Zardoz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Zardoz es una película estadounidense dirigida por John Boorman en 1974, filmada en Irlanda, en los Ardmore Studios en las montañas de Wicklow. Realizada con bajo presupuesto, pero con un alto contenido filosófico, Zardoz es una alegoría situada en un futuro post-apocalíptico. Trata temas como la inmortalidad, la oligarquía y la segregación social, haciendo continuas referencias a El Mago de Oz, todo lo anterior con cierta ironía.

Sinopsis[editar]

En el año 2293, una élite privilegiada de seres humanos que han descubierto como frenar a la muerte, vive aislada dentro de un valle del mundo de desolación en el planeta Tierra. En una burbuja llamada El Vórtex, los Elegidos viven una monótona y pacífica vida, en donde no envejecen y mueren, hasta que Zeta (Sean Connery), uno de los brutales elegidos por el dios Zardoz, un ídolo inventado por los habitantes elegidos que viven en el "El Vortex" para exterminar a los "brutales" que viven en los lugares remotos de la Tierra, evitar que se reproduzcan y pueblen la Tierra nuevamente, logra entrar en "El Vórtex" oculto dentro del ídolo, que le entrega a los "brutales" armas a cambio de granos y alimentos, puede volar y trasladarse por grandes distancias, y descubre que ambos, "elegidos" y "brutales" son los seres humanos, que quedaron dentro de "El Vortex" y los que viven fuera, cuando éste se creó hace cientos de años, estableciendo un sistema de vida y un orden establecido, que también era una forma de imposición a los habitantes elegidos que viven aislados.

Los elegidos que viven en la comunidad aislados, llamados también Eternos son supervisados ​​y protegidos de la muerte por el Tabernáculo, una inteligencia artificial que toma todas las decisiones por ellos, los mantiene y preserva de la muerte, los ayuda a resolver sus problemas, con unos anillos de cristal especiales que tienen en el dedo de su mano. Dada la vida útil ilimitada de los "Eternos", no se enferman, envejecen y mueren, los "Eternos" han crecido aburridos y su sociedad es moralmente corrupta, la inutilidad de la procreación ha hecho que los hombres sean impotentes y la meditación ha sustituido el sueño, otros caen en catatonia, formando el estrato social que los "Eternos" han llamado la "apáticos", seres que no tienen sentimientos, alegría o tristeza, y son mantenidos por otros "Eternos", que los alimentan con unos panes producidos del trigo en un moderno horno especial con hierbas y hojas de plantas medicinales.

Los "Eternos" pasan sus días dentro de El Vortex resguardando los vastos conocimiento de la humanidad (a través de un motor de búsqueda basado en reconocimiento de voz), hornean un pan especial para sí mismos de las entregas de granos de los brutales y participan en rituales comunales como mirarse el ombligo. Para poder dar más tiempo a la vida, "El Vórtice" ha desarrollado reglas sociales complejas, cuyas violadores son castigados con el envejecimiento artificial y viven aislados en un asilo de ancianos, donde deben padecer las limitaciones físicas de los ancianos.

Los que se oponen al orden establecido por la Inteligencia Artificial, creada por sus ancestros para cuidar a los Eternos que viven en El Vortex, son considerados delincuentes más extremos y están condenados a la vejez permanente, la condición de "renegados" de la comunidad de los Eternos, con un poder mental especial que tienen en unos anillos de cristal que están conectados con el Tabernáculo y los ayudan a resolver cualquier problema que tengan, como un ordenador personal en un anillo en el dedo de su mano, que aumenta sus poderes telepáticos y de comunicación entre ellos. Pero ninguno de los Eternos puede morir, si ellos de alguna manera se las arreglan para morir, por lo general a través de algún accidente fatal o suicidio, están capacitados para casi inmediatamente renacer en otro cuerpo sano, reproducido sintéticamente por la inteligencia artificial que es idéntico al cuerpo que acaba de perder, pero si viola las leyes de su sociedad, es reproducido con una vejez artificial, que aumenta sus años, incluso debe vivir como un anciano, sin poder morir como un castigo por ser un renegado.

Zeta es capturado por los "Eternos", llamado también Zed, es menos brutal y mucho más inteligente que los Eternos piensan. El análisis genético revela que Zed es el resultado final de los experimentos de larga duración de eugenesia, ideadas en forma secreta por Arthur Frayn - el dios Zardoz - que controlaba las imágenes del dios Zardoz, los outlands que se comunicaban con los exterminadores "brutales" con engaños y manipulaciones, coaccionando así a los "brutales" para abastecer con los granos a "El Vórtice". El objetivo oculto de Zardoz era crear un superhombre que penetraría "El Vórtex" para salvar a la humanidad de su irremediable forma de vida, estancada y aburrida, que permanece como un status quo sin poder avanzar más y como esclavos de la "inteligencia artificial".

