Vox (partido político)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Vox (España)»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Vox
VOX logo.svg
Presidente Santiago Abascal
Vicepresidente Jorge Buxadé
Javier Ortega Smith
Reyes Romero
Secretario/a general Ignacio Garriga
Portavoz en el Congreso Iván Espinosa de los Monteros
Fundación 17 de diciembre de 2013
Escisión de Partido Popular[1][2][3]
Ideología Ultraconservadurismo[4][5]
Ultranacionalismo[6][7][8][9][10]
Antiinmigración[11]
Anti-LGBT[12][13]
Centralismo administrativo[14]
Conservadurismo[15][16]
Liberalismo económico[9][17]
Conservadurismo nacional[18]
Proteccionismo[19]
Populismo de derechas[20]
Democracia Directa
Euroescepticismo[16][21][22]
Nacionalismo español[23][24][25][9]
Véase Ideología
Posición Derecha[n. 1]​ a extrema derecha[n. 2]
Sede Calle Bambú, 12
28036, Madrid[26]
País EspañaBandera de España España
Colores      Verde (#63BE21)
Think tank Fundación Disenso
Organización
juvenil
VOX Jóvenes
Afiliación europea Partido de los Conservadores y Reformistas Europeos[27]
Grupo parlamentario europeo Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos[28]
Membresía 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado62 374 militantes (31 de diciembre de 2020)[29]
Congreso de los Diputados
52/350
Parlamentos autonómicos
81/1268
Alcaldes
5/8122
Concejales
525/67 121
Senado
3/265
Europarlamento
4/59
Publicación La Gaceta de la Iberosfera
Sitio web www.voxespana.es

Vox («voz» en latín)[30][n. 3][n. 4]​ es un partido político español de ideología ultraconservadora[5][4]​ y ultranacionalista[7][8][9][10]​ fundado el 17 de diciembre de 2013. Vox está calificado por especialistas[n. 5]​ como un partido de ultraderecha,[n. 6]​ de derecha radical populista[n. 7]​ o de extrema derecha.[n. 8][n. 2]​ Sin embargo, algunos medios de tendencia conservadora prefieren referirse al partido como un partido de derecha.[n. 1]​ El presidente del partido es Santiago Abascal, sus vicepresidentes son Jorge Buxadé, Reyes Romero[77]​ y Javier Ortega Smith, y su secretario general es Ignacio Garriga.[78]

A nivel de la Unión Europea, Vox es miembro del Partido de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), un grupo parlamentario europeo menos radical que el ultraderechista[79]Identidad y Democracia (ID), en el que Vox declinó la invitación a integrarse.[80]

Historia

Fundación y primera crisis

El origen de Vox se remonta a la plataforma reconversión.es fundada en julio de 2012 y promovida por un colectivo del que formaban parte cuadros y militantes del Partido Popular entre los que se encontraban Alejo Vidal-Quadras (conocido anticatalanista),[81]Santiago Abascal (entonces presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, DENAES) y José Antonio Ortega Lara. La plataforma proponía llevar a cabo un proceso de recentralización que acabara con el Estado de las Autonomías.[82]

Vox se registró como partido político el 17 de diciembre de 2013, [83]​ el mismo día en que quien después sería su presidente, Santiago Abascal, disolvió la fundación pública creada por el gobierno de Esperanza Aguirre (PP) llamada Fundación para la Defensa de la Nación Española.[84]​ Vox surgió entre algunos de los críticos socialconservadores de Rajoy en el seno del PP, erosionado por la crisis económica,[85]​ e inició su andadura con el objetivo de «recoger el voto de la derecha desencantada con las políticas del PP».[86]​ Desde el principio contó con el apoyo decidido de la plataforma activista ultracatólica HazteOír, que acogió la rueda de prensa[87]​ con la que el 16 de enero de 2014 Vox se presentó ante los medios de comunicación a través de sus dirigentes Cristina Seguí, José Antonio Ortega Lara, José Luis González Quirós, Santiago Abascal e Ignacio Camuñas.[88]

Como ha destacado Carles Ferreira, de la Universidad de Kent, los fundadores de Vox, «próximos al expresidente José María Aznar», «criticaban al PP de Rajoy por ser demasiado moderado en cuestiones como los valores tradicionales, la unidad nacional o la libertad económica. La expresión que hizo fortuna más tarde, ya creado Vox, fue la de referirse al PP como "la derechita cobarde". Implícitamente reivindicando estar a la derecha de los populares —por el supuesto viaje al centro de éstos últimos— evitaron, sin embargo, situarse al lado de la ultraderecha y preferían llamarse a sí mismos "el centro-derecha nacional". Su primer manifiesto, en este sentido, se formuló en términos relativamente aceptables para el gran público al declarar que Vox era un proyecto que tenía por objetivos "cohesionar la Nación, conseguir la eficiencia del Estado, mejorar la calidad de las instituciones, garantizar la honradez de los responsables públicos e impulsar el crecimiento económico en beneficio de todos los ciudadanos"».[89]

Resultados de Vox por comunidades autónomas en las elecciones europeas de 2014

Alejo Vidal-Quadras, que el 27 de enero de 2014 abandonó el PP para unirse a Vox,[90]​ resultó elegido a través de primarias presidente del partido y cabeza de lista para las elecciones al Parlamento Europeo de mayo.[91][83]

En dichas elecciones europeas quedó en undécima posición, con 0Expresión errónea: palabra «votos» desconocida.Expresión errónea: palabra «votos» desconocida246 833 votos (un 1,57 % del total), a unos &&&&&&&&&&&01500.&&&&&01500 votos de conseguir un escaño.[92]​ Tuvo sus mejores resultados (en porcentaje de votos) en la ciudad autónoma de Melilla con un 5,96 % de los votos y en la Comunidad de Madrid con un 3,64 % (&&&&&&&&&&080557.&&&&&080 557 votos). Por el contrario, los peores resultados fueron en Cataluña con un 0,31 % de los votos y en el País Vasco con un 0,55 %.[92]​ Ante este fracaso, Vidal-Quadras se desvinculó del partido y José Luis González Quirós empezó a ejercer sus funciones de forma provisional.[93]

Después, durante el verano, el partido sufrió una crisis interna,[94]​ abandonando Ignacio Camuñas, Cristina Seguí, María Jesús Prieto Laffargue y el propio Vidal-Quadras el Comité Ejecutivo Nacional.[95]​ Vidal-Quadras alegó cuando abandonó el partido que no quería contribuir a la dispersión del voto de la derecha ante el emergente «extremismo de izquierda de tintes totalitarios», en clara alusión al auge de Podemos.[89]​ El 26 de julio se celebró una Asamblea para dar forma a unos nuevos estatutos.[94]

Elección de Santiago Abascal

El 20 de septiembre de 2014 Santiago Abascal fue elegido por mayoría de 1010 votos ante 99 de Ludovico López Cadé[96]​ como nuevo presidente de la formación y se ratificaron los nuevos estatutos.[94]​ Un mes después, se celebraron elecciones a los comités ejecutivos provinciales.[97]

El 24 de febrero de 2015 el partido Derecha Navarra y Española se integró en Vox, pasando a denominarse Vox Navarra y manteniendo a Nieves Ciprés como presidenta de la nueva estructura organizativa.[98]

En las elecciones al Parlamento de Andalucía de marzo de 2015, Vox no obtuvo representación, con 18 017 votos (un 0,45 % del total), acabando como novena fuerza.[99]​ En las elecciones autonómicas del 24 de mayo de 2015 Vox se presentó en 9 comunidades autónomas de las 13 en las que se celebraban elecciones (Asturias, Cantabria, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana y Canarias), y en una de las dos ciudades autónomas (Ceuta); sin embargo no obtuvo representación en ninguna autonomía, obteniendo sus mejores resultados en Ceuta con un 1,27 % de los votos y en la Comunidad de Madrid con 37 043 votos (un 1,17 % del total). En las elecciones municipales, Vox se presentó en más de 120 municipios, y finalmente obtuvo un total de 22 concejales y 2 alcaldías en un total de 13 municipios en toda España.[100][101]

El 27 de junio de 2015, el partido realizó unas primarias entre sus afiliados para definir al candidato para las elecciones generales de 2015. Triunfó Santiago Abascal, con el 83,84 %, frente al 15,56 % obtenido por Carmelo González.[102]

En las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 Vox presentó candidatura en 31 circunscripciones.[cita requerida] La candidatura obtuvo un total de &&&&&&&&&&057753.&&&&&057 753 votos (0,23 %) en las elecciones al Congreso, no logrando de esta forma ningún escaño de diputado.[103]​ Tampoco obtuvo representación en el Senado.[104]

El 5 de marzo de 2016 Santiago Abascal fue reelegido presidente en la Asamblea Extraordinaria con el apoyo del 98 % de la militancia.[105]

En mayo de 2016 una colección de militantes del partido, entre los que se encontraban Javier Ortega (secretario general del partido) y Nacho Mínguez (presidente de Vox Madrid), entraron en Gibraltar y desplegaron una bandera española en el lado norte del peñón, consiguiendo huir a nado el primero y siendo detenido el segundo.[n. 9]

Aparición mediática y ascenso electoral

2017

Según Carles Ferreira, el punto de inflexión en la progresiva radicalización de Vox se produjo en enero de 2017 cuando participó en el encuentro de la derecha populista radical europea en Alemania.[108]​ La cumbre euroescéptica tuvo lugar en Coblenza, donde Santiago Abascal mantuvo contactos con líderes de la extrema derecha europea como Marine Le Pen (FN); Frauke Petry (AfD) o Geert Wilders (PvV).[109][110]​ En abril del año siguiente los dirigentes de Vox también se entrevistaron con Steve Bannon, jefe de estrategia de Donald Trump, quien, según Carles Ferreira, «claramente identificó a Vox con la tendencia de la nueva derecha en Europa».[111]

Abascal, durante un acto del partido en Vistalegre en octubre de 2018.

Otro elemento clave en la radicalización de Vox fue su posicionamiento absolutamente en contra del proceso soberanista de Cataluña. Vox desempeñó un papel activo en el ámbito judicial, y presentó diversas querellas criminales contra políticos independentistas catalanes.[112][n. 10]​ A causa de la convocatoria del referéndum del 1 de octubre por parte del ejecutivo catalán y de la proclamación de la República Catalana el 27 de octubre de 2017, Vox se personó como acusación popular contra el antiguo ejecutivo autonómico y la mesa del Parlamento de Cataluña.[115]

2018

A lo largo de 2017 y 2018, Vox incorporó al partido a algunos cargos electos no adscritos provenientes de Ciudadanos (Cs) y del Partido Popular (PP), como la concejala del Ayuntamiento de Jaén Salud Anguita electa por Cs o el diputado en la Asamblea de Extremadura Juan Antonio Morales, antiguo preboste del PP extremeño y caballero de honor de la Fundación Nacional Francisco Franco.[116][n. 11]

La irrupción mediática de Vox tuvo lugar el 7 de octubre de 2018 cuando celebró un gran acto del partido con más de &&&&&&&&&&&09000.&&&&&09000 asistentes en el Palacio Vistalegre de Madrid,[119]​ al que acudieron, entre otros, el torero Morante de la Puebla, el escritor Fernando Sánchez Dragó, Salvador Monedero, y los periodistas Luis del Pino y Hermann Tertsch.[120][n. 12]

Solo dos meses se inició el gran ascenso electoral de Vox.[123]​ El 2 de diciembre de 2018, se celebraron elecciones al Parlamento de Andalucía. La candidatura de Vox obtuvo 12 escaños y cerca del 11 % de los votos.[124]​ En concreto, Vox obtuvo su mayor éxito en los municipios con una fuerte inmigración de fuera de la Unión Europea, como en El Ejido, pero no en todos ellos porque, según la politóloga Beatriz Acha, «no sería el contacto directo y cercano con la población inmigrante lo que motivaría el voto a este partido, sino la percepción negativa del fenómeno», como lo demostraría los votos que recibió en los barrios con rentas medias y altas de las ciudades, en los que no suele haber inmigrantes.[125][126][127]​ Con los resultados Vox se significó en la prensa como el primer partido de extrema derecha con representación en un parlamento autonómico español.[128][129][130]​ Como ha destacado Beatriz Acha, gracias a «sus espectaculares resultados» en las elecciones andaluzas «Vox se hizo conocido de la noche a la mañana en todo el país».[131]

2019

El 23 de febrero de 2019, los afiliados del partido aprobaron por mayoría absoluta una reforma propuesta de los estatutos suprimiendo el procedimiento de primarias; según Abascal para controlar a los «arribistas» e «infiltrados».[132]

El gran salto a la política nacional se produjo el 28 de abril de 2019, cuando Vox logró el 10,26 % de los votos en las elecciones generales celebradas ese día, y entró por primera vez en el Congreso con 24 diputados.[133]​ En las elecciones autonómicas del mes siguiente Vox logró el 10,44 % de los votos y 10 diputados en las elecciones a las Cortes Valencianas.[134]

Tras celebrarse las elecciones al Parlamento Europeo de 2019, Vox anunció el 13 de junio que sus tres eurodiputados (cuatro tras consumarse el Brexit) se integrarían en el Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos del que forman parte los partidos de ultraderecha PiS, Foro para la Democracia (FvD), Demócratas de Suecia, Organización Revolucionaria Interna de Macedonia – Movimiento Nacional Búlgaro, Solución Griega, Hermanos de Italia y Alianza Nacional (Letonia).[135][136]​ Tras sus buenos resultados en la Región de Murcia Vox consiguió que en septiembre de 2019 se implantara allí el pin parental.[137]

Participante en el acto del Día de la Constitución de 2020 celebrado por Vox en Barcelona.

