Zeferino Torreblanca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Carlos Zeferino Torreblanca Galindo
ZTG1.jpg

Coat of arms of Guerrero.svg
Gobernador de Guerrero
1 de abril de 2005-31 de marzo de 2011
Predecesor René Juárez Cisneros
Sucesor Ángel Aguirre Rivero

AyuAcaEscudo.png
Presidente Municipal de Acapulco
de Juárez
1 de abril de 1999-2 de abril de 2002
Predecesor Ana María Castilleja Mendieta
Sucesor Alberto López Rosas

Datos personales
Nacimiento 14 de marzo de 1954 (61 años)
Bandera de México Guadalajara, Jalisco, México
Partido Partido de la Revolución Democrática PRD Party (Mexico).svg
Profesión Contador Público
Ocupación Político
Alma máter Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey
[editar datos en Wikidata]

Carlos Zeferino Torreblanca Galindo (Guadalajara, Jalisco; 14 de marzo de 1954) es un político mexicano, miembro del Partido de la Revolución Democrática que fue Gobernador del Estado de Guerrero entre 2005 y 2011.

Biografía[editar]

Zeferino Torreblanca Galindo nació en Guadalajara. Sus padres habían decidido desplazarse a la capital de Jalisco. Sin embargo, a los pocos días la familia regresó a Acapulco, Guerrero.

Realizó su educación básica y secundaria en el Colegio MacGregor, en Acapulco. Cursó sus estudios de educación media superior así como los profesionales en Monterrey donde obtuvo el título de contador público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). Posteriormente estudió asignaturas en finanzas y administración de empresas en Inglaterra.

Es el segundo de cuatro hermanos, hijo de Luis Torreblanca González y Luisa Galindo Ochoa. A muy temprana edad se hizo cargo de los negocios familiares en el ramo de las tiendas de autoservicio que durante mucho tiempo gozaron de amplia aceptación y limitada competencia en el puerto por haber sido las iniciadoras en el puerto de este tipo de servicio.

Este político como muchos otros gespojo a sus padres de su patrimonio cito la nota textual

