Yira, yira (canción)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
«Yira, yira»
Canción de Enrique Santos Discépolo
Publicación 1930
Género Tango
Duración 02:46
Escritor(es) Enrique Santos Discépolo

Yira, yira es un tango escrito con letra y música de Enrique Santos Discepolo en el año 1929. Este famoso tango ha sido interpretado por diversos artistas en distintos géneros musicales. La versión más famosa de esta canción fue hecha por Carlos Gardel, que la grabó también en 1930 para el cortometraje que lleva el mismo nombre dirigido por Eduardo Morera.

Significado[editar]

El título es una castellanización del italiano girare, que puede ser traducido como andar, callejear, en el sentido de buscar en vano.[1]

Censura[editar]

A partir de 1943 en el marco de una campaña iniciada por el gobierno militar que obligó a suprimir el lenguaje lunfardo, como así también cualquier referencia a la embriaguez o expresiones que en forma arbitraria eran consideradas inmorales o negativas para el idioma o para el país obligó a reformar algunos títulos y letras para permitir su difusión radiofónica y así Yira, yira pasó a llamarse Camina, camina.[2]

Las restricciones continuaron al asumir el gobierno constitucional del general Perón y en 1949 directivos de Sadaic le solicitaron al administrador de Correos y Telecomunicaciones en una entrevista que se las anularan, pero sin resultado. Obtuvieron entonces una audiencia con Perón, que se realizó el 25 de marzo de 1949, y el presidente —que afirmó que ignoraba la existencia de esas directivas— las dejó sin efecto.[3]

Filme[editar]

El 3 de mayo de 1931 se estrenó en el cine Astral el corto Yira, yira, dirigido por Eduardo Morera, junto a otra serie de quince cortos con Gardel y sus guitarristas Guillermo Barbieri y Ángel Domingo Riverol.

Versiones[editar]

Letra[editar]

Cuando la suerte qu’es grela

Fayando y fayando
Te largue parao...
Cuando estés bien en la vía,
Sin rumbo, desesperao...
Cuando no tengas ni fe,
Ni yerba de ayer
Secándose al sol...

Cuando rajés los tamangos
Buscando ese mango
Que te haga morfar...
La indiferencia del mundo
Que es sordo y es mudo
Recién sentirás.

Verás que todo es mentira
Verás que nada es amor
Que al mundo nada le importa
Yira... yira...

Aunque te quiebre la vida,
Aunque te muerda un dolor,
No esperes nunca una ayuda,
Ni una mano, ni un favor.

Cuando estén secas las pilas
De todos los timbres
Que vos apretás,
Buscando un pecho fraterno
Para morir abrazao...
Cuando te dejen tirao,
Después de cinchar,
Lo mismo que a mí...

Cuando manyés que a tu lado
Se prueban la ropa
Que vas a dejar...
Te acordarás de este otario
Que un día, cansado,

Se puso a ladrar.
Yira, yira, 1929 (Enrique Santos Discépolo)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Yira yira - Todotango. com
  2. Ferrari, Gonio. «La Censura en el Tango». Archivado desde el original el 13 de octubre de 2017. Consultado el 29 de febrero de 2016. 
  3. Horvath, Ricardo (2006). Esos malditos tangos. Buenos Aires: Editorial Biblos. p. 135. ISBN 950-786-549-7. 

Enlaces externos[editar]

Yira, yira en YouTube