La consolidación definitiva de Vox se produjo en las elecciones de noviembre en las que consiguió doblar el número de diputados. Logró el 15,09 % de los votos y 52 diputados en el Congreso.[138]

2020

El 7 de marzo de 2020 Santiago Abascal fue reelegido presidente por cuatro años más durante el congreso celebrado en Vistalegre (Madrid).[139]

En septiembre de 2020, Vox anunció la creación de un sindicato, de nombre «Solidaridad» –mismo nombre que el sindicato polaco anticomunista Solidarność– con la intención de atraer el voto obrero a su formación.[140][141][142][143]​ También anunció la creación de su propia fundación, llamada Fundación Disenso.[144][145]

En octubre de 2020 Vox solicitó la intervención del Ejército y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para frenar la llegada de inmigrantes irregulares a las islas Canarias.[146]​ La Armada Española respondió, recordando que "sus buques deben rescatar a las pateras, no bloquearlas"[147]​ y que "hay cualquier barco de guerra de España se encuentra con una patera en una situación en donde la vida de los que están en ella está en peligro, su obligación de todo tipo es rescatarlos, y eso es lo que se haría".[148]

En el año 2020, el grupo parlamentario Vox se convirtió en el más activo del Congreso de los Diputados al registrar un total de 1337 propuestas, siendo la más destacada la moción de censura con Santiago Abascal como candidato, que no logró el apoyo de ningún otro grupo.[149]

2021

Tras las elecciones autonómicas catalanas de 2021, la Fiscalía abre una investigación por delito de odio al partido, tras los mensajes de "Stop Islamización" durante la campaña electoral.[150]

En las elecciones a la Asamblea de Madrid de 2021 celebradas el 4 de mayo Vox utilizó un cartel muy polémico en el que aparecían los rostros de un joven enmascarado con los ojos pixelados y el de una anciana con el rótulo entre ambos: «Un mena 4700 euros al mes. Tu abuela 426 euros de pensión/mes», datos que fueron desmentidos por la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid.[151]​ El cartel fue denunciado ante los tribunales por incitar al odio hacia ese colectivo, pero el 5 de julio la Audiencia Provincial de Madrid no lo consideró delictivo. En su resolución el tribunal alegó que los «menas» (menores extranjeros no acompañados) representan «un evidente problema social y político».[152]​ El posterior recurso de la Fiscalía contra el archivo de las diligencias abiertas también fue desestimado por la Audiencia Provincial de Madrid.[153]

En agosto de 2021, la diputada de Vox en las Corts Valencianes solicitó su salida del grupo parlamentario por discrepancias ideológicas y por sentirse constantemente ninguneada.[154]

2022

El 29 de enero de 2022 Vox fue el anfitrión de una cumbre de la ultraderecha europea con la finalidad de unificar los dos grupos del Parlamento Europeo en que se encuentra dividida (Identidad y Democracia y Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, este último al que pertenece Vox) pero no se logró alcanzar ese objetivo aunque sí se dio un paso adelante con la creación de una «oficina de coordinación» entre los dos grupos para votar conjuntamente en determinados temas. La cumbre tuvo lugar en plena crisis ruso-ucraniana de 2021-2022 sobre la que Santiago Abascal evitó pronunciarse remitiéndose al comunicado final que recogía un acuerdo de mínimos entre atlantistas, encabezados por el PiS, y prorrusos encabezados por el Fidesz: «Las acciones militares de Rusia en la frontera oriental de Europa nos han conducido al borde de una guerra».[155]

El 10 de marzo de 2022 Vox ocupó por primera vez la presidencia de un parlamento autonómico en virtud del pacto alcanzado con el PP de Castilla y León para gobernar conjuntamente esa comunidad autónoma (Vox ocupará la vicepresidencia y tres consejerías). En el programa de legislatura acordado se recogen varios de los puntos del ideario de Vox como las referencias a la «violencia intrafamiliar», a la «inmigración ordenada» o la reivindicación de «nuestra historia común, entendida como elemento integrador para la reconciliación, combatiendo cualquier intento de quienes tratan de utilizarla para dividir a los españoles».[156]

El 1 de abril de 2022 se celebró por vía telemática la Asamblea General Ordinaria de Vox en la que nadie se opuso a la propuesta de la dirección de que los delegados provinciales sean designados por el Comité Ejecutivo Nacional y no elegidos mediante primarias como hasta entonces.[157][158]

En febrero se 2022 estallaba una crisis dentro del Partido Popular a causa de un intento fallido del secretario general Pablo Casado de echar a Isabel Díaz Ayuso por un contrato millonario del cual se beneficiaba el hermano de la presidenta madrileña.[159][160]​Este hecho provocó una subida de Vox, que llegó a estar en algunos sondeos como segunda fuerza política, logrando el sorpasso al PP. Incluso pasados unos meses ambos partidos de derecha parecían igualar resultados en los sondeos, aunque como se preveía, poco a poco el PP remontaría.[161]

El 20 de abril de 2022 Vox entró a formar parte de un gobierno por primera vez en su historia. Ese día tuvo lugar la toma de posesión de los cuatro representantes de Vox en el gobierno autonómico de Castilla y León: el vicepresidente Juan García-Gallardo y los consejeros de Cultura, Gonzalo Santonja; de Agricultura, Gerardo Dueñas; y de Industria y Empleo, Mariano Veganzones.[162]

El 19 de junio de 2022 Vox llegaba a las elecciones en Andalucía con Macarena Olona al frente y con el objetivo de formar gobierno con Juanma Moreno, al frente del PP andaluz.[163]​ Vox mejoró sus resultados logrando 14 escaños (2 más que en las elecciones anteriores), pero la inesperada mayoría absoluta de Moreno evitó que Vox pudiera siquiera intentar formar parte del gobierno andaluz. Además la victoria aplastante del PP hizo que ganasen más apoyos por parte de votantes socialistas y de Vox, haciendo bajar al partido de Santiago Abascal en los sondeos a niveles de las elecciones generales de 2019.[164][165]

Ideología

Entrevista a Santiago Abascal durante la V Marcha por la Vida; Iván Espinosa de los Monteros al fondo en segundo plano, 2014

Los politólogos e historiadores que han estudiado la ideología de Vox coinciden en situarla en la extrema derecha o ultraderecha (o derecha radical).[32][166][35][43][44][45][36][167][42][168][41][169][170][171][38][37]​ Entre los rasgos que la identifican como ultraderecha o extrema derecha (o derecha radical) estos expertos (Cas Mudde, Universidad de Georgia; Xavier Casals, Universidad Ramon Llull; Beatriz Acha, Universidad Pública de Navarra; Cristina Monge, Universidad de Zaragoza; Jorge Urdánoz, Universidad Pública de Navarra; Steven Forti, Universidad Autónoma de Barcelona; Emilio Gentile, Universidad de Roma La Sapienza; Carles Ferreira, Universidad de Kent; Eva Anduiza, Universidad Autónoma de Barcelona; Louie Dean Valencia-García, Centre for Analysis of the Radical Right; Stuart J. Turnbull-Dugarte, Universidad de Southampton; José Rama, King's College de Londres; Andrés Santana, Universidad Autónoma de Madrid; Anne Applebaum, Instituto Legatum de Londres; Joan Maria Thomàs, Universidad Rovira i Virgili; Millán Arroyo, Universidad Complutense de Madrid; Belén Fernández, Universidad de La Coruña; y Mateo Ballester, Universidad Complutense de Madrid) han señalado los siguientes:

  • Ultranacionalismo (o «ultra-españolismo»).[172][173][174][175][176][177]​ Según la politóloga Beatriz Acha, «el ultranacionalismo es el hilo que cose sus propuestas, y que vincula a Vox con el ideario de otras formaciones de ultraderecha española y europea». Acha recuerda que ese fue el motivo por el que nació Vox: «la supuesta debilidad mostrada por los dirigentes populares hacia los nacionalismos de ámbito no estatal» (de hecho al principio Vox se llamó a sí mismo el «centro-derecha nacional»).[178][89]​ «Un desacomplejado nacionalismo español vertebra y está constantemente presente en el discurso, las propuestas y la escenografía de Vox», subraya Carles Ferreira.[179]​ «Nacionalismo español sin complejos», subraya Joan Maria Thomàs.[180]Anne Applebaum y Xavier Casals coinciden en recordar que el primer lema de campaña utilizado por Vox fue Hacer a España grande otra vez, copiado del Make America Great Again de Donald Trump.[169][181]​ Vox considera que la unidad nacional española está amenazada por los nacionalismos periféricos[179][182]​ (Iván Espinosa de los Monteros le dijo a Anne Applebaum: «Nadie cuestiona la nación en otras partes del mundo, nadie cuestiona tus instituciones básicas, tu bandera, tu himno, tu presidente, tus instituciones democráticas, tu Tribunal Supremo. Estas son cosas que no se cuestionan en ninguna otra parte del mundo»).[169]​ Como solución Vox propone acabar con el Estado de las Autonomías[181]​ y establecer «un Estado fuerte» centralizado («Un solo Gobierno y un Parlamento para toda España»)[183][184]​ al servicio de las necesidades de la nación española, entendida esta no como el conjunto de los ciudadanos españoles sino de forma «esencialista» al incluir también a las generaciones muertas y a las que aún no han nacido.[185]​ Así, Vox defiende la «España viva» que contrapone a la «anti-España» (los «separatistas» y los «comunistas»).[186]​ En este sentido, sus miembros se reivindican a ellos mismos como «la resistencia ante la estrategia planificada de liquidar nuestra nación», porque como dijo uno de los oradores del mitin de Vistalegre de 2018, España «ni se discute ni se cuestiona: se defiende y se honora. La nación nos llama».[179]​ Según Carles Ferreira, «el objetivo [de Vox] es alcanzar un Estado monocultural y mononacional» y para ello se propone suprimir «los proyectos nacionales alternativos de las minorías catalana y vasca».[187]​ Y por eso defiende la ilegalización de los partidos y organizaciones que «persigan la destrucción de la unidad territorial de la Nación y de su soberanía»,[179][188][189][190]​ además de dotar de la «máxima protección legal a los símbolos de la nación», especialmente el himno, la bandera y la Corona, [191][190]​ aseverando que «ninguna afrenta a ellos debe quedar impune». Y también la lengua española. Por eso Vox se opone al bilingüismo en los territorios que cuentan con lengua propia:[188][190]​ «No vamos a consentir que conviertan a nuestro país, a nuestra nación, en una torre de Babel», se afirma en uno de sus manifiestos. [179]​ También se propone un «plan integral para el conocimiento, difusión y protección» de la identidad nacional y de la aportación de España a la civilización y a la historia universal, con especial atención a las gestas y hazañas de nuestros héroes nacionales».[192]​ Todo ello responde a una concepción de la españolidad «fuertemente arraigada en mitos etnonacionales» como la colonización de América o la Reconquista (en la campaña de las elecciones andaluzas de 2018 Vox publicó un video en el que aparecía Santiago Abascal montando a caballo, recreando la expulsión medieval de los musulmanes de España, al ritmo de la banda sonora de El señor de los anillos).[169]​ La definición monocultural de la nación española también tiene como consecuencia el rechazo radical al multiculturalismo y la crítica a la sociedad abierta.[193][194]​ Asimismo el ultranacionalismo de Vox le lleva a anteponer «las necesidades de España y de los españoles a los intereses de oligarquías, caciques, lobbys u organizaciones supranacionales», como se dice en uno de sus programas.[195]​ Así, Abascal pidió «a la Unión Europea y a cualquier otra institución internacional respeto por nuestra soberanía, identidad y leyes».[196]​ De ahí que Vox se identifique con las posiciones euroescépticas, como las que defiende el grupo de Visegrado (la primacía de los Estados sobre la Unión).[181][197]​ Por otro lado, además de la oposición al Estado de las Autonomías, Vox ha asumido otros temas de la extrema derecha tradicional, como el irredentismo sobre Gibraltar o la exaltación de la españolidad de Ceuta y Melilla,[181][198]​ ciudades donde propone construir un «muro infranqueable» para detener la «invasión migratoria».[199]
  • Nativismo.[175][200][201]​ «La combinación de una posición etnonacionalista con un mensaje xenófobo es lo que convierte a Vox en una organización nativista», afirma Carles Ferreira.[193]​ Sin embargo, la retórica xenófoba es menos acusada en Vox que en otros partidos europeos de extrema derecha, puntualiza Beatriz Acha.[202]​ Según Ferreira, «Vox expresa una ideología nativista basada en la lucha contra los enemigos internos —el “separatismo”— y contra los enemigos externos —los “globalistas” y la inmigración, especialmente la musulmana—».[187]​ «[Tenemos] un objetivo muy claro: ¡los españoles estarán primero! Y un compromiso irrenunciable, ¡el de que juntos haremos a España grande otra vez! ¡Viva España y viva el rey!», dijo al final de un discurso Javier Ortega Smith. El componente xenófobo se dirige fundamentalmente contra los musulmanes (islamofobia)[194][203][183][204][205][206]​ y así Vox pide que se excluya la enseñanza del islam en la escuela pública, que se prohíba abrir mezquitas financiadas por terceros países (o por nacionales de un país en el que no se permite abrir iglesias) y que se expulse a los imanes «que propaguen el integrismo, el menosprecio a la mujer, o la yihad».[193][207][206]​ Con motivo de las elecciones andaluzas de 2018 Vox publicó un video en el que se mostraba un reportaje imaginario en que se anunciaba la conversión de la mezquita de Córdoba en un lugar de culto exclusivo para los musulmanes.[169]​ Otro ejemplo de la islamofobia de Vox es el tuit que escribió Santiago Abascal dando crédito a la fake news de que el incendio de la catedral de Notre Dame de París había sido provocado y de que «cientos de musulmanes» lo estaban celebrando en la capital francesa. El texto decía: «Los islamistas que quieren destruir Europa y la civilización occidental celebrando el incendio de #NotreDame» (en referencia a una imagen que parecía mostrar personas con apellidos árabes publicando emoticones de risa bajo fotos del incendio en Facebook). «Tomemos nota antes de que sea tarde».[169]​ La islamofobia se enmarca en el mensaje antiinmigración ―que Vox comparte con el resto de la ultraderecha europea―[208]​ al considerar a los inmigrantes, especialmente si son musulmanes, una amenaza a la identidad y a la seguridad de los «nacionales». Por eso Vox defiende medidas como «la expulsión de los inmigrantes ilegales y de los que delinquen, el incremento del gasto en defensa, el fortalecimiento de las fronteras (incluyendo la construcción de un “muro infranqueable” en Ceuta y Melilla), el aumento de las exigencias para la concesión de la nacionalidad española, la supresión del arraigo como vía rápida para acceder a la misma, etc.».[202]​ También se propone la eliminación del acceso gratuito a la sanidad para los inmigrantes ilegales y el copago para los legales con menos de diez años de residencia en España.[209]​ Vox suele hablar de «invasión migratoria»[210]​ —una expresión habitual entre la ultraderecha europea—[211]​ por lo que propone aplicar «tolerancia cero» a la inmigración (ilegal), identificada con la delincuencia —y con el abuso del Estado del bienestar—.[212]​ Por eso se propone suspender el espacio Schengen para que no «lo aprovechen las mafias de la inmigración ilegal para introducir personas».[213]Santiago Abascal así lo advirtió: «España quiere que nuestras abuelas puedan caminar tranquilamente por la calle sin que un delincuente, sea español o extranjero, aunque mayoritariamente son extranjeros, le tire del bolso».[193]​ Una diputada de Vox puso como ejemplo la Polonia del PiS, partido ultracatólico con el que Vox mantiene buenas relaciones. En un Twit, que iba acompañado de un video en el que aparecía una multitud portando antorchas por las calles de Polonia (y que había descargado de un canal de propaganda nazi, lo que causó un pequeño escándalo), decía lo siguiente: «Polonia no alimentará extranjeros mientras nuestros hijos pasan hambre. Hay una Europa fiel a sus raíces. Que no se arrodilla ante la dictadura progre. En la cooperación de esas naciones libres y soberanas creemos. Sin que nadie venga a imponernos dogmas ideológicos».[214]​ Otro ejemplo del nativismo de Vox fue el cartel que difundió en las elecciones a la Asamblea de Madrid de 2021 en el que aparecían los rostros de un joven enmascarado con los ojos pixelados y el de una anciana con el rótulo entre ambos: «Un mena 4700 euros al mes. Tu abuela 426 euros de pensión/mes».[152]​ Un último ejemplo del nativismo de Vox es la propuesta de reducir un 10 por ciento las cotizaciones de las empresas si realizan nuevos contratos indefinidos «para trabajadores de nacionalidad española en situación de desempleo».[215]
  • Conservadurismo.[172][175][216][177]​ Vox ha asumido la defensa de los valores tradicionales católicos en lo que evidencia «ciertas similitudes con el discurso de otros partidos de ultraderecha» «franquista y/o falangista», según la politóloga Beatriz Acha.[217]​ Una valoración que coincide con la del historiador Joan Maria Thomàs.[218]​ El historiador italiano Emilio Gentile, por su parte, ha afirmado que «Vox profesa una ideología nacionalista de inspiración católica».[219]​ Thomàs está de acuerdo: Vox pretende la «reforma del Estado en sentido ultranacionalista y católico».[220]​ Louie Dean Valencia-García ha identificado a Vox como «nacionalcatólico».[42]​ «Hoy nos dirigimos a todos aquellos creyentes que han visto profanados sus templos, insultada su fe e incluso arrancados sus símbolos religiosos», se dijo en el mitin de Vistalegre de 2018.[221]​ Así, Vox se posiciona en contra de la eutanasia, del matrimonio entre personas del mismo sexo y del derecho al aborto y hace un fuerte énfasis en la defensa de la familia conformada por un hombre y una mujer, ya que según ellos, es el único tipo de familia ideal o válido[222][181][223]​ y sitúa como una de sus prioridades la lucha contra la «ideología de género»[172]​ ―dejando patente su radical antifeminismo[177][183][181][218]​ y contra el «lobby LGTBI».[172][224]​ Por eso ha propuesto eliminar las subvenciones a las asociaciones feministas y LGTBI, que son a menudo descritas como «comunistas y radicales», y derogar la Ley Integral contra la violencia de género «y de toda norma que discrimine a un sexo de otro» (como alternativa se propone una ley de «violencia intrafamiliar»).[225]​ El antiabortismo —unido a políticas pronatalistas[226]​ constituye otro elemento clave del discurso de Vox[227][183][181]​ (hay que «promover la cultura de la vida», dice Vox) y sus líderes se manifiestan reiteradamente contra el derecho al aborto («es inaceptable matar a un niño en el vientre de la madre», dijo Santiago Abascal en 2015;[228]​ «esas jóvenes madres abandonadas en sus dificultades, o directamente, empujadas sin piedad […] a la tragedia de permitir la muerte de su propio hijo para beneficio de esas malditas clínicas abortistas», dijo Ortega Smith en 2018).[229]​ Por último, Vox también es partidario de proteger la tradición de las corridas de toros y la caza como «actividad necesaria y tradicional del mundo rural».[221][175][230][231]​ En conclusión, según Emilio Gentile, «Vox se inscribe en la extrema derecha católica tradicionalista en su concepción de la familia, en la prohibición absoluta del aborto, en su oposición al feminismo».[208]​ Sus modelos en este terreno, según Steven Forti, serían el Fidesz húngaro y el PiS polaco, y no los partidos de ultraderecha del norte de Europa, mucho más tolerantes en cuanto a los valores/derechos civiles. Por ejemplo, la propuesta de Vox de establecer el que denomina pin parental se relaciona con la ley aprobada en Hungría que prohíbe hablar a los menores de 18 años de diversidad sexual y de género en las escuelas y medios de comunicación (con lo que «se vincula a la homosexualidad con la pornografía y la pederastia», apostilla Forti) y que a su vez había tomado como modelo la ley «contra la propaganda gay» aprobada en la Rusia de Vladimir Putin.[232]​ En el tema de los «valores» Vox cuenta con el apoyo y la colaboración (nunca explícita) de la organización ultraconservadora CitizenGo, brazo internacional de HazteOir.[233]Joaquín Leguina, expresidente de la Comunidad de Madrid por el PSOE ha negado que Vox sea un partido de extrema derecha.[234]
  • Autoritarismo.[194]​ Según Carles Ferreira, Vox defiende «una aproximación al orden social basada en la ley y el orden». [235]Rocío Monasterio, portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, declaró en el gran mitin de Vistalegre de 2018 que «[un país] se tiene que liderar con una mano de hierro para así garantizar a los nuestros un espacio de seguridad y de libertad». Así, Vox propone el endurecimiento de las penas contra la inmigración ilegal (al vincularla directamente con la criminalidad y el delito),[202]​ contra los que ofenden los símbolos de España y contra los okupas[236]​ (a los que Vox suele vincular a «los progres» y a «los podemitas»), además de propugnar el restablecimiento de la cadena perpetua, así como la «inhabilitación de por vida para ocupar cargos públicos a quienes hayan formado parte o apoyado a una organización terrorista o cualquier asociación mafiosa».[237]​ También defiende el aumento del presupuesto destinado a las fuerzas de orden público y al Ejército, porque «la España viva quiere que su hogar sea defendido».[238][222]​ Una moral autoritaria también está presente en su modelo educativo una de cuyas bases es la «disciplina» y «para eso tenemos que recuperar la autoridad del profesor y la autoridad de los padres».[239]​ En cuanto a su concepción del sistema democrático, «en algunos puntos podría calificarse como iliberal y contraria al sistema constitucional vigente. Esto se hace especialmente visible en cuestiones como la ordenación territorial del Estado, los derechos de las mujeres y de las minorías o los ataques al pluralismo político y su retórica contra “los enemigos de España” —la izquierda y los nacionalistas—», afirma Carles Ferreira.[240]​ Vox propugna la supresión del Tribunal Constitucional y del jurado.[215]
  • ¿Populismo?. Existe cierto consenso entre los politólogos e historiadores en considerar que en Vox el populismo está menos presente que en otros partidos de la ultraderecha europea.[241]​ Así se ha destacado que raramente utiliza la palabra «pueblo» y que prefiere emplear el término «España», más incluso que «los españoles», lo que constituye una prueba de que, como ha destacado Carles Ferreira, «su retórica es mucho más nacionalista que populista», valoración que comparte Beatriz Acha. «Efectivamente, la crítica a las élites es aquí menos acerada y se reviste siempre del componente nacional: se critica así a las izquierdas y a los “progres” que destruyen España, a las “balcanizadoras”, y a las traidoras derechas que no han defendido con valentía la unidad de la nación». La dicotomía para Vox no es entre las élites y el «pueblo», sino entre la «nación española» y sus «enemigos». Sin embargo, Vox sí utiliza el «estilo populista» de hacer política «y se encuentra cómodo en el debate bronco y crispado», añade Beatriz Acha.[242]​ Un ejemplo de retórica populista puede verse en el discurso de Rocío Monasterio en Vistalegre en 2018: «Los grandes partidos han caducado. Han caducado víctimas de la metástasis, de la carcoma de la corrupción […]. Han caducado por su aburguesamiento».[229]​ Pero lo más frecuente es que la retórica populista vaya insertada en un marco discursivo nacionalista: «Os fastidia que vuestros impuestos paguen diecisiete Parlamentos y a miles de políticos inútiles y traidores», dijo Abascal en un mitin. [243]Joan Maria Thomàs, sin embargo, sí considera el populismo un rasgo distintivo de la ideología de Vox por su continuada apelación a «los españoles» enfrentados a sus (presuntos, apostilla Thomàs) «enemigos», hasta el punto de que Thomàs califica a Vox de nacionalpopulista, siguiendo la terminología de Pierre André Taguieff. Se trata de un «populismo de extrema derecha» que «aúna antielitismo y xenofobia [cursiva en el original] predominando la segunda sobre el primero, en el sentido de ser vistos los extranjeros dentro del país como más peligrosos que los "de arriba". Estos, a su vez, son presentados como expresión de otra extranjería: la representación del poder de la Unión Europea, de las multinacionales, de los Estados extranjeros, de la globalización, etc., dentro del propio país».[244]​ El politólogo Jorge Verstrynge niega que Vox sea de extrema derecha y lo califica de populista.[245]
  • Revisionismo histórico: Vox no es un partido fascista ni franquista,[219][194][246][247][n. 13]​ pero «los líderes de Vox, sin embargo, practican un revisionismo histórico explícito en relación con el pasado autoritario de España».[239][251][252]​ Así, Vox se ha posicionado radicalmente en contra de Ley de Memoria Histórica[181][198][253]​ porque «no puede utilizarse el pasado para dividirnos, al contrario, hay que homenajear conjuntamente a todos los que, desde perspectivas históricas diferentes, lucharon por España», una referencia evidente, según Emilio Gentile, «a la rehabilitación de la "memoria franquista"».[188][254][255]​ En efecto, Vox ha asumido las opiniones de los autores revisionistas como la de culpar a los socialistas de la guerra civil española.[239]​ Santiago Abascal así lo reivindicó: «los españoles tenemos el derecho a interpretar nuestro pasado cada uno como quiera, sin que tenga que venir la izquierda a decirnos a todos cómo tenemos que hacerlo. […] Mi postura es que el responsable de la Guerra Civil fue el Partido Socialista Obrero Español, con el golpe del 34 primero y el asesinato de Calvo Sotelo —¡y el intento a Gil Robles!— después».[256]​ La posición «revisionista» se pudo comprobar con motivo de la exhumación de Francisco Franco o en la defensa a ultranza de la carta que exmandos del Ejército —son «nuestra gente», dijeron los líderes de Vox— enviaron al rey Felipe VI en la que criticaban duramente al gobierno «social-comunista» de Pedro Sánchez por suponer un «grave riesgo para la unidad de España».[257]​ Sin embargo, Vox suele hacer más referencia a hechos de la historia medieval y moderna (como la Reconquista, la España imperial de los Austrias o la colonización de América) que a la historia contemporánea. En estos temas reproduce el relato de la historiografía conservadora del siglo XIX, que fue el que se impuso durante la dictadura franquista y que ha sido rebatido por la historiografía más reciente.[258]​ Su finalidad es «argumentar» su discurso ultranacionalista español (nativista). Por ejemplo, como ha señalado Mateo Ballester, «las referencias a la Reconquista y a las luchas en tiempos de Carlos V y Felipe II contra potencias musulmanas proyectan una imagen de España como enemigo histórico del islam. Esta idea sustenta de forma implícita, en relación con el presente, el rechazo nativista de una comunidad cultural en su conjunto: la musulmana, algo que resultaría mucho más polémico si se expresara abiertamente».[259]​ También utiliza el relato histórico conservador decimonónico (reproducido por el franquismo) en su «guerra cultural» contra la hegemonía progresista.[260]
  • Neoliberalismo: El programa económico de Vox es claramente neoliberal,[183][261]​ en contraste con las posiciones más estatistas de partidos de ultraderecha nórdicos como los Verdaderos Finlandeses o el Partido Popular Danés,[262]​ aunque el neoliberalismo en el discurso de Vox «no es un asunto tan relevante como el nacionalismo, la xenofobia o la defensa de la ley y el orden», ha destacado Carles Ferreira.[239]​ En el mitin de Vistaalegre de 2018 uno de los oradores aseguró, después de citar a Ronald Reagan, que «el compromiso de Vox es llevar a cabo una importante rebaja fiscal y así aumentar la renta disponible, es decir, aumentar la riqueza de todos los españoles». Además, la solución que propone para el desempleo se basa en «un apoyo firme a la iniciativa privada, verdadero motor de la creación de empleo». Al mismo tiempo el «comunismo» es asiduamente criticado en sus discursos como «garante de la miseria».[239]​ Asimismo Vox mantiene una posición antiglobalización proteccionista, en lo que coincide con «dirigentes neoliberales y ultraconservadores de otros países», como Donald Trump.[263]​ Por ejemplo, Vox defiende que las empresas españolas tengan prioridad en los concursos públicos.[215]

Según Xavier Casals, la ideología ultraderechista de Vox es el resultado de la «amalgama» de «elementos procedentes de cuatro áreas políticas». «En primer lugar, recurrió a temas en los que el PP incidió sin incorporarlos a su agenda (como el rechazo al aborto, a leyes como la de «memoria histórica» o matrimonio homosexual o propuestas de devolución de competencias autonómicas). En segundo lugar, adoptó temas propios del universo de la derecha radical y de la extrema derecha tradicional, visibles en el irredentismo sobre Gibraltar, la exaltación de la españolidad de Ceuta y Melilla o la oposición al Estado de las autonomías y al secesionismo. En tercer lugar, asumió temas de la ultraderecha occidental, como la exigencia de mayor control de la inmigración, la oposición implícita al Islam en sus alusiones a Lepanto o a la Reconquista (aunque Vox oficialmente solo rechaza la interpretación fundamentalista de este credo), su denuncia de la «ideología de género» (el rechazo del feminismo y de la ley de violencia de género) y el euroescepticismo del grupo de Visegrado. En cuarto y último lugar, el partido asumió dos ideas-fuerza de Donald Trump: el lema «hacer España grande otra vez» (remedo de «Make America Great Again») y la edificación de muros en Ceuta y Melilla pagados por Marruecos (a semejanza del muro que Trump pretende erigir entre Estados Unidos y México). Asimismo, Vox se relacionó con Steve Bannon (estratega electoral de Trump y exestratega jefe en la Casa Blanca), que tejió vínculos transnacionales entre fuerzas de ultraderecha antes de los comicios europeos de 2019».[181]

Por otro lado, como ocurre con el resto de los partidos de ultraderecha europeos,[264]​ los dirigentes de Vox, entre los que se incluyen Javier Ortega Smith,[265]​ Francisco Serrano,[266]​ y tres de sus alcaldes,[267]​ han rechazado en declaraciones a los medios la calificación de su partido como de extrema derecha.[68]

Política territorial

Desde una visión del Estado centralista, el partido se opone al Estado de las autonomías actual, haciendo campaña a favor de una reforma constitucional que retroceda de nuevo a un Estado centralizado,[268]​ así como la ilegalización de los partidos independentistas periféricos.[91]​ También aduce razones económicas, no sólo ideológicas (crear «un Estado fuerte»), porque desmantelando el Estado de las Autonomías, según Vox, se reduciría enormemente el gasto público, lo que permitiría bajar los impuestos (especialmente a los más ricos para desincentivar el fraude fiscal) y al mismo tiempo mantener el gasto social.[269]​También se han mostrado críticos con la enseñanza de lenguas regionales, defendiendo la posibilidad de que los estudiantes solo cursen asignaturas en español en las comunidades bilingües.[270]​ Abogan por la suspensión del autogobierno de Cataluña de forma indefinida, llegando a pedir la declaración del estado de excepción (no usado desde el franquismo) en 2019 y la del artículo 155 de la Constitución Española en múltiples ocasiones.[271]

Política económica

Vox defiende un programa económico radicalmente neoliberal basado en la limitación de la intervención del Estado en la economía que se traduce en una drástica reducción del gasto público (con lo que el sector público se reduciría a la mínima expresión posible)[268]​ y en una bajada de los impuestos para las rentas más altas, poniendo fin así a la progresividad fiscal (se proponen solo dos tramos para el IRPF: uno del 30 % para las rentas de más de 60 000 euros —en la actualidad es del 45%— y otro del 22 % para las rentas de menos de 60 000 —en la actualidad son cuatro tramos que pagan entre el 19 % y el 37 %; y el impuesto de sociedades quedaría fijado en el 22% y se suprimirían el impuesto sobre el patrimonio y sobre sucesiones y donaciones).[272][273][274]​ En este punto Vox no se diferencia de otros partidos de ultraderecha europeos.[269]​ Algunos medios han considerado que el programa económico propuesto por Vox es insostenible.[275]​ Sin embargo, según Beatriz Acha, Vox está convencido de que «se puede mantener el gasto social sin hacer pagar más a los ricos (que no se sentirían así tentados de evadir impuestos u ocultar su patrimonio) desmantelando la estructura de la España autonómica» que daría paso a un Estado «con el menor tamaño posible».[269]​ Además Vox defiende otras propuestas típicas de la derecha de corte neoliberal como la implantación del cheque escolar o el compromiso con el déficit cero.[239]

Valores

Según el historiador italiano Steven Forti, Vox mantiene en cuanto al tema de los valores/derechos civiles (el derecho al aborto, la igualdad de género, la familia, los derechos del colectivo LGTBI, etc.) posturas muy duras, compartidas por el resto de la ultraderecha de los países católicos y ortodoxos (que contrasta con la ultraderecha de los países protestantes, mucho más tolerante).[276]​ Según Forti, Vox se identifica en buena medida con las propuestas del Fidesz húngaro, del PiS polaco y del «bolsonarismo» (la buena sintonía de Vox con el PiS se demostró cuando a principios de 2019 un eurodiputado de este partido invitó a Javier Ortega Smith a que hablara en la Eurocámara, cuando Vox aún no tenía representación en Europa). Por ejemplo, la propuesta de Vox de establecer el que denomina pin parental se relaciona con la ley aprobada en Hungría a propuesta del gobierno de Viktor Orbán que prohíbe hablar a los menores de 18 años de diversidad sexual y de género en las escuelas y medios de comunicación (con lo que «se vincula a la homosexualidad con la pornografía y la pederastia», apostilla Forti) y que a su vez había tomado como modelo la ley «contra la propaganda gay» aprobada en Rusia a propuesta del gobierno de Vladimir Putin. Lo mismo se puede decir de la oposición de Vox a lo que denomina «ideología de género» ―también calificada por Vox como «yihadismo de género»―, rechazo que es compartido también por Fidesz, por el PiS y por Bolsonaro. Así, Vox ha pedido que se derogue la Ley Integral contra la violencia de género, que se saque el aborto de la sanidad pública e incluso eliminar el uso del término «género».[232]

En cuanto al colectivo LGTBI Vox ha pedido derogar o modificar las leyes contra la discriminación a las personas de estas orientaciones sexuales, poniéndolo como condición, por ejemplo, para su pacto de investidura con el PP de Andalucía, lo que fue rechazado en principio por su candidato Juanma Moreno.[277][278]​ No ocurrió lo mismo en la Comunidad de Madrid donde la candidata del PP a la presidencia de esa Comunidad Isabel Díaz Ayuso se mostró abierta a la posibilidad de modificar las leyes LGTBI a cambio del apoyo de Vox a su investidura.[279][280]​ Vox propuso modificar la ley 2/2016, de 29 de marzo, de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación, cuyo artículo 32 habla de fomentar «el respeto y la protección de los menores en atención a la identidad y expresión de género de los miembros de su familia», el 33 de que «en los procesos de adopción y acogimiento familiar, no exista discriminación por motivo de identidad y/o expresión de género», el 34 que habla de la violencia familiar, incluyendo el no respeto por parte de padres y hermanos a la identidad y/o expresión de género de los menores, y el artículo 41 que recomienda que los medios de comunicación «incorporen el respeto a la igualdad y la prohibición de discriminación». De la ley 3/2016 de julio de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual, Vox pedía la remoción de hasta 9 artículos incluyendo protocolos contra el acoso escolar (bullying) hacia menores LGTBI.[280]

Acusaciones de homofobia

Ante las elecciones de 2019, Vox publicó un tuit llamando a la "batalla" contra varios símbolos, entre los que se incluía un fantasma con la bandera LGBT. Este fue reapropiado por la comunidad que le dio el nombre de Gaysper y fue usado como símbolo contra la lgtbifobia.

Vox ha sido acusado de ser un partido homófobo, por ejemplo, por el diputado Íñigo Errejón de Más País,[281]​ aunque Vox lo ha negado en múltiples ocasiones —Santiago Abascal ha afirmado: «En Vox no despreciamos a nadie por su tendencia sexual»—.[282]​ Como prueba de su presunta homofobia se han aportado las declaraciones de miembros destacados del partido como Iván Espinosa de los Monteros —«En España hemos pasado de dar palizas a los homosexuales a que ahora impongan su ley»—,[283]​ Juan Ernesto Pflüger, Director de Comunicación —«¿Por qué los gais celebran tanto el día de San Valentín, si lo suyo no es amor, es solo vicio?»—[284]​ o la diputada Gador Joya Verde —«Si mi hijo es homosexual, preferiría no tener nietos»—.[285]

Así también se ha mencionado que en la jornada previa a las elecciones de abril de 2019 Vox publicó un tuit con el título «¡Qué [sic] comience la batalla!» y una imagen en la que se mostraba a Aragorn, el caballero de la saga de ficción El señor de los anillos, blandiendo una espada con la que se disponía a atacar a unos orcos que contenían símbolos como el logo de Acción Antifascista, la bandera de la Segunda República Española, los logos del diario El País y la cadena SER y fantasmas coloreados con la bandera LGTB. Este meme homófobo[286][287]​ fue muy criticado y posteriormente el fantasma recibió el nombre Gaysper (por Cásper y gay) en un proceso de reapropiación, llegando a ser llevado en sus camisetas por dos diputados en la inauguración de la legislatura en el Congreso de los Diputados.[288]​ El símbolo fue comparado con el triángulo rosa que era usado por los nazis para marcar a los prisioneros homosexuales y varios medios destacaron cómo se había vuelto en su contra.[287]

Negacionismo del cambio climático antropogénico

Acerca del cambio climático, Vox ha basculado entre eludir la cuestión y negar el papel del hombre en el mismo.[289]

En 2019, al ser preguntado sobre el cambio climático en el programa Espejo público, Santiago Abascal respondió:

Desconozco las cuestiones científicas y reconozco que no estoy en ese debate. Me gusta mucho el campo, la naturaleza, y tengo una preocupación con la conservación. El debate del cambio climático, si es un cambio natural o que obedece al ser humano, pues es algo que desconozco realmente.

También en 2019, el partido se negó a firmar una declaración institucional presentada en la Diputación Permanente del Senado en apoyo a los afectados por los incendios forestales ocurridos en Gran Canaria. La declaración contenía una frase alusiva, entre otras cosas, al cambio climático: «prestar una atención prioritaria a la lucha contra las causas del cambio climático, la despoblación y el abandono del medio rural, razones últimas en muchos casos de los grandes incendios que vienen asolando en los últimos años el planeta». Para el partido, con esta frase se planteaba el cambio climático como «la causa del incendio», lo que suponía un «postulado ideológico de una determinada forma de pensar que coincide con las ideas de PSOE y Podemos».[291]​ Ante las elecciones generales de noviembre de 2019, Vox recurrió la inclusión del cambio climático por parte de la Junta Electoral como tema a tratar para los debates electorales, proponiendo en su lugar debatir sobre inmigración.[292]

En una entrevista del periódico ABC, Rocío Monasterio calificó de «argumentario falso» lo que apodó como «camelo climático».[293]​ En junio de 2019, el diario La Marea publicó un argumentario de Vox que calificaba el cambio climático antropogénico de «tomadura de pelo» y de «estafa» en la que «no vamos a gastar más dinero». El argumentario también hizo referencia al consultor Patrick Moore, al que denominó erróneamente como «cofundador de Greenpeace»,[n. 14]​ para reafirmar su negación del cambio climático antropogénico.[294]

Política exterior

Mitin de Vox en Vigo encabezado por Santiago Abascal con el lema "España siempre" (octubre 2019).
Globalización

Como el resto de los partidos de extrema derecha Vox se muestra hostil a la globalización y a los organismos supranacionales porque los considera una amenaza a la soberanía nacional. En un tuit de 2018 Santiago Abascal escribió contra «la oligarquía globalista, vividora de los presupuestos [públicos], que pretende imponer a los pueblos modelos fracasados, [y] se dedica ahora a demonizar la democracia y la soberanía de las naciones».[295]​ En la cumbre de la ultraderecha europea celebrada en Madrid el 29 de enero de 2022 Abascal hizo un llamamiento a «aprovechar la oportunidad» para «desenmascarar» el «pacto» «entre la extrema izquierda y la élite globalista».[155]

Unión Europea

En cuanto a la Unión Europea Vox defiende «reformarla»[296]​ pero desvirtuando completamente el proyecto europeo ya que pretende establecer en su lugar una «Europa de las patrias», es decir, de los Estados.[297]​ Junto con otros quince líderes de partidos de extrema derecha europeos (integrados en los grupos del Parlamento Europeo Identidad y Democracia y Conservadores y Reformistas Europeos ―de este último forma parte Vox―), Santiago Abascal firmó en julio de 2021 un manifiesto en el que se oponían a cualquier proyecto federalista europeo y a una mayor integración, y denunciaban «la utilización de las estructuras políticas y las leyes para crear un super-Estado europeo» que pretendía despojar a las naciones «lentamente de su derecho de ejercer sus legítimos poderes soberanos», por lo que propugnaban una «profunda reforma de la Unión Europea» para que fuera nada más que «una comunidad de naciones libres», estableciendo «una lista de competencias inviolables de los Estados miembros de la Unión Europea y un mecanismo apropiado para su protección». También acusaban a las instituciones europeas de intentar «imponer un monopolio ideológico» y de ser un «instrumento de fuerzas radicales que quieren realizar una transformación cultural y religiosa», recalcando que la «familia es la unidad fundamental de nuestras naciones», contraponiéndola a la «inmigración en masa». Finalmente pedían «respeto por la herencia judeocristiana de Europa y de los valores comunes que unen a nuestras naciones».[297]

En la declaración de julio de 2021 también se decía que la misma serviría como «base para un trabajo común cultural y político, respetando el papel de los actuales grupos políticos». Así, la primera cumbre de «las fuerzas patrióticas y conservadoras de Europa» tuvo lugar a principios de diciembre de 2021 en Varsovia, con el PiS como anfitrión, y la segunda el 29 de enero de 2022 en Madrid, con Vox como anfitrión. En ninguna de las dos cumbres se logró alcanzar un acuerdo para crear un único grupo en el Parlamento Europeo, pero en la de Madrid se dio un paso adelante al afirmar el propósito de «crear una oficina de coordinación como una forma de una cooperación más fuerte entre las formaciones políticas presentes…, con el objetivo de aunar fuerzas y voto en el Parlamento Europeo». En el comunicado final de la cumbre de Madrid los partidos de ultraderecha presentes volvieron acusar a la Unión Europea de querer convertirse en un «megaestado ideologizado», que «desprecia la identidad y la soberanía nacional», se aleja «de los ideales europeos cristianos sobre los que se fundó» y pone en riesgo «la supervivencia de la propia civilización occidental». En su lugar proponían que «cada nación debería tener una voz fuerte y solidaria para preservar la paz, la integridad territorial y la inviolabilidad de las fronteras de las naciones europeas» y «la primacía de las constituciones nacionales sobre el derecho de la Unión Europea». Además denunciaron «los ataques motivados políticamente desde Bruselas contra Polonia y Hungría, los cuales demuestran un total desprecio a los principios básicos de la UE y violan el espíritu de los Tratados».[155]​ Por su parte Abascal declaró que «todos los políticos que nos reunimos en Madrid tenemos grandes coincidencias en el diagnóstico de los desafíos de Europa y voluntad de colaboración para construir una Unión Europea fuerte de naciones soberanas que colaboren libremente».[155]

OTAN y Estados Unidos

Respecto a las alianzas militares Vox defiende una postura atlantista,[298]​ pero cuando se produjo la crisis ruso-ucraniana de 2021-2022 Abascal evitó respaldar claramente a la OTAN frente a la amenaza de Rusia de invadir Ucrania. El líder de Vox se remitió al comunicado final de la cumbre de la ultraderecha europea que se celebró en Madrid el 29 de enero de 2022 en la que el atlantista primer ministro polaco Morawiecki (del PiS) logró arrancar un acuerdo de mínimos que decía: «Las acciones militares de Rusia en la frontera oriental de Europa nos han conducido al borde de una guerra». Por su parte el prorruso primer ministro de Hungría Viktor Orbán (de Fidesz) se limitó a declarar a la prensa que pedía «desescalada y negociación» pero sin señalar a Rusia como responsable del aumento de la tensión internacional (se trata de «una cuestión militar muy complicada que nadie conoce exactamente», dijo), como sí había hecho Morawiecki («Tenemos un acuerdo en este asunto. Rusia está amenazando a Ucrania y por eso estamos discutiendo este asunto profundamente. Somos conscientes de los riesgos. La integridad de Ucrania debe ser respetada», dijo).[155]

Por otro lado, Abascal había mostrado su admiración a Trump y en una gira por Estados Unidos cuando el Centro Español de Nueva York se negó prestarle sus instalaciones para sus actos propagandísticos, Donald Trump le cedió un espacio en el Rockefeller Center.[299]

América Latina

En lo que respecta a América Latina, Vox mostró su apoyo al parcialmente reconocido presidente encargado de Venezuela, el socialdemócrata Juan Guaidó,[300]​ hasta el punto de reunirse con él Abascal e Iván Espinosa de los Monteros durante su estadía en Madrid.[300]​ También reconoció a la centroderechista Jeanine Áñez como presidenta de Bolivia durante la crisis por la renuncia de Evo Morales, y apoyó la posición del gobierno de transición boliviano en el incidente diplomático con México y la propia España por la cuestión del asilo a Evo Morales y sus allegados.[301]​ Vox pidió tanto a la administración de Guaidó como a la de Áñez información que vinculase al partido de izquierda español Podemos con financiación irregular y conexiones con los gobiernos de Nicolás Maduro y Evo Morales respectivamente.[302][303]​ En Perú, el exministro de Justicia y Derechos Humanos Salvador Heresi, durante el gobierno de Martín Vizcarra, dijo que quiere formar un partido político similar a Vox junto a grupos evangelistas.[304]

Gibraltar y norte de África

Vox reclama la soberanía española sobre Gibraltar, algunos miembros colgaron una bandera de España en el peñón del territorio británico de ultramar;[305]​ por esta acciones el gobierno de Gibraltar denunció a Vox «por incitar al odio»,[306]​ y se opone al Tratado Fiscal entre España y Reino Unido para Gibraltar que a su criterio reconoce la soberanía británica y abandona a los trabajadores españoles.[307]​ El partido también tiene una postura en contra de las aspiraciones nacionalistas del gobierno de Marruecos, exigiendo la expulsión de las pretensiones del país africano en las aguas de las Islas Canarias y pide que España se responsabilice como «país administrador del Sahara Occidental» en referencia a la ocupación marroquí del Sahara que es considerada ilegal por la mayoría de la comunidad internacional.[308]

China

En cuanto a China, Vox sigue una línea atlantista, oponiéndose al país asiático y responsabiliza a China de la expansión del coronavirus y de su falta de transparecia sobre el origen del mismo y culpa a la Organización Mundial de la Salud de no haber llevado una invesigación lo suficientemente exhaustiva sobre el origen del coronavirus, ni haber considerado que el pudiera haber escapado de un laboratorio.[309]​ Santiago Abascal afirmó en abril de 2020 que el gobierno de Pekín podría "llegar a comprar al Gobierno de España",[310]​ y en varias ocasiones han comparado las medidas impuestas durante la pandemia con una "dictadura comunista" al estilo chino.[311]​ En julio de 2020 pidieron públicamente la retirada de España de la OMS, cuestionando la independencia del organismo internacional.[312]​ Se ha señalado que esta retórica anti-China del partido está motivada por la rivalidad que mantuvo el gobierno de Donald Trump con el gigante asiático, y varias de las acciones de Vox, como la petición de abandonar la OMS[313]​ o el acusar a China de fabricar y propagar el virus,[314]​ anteceden a declaraciones similares realizadas por el ex-mandatario estadounidense. El apelativo de "virus chino", también utilizado por Trump y vinculado a un aumento de ataques a la población asiática de EE.UU.,[315]​ fue también imitado por el secretario general del partido, Javier Ortega-Smith. Después de acudir durante los inicios de la pandemia a un multitudinario acto de Vox en Vistalegre[316]​ y dar positivo días después en Covid-19, el político expresó que sus "anticuerpos españoles luchan contra los malditos virus chinos, hasta derrotarlos",[317]​ en un tuit que fue acusado de racista por la embajada china en España.[318]​ No fue la primera polémica relacionada con el odio a ciudadanos asiáticos, pues ya en febrero de 2020 un concejal del partido en la capital declaró que "los turistas chinos, que son los transmisores de la enfermedad, se protegen del resto con mascarillas, como si fuéramos nosotros los que comemos sopa de murciélago".[319]

Financiación

Desde su fundación Vox se financia a través de las cuotas de sus afiliados y donaciones[320]​ de pequeños empresarios y profesionales. Sin embargo, según el diario El País, el partido fue fundado gracias a la aportación de un millón de euros por parte de la organización de exiliados iraníes, el Consejo Nacional de Resistencia Iraní (CNRI), de inspiración anticapitalista y contrario al actual gobierno de la República Islámica de Irán[321][322][323]​ y que formó parte de la lista de grupos terroristas internacionales.[324]​ Según Anne Applebaum, fueron más de 800 000 euros, divididos entre docenas de donaciones individuales, que estaban destinados a financiar la campaña de las elecciones europeas de 2014. El dinero fue donado por la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (MEK), que se opone a la República Islámica. «El MEK tiene una reputación ambigua en Washington —se le ha clasificado como una organización terrorista en ocasiones—, pero tiene algunos aliados: tanto el consejero de Seguridad Nacional John Bolton como el abogado de Trump Rudolph Giuliani han dado discursos en su evento anual en París», afirma Applebaum.[169]​ Según Xavier Casals, la cantidad aportada a Vox por los opositores iraníes fue medio millón de euros, pero no le sirvió para que Alejo Vidal-Quadras, lograra el escaño en el Parlamento Europeo (Vidal-Quadras dimitiría en febrero de 2015 «al preconizar un acercamiento a Ciudadanos y a UPyD. Abascal le reemplazó y Vox radicalizó su discurso»).[82]

En el balance del año 2019, el partido registró su mejor resultado. Multiplicó sus ingresos por siete y acumuló un patrimonio neto de 5,9 millones de euros, frente a los 1,1 millones en 2018.[325]​ En el balance del año 2020, el partido acumuló un patrimonio neto de 11,5 millones de euros.[326]​ En el año 2020 ha obtenido unos ingresos de casi 15 millones de euros, la mayoría por subvenciones a su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados.[327]

La organización ultraconservadora CitizenGo (que mantiene una estrecha relación con Vox: ha otorgado su premio anual a lo largo de los años a sus líderes, como Abascal o Ortega Smith, además de a otras personas que en la actualidad son políticos de Vox, y también al líder húngaro, Viktor Orbán, aliado de Vox) ha contribuido indirectamente a la financiación de Vox al participar en sus campañas electorales —aunque no de forma explícita— valiéndose de sus propios medios. Por ejemplo, en los días anteriores a las elecciones generales de España de abril de 2019 lanzó una campaña «Vota Valores» en la que varios autobuses recorrieron las ciudades pintados con citas destinadas a menospreciar a los líderes del resto de partidos políticos que no fuesen Vox, y además creó un portal web en el que dejaba claro que el único partido con «valores» era Vox. Esta forma de financiación indirecta de la ultraderecha (el dinero no va al partido sino a organizaciones que comparten sus opiniones) es muy habitual en Estados Unidos, pero nueva en Europa.[328]​ Un informe del Foro Parlamentario Europeo sobre Derechos Sexuales y Reproductivos (EPF) publicado en junio de 2021, titulado "Tip of the Iceberg", involucra a oligarcas rusos cercanos a Vladímir Putin como agentes de financiación de CitizenGo y HazteOir; a través de Alexey Komov, miembro del consejo de administración de CitizenGo y mano derecha del oligarca Konstantin Malofeev, se canalizarían fondos para sufragar parte de la actividad de Vox.[329][330]

Número de afiliados

Año Altas Bajas N.º afiliados a 31 de diciembre
2016 3.496 [331]
2017 2.045 569 4.792 [331]
2018 20.153 1.102 23.843 [332]
2019 29.927 1.363 52.407 [332]
2020 17.253 7.286 62.374 [326]
2021 11 118 10 024 63 468 [333]

Resultados electorales

     Miembro del gobierno de la CCAA      Presencia parlamentaria      Sin presencia parlamentaria

Elecciones generales

Comicios Cabeza de lista N.º de votos % de votos Diputados Senadores Notas
2015 Santiago Abascal &&&&&&&&&&058114.&&&&&058 114[334]
 0,23 %
0/350
0/208
2016 &&&&&&&&&&047182.&&&&&047 182[335]
 0,20 %
0/350
0/208
2019 (I) 2 688 092[336]
 10,26 %
24/350
0/208
2019 (II) 3 656 979[337]
 15,09 %
52/350
2/208
Mejor resultado obtenido

Elecciones autonómicas

Se presentó en nueve comunidades autónomas de las trece en las que se celebraban elecciones (Asturias, Cantabria, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana y Canarias), y en una de las dos ciudades autónomas (Ceuta), sin obtener ningún representante:

Comunidad Candidato Votos % Escaños Posición
Bandera de Asturias Junta General del Principado de Asturias Ignacio Blanco Urizar 3 176 [338] 0,59 %
0/45
10.ª
Bandera de Canarias Parlamento de Canarias Carmelo González 1 853 [338] 0,2 %
0/60
15.ª
Bandera de Cantabria Parlamento de Cantabria Hugo Suárez Fernández 1 092 [338] 0,34 %
0/35
12.ª
Bandera de Castilla-La Mancha Cortes de Castilla-La Mancha Betariz Cano 5 277 [338] 0,48 %
0/33
8.ª
Bandera de Castilla y León Cortes de Castilla y León José Carlos Rúa Perandones 9 219 [338] 0,68 %
0/84
9.ª
Bandera de Ceuta Asamblea de Ceuta Mercedes Sánchez Vallejo 356 [338] 1,22 %
0/25
9.ª
Bandera de Extremadura Asamblea de Extremadura Miguel Ángel Hernández Rodríguez 1 773 [338] 0,28 %
0/65
9.ª
Bandera de la Comunidad de Madrid Asamblea de Madrid Santiago Abascal 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado37 043 [338] 1,17 %
0/129
7.ª
Bandera de la Región de Murcia Asamblea Regional de Murcia Daniel Ruiz Hernández 5 513 [338] 0,87 %
0/45
9.ª
Bandera de la Comunidad Valenciana Cortes Valencianas Miguel Boronat Roda 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado10 184 [338] 0,41 %
0/99
10.ª
Comunidad Votos % Escaños Posición
Bandera de Aragón Cortes de Aragón 40 263 6,08 %
3/67
6.ª
Bandera de Asturias Junta General del Principado de Asturias 33 784 6,42 %
2/45
7.ª
Bandera de las Islas Baleares Parlamento de las Islas Baleares 34 668 8,12 %
3/59
6.ª
Bandera de Canarias Parlamento de Canarias 22 021 2,47 %
0/70
8.ª
Bandera de Cantabria Parlamento de Cantabria 16 392 5,05 %
2/35
5.ª
Bandera de Castilla-La Mancha Cortes de Castilla-La Mancha 75 636 7,02 %
0/33
4.ª
Bandera de Castilla y León Cortes de Castilla y León 75 331 5,49 %
1/81
4.ª
Bandera de Ceuta Asamblea de Ceuta 7 566 22,37 %
6/25
3.ª
Bandera de Extremadura Asamblea de Extremadura 28 849 4,7 %
0/65
5.ª
Bandera de La Rioja (España) Parlamento de La Rioja 6 277 3,86 %
0/33
6.ª
Bandera de la Comunidad de Madrid Asamblea de Madrid 285 099 8,86 %
12/132
5.ª
Bandera de Melilla Asamblea de Melilla 2 655 7,76 %
2/25
4.ª
Bandera de la Región de Murcia Asamblea Regional de Murcia 61 591 9,46 %
4/45
4.ª
Bandera de Navarra Parlamento de Navarra 4 401 1,29 %
0/50
7.ª

Otras elecciones autonómicas

  • Bandera de Andalucía Elecciones al Parlamento de Andalucía
Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños Notas
2015 Francisco Serrano 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado18 017[338] 0,45 %
0/109
2018 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado395 978[339] 10,97 %
12/109
Primer senador por designación autonómica.
2022 Macarena Olona 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado490 525 13,46 %
14/109
  • Bandera del País Vasco Elecciones al Parlamento Vasco
Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños Notas
2016
Santiago Abascal Escuza 774[340] 0,07 %
0/75
2020
María Amaia Martínez Grisaleña 17 517[341] 1,96 %
1/75
  • Bandera de la Comunidad Valenciana Elecciones a las Cortes Valencianas
Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños Posición
2019
Ana Vega Campos 278 947 10,44 %
10/99
5.ª
  • Bandera de Galicia Elecciones al Parlamento de Galicia
Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños Notas
2020 Ricardo Morado Fajardo 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado26 485[342] 2,03 %
0/75
  • Bandera de Cataluña Elecciones al Parlamento de Cataluña
Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños Posición
2021 Ignacio Garriga 217 883 [343] 7,69 %
11/135
  • Bandera de la Comunidad de Madrid Elecciones a la Asamblea de Madrid
Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños Posición
2015 Santiago Abascal 37 043 1,17 %
0/129
7.ª
2019 Rocío Monasterio 285 099 8,86 %
12/132
5.ª
2021 330 660 [344] 9,13 %
13/136
4.ª
  • Bandera de Castilla y León Elecciones a las Cortes de Castilla y León
Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños Posición
2022
Juan García-Gallardo 212.605 17,64 %
13/81
3.ª

Elecciones municipales

Comunidad Votos % Concejales Coalición electoral
Andalucía 168 863 4,35 103
Aragón 27 875 4,14 20
Baleares 30 585 7,03 17 VOX-ACTUA BALEARES
Canarias 12 417 1,36 0
Cantabria 9 312 2,85 3
Castilla - La Mancha 44 939 4,15 75
Castilla y León 44 659 3,23 64
Cataluña 36 240 1,04 3
Ciudad de Ceuta 7 566 22,37 6
Ciudad de Melilla 2 655 7,76 2
Comunidad de Madrid 253 067 7,81 140
Comunidad Foral de Navarra 1 955 0,57 0
Comunidad Valenciana 91 768 3,93 49
Extremadura 15 365 2,5 18
Galicia 9 581 0,63 0
La Rioja 4 173 2,55 1
País Vasco 7 975 0,71 0
Principado de Asturias 25 095 4,72 11
Región de Murcia 49 299 7,48 35
TOTALES 547