Por Miguel Ángel Mata Mata Reportero Acapulco, Gro., a 30 de abr. Del 2015 (Síntesis de Guerrero).- Le negaron entrar a su oficina. Le rompieron su caja fuerte para robarle. Denunciaron que su camioneta fue robada, cuando sabían que él viajaba con sus menores hijos fuera del estado. Cuando vio venir la infamia propuso darles el porcentaje de acciones, que algún buen día él mismo les regaló, para seguir cada quien por su lado. La respuesta del hijo consentido fue: “Si de todas formas te vamos a dar algo así como un golpe de estado”. En la década del 1950 Luis Torreblanca González, joven comerciante de San Jerónimo de Juárez, en la Costa Grande de Guerrero, comenzó en Acapulco con un changarrito en el mercado de El Parazal, hoy viejo mercado de artesanías. “Ahí estaban los Soberanis y Roberto Nogueda, quien me prestó quinientos pesos para comenzar”, narra un hombre de noventa años de edad que come pescado, frutas, verduras; bebe tequila, vino tinto, “un buen gúisqui” y tiene tiempo para ver su serie favorita: “El Chivo”. Todos los días, a las dos de la tarde, le da diez vueltas nadando a la alberca del condominio, “para estar en forma”. “Aun esta fuerte. Ni viagra necesita”, bromean sus hijos, pareja y amigos. En 1970 la Cámara Nacional de Comercio entregó, en la ciudad de México y ante la presencia del presidente de México, dos reconocimientos. Uno al empresario del país, Miguel Alemán. El otro al comerciante destacado del estado de Guerrero, Luis Torreblanca González. “Uno a nivel nacional y otro aquí, en Guerrero”, nos dice. Niega haber construido un imperio. “No, no, ¿cuál imperio? Lo que hice fue puro trabajo… puro trabajo”, a partir de ese changarrito, en El Parazal, de Acapulco. Todo bien. Una vida de trabajo que le dio frutos. Constituyó una empresa de la que dio estudio a sus cuatro hijos. Todos fueron enviados a estudiar al Instituto Tecnológico de Monterrey. Cara y elitista escuela. Volvieron al puerto a trabajar, ¿dónde mas?, en la empresa del padre. Él los incluyó en la integración de LUTOGO. Un sesenta para él; cuarenta para sus cuatro hijos. “Jamás pagaron un cinco por esas acciones. ¿Cómo si son mis hijos?”. En realidad nunca trabajaron. Fungieron como jefes de una empresa nacida del esfuerzo y dedicación del padre. El cruel tiempo arrebató a Don Luis la ilusión de haber forjado hombres, y una mujer, de trabajo y de bien: sus cuatro hijos le han despojado. LUTOGO (Luis Torreblanca González), empresa dueña de diecinueve propiedades, ya no le pertenece. Le quitaron la mayoría de acciones. Falsificaron su firma para cometer la infamia. Lo echaron de sus oficinas. Violaron su caja fuerte personal. Ni los autos propiedad de la empresa le dejaron. Lo expulsaron de su paraíso. ¿Qué le quitaron? El botón de muestra es una hectárea donde hoy se ubica la tienda Aurrerá, sobre la avenida Costera Miguel Alemán. Antes fue el Súper Súper. Según ex colaboradores, Luis Torreblanca firmó importante contrato con los propietarios de la cadena de auto servicios. El pago de una renta mensual, mas un porcentaje mínimo por las ventas brutas. “Nomas por ese contrato LUTOGO cobra millones de pesos mensuales como renta”, dicen. Otro botón de muestra es la Comercial Mexicana de Costa Azul, frente al CICI. “La de Las Brisas, junto a La Concha, no es mía. Es de Zeferino”. Se trata de un predio de cinco mil metros a orilla del mar. Ahí el metro cuadrado se cotiza en miles de dólares. “Él compró esa propiedad cuando fue gobernador”. Luis Torreblanca González fue recaudador de rentas en Acapulco. Quiso ser presidente municipal. Él no pudo porque, dice, “no tuve quien me apoyara. Yo siempre trabajé y lo que logré fue por mi trabajo. Ese es mi secreto: el trabajo”. Su hijo consentido, Zeferino Torreblanca, logró el sueño. Fue presidente municipal de Acapulco y gobernador del estado. “Yo le pagué totalmente sus campañas para ganar. Quiso ser tres veces alcalde; a la tercera lo consiguió; luego fue gobernador; le compré camionetas suburban’s color blanco”, cuenta con la satisfacción de padre en sus labios. “Me despojaron. Falsificaron mi firma. Yo les regalé el 40 por ciento de las acciones de la empresa LUTOGO, la dueña de todo”. Ellos se organizaron para cometer el delito de robo. En octubre del año pasado simularon una junta de socios. Falsificaron la firma del padre para una supuesta cesión de derechos. “se quedaron