Vuelo 858 de Korean Air

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vuelo 858 de Korean Air
Fecha 29 de noviembre de 1987
Causa Atentado terrorista
Lugar Océano Índico - Mar de Andamán
Coordenadas 14°33′00″N 97°23′00″E / 14.55, 97.3833Coordenadas: 14°33′00″N 97°23′00″E / 14.55, 97.3833
Origen Aeropuerto Internacional de Bagdad, Irak
Última escala Aeropuerto Internacional Don Mueang, Tailandia
Destino Aeropuerto Internacional de Gimpo, Corea del Sur
Fallecidos 115
Heridos 0
Implicado
Tipo Boeing 707
Operador Korean Air
Registro HL-7406
Pasajeros 104
Tripulación 11
Supervivientes 0
[editar datos en Wikidata]

El Vuelo 858 de Korean Air fue un Boeing 707 con registro HL-7406 que cubría el vuelo entre los aeropuertos de Bagdad, Iraq y Gimpo en Corea del Sur con escalas en el Aeropuerto Internacional de Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos y el Aeropuerto Internacional Don Mueang de Tailandia. El vuelo se estrelló el 29 de noviembre de 1987 tras explotar sobre el Mar de Andamán, matando a 115 personas a bordo.

Causa[editar]

Dos agentes norcoreanos habían abordado el avión en Bagdad y se habían marchado durante su parada en el Aeropuerto Internacional de Abu Dabi habiendo dejado una bomba con temporizador en uno de los compartimentos elevados. Fueron detenidos cuando ellos intentaban dejar Baréin usando pasaportes japoneses falsos. Al ser capturados, los sospechosos tragaron cápsulas de cianuro. El hombre, más tarde identificado como Kim Sung-il de 70 años, murió al instante, la sospechosa, Kim Hyon-hui de 26 años, sobrevivió.[1]​ Según lo tratado en una reunión de Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el 15 de diciembre de 1987 Kim Hyon-hui es llevada a Seúl donde se repuso del veneno y después dio declaraciones públicas y a la prensa internacional.

Declaraciones[editar]

Kim Hyon-hui reconoció ser agente de espionaje de Corea del Norte al conocer de la vida en Corea del Sur comprendió que había sido " explotada como un instrumento para actividades norcoreanas terroristas ", e hizo una confesión detallada y voluntaria, en la que explicó la secuencia de sus viajes bajo la dirección de agentes norcoreanos de Pyongyang vía Moscú, Budapest, Viena, Belgrado, llegando a Bagdad. El camino para la fuga debía ser del Abu Dabi vía Roma, pero fue desviado a Bahráin debido a complicaciones de visado.

En enero de 1988, Kim Hyon-hui anunció en una rueda de prensa llevada a cabo por la agencia para el planeamiento de la seguridad nacional, la agencia de servicios secretos surcoreana, que ella y su compañero habían dejado una radio que contenía 350 gramos de C-4 (explosivo) y una botella de licor que contenía aproximadamente 700 ml de explosivo (PLX) en uno de los compartimientos de arriba de la cabina de pasajeros del avión.

Propósitos del atentado[editar]

Kim Hyon-hui expresó remordimiento en sus acciones y pidió el perdón de las familias de los que habían muerto. También declaró ser solicitada para el atentado, por el hijo del presidente norcoreano Kim Il-sung, que tenía previsto desestabilizar al gobierno de Corea del Sur e interrumpir elecciones próximas y sabotear a los turistas y equipos deportivos de visitar los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.[2]

En 1989 Kim Hyon-hui es condenada a muerte pero fue perdonada por el presidente Roh Tae-woo. En 1993, publicó el libro Las lágrimas de mi alma (The Tears of My Soul), en el que cuenta cómo la entrenaron mientras era una agente de espionaje norcoreana y los detalles del atentado al vuelo 858 de Korean Air. En un gesto de la contrición para su crimen, ella donó todos los ingresos de este libro a las familias de las víctimas del vuelo 858.[3]​ Actualmente vive en Corea del Sur.

Acusaciones[editar]

El Departamento de Estado de los Estados Unidos se refiere específicamente al atentado al vuelo 858 como “acto terrorista”, y hasta 2008 señaló a Corea del Norte acusándola de ser patrocinador del terrorismo de estado, basado en los resultados de la investigación surcoreana.[4]

La acción fue discutida largamente en por lo menos dos reuniones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas donde las declaraciones y la evidencia fueron contundentes y comunicadas a la opinión pública, pero no se aprobó ninguna fuerte resolución.

Referencias[editar]

  1. «Suspect in Korean Crash Recovers From Poisoning». The New York Times. 6 de diciembre de 1987. 
  2. French, Paul. North Korea: The Paranoid Peninsula: A Modern History, p. 244. Zed Books (2007), ISBN 1-84277-905-2
  3. Kim Hyun Hee. The Tears of My Soul. William Morrow & Co, 1993, ISBN 978-0-688-12833-3
  4. Country Reports on Terrorism 2004