Elecciones europeas

Comicios Cabeza de lista Votos % Escaños de VOX Escaños del ECR

(incluyendo VOX)

Notas
2014 Alejo Vidal-Quadras 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado244 929[346] 1,56 %
0/54
-
2019 Jorge Buxadé 0Expresión errónea: número inesperado.Expresión errónea: número inesperado1 388 681[347] 6,20 %
4/59
62/751

Análisis

Según académicos

Si bien, lo describió en sus inicios (2014) como un Tea Party a la española,[348]Xavier Casals observa una radicalización ideológica posterior que habría beneficiado al partido en confluencia con otros factores como su papel de acusación particular en el procedimiento judicial del procés, la polémica en torno a la exhumación del cadáver del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, la recomposición interna del PP, y la dinámica de outbidding en la derecha española entre PP y Cs que ha introducido a la inmigración dentro del debate político. Casals consideró al acto de Vistalegre de 2018 como un hito para la ultraderecha española, que no conseguía un nivel de convocatoria comparable desde los años de Fuerza Nueva.[349]​ Para Casals, Vox no sería un retorno del neofranquismo y sería homologable en algunos aspectos, como su situación a caballo entre el pasado y el presente, a la derecha populista europea.[349][69]​ Eva Anduiza cuestiona la existencia de un contenido fuertemente populista en Vox pues, aun iliberal, su discurso no apuntaría claramente ni al ataque a una élite bien diferenciada ni a la defensa de la primacía de la voluntad popular, incorporando sin embargo el maniqueísmo como única característica del populismo de forma sustancial.[167]

Según Beatriz Acha, Vox, cuyo documento de 100 medidas se caracterizaría por una presencia transversal del ultranacionalismo, se distinguiría de otros partidos de ultraderecha en un menor énfasis en términos comparativos de la inmigración, subordinando su oposición a esta en sus medidas a la unidad de España, y a una menor prevalencia de elementos retóricos que contrapongan el pueblo y la élite propios del populismo (en este último punto Acha apunta tentativamente como posibles razones un alejamiento deliberado por parte del partido de un mensaje que podría resultar similar al de Podemos o a la conveniencia de no hacer énfasis en un mensaje antielitista por la dilatada trayectoria institucional de su líder Santiago Abascal).[46]​ De acuerdo con Casals, dicho ultranacionalismo vertebrador del ideario del partido es identificado por parte de este con una «visión biológica y palingenética de la patria», la «España viva», y con una cultura de inspiración católica.[24]

Según Patricia Rodríguez Blanco de El País, Vox ha creado «un vocabulario propio que deforma el significado de las palabras para, según convenga, ridiculizar o exaltar la realidad a la que aluden», entre las que se encuentran "chiringuito", PIN parental, violencia intrafamiliar, "feminismo supremacista", "Reconquista", "dictadura progre", "dictadura de género", "lobby gay" o "Frente Popular".[350]

El historiador italiano Emilio Gentile no considera a Vox un partido fascista, sino que lo define como «un partido de extrema derecha nacionalista católica» caracterizado por los siguientes puntos:[188]

Vox profesa una ideología nacionalista de inspiración católica, reafirma la primacía de la unidad estatal monárquica, se opone a los movimientos autonomistas y separatistas, y las organizaciones no gubernamentales que "persiguen la destrucción de la unidad territorial de la nación y su soberanía", exige la "máxima protección legal a los símbolos de la nación", incluida la lengua española excluyendo toda forma de bilingüismo regional; propone un proyecto de protección de la identidad nacional, "homenajeando a todos aquellos que, desde una perspectiva histórica distinta han combatido por España, con evidente referencia a la rehabilitación de la "memoria franquista". Por consiguiente, Vox es decididamente hostil a la inmigración indiscriminada, quiere deportar a los inmigrantes clandestinos, reclama la represión del fundamentalismo islámico. Finalmente, Vox se inscribe en la extrema derecha católica tradicionalista en su concepción de la familia, en la prohibición absoluta del aborto, en su oposición al feminismo.

Por su parte el también historiador italiano Steven Forti incluye a Vox en la «extrema derecha 2.0», llamada así por su «capacidad de utilizar las nuevas tecnologías, sobre todo en lo que respecta a la propaganda política». La extrema derecha 2.0 se caracterizaría, según Forti, por los siguientes rasgos:[194]

Un marcado nacionalismo, el identitarismo o el nativismo, la recuperación de la soberanía nacional, una crítica profunda al multilateralismo —y en Europa, un alto grado de euroescepticismo—, la defensa de los valores conservadores, la defensa de la ley y el orden, la islamofobia, la condena de la inmigración tachada de "invasión", la crítica al multiculturalismo y a las sociedades abiertas, el antiintelectualismo y la toma de distancia formal de las pasadas experiencias del fascismo.

Las razones del ascenso de Vox a partir de 2018

Intervención de Santiago Abascal en un acto de Vox en Vistalegre en octubre de 2018, evento que supuso un hito para la ultraderecha española, según Xavier Casals.[349]

Durante las dos primeras décadas del siglo XXI, mientras en Europa crecían los partidos de extrema derecha, España constituyó una excepción lo que se atribuyó fundamentalmente a que perduraba el recuerdo de la dictadura franquista (desde 1979 en que resultó elegido diputado Blas Piñar, escaño que no renovó en las elecciones siguientes, la extrema derecha no había tenido representación parlamentaria).[351][352][31][353]​ La debilidad de la ultraderecha en España también se explicó «por su atomización y fragilidad organizativas (y, consiguientemente, por su debilidad financiera); por las dificultades que el sistema electoral impone a los nuevos partidos de ámbito nacional (salvo que concentren su voto provincialmente); y por la prevalencia de una estructura de cleavages en el sistema de partidos centrada en la cuestión territorial; amén de por la escasa extensión de la conciencia/sentimiento nacional(ista) español entre la ciudadanía».[354]

Pero entre diciembre de 2018 y abril de 2019 España se equiparó al resto de países europeos con la irrupción del partido de ultraderecha Vox en el Parlamento de Andalucía, primero, con 12 diputados, y en el Congreso de Diputados, después, con 24 escaños (10,2% de los votos), que dobló en las elecciones generales de España de noviembre de 2019 cuando consiguió 52 diputados (15,09 % de los votos).[351][45]​ «Unas cifras impresionantes que certifican el éxito de una fulgurante andadura política», comenta la politóloga Beatriz Acha.[355]​ Además, como ha destacado el también politólogo Cas Mudde, Vox ha conseguido «llegar al poder político» en solo un año (condicionando los gobiernos de Andalucía y de otras comunidades autónomas, como la de Madrid), lo que «la mayoría de los partidos ultraderechistas tardan décadas en conseguir desde que cosechan sus primeros éxitos electorales».[356]

Según Cas Mudde los factores que explicarían el crecimiento de Vox serían fundamentalmente cuatro, con especial incidencia del último: el primer factor, el hecho de que en la segunda década del siglo XXI una mayoría de electores ya no había vivido la dictadura franquista; el segundo, la apertura de un amplio espacio para los temas socioculturales, campo abonado para los populismos de derechas, como consecuencia de la crisis económica española (2008-2014); el tercero, la gestión de la crisis por el gobierno de Mariano Rajoy y los casos de corrupción del PP que minaron la confianza en este partido entre muchos votantes de derechas; y, sobre todo, el desafío secesionista en Cataluña que, según Cas Mudde, generó «la tormenta perfecta que propició el gran avance de Vox».[357]

En este cuarto factor coinciden otros politólogos como Cristina Monge y Jorge Urdánoz, que afirman que «la irrupción de Vox en 2019» estuvo «originada entre otras cosas como reacción del nacionalismo español frente al procés catalán»,[358]​ o como Xavier Casals, que señala que «el independentismo catalán activó un ultranacionalismo español» que «Vox, que se autodefine como "la España viva", lo asumió como eje de su discurso ante el desafío secesionista».[359]​ El historiador Joan Maria Thomàs también considera que el «desafío catalán» avivó el «sentimiento nacionalista español fuera de Cataluña y ello sin duda ha venido a reforzar el voto a Vox».[360]​ Aún más categórica es la la historiadora Anne Applebaum cuando afirma que «la crisis de secesión catalana, iniciada en el 2017, fue la que realmente puso a Vox en el centro de la política española».[361]​ Beatriz Acha comparte esta apreciación («el procés sirvió de catalizador para el despegue del partido») y alude al sondeo poselectoral que realizó el CIS en Andalucía en el que los electores que habían votado a Vox manifestaron que lo habían hecho, además de por «su discurso sobre la inmigración» (41,6%), «porque defiende la unidad de España (33,7%) y «para frenar a los independentistas» (28%).[362]​ Stuart J. Turnbull-Dugarte también considera que lo que motivó el voto a Vox en las elecciones andaluzas fue el conflicto territorial.[363]​ Esta misma pauta se volvió a repetir en las elecciones generales de España de abril de 2019 ya que casi un 60% de los votantes de Vox admitieron que en su decisión había influido lo que estaba ocurriendo en Cataluña.[364][365]​ Lo mismo sucedió en las elecciones generales de España de noviembre de 2019.[366]

Según Mudde hay que considerar un quinto factor que explicaría por qué fue Vox el que creció espectacularmente y no otros grupos de extrema derecha. La razón, según Mudde, es que «Vox ofrece un “producto” ultraderechista diferente del que ofrecían los grupúsculos que lo precedieron» en el sentido de que «ni la dirección ni la ideología del partido están directamente manchadas por el fascismo ni por el régimen franquista, aun cuando sí propugnen una visión revisionista de este último». Así, Vox no es una versión más o menos moderada del neofascismo como lo habían sido la mayoría de los partidos de extrema derecha en España, sino que es una escisión radical (y nativista) del PP por lo que se encuadraría dentro de los partidos de derecha radical populista que en Europa y en otras partes han experimentado un gran auge en las últimas décadas.[357]Xavier Casals coincide con el análisis de Mudde, al afirmar que «las causas del súbito crecimiento de Vox obedecieron a que la síntesis ideológica que efectuó entre 2015 y 2016 halló un marco receptivo entre 2018 y 2019» y considera asimismo que «Vox no refleja un culmen del proceso de modernización que inició la extrema derecha en España desde 1982, tras disolverse FN, sino una reconfiguración profunda de su discurso y espacio político por un actor inicialmente ajeno a la misma».[367]

Sin embargo, la politóloga Beatriz Acha considera que, aunque «como escisión del Partido Popular» no tiene «vínculos aparentes con los tradicionales núcleos de la ultraderecha franquista y/o falangista», Vox no supone una ruptura con la tradición de la ultraderecha española porque su programa presenta «ciertas similitudes con el discurso de otros partidos de ultraderecha. Así, por ejemplo, en materia social/moral el partido se posiciona contra el matrimonio gay y la ideología de género [y contra el derecho al aborto], y a favor de la cadena perpetua y la familia formada por el padre y la madre».[217]​ Casals reconoce que Vox ha adoptado temas propios de la extrema derecha tradicional española («visibles en el irredentismo sobre Gibraltar, la exaltación de la españolidad de Ceuta y Melilla o la oposición al Estado de las autonomías y al secesionismo»), pero también de la nueva ultraderecha europea («como la exigencia de mayor control de la inmigración, la oposición implícita al Islam en sus alusiones a Lepanto o a la Reconquista —aunque Vox oficialmente solo rechaza la interpretación fundamentalista de este credo—, su denuncia de la «ideología de género» —el rechazo del feminismo y de la ley de violencia de género— y el euroescepticismo del grupo de Visegrado») y del trumpismo («el lema "hacer España grande otra vez" —remedo de "Make America Great Again"— y la edificación de muros en Ceuta y Melilla pagados por Marruecos —a semejanza del muro que Trump pretende erigir entre Estados Unidos y México—).[181]​ Por su parte el historiador Joan Maria Thomàs afirma que «algunos factores unen a Vox a la extrema derecha clásica, y no son poco relevantes: el extremado nacionalismo español y el íntimo deseo de construir o reconstruir un Estado centralizado, sin autonomías territoriales […] Otros puntos de su programa tienen que ver con concepciones también tradicionales de la familia o de las relaciones de género —con un antifeminismo explícito—, todo ello recubierto de profunda catolicidad».[248]​ Además, Thomàs señala que una parte de los votantes de Vox provienen de los «antiguos y amplios sectores franquistas de la sociedad (y de una parte de sus descendientes y receptores de una determinada memoria histórica)» que se identifican con el «poso doctrinal» franquista (no la reproducción de su programa político antidemocrático autoritario) que existe en Vox.[249]​ Pero Thomàs considera que «nos encontramos ante otra extrema derecha», diferente de la extrema derecha «clásica» vinculada al franquismo o al fascismo.[230]

Anne Applebaum propone un sexto factor que explicaría el ascenso de Vox: el despliegue de campañas como las desarrolladas por los grupos ultrarreliogiosos y ultraderechistas de Europa y de Estados Unidos (de los que también ha obtenido financiación por vías indirectas). «El uso del marketing de las redes sociales para agudizar la polarización, los portales web creados específicamente para alimentar narrativas polarizadas, los grupos privados de fanáticos que comparten teorías de la conspiración, el lenguaje que deliberadamente debilita la confianza en políticos y periodistas «convencionales»: todo esto también ayudó a que el partido que quiere “hacer España grande otra vez” abandonara la periferia y se volviese conocido». En este sentido el ascenso de Vox «sería también una consecuencia del Trumpismo, de los portales web conspirativos, de la campaña en línea internacional del “alt-right” y la extrema derecha, y especialmente de la reacción conservadora que se ha venido construyendo por todo el continente durante años».[368]Steven Forti coincide con Applebaum en considerar que el uso de las nuevas tecnologías (y el recurso a la posverdad y a las fake news a través de ellas) es un rasgo definitorio de la nueva ultraderecha hasta el punto que propone denominarla «extrema derecha 2.0», en la que se situaría Vox.[369]

