Ambientación sonora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El ambiente sonoro es lo que da cuerpo al sonido. Lo contextualiza, permitiendo al oyente situarse.

La ambientación sonora es la recreación de un paisaje sonoro. Sin embargo, aunque el sonoro siempre hace referencia a un entorno real, la ambientación sonora puede ser la recreación de un paisaje sonoro que no existe, fruto de la fantasía de quien la diseña.

Siempre que se interviene sobre un paisaje sonoro (se capta, transmite, graba, reproduce, etc.) este pasa a convertirse en una ambientación sonora, porque aunque sea un sonido directo (tal cual, sin montajes ni artificios) al difundirlo ya se, mediatizando.

En este sentido, el ambiente sonoro es como la información, por mucho cuidado y mimo con que sea tratada la objetividad, siempre se hacen elecciones que determinan el resultado final. (¿Por qué ubicamos el micrófono en un determinado lugar y no en otro?, ¿qué sonidos quedan entonces en la dirección privilegiada y cuales desaparecerán con el enmascaramiento?... etc.

La ambientación puede ser:

  1. Objetiva: Reproduce los sonidos tal y como se escucharían en el ámbito donde la escena tiene lugar.
  2. Representativa: Sin ser los sonidos que habría, se escucharían en el ámbito donde la escena tiene lugar, hacen alusión a los mismos y nos permiten representarlos.
  3. Subjetiva: El entorno sonoro ya no es un entorno real, sino un entorno imaginado.