con todo”. Los infames hijos son Zeferino Torreblanca Galindo, José Luis, Alberto y Roxana. “Pero quienes orquestaron todo fueron Zeferino y Alberto. José Luis le dijo a mi padre que él se iría con quien le conviniese, días antes del despojo.”, dicen los hijos que no le abandonaron, Luis y Fernando. Luis, “El Látigo Negro”, como le dicen sus amigos, vive de manera modesta. Es un departamento como muchos. Una sala comedor con una hamaca. Se ve la bahía. La alberca forma parte del condominio. Vive con su mujer, de 52 años de edad, Ángeles, quien confiesa “ya he empeñado mis alhajas, mis cosas; Luis pide prestado a sus amigos y nos la pasamos pagando intereses. No tenemos ingresos. Hasta eso nos quitó: un mínimo ingreso”. Fernando y Luis, los hijos menores, han trabajado de meseros y son músicos. “No fuimos al Tec de Monterrey, como ellos”, confiesan. Relatan ofensas y humillaciones de quien fue gobernador y alcalde de Acapulco. “No pasaban diez minutos, cuando ellos se veían, para que él estallara y le gritara a mi padre”, dicen. Hay relatos de infamias. La grave: “la maniobra se concretó en julio del 2014; mi padre se percató y habló con Zeferino; le pidió respaldo a José Luis (La Coca). “Subiré a hablar con Zeferino de este asunto. No me falles”, le dijo. Él respondió: “haré lo que me convenga”. E hizo lo que le convino. Luego de la violenta entrevista, Luis Torreblanca se enteró que sus hijos Zeferino, Luis, Alberto y Roxana le habían despojado de su empres LUTOGO. En octubre se concretó el robo: el notario público número trece, Betancourt, protocolizó el acta de asamblea, donde asumían el control de la empresa. Incluida la firma falsificada de Luis Torreblanca. Una nota al calce llama la atención: Betancourt es un panista convertido en notario Público por Zeferino Torreblanca Galindo, cuando fue gobernador. Le cerraron su oficina. Le quitaron sus vehículos. Pidieron medidas cautelares en su contra. No le pagan un solo centavo, a pesar que aun es accionista de las empresas que ganan millones. Le inventaron una historia: que una mujer rubia de 25 años, extranjera, lo traía embobado y exprimía el patrimonio familiar. “El patrimonio de ellos”. “Por su demencia senil, argumentaron, no puede conducir una empresa”. Ángeles, su compañera, confiesa “Yo he de ser esa mujercita rubia, de 25 y que lo exprime. No tengo 25, sino 52. He vivido siempre con Luis. ¿Exprimirlo? ¡Ni coche tengo! ”. Recuerda “Nos alejamos de Zeferino desde que era gobernador. Una vez llegamos a lo que él llamaba la mesa de los doce apóstoles en Chilpancingo. Nos gritó: “¡Ya les gustó, verdad!” Salieron y lo dejaron como le encontraron: solo. Era un comedor donde caben 20 personas sentadas. “Desde entonces yo no le he visto. Cuando recibía a Luis en Acapulco le gritaba y le aventaba papeles. Por eso optamos porque Fernandito le acompañara para evitar la violencia”, dice. Luis Torreblanca González, ha denunciado a sus hijos por robo y despojo. Le faltaría agregar que, cuando dos o mas personas se unen para cometer un delito, a eso se le llama delincuencia organizada. Sus menores hijos. Su compañera. Él, y el Monte de Piedad a donde lleva sus cosas para tener algo con que vivir, saben que la lenta justicia está en manos del juez cuarto, Saúl Torres. “Esperamos que él aplique la justicia que anhelamos, no como el juez que llevó el caso de Mario Ramón Beteta en la ciudad de México. Según ya había una orden de aprehensión en contra de Zeferino y, de pronto, nada”. Hace dos semanas estuvo en Acapulco el dirigente del Partido Acción Nacional, Pablo Emilio Madero. Presentó como candidato a presidente municipal a Zeferino Torreblanca Galindo. De él dijo que el PAN lo postula porque “tiene calidad moral”. La denuncia en contra de los infames hijos ingratos tiene un número: TAB/CAZ/04/0034/2015. Luis Torreblanca González contra Zeferino, Luis, Alberto y Roxana Torreblanca Galindo. “Si de por si te vamos a dar algo asi como un golpe de estado”, es la frase que resuena en el recuerdo de Luis y Fernando. De Don Luis y Ángeles. El “golpe de estado” se lo dieron. ¿Calidad moral del candidato panista? En San Jerónimo, de donde es oriundo Don Luis, resuena y resuena famoso dicho: “hay que ser cuches, pero no tan trompudos”. http://www.sintesisdeguerrero.com.mx/regiones/region-acapulco/el-infame-despojo-del-candidato-del-pan-en-acapulco-a-su-padre/

