Suelo vegetal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Perfil del suelo en el centro de Iowa. Muestra la profundidad de tierra vegetal en color oscuro.

El suelo vegetal es aquel suelo que posee una cierta cantidad de materia orgánica producida por los organismos autotrófos. Provee de los elementos químicos necesarios para el desarrollo de las plantas, los animales y el ser humano.
Las plantas y ciertos microorganismos autótrofos son las únicas formas vivas capaces de producir materia orgánica, éstas captan del aire el dióxido de carbono y del suelo, el agua y las sales minerales disueltas en ella. Gracias a la luz solar y a la clorofila, transforman estas sustancias en materia orgánica, que aprovecha el resto de los seres vivos, a través de las cadenas tróficas.

Cuando las plantas y los animales mueren, la materia orgánica vuelve al suelo y sufre la descomposición por la acción de los organismos descomponedores. Estos la convierten en sustancias simples que pueden ser utilizadas de nuevo por las plantas. Todo este proceso va formando el suelo vegetal, base de la actividad agrícola.

El suelo vegetal se puede desgastar por la disminución de los minerales utilizados por las mismas plantas que crecen en él.

Según su composición, el suelo vegetal es arenoso, arcilloso, rocoso y orgánico.

Constituye la base de la alimentación de muchos animales del suelo, con cuyos restos se forma el humus