Los análisis de las mujeres de las imágenes mentales de Zed anteriores, habían revelado que en las ruinas del viejo mundo, que parece devastado por una guerra o una plaga, Arthur Frayn primero alentó a Zed para aprender a leer, y luego lo llevó al libro El Maravilloso Mago de Oz, donde Zed finalmente entiende el origen del nombre de Zardoz - Mago de Oz - llevarlo a una verdadera conciencia de Zardoz, como un manipulador diestro en lugar de una deidad real, que engañaba a los "brutales" para matarlos. Zed se enfurece con este descubrimiento y por ésto decidió sondear los secretos más profundos de este enorme misterio, logrando entrar a la imagen del dios Zardoz oculto en los granos de trigo, con la colaboración de sus amigos "brutales", lo que demuestra un nivel de superación, despertar y mayor organización de ellos, para poder alcanzar un propósito mayor.

Entonces, Zeta ("Zeta de Zardoz") descubrirá que en su mundo no todo es lo que parece, para esto se entremezclaran sucesos anteriores a su llegada a "El Vórtex" con sus nuevas vivencias, donde Zeta fue manipulado y forma parte de una elaborada conspiración para destruir "El Vortex" desde adentro, desarrollada por algunos miembros de los elegidos "Eternos", que estaban cansados del sistema de vida y el orden establecido que existía en "El Vortex" y ayudar a los "brutales", que son engañados, manipulados y exterminados por algunos de los "Eternos", para poder terminar con la comunidad que tiene una monótona vida y ahora si lograr que sus miembros puedan morir.

Como Zed descubre la naturaleza de El Vórtex y sus problemas, los Eternos lo utilizan para luchar contra sus querellas intestinas, de los otros grupos enfrentados que viven dentro de la comunidad, liderados por una mujer llamada Consuella, pero los Eternos deciden finalmente matar a Zed y condenar a la vejez permanente, a su amigo anterior y mentalizador Arthur Frayn que está oculto en un museo que guarda esculturas antiguas y en donde se sospecha estaría oculto el Tabernáculo . Zed escapa con la ayuda de su amigo y mentalizador, absorbe todo el conocimiento de los "Eternos", incluido el de origen de "El Vortex", para tratar de encontrar y destruir el Tabernáculo, la inteligencia artificial que mantiene controlados a los "Eternos", porque ellos no tienen más información sobre el lugar dónde está, no recuerdan nada sobre su origen y no saben cómo desactivarlo, así fue establecido como una protección, por si alguien en el futuro quería destruir el orden establecido.

Zed se convierte en un líder y ayuda a los exterminadores "brutales" para que invadan El Vórtex, enfrentándose a la inteligencia artificial y destruyendo su base de datos, para destruir el domo que los mantenía aislados en el valle, y poder matar a la mayoría de los Eternos, que finalmente acogen la muerte en forma voluntaria, como una liberación de su existencia eterna, pero aburrido y en donde ellos se sentían manipulados. Algunos pocos Eternos logran escapar de la destrucción de El Vórtice, para salir a una nueva vida en el exterior, radicalmente como seres mortales compañeros entre los brutales que ya no son más engañados y manipulados por los habitantes de El Vortex. Al final Zed asimila todo el poder del Tabernáculo, pero decide no utilizarlo para dominar y manipular a la gente y escapa a un lugar desconocido.

Zardoz termina en una secuencia de imágenes sin palabras, acompañado por la música de el segundo movimiento sombría (allegretto) de la Séptima Sinfonía de Beethoven (fragmentos de los que se escuchan en toda la película). Zed y su mujer Consuella, vestidos con trajes a juego verdes y que hayan caído en el amor, a continuación, se sientan uno al lado del otro en la cabeza de piedra tallada dentro de una cueva y aumentan la edad en time-lapse. Aparece un bebé, madura y deja a sus padres. La pareja finalmente se descomponen en esqueletos y finalmente, no queda nada en el espacio, todo lo relacionado a El Vortex queda olvidado para siempre, pero permanecen repintados a mano, grabados en la pared el Webley-Fosbery, el revólver de Zed.