Zapatos colgantes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Zapatos colgantes en Edmonton, Alberta.
Zapatillas en cable en Distrito de Breña, Lima.

Los zapatos colgantes es el acto de colgar zapatos en líneas de teléfonos, electricidad y árboles entre otros lugares. Los zapatos son lanzados amarrados por los cordones y se enredan quedando colgados y expuestos.

Orígenes[editar]

Actualmente la práctica se atribuye en Estados Unidos como una moda de arte callejero o como manera de «marcar» territorios de pandilleros o venta de drogas. Con los años esta práctica de lanzar los zapatos se ha extendido desde los Estados Unidos hasta países sudamericanos como Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Argentina y más tarde con la proliferación de Internet hacia países europeos como Alemania, Gran Bretaña o España. Existen diferentes interpretaciones a cerca del significado de esta tendencias. Algunos señalan que los zapatos colgantes sirven para señalizar los lugares en los que se da el tráfico de drogas o donde se consumen dichas sustancias. Otros señalan que esta práctica es utilizada por los pandilleros para conmemorar a uno de sus miembros, que fue asesinado, o simplemente para delimitar sus límites o señalar las zonas en las que es fácil el acceso para llevar a cabo robos. Todo depende del tipo de calzado que se utilice.[1]

Además de estas interpretaciones muchos apuntan a que esta practica puede estar también relacionada con el final de los estudios o con un futuro matrimonio. Por otra parte muchos jóvenes siguen esta tendencia para anunciar a sus amigos la primera relación sexual. Otras explicaciones señalan esta tendencia como una practica llevada a cabo por simple aburrimiento o incluso para deshacerse de zapatos viejos y desgastados o como mera decoración. En cualquiera caso está claro que este fenómeno a dado lugar a las más diversas leyendas urbanas.[2]

En algunas zonas como Nueva Zelanda, el fenómeno de los zapatos colgantes se ha convertido en un deporte amateur. En algunas zonas rurales los agricultores compiten para lanzar las botas o zapatos lo más lejos o alto posible.

Además los militares suelen pintar sus botas de color amarillo o naranja y posteriormente las lanzan a tendidos eléctricos o cables del teléfono para simbolizar las zonas donde han sido asignados.

Otra leyenda peculiar sostiene que los zapatos que se cuelgan pertenecen a personas recientemente fallecidas, para informar de que alguien ha muerto en el seno familiar y cuando su espíritu se reencarne, éste podrá estar más cerca del cielo.[3]

Shoefiti[editar]

Shoefiti es un juego de palabras entre shoe (zapato) y grafitti, consiste en adornar las calles con los zapatos creando composiciones o juegos de colores.

Shoefiti es conocido también como el grafiti aéreo, consistente en colgar de los cables de la luz (en las calles) prendas de ropa, aunque inicialmente es una acción vinculada a zapatillas. Berlín es un centro de shoefiti.[4]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]