Andrés Corsini

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Andrés Corsini
Guido Reni 039.jpg
San Andrés Corsini, pintado por Guido Reni
Nacimiento 30 de noviembre de 1302
Florencia, Italia
Fallecimiento aprox. 6 de enero de 1374
Fiesole, Italia
Canonización 29 de abril de 1629 por el Papa Urbano VIII
Festividad 4 de febrero (Santoral católico)
[editar datos en Wikidata ]

Andrés Corsini (30 de noviembre de 13026 de enero de 1373) fue un carmelita italiano y obispo de Fiesole.

Biografía[editar]

Andrés nació en Florencia el 30 de noviembre de 1302, como miembro de la ilustre y poderosa familia Corsini. Sus padres, Nicolás Corsini y Gema degli Stracciabende, pertenecían a una de las familias más aristócraticas de la ciudad. En su juventud, fue un chico disoluto y pendenciero. Según cuenta la tradición, antes de nacer, su madre dijo que había vista en sueños a su hijo en figura de un lobo que se transformó luego en cordero. Esas palabras transformaron su conducta.

Después de la ordenación sacerdotal fue enviado a la universidad de París y Avignon e ingresó en la Orden de los Carmelitas. Cuando llegó a Florencia, la ciudad estaba invadida por la epidemia de peste descrita por Boccaccio. Fue elegido superior provincial de la Orden en 1348, y dos años después, fue elegido obispo de Fiesole, pues el anterior había muerto de peste. Trató de rehuir al cargo, porque se consideraba indigno, y por eso se escondió en un yermo lejano de Enna, pero allí fue descubierto por un niño.

Como obispo, supo mantener entre los religiosos el espíritu de disciplina, el culto de la pobreza y de la oración y se cuidó particularmente de la formación de los jóvenes según el espíritu y la tradición de la Orden y el celo apostólico. En su palacio, escogió para dormir una celda reservada con un lecho de sarmientos y donde pasaba largas horas de la noche en oración.

En el aspecto diplomático, el Papa Urbano V le confió con frecuencia importantes misiones para solucionar conflictos, juzgar y apaciguar querellas. De su obra como pacificador se beneficiaron no sólo los combativos toscanos, sino también la ciudad de Bolonia, a donde el Papa lo envió a poner paz y lo acabaron encarcelando.

Murió el 6 de enero de 1373 y fue enterrado en la iglesia del Carmen de Florencia. Urbano VIII lo canonizó en 1629.

Referencias[editar]