
  9. a b «La Caravana de la Muerte». Memoria y Justicia. Consultado el 09 de abril de 2011.
  10. «El general que acusó a Pinochet». Diario El País. Consultado el 09 de abril de 2011.
  11. Corte Suprema desafuera Pinochet en caso 'caravana de la muerte', artículo del diario gratuito español 20minutos, 17 de julio de 2006.
  12. Procesan a Pinochet y ordenan su arresto por los secuestros y homicidios de la "Caravana de la Muerte", artículo del diario gratuito español 20minutos, 28 de noviembre de 2006.
Bibliografía

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias