Wikipedia:Maldición de los bibliotecarios

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Existen rumores entre los wikipedistas acerca de la propensión que tienen los bibliotecarios a sufrir una grave y probablemente irreversible maldición. Poco después de su nominación al cargo, comienza a surtir efecto, en un principio como una reducción de las ediciones en el espacio de nombres principal y un aumento en el de discusiones. En el segundo estadio, el bibliotecario ya no edita artículos y apenas participa en votaciones o discusiones generales. En la etapa principal, el afectado prácticamente desaparece de Wikipedia, realizando apenas contribuciones mínimas ocasionales. La maldición se completa con su ausencia total.

La conclusión es que los buenos editores, a punto de ser candidatos a bibliotecarios, se van transformando paulatinamente en usuarios ausentes a causa de la maldición. Algunos usuarios aseguran que la forma de evitar que ocurra el proceso es no nominar más candidatos a bibliotecarios o no votar a favor de los que sean presentados. Ciertos usuarios con un número alto de ediciones se niegan rotundamente a convertirse en bibliotecarios por el miedo que les causa este mal.

Sin embargo, hay quienes son capaces de seguir haciendo contribuciones de valor a pesar del nombramiento, mostrando cierta clase de inmunidad. De todos modos, la fe en la filosofía wiki no parece ser una salvaguardia contra los efectos de la maldición.

Hay quienes piensan que la situación se debe simplemente al hecho de que llegar a ser un bibliotecario de Wikipedia es una de las cosas más importantes del mundo y quien lo logra ya se siente completamente realizado.

Uno de los síntomas de la inminencia de una crisis nerviosa es la creencia de que el trabajo que hacemos es terriblemente importante.

Alegoría[editar]

Se puede hacer un símil entre estos sucesos; y la alegoría de la fuente de leche:

Érase una vez un rey muy bondadoso y sabio. Para aplacar el hambre de los niños, decidió crear una fuente de la que manase leche. Sabiendo que no era posible que la leche brotara de ella de modo natural, decretó que todos sus súbditos contribuyeran con un litro.
De este modo, las personas comunes también ayudarían, aportando una cuota de esfuerzo y aquellos que recibiesen el beneficio, aprenderían el valor de la generosidad y también que hace falta el trabajo de todos para un bien mayor.
Y aconteció que llegó el gran día de Inauguración de la Fuente.
Pero, en vez de leche, brotó tan solo agua...
¿Qué había pasado? ¿Acaso los dioses estarían en contra de los designios del rey? ¿La piedra de la que se había hecho la fuente sería capaz de transformar la leche en agua? ¿El recinto estaría maldito?
¿O sería que todos pensaron: «Como todo el mundo va a traer leche, si llevo un litro de agua, nadie va a notar que está diluida»?

Víctimas[editar]

Quienes se descubran contaminados, anoten su nombre en la siguiente lista para evitarlos a todo trance:

  1. <Escribe tu nombre al final de la lista, oh desdichado>

Curados[editar]

Si alguien lograra superar la maldición, POR FAVOR, anotarse aquí:

  1. <Los salvados, anotarse aquí>