Applebaum también apunta un séptimo factor: la «fuerte reacción de extrema izquierda» al «colapso económico» provocado por la crisis de 2008 (en alusión al ascenso de Podemos). «Vox es la contrarrespuesta a esa reacción», afirma.[169]Xavier Casals comparte en buena media este análisis cuando afirma que «el éxito de Vox obedeció al protagonismo que cobraron sus temas debido a diversos hechos. De ese modo, en mayo de 2018 se formó un Gobierno socialista presidido por Pedro Sánchez gracias a una moción de censura apoyada por Podemos, los secesionistas catalanes y «nacionalistas periféricos» que azuzó el fantasma de una «anti-España». En junio el Gobierno de Sánchez acogió a un barco de refugiados rechazado por el ejecutivo italiano, a lo que Vox se opuso, y el tema se incorporó a la agenda política. En septiembre la abstención del PP ante la propuesta del ejecutivo de exhumar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos permitió a Vox capitalizar el rechazo a la medida. Por último, al ejercer este partido la acusación popular en el proceso contra líderes independentistas se proyectó como la fuerza más punitiva del secesionismo».[370]​ Casals añade que tras elecciones andaluzas de diciembre de 2018 no se formó ningún «cordón sanitario» en torno de Vox sino que PP y Ciudadanos lo aceptaron como interlocutor «respetable» (pues necesitaban sus escaños para formar una mayoría de derecha), lo que acabaría favoreciendo a Vox en las elecciones generales de abril del año siguiente.[370]​ Una valoración con la que coincide Joan Maria Thomàs, pues la «no marginalización» de Vox constituiría una de las causas de su ascenso, entre las que también habría que apuntar, según Thomàs, la percepción de Santiago Abascal por parte de su electorado como «un personaje no ambiguo ni abierto a componendas o triquiñuelas, sino absolutamente dispuesto a llevar adelante una "reconquista" de los valores tradicionales españoles».[371]

En cuanto al futuro de Vox, la politóloga Beatriz Acha advierte que el partido «podría alcanzar pronto su techo electoral si no consigue llegar a otros segmentos del electorado más allá de los (ultra)nacionalistas y/o movilizables en torno a la cuestión identitaria», porque la mayoría de los votantes de Vox, a diferencia de otros partidos de ultraderecha europeos que «se nutren de antiguos votantes de partidos de izquierdas», son electores «desencantados» con el PP con unos posicionamientos políticos «más radicales/extremos».[372]​ Y otro grave problema de cara al futuro es la nula representatividad que consigue Vox en las «comunidades históricas»,[373]​ apreciación en la que también coincide Xavier Casals, que recuerda que en las elecciones generales de noviembre de 2019, «en Cataluña solo captó dos escaños de cuarenta y ocho y ninguno en el País Vasco, Navarra y Galicia». Por otro lado, Casals también coincide con Acha en que «si quiere conseguir cierta transversalidad política (como otros partidos afines europeos) debe captar voto obrero sustancial, lo que sus propuestas neoliberales obstaculizan».[374]​ Sin embargo, Joan Maria Thomàs predice que Vox seguirá creciendo pues se enmarca en la «ola de derechización» que está viviendo Europa, aunque de características diferentes a la que se produjo durante el periodo de entreguerras en el que se impusieron los regímenes autoritarios y totalitarios —dos de ellos fascistas—. «Vox ha crecido y crecerá porque ofrece soluciones fáciles, radicales y altamente conservadoras [y con frecuencia xenófobas] a problemas de gran complejidad», «problemas reales pero que magnifica» y que «percibe como amenazas a su concepción tradicional y cristiana de la vida».[375]

Notas

  1. a b Algunos medios que identifican a Vox como un partido de derechas son COPE,[73]ABC,[74]periodistadigital.com,[75]​ u Olive Press News Spain,[76]​ entre otros.
  2. a b Algunos medios que identifican a Vox como un partido de extrema derecha son:
  3. El nombre lo habría acuñado el periodista y publicista Rafael Núñez Huesca.[24]
  4. Estilizado en mayúsculas como «VOX».
  5. Cas Mudde, Universidad de Georgia; Xavier Casals, Universidad Ramon Llull; Beatriz Acha, Universidad Pública de Navarra; Cristina Monge, Universidad de Zaragoza; Jorge Urdánoz, Universidad Pública de Navarra; Steven Forti, Universidad Autónoma de Barcelona; Emilio Gentile, Universidad de Roma La Sapienza; Carles Ferreira, Universidad de Kent; Eva Anduiza, Universidad Autónoma de Barcelona; Louie Dean Valencia-García, Centre for Analysis of the Radical Right; Stuart J. Turnbull-Dugarte, Universidad de Southampton; José Rama, King's College de Londres; Andrés Santana, Universidad Autónoma de Madrid; Anne Applebaum, Instituto Legatum de Londres; Joan Maria Thomàs, Universidad Rovira i Virgili; Millán Arroyo, Universidad Complutense de Madrid; Belén Fernández, Universidad de La Coruña; y Mateo Ballester, Universidad Complutense de Madrid.
  6. Algunos especialistas que identifican a Vox como un partido de ultraderecha son Mateo Ballester Rodríguez,[31]Cas Mudde,[32][33]Xavier Casals i Meseguer,[34]Beatriz Acha Ugarte,[35]Carles Ferreira,[36]​ entre otros.
  7. Algunos especialistas que identifican a Vox como un partido de derecha radical populista son Mateo Ballester Rodríguez,[37]Belén Fernández Suárez,[38]Millán Arroyo Menéndez,[39]Stuart J. Turnbull-Dugarte,[40][41]Louie Dean Valencia-García,[42]​ entre otros.
  8. Algunos especialistas que identifican a Vox como un partido de extrema derecha son Steven Forti,[43]Emilio Gentile,[44]Beatriz Acha Ugarte,[45][46]Xavier Casals i Meseguer,[47]Joan Maria Thomàs,[48]​ entre otros.
  9. La bandera de 19x11 m permaneció colgada unos 20 minutos del 20 de mayo de 2016 hasta que fue retirada por la Royal Gibraltar Police. Tras este suceso, el presidente de Vox Madrid fue detenido,[106]​ y el secretario general huyó a nado, dado que estaba buscado por la Policía de Gibraltar por petición del ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, tras retirar en 2013 un bloque de hormigón que el Gobierno de Gibraltar había puesto en las aguas.[107]
  10. A raíz de unas declaraciones del exjuez Santiago Vidal, Vox se querelló contra éste[113]​ y parte del entonces gobierno de la Generalidad de Cataluña.[114]
  11. En junio de 2017, la concejala no adscrita en el Ayuntamiento de Jaén, Salud Anguita, anunció su afiliación a Vox.[117]​ El diputado regional en la Asamblea de Extremadura Juan Antonio Morales, electo en 2015 por el PP, Caballero de Honor de la Fundación Nacional Francisco Franco, y que fue secretario general del Partido Popular de Badajoz, abandonó en 2018 la militancia del PP quedando como diputado no adscrito. El 10 de septiembre de dicho año, Vox anunció en un acto público la afiliación de Morales al partido.[118]
  12. En el acto se anunció que la afiliación al partido se habría triplicado en un año.[121]​ La formación indica que el acto costó 93 000 euros y fueron financiados por las aportaciones pagadas por sus afiliados, declarando con ello que no quieren subvenciones y que piensan eliminarlas al resto de partidos.[122]
  13. Aunque Vox no es un partido fascista ni franquista, parte de su programa presenta, según Beatriz Acha, «ciertas similitudes con el discurso de otros partidos de ultraderecha» «franquista y/o falangista» (Acha menciona su oposición al matrimonio gay, a la «ideología de género» y al derecho al aborto, y su defensa de la cadena perpetua y de la familia tradicional).[217]​ Lo mismo afirma Xavier Casals, que cita como temas propios de la extrema derecha «tradicional» española el irredentismo sobre Gibraltar, la exaltación de la españolidad de Ceuta y Melilla o la oposición al Estado de las autonomías y al secesionismo.[181]​ Por su parte el historiador Joan Maria Thomàs afirma que el programa de Vox «tiene algunos antecedentes y enlaces con elementos de las culturas políticas franquistas de la etapa 1936-1977». Menciona «el extremado nacionalismo español y el íntimo deseo de construir o reconstruir un Estado centralizado, sin autonomías territoriales» o sus «concepciones también tradicionales de la familia o de las relaciones de género —con un antifeminismo explícito—, todo ello recubierto de profunda catolicidad».[248]​ Además, Thomàs señala que una parte de los votantes de Vox provienen de los «antiguos y amplios sectores franquistas de la sociedad (y de una parte de sus descendientes y receptores de una determinada memoria histórica)» que se identifican con el «poso doctrinal» franquista (no la reproducción de su programa político antidemocrático autoritario) que existe en Vox («la apelación al orgullo de ser españoles, la crítica a los partidos como representantes "de parte", egoístas y aprovechados…»).[249]​ Por otro lado, Casals también alude al pasado falangista o joseantoniano de dos de los tres principales dirigentes de Vox: Jorge Buxadé y Javier Ortega Smith.[250]
  14. En realidad, Patrick Moore no fue cofundador de Greenpeace. Solicitó un puesto en el barco Phyllis Cormack en marzo de 1971, cuando Greenpeace llevaba en existencia un año, y fue presidente de Greenpeace Canadá entre 1977 y 1986. Tras dejar la organización, ha trabajado en consultoría, destacándose como crítico del movimiento ecologista y particularmente de la teoría del cambio climático.

