Autopolinización

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

[1]

La autopolinización es una forma de polinización que puede ocurrir cuando una flor tiene un estambre y un gineceo en el cual el cultivar o especie es autógamos y los estambres y las estigmas pegajosas del gineceo se ponen en contacto para lograr la polinización. El término se usa erróneamente en muchos casos donde un polinizador externo realmente se necesita; estas plantas son simplemente autógamas, o autopolinizadoras.

Existen pocas plantas que realmente sean autopolinizadora o se puedan autopolinizar; como los guisantes, según expone Isaac Asimov en su libro. El mecanismo se ve a veces en legumbres y manís. En otra legumbre, la soja, las flores abren y quedan receptivas a la polinización mezclada por insectos durante el día; si esto no se logra, las flores autopolinizan mientras que cierren.

La autopolinización limita la variedad de progenie y puede deprimir el vigor de las plantas. Sin embargo, la autopolinización puede ser una ventaja, dado que deja que las plantas se extendan más allá del rango de polinizadores aptos o produzcan prole en regiones donde las poblaciones de polinizadores han sido reducidas muchísimo o son variables naturalmente.


Véase también[editar]