Trayectoria[editar]

Participó desde joven en las organizaciones empresariales como la Concanaco y la Coparmex de Guerrero.

En 1993, y después de haber rechazado múltiples invitaciones a participar en el gobierno estatal a cargo de José Francisco Ruiz Massieu, contiende por primera vez por la presidencia municipal de Acapulco abanderado por el Partido de la Revolución Democrática, como candidato externo, contra Rogelio de la O Almazán por el Partido Revolucionario Institucional y Cuauhtémoc García Amor por el Partido Acción Nacional.

En 1994 se integra a la LVI Legislatura Federal vía la representación proporcional por el PRD. En 1996, participa nuevamente como candidato a la Presidencia Municipal, contra Juan Salgado Tenorio por el Partido Revolucionario Institucional y Enrique Caballero Peraza por el Partido Acción Nacional. Es hasta 1999, cuando obtiene el triunfo a la presidencia municipal de Acapulco de Juárez, cuando el Partido Acción Nacional en una coalición "de facto" no presenta candidato en Acapulco, lo que le permite sumar los votos necesarios para ganar.

Después de presidir el gobierno municipal de Acapulco, Zeferino. En el 2004, ganó la elección interna del Partido de la Revolución Democrática para elegir al candidato a la gubernatura y el 6 de febrero de 2005, consiguió un triunfo contundente en la elección constitucional contra Héctor Astudillo Flores del Partido Revolucionario Institucional y Porfiria Sandoval Arroyo del Partido Acción Nacional y lograr así convertirse en gobernador de Guerrero.

Gobernador de Guerrero[editar]

Poco tiempo después de llegar a la gubernatura, Torreblanca inició conversaciones de colaboración con Marta Sahagún, la esposa del presidente Vicente Fox para que, por medio de la Fundación Vamos México que aquélla encabezaba, intentar sacar al estado de Guerrero de la pobreza.

Se distinguió también por haber sido de los primeros gobernadores del PRD en reconocer el triunfo del panista Felipe Calderón Hinojosa en la elección presidencial de 2006, y en ofrecerse para colaborar con él.

Desde el inicio de su mandato, ha tenido que lidiar con niveles muy elevados de delincuencia organizada, en especial el narcotráfico, por lo que ha solicitado la intervención del ejército en el territorio de su estado. Después que fueron criticadas sus declaraciones a los medios, donde textualmente dijo: Ni quiero, ni puedo, ni tengo que combatir el narcotráfico.

Las desapariciones forzadas han aumentado también de manera especialmente grave, y los casos denunciados rebasan ya al conjunto de las cuatro administraciones que le precedieron. Según familiares de las víctimas, estas desapariciones no están relacionadas con el narcotráfico, sino con otra forma de delincuencia, relacionada quizás —según ellos— con la corrupción en los mandos policíacos.

Proyecto: Presa La Parota[editar]

El proyecto hidroeléctrico presa La parota está ubicado sobre el cauce del río Papagayo, a 30 kilómetros de Acapulco, y representará inversiones por poco más de 1,000 millones de dólares, generando 10,000 empleos directos e indirectos durante su construcción, según la Comisión Federal de Electricidad (CFE)(1).

El proyecto de la CFE implicaría la inundación de 17 mil hectáreas de selva, de 36 comunidades integradas en 16 núcleos agrarios y el desplazamiento directo de 25 mil personas e indirecto de 75 mil (3).

Zeferino Torreblanca se ha alzado como un entusiasta de la presa, participando en marchas, pero rechazando el diálogo con los comuneros, quienes se encuentran organizados y a la defensiva, pidiendo que se respeten los derechos constitucionales sobre sus tierras (3).


Predecesor:
René Juárez Cisneros
Gobernador de Guerrero
2005 - 2011
Sucesor:
Ángel Aguirre Rivero
Predecesor:
Ana María Castilleja Mendieta
Presidente Municipal de Acapulco de Juárez
1999 - 2002
Sucesor:
Alberto López Rosas

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]