Referencias

  1. Mudde, 2021, p. 14. "Vox ofrece un 'producto' ultraderechista diferente del que ofrecían los grupúsculos que lo precedieron. A todos los efectos, es una escisión radical del PP; muchos de sus dirigentes habían ejercido como representantes del PP en diversos niveles. El líder de Vox, Santiago Abascal, por ejemplo, estuvo representando al PP en cargos locales y autonómicos durante la mayor parte de la primera década del siglo XXI"
  2. Ferreira, 2019, p. 76. "Vox se fundó en diciembre de 2013 como escisión derechista del Partido Popular"
  3. a b «Cumbre de ultraconservadores». El Confidencial. Enero 2022. 
  4. a b Álvarez-Benavides y Jiménez Aguilar, 2021, p. 5.
  5. Álvarez-Benavides y Jiménez Aguilar, 2021, pp. 5, 7.
  6. a b «Vox se trae a la líder de la ultraderecha italiana para apoyar la campaña de Olona». El País. Junio 2022. «El partido ultranacionalista español, que hace bandera de la defensa de la soberanía nacional frente a las supuestas imposiciones de la UE, será así el primero en traer a un líder extranjero a la campaña andaluza. » 
  7. a b Caparros, Martin (2019). «Vox and the Rise of the Extreme Right in Spain». New York Times. 
  8. a b c d Antón-Mellón, Joan (29 April 2019). «Vox. Del nacional-catolicismo al ultranacionalismo neoliberal». Agenda Pública. Archivado desde el original el 3 de mayo de 2019. Consultado el 29 April 2019. 
  9. a b Casals i Meseguer, Xavier (2020). «El ultranacionalismo de VOX. Cinco claves para comprender "La España viva"». Grand place: pensamiento y cultura (13): 27-35. ISSN 2386-429X. 
  10. «Spain's anti-immigration Vox party banned from televised debate». Euronews. 18 April 2019. Consultado el 23 February 2022. 
    Carreño, Belén (24 de mayo de 2019). «Far-right Vox challenges Spain's acceptance of LGBT rights». Reuters. Consultado el 23 February 2022. 
    Jones, Sam (22 November 2019). «'This is meant to be a caring country?': refugees battle the cold in Madrid». The Guardian (Madrid). Consultado el 23 February 2022. 
    Wheeler, Duncan (4 January 2022). «Coronavirus and culture wars: Spain’s bullfighting industry faces a crunch point in 2022». The Conversation. Consultado el 23 February 2022. 
    Morales, Mauricio (4 de mayo de 2021). «The Colombian exiles seeking refuge in Spain». Al Jazeera. Consultado el 23 February 2022. 
    «PSOE warns against rise of far-right as Vox gains in Andalusia vote». EURACTIV. 3 December 2018. Consultado el 23 February 2022. 
  11. Álvarez-Benavides y Jiménez Aguilar, 2021, pp. 4-7.
  12. «¿Es Vox un partido homófobo?». Contexto y Acción. 21 de septiembre de 2019. Consultado el 2 de junio de 2022. 
  13. «El programa de Vox para "reconquistar" España». RTVE. 3 December 2018. 
    Remírez de Ganuza, Carmen (17 January 2014). «Nace Vox pidiendo la eliminación de los parlamentos regionales». El Mundo. 
  14. «Spanish election: victory for Socialists as VOX surge fragments right-wing vote». Yahoo News. 29 April 2019. 
  15. a b «Factbox: The rise of Spain's far-right - Vox becomes third-biggest party». Reuters. 10 November 2019. 
    «Far-right claims first victories in Spain since Franco era». Axios. 5 December 2018. 
  16. Álvarez Barba, Yago. «Si a HSBC y Goldman Sachs les gusta Vox, a ti no te debería gustar». elsaltodiario.com. «Diría eso de que "con esto a Vox se le ha caído la careta", pero es que no creo que Vox se haya puesto nunca caretas que oculten su vertiente neoliberal y de servidumbre a las élites financieras. » 
    «En España el partido más liberal en materia económica es VOX». panampost.com. 6 December 2018. 
    «Vox es más ultraderecha clásica que populismo contemporáneo». letraslibres.com. «su nacionalismo se conjuga con [...] un discurso económico liberal ». 
  17. Nordsieck, Wolfram (2019). «Spain». Parties and Elections in Europe. 
  18. «El peligroso giro de Vox hacia el proteccionismo: ventajas del libre comercio». El Blog Salmón. 22 November 2019. 
  19. Rama, José; J. Turnbull-Dugarte, Stuart; Santana, Andrés (30 July 2020). «Who are Vox, and who are their voters?». The London School of Economics and Political Science. Consultado el 23 October 2020. 
    Guy Hedgecoe (11 November 2019). «Spanish elections: How the far-right Vox party found its footing». BBC News. 
  20. Castelli, Francesco (9 December 2019). «EU-related discussions in 2019 Spanish general elections: a Twitter study». euvisions.eu. Archivado desde el original el 6 February 2020. Consultado el 12 November 2021. «Vox holds positions of soft euroscepticism, arguing that Spain should make no sovereignty concessions to the EU, and its presence on the national stage pushed expectations towards an increased politicization of the debate around the European Union ». 
  21. Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas euro
  22. Fredrik Engelstad; Trygve Gulbrandsen (7 October 2019). Elites and People: Challenges to Democracy. Comparative Social Research. p. 199. ISBN 978-1838679156. 
  23. a b c Casals, Xavier (19 de enero de 2019). «Vox habla sobre Vox. Tres libros para conocer el partido». Agenda Pública. Archivado desde el original el 3 de febrero de 2019. Consultado el 3 de febrero de 2019. 
  24. Acha, Beatriz (6 January 2019). «No, no es un partido (neo)fascista». Agenda Pública. 
  25. «Contacto sede». Consultado el 4 de junio de 2019. 
  26. «European Conservatives and Reformists (ECR) Party - Board». 
  27. «VOX compartirá grupo en la Eurocámara con los ultraconservadores que gobiernan Polonia». El Periódico. 13 de junio de 2019. 
  28. «Vox recibió el 66% de sus ingresos de fondos públicos en 2020». Heraldo. 
  29. «La verdad tras el nombre de Vox: ¿Qué significa realmente?». Ideal.es. 3 de diciembre de 2018. Consultado el 20 de diciembre de 2018. «Vox se estableció como nombre en el 2013 con el objetivo doble de que fuera fácil de recordar y que despertara sentimientos entre su electorado. En este punto, conviene destacar que Vox, simplemente, significa 'voz' escrito en latín y hace alusión a la intención de aglutinar a votantes que encuentran en este partido los ideales con los que no se han identificado en otras formaciones políticas ». 
  30. a b Applebaum, 2019. "Apenas en el 2018, periodistas y analistas españoles se preguntaban por qué en España, a diferencia de Francia o Italia, no había partidos políticos de ultraderecha significativos. Muchos asumieron que el fantasma de la dictadura de Francisco Franco, la cual culminó apenas en los años 70, era el responsable de esta “excepción española”. […] Pero a lo largo del año pasado [2018], Vox ha quebrado lentamente ese tabú"
  31. a b Mudde, 2021, p. 11. "Con Vox, España se ha sumado a esa mayoría de países europeos que tienen un partido de ultraderecha en su Parlamento nacional"
  32. a b Paul Lewis (12 de diciembre de 2019). «The Far Right Today by Cas Mudde review – an alarming new mainstream». The Guardian. Consultado el 15 de abril de 2021. «In the two western European countries that, along with Italy, have the darkest histories with fascist leaders, Germany and Spain, the third largest parties in their respective parliaments – the Alternative für Deutschland (AfD) and Vox – are now far right. » 
  33. Casals, Xavier (12 October 2018). «Vox: la ultradreta que creix per tornar a fer “gran” Espanya». Ara. 
  34. a b Acha Ugarte, 2021, p. 31. ""Vox es también un partido muy joven que ha puesto fin a la larga ausencia de una ultraderecha parlamentaria española"
  35. a b Ferreira, 2019, p. 94. "A través del análisis, mediante el método de la cadena causal, de siete características doctrinales —nacionalismo, nativismo, autoritarismo, antidemocracia, populismo, valores tradicionales y neoliberalismo— se han trazado las fronteras políticas de Vox y ha sido posible su clasificación como partido de ultraderecha, y más concretamente, de derecha radical"
  36. a b Ballester Rodríguez, 2021, p. 3. "Desde hace en torno a tres décadas ha aflorado en distintas sociedades europeas una constelación de partidos a la derecha de los partidos conservadores y liberales tradicionales. Aunque estos partidos se han definido y agrupado bajo distintas etiquetas, se ha optado aquí por el término de derecha radical o nueva derecha radical, sobre el que parece haber una cierta convergencia. Esta definición es asimismo considerada como la más pertinente en las escasas investigaciones académicas existentes a día de hoy sobre el partido Vox"
  37. a b Fernández Suárez, 2021, p. 244. "VOX is a radical right-wing party with the following ideologic characteristics: authoritarian conservatism, a strong Spanish nationalist ideology, opposition to what they call gender ideology and the rights of LGBT+ communities, and finally, a political policy of nativism that places them in direct opposition to immigration"
  38. Arroyo Menéndez, 2020, p. 716. "Durante 2018 y 2019 estaba abonado el terreno para que un partido de derecha radical populista autoritario ocupase su lugar en el espacio político"
  39. Turnbull-Dugarte, 2019. "The 2018 regional elections in the autonomous community of Andalucía in Spain signalled a substantial shake-up of the country’s party system, bringing about the end of Spain’s exceptional status as a country without a radical right-wing political party"
  40. a b Turnbull-Dugarte, Rama y Santana, 2020. "The electoral success of the new populist radical right-wing party, VOX, which achieved an unprecedent electoral result in the Spanish general elections of April 2019, brought an end to Spain's exceptional status as a country free of the radical right"
  41. a b c Valencia-García, 2018.
  42. a b Gentile, 2019, p. 26. "Un partido de extrema derecha nacionalista católica"
  43. a b c Acha Ugarte, 2021, p. 9-10. "La irrupción de Vox en 2019… nos iguala con la mayoría de nuestros vecinos del norte en lo relativo a la presencia parlamentaria de la extrema derecha"
  44. a b Acha, Beatriz (6 de enero de 2019). «No, no es un partido (neo)fascista». Agenda Pública. 
  45. Casals, 2020, p. 379. "Sostenemos que Vox no refleja un culmen del proceso de modernización que inició la extrema derecha en España desde 1982, tras disolverse FN, sino una reconfiguración profunda de su discurso y espacio político por un actor inicialmente ajeno a la misma. […] Al ocupar Vox el ámbito de la extrema derecha, los rótulos que hace un quinquenio eran sus referentes han desaparecido (como la PxC) o se asemejan a restos vestigiales"
  46. Thomàs, 2019, p. 279-280. "Algunos factores unen a Vox a la extrema derecha clásica, y no son poco relevantes… [Sin embargo] nos encontramos pues ante otra extrema derecha, nacida para responsder a nuevos retos…"
  47. «Tres focos del ascenso de la extrema derecha en Andalucía». El País. 4 de diciembre de 2018. 
  48. Àngels Barceló (6 de abril de 2021). «Se alarga la sombra de Ayuso». Cadena Ser. Consultado el 15 de abril de 2021. «La ultraderecha de Vox está en el alambre… Hemos asumido como normal la suma de los dos partidos, PP y Vox, para saber si la derecha suma más que la izquierda. Nadie parece cuestionarse que la ultraderecha entre el gobierno autonómico de la capital del país ». 
  49. Varela, Manuel (29 de julio de 2017). «"Hay un gran espacio a la derecha del PP, pero nadie ha sabido aún cómo ocuparlo"». elconfidencial.com. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  50. Precedo, José (17 de diciembre de 2017). «Vox: la ultraderecha irrelevante en las urnas agita los juzgados». ElDiario.es. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  51. Regué, Júlia (19 de agosto de 2018). «Radiografía de la extrema derecha en Catalunya». elperiodico (en español). Consultado el 3 de diciembre de 2018. 
  52. «La afiliación al partido ultraderechista VOX aumenta un 20% en 40 días». www.publico.es. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  53. Welle (www.dw.com), Deutsche. «Spain proves sterile ground for far-right parties | DW | 31.05.2017». DW.COM (en inglés británico). Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  54. «Spanish far right gains increased support | Government Europa». Government Europa (en inglés británico). 2 de noviembre de 2018. Archivado desde el original el 31 de diciembre de 2020. Consultado el 3 de diciembre de 2018. 
  55. «Explained: Who is VOX? Spain's latest far-right party gaining popularity». euronews (en inglés). 8 de octubre de 2018. Consultado el 3 de diciembre de 2018. 
  56. «Spain's Vox party wins seats as far-right party surges for first time since Franco» (en inglés). 3 de diciembre de 2018. 
  57. Kaylie Piecuch (23 de abril de 2019). «Far-Right Vox party set to gain foothold in Spanish politics for first time since Franco's death». foxnews.com (en inglés estadounidense). 
  58. «Espagne: l'extrême droite entre pour la première fois dans un gouvernement régional». lefigaro.fr (en francés). 10 de marzo de 2022. 
  59. «Vox». ft.com (en inglés). Consultado el 29 de julio de 2022. 
  60. Ricardo García (29 de junio de 2022). «El influyente ‘The Times’ se hace eco de la teoría de VOX sobre la relación de la “hipersexualización” con la despoblación». Diario de Valladolid - El Mundo. 
  61. «El retrato de Vox en 'The New York Times': extrema derecha, nacionalista y antinmigrantes». Cadena Ser. 9 de enero de 2019. Consultado el 15 de abril de 2021. 
  62. Anne Applebaum (3 de mayo de 2019). «¿Qué hay detrás del auge de Vox? Polarización, tecnología y una red global». washingtonpost.com. 
  63. María García Arenales (7 de julio de 2022). «El peligro de normalizar a la ultraderecha y que Vox siga creciendo en España». washingtonpost.com. 
  64. Diego Salazar (29 de septiembre de 2021). «La redención de la derecha peruana no pasa por VOX». washingtonpost.com. 
  65. «Spain's far-right gains visibility in Catalonia crisis» (en inglés británico). 15 de octubre de 2017. Consultado el 3 de diciembre de 2018. 
  66. a b Hedgecoe, Guy (2 de noviembre de 2018). «Vox, el partido político que quiere "hacer España grande otra vez"». BBC News Mundo (en inglés británico) (Madrid). Consultado el 25 de noviembre de 2018. «Muchas políticas de Vox, particularmente aquellas que versan sobre inmigración, y su mensaje hostil hacia el islam han hecho que algunos los comparen con movimientos y partidos de extrema derecha que existen en otros países de Europa ». 
  67. a b «Will Bannonism Play in Spain?». Slate (revista). 2 de julio de 2018. 
  68. «Spain: No country for old fascists». POLITICO (en inglés estadounidense). 26 de diciembre de 2016. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  69. «Far-right gains first share of power in Spain since Franco». reuters.com (en inglés). 10 de marzo de 2022. 
  70. «L’émergence d’un parti d’extrême droite surprend l’Espagne». Le Monde.fr (en fr-FR). 10 de octubre de 2018. Consultado el 25 de noviembre de 2018. 
  71. Herrera, Carlos (8 de octubre de 2018). «¿Qué opina Herrera sobre Vox?». COPE (en español). Consultado el 25 de noviembre de 2018. «Algunos insisten en etiquetar rápidamente de ultraderecha o partido de extrema derecha. Vox es un partido de derechas ». 
  72. de Prada, Juan Manuel (13 de octubre de 2018). «Voxeando». Diario ABC (Madrid, España). Consultado el 25 de noviembre de 2018. «Los medios de adoctrinamiento de masas tildan a Vox, con desmelenada hipérbole, de «formación ultraderechista». Pero lo cierto es que Vox ha sido siempre una formación de derecha homologada ». 
  73. Rodríguez, Antonio (9 de octubre de 2018). «Ferreras llama a Verstrynge para que advierta del peligro de VOX, pero el gurú podemita le chafa la tarde: 'No son extrema derecha'». Consultado el 25 de noviembre de 2018. «Hay un matiz, porque VOX tiene obsesión con el Islam. Para mí VOX no es extrema derecha, yo diría que son la Alianza Popular de 1977. » 
  74. «Spain's new PP leader seeks to move the party 'back to its roots' - Olive Press News Spain». Olive Press News Spain (en inglés británico). 25 de julio de 2018. Consultado el 3 de diciembre de 2018. 
  75. «Abascal 'asciende' a Buxadé y Reyes Romero a vicepresidentes de Vox en su nueva ejecutiva». okdiario.com. 22 de febrero de 2020. Consultado el 6 de octubre de 2022. 
  76. Riveiro, Aitor (6 de octubre de 2022). «Vox sustituye a Ortega Smith por Ignacio Garriga en la Secretaría de Organización tras la espantada de Macarena Olona». elDiario.es. Consultado el 6 de octubre de 2022. 
  77. Forti, 2021, p. 131-134.
  78. Thomàs, 2019, p. 276.
  79. a b Casals, 2020, p. 374.
  80. a b K., M. (9 de mayo de 2014). «“Los viejos partidos se lo están gastando todo en las autonomías”». El País. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  81. Téllez de Meneses, Bea (11 de noviembre de 2019). «Santiago Abascal: su pasado, su familia». vozpopuli.com. Consultado el 5 de julio de 2021. 
  82. Hennig y Meyer-Resende, 2016, p. 305.
  83. Gracia, Ana I. (15 de enero de 2014). «Abascal y Ortega Lara le montan a Rajoy la primera escisión del PP en dos décadas». El Confidencial. Consultado el 3 de abril de 2015. 
  84. Cuesta, Román (2021). «7. Fundamentalismo religioso». En Miquel Ramos, ed. De los neocón a los neonazis. La derecha radical en el Estado español. Madrid: Fundación Rosa Luxemburg. pp. 277, 319. 
  85. Remírez de Ganuza, Carmen (17 de enero de 2014). «Nace Vox pidiendo la eliminación de los parlamentos regionales». El Mundo. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  86. a b c Ferreira, 2019, p. 76.
  87. «Vidal-Quadras deja el PP “por falta de democracia” y ficha por Vox». El País. 27 de enero de 2014. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  88. a b «Vox pide en San Sebastián que se abra la ilegalización de “Bildu-Sortu-ETA”». El País. 10 de abril de 2014. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  89. a b «Resultados Elecciones Europeas 2014». El País. Archivado desde el original el 17 de enero de 2016. Consultado el 8 de julio de 2015. 
  90. Segurola, María (28 de agosto de 2014). «Vidal-Quadras dejaría Vox y se 'sumaría' a una posible coalición entre UPyD y C's». El Mundo. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  91. a b c Segurola, María (20 de septiembre de 2014). «Los militantes de Vox eligen a Santiago Abascal como nuevo presidente». El Mundo. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  92. Segurola, María (16 de septiembre de 2014). «Afiliados de Vox denuncian 'pucherazo' en sus elecciones internas». El Mundo. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  93. «Santiago Abascal, elegido nuevo presidente de Vox con el 91% de los votos». ABC. 20 de septiembre de 2014. Consultado el 18 de marzo de 2015. 
  94. Segurola, María (27 de octubre de 2014). «Cristina Seguí y José Luis Sánchez irrumpen en la cúpula de Vox». El Mundo. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  95. «Derecha Navarra y Española se integra en Vox Archivado el 29 de marzo de 2015 en Wayback Machine.». voxespana.es. 24 de febrero de 2015.
    • «Derecha Navarra y Española se integra en Vox bajo la presidencia de Nieves Ciprés». derechanavarra.es. 24 de febrero de 2015.
  96. «Resultados elecciones Andalucía 2015». 
  97. «Resultados de las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo de 2015». elpais.com. 
  98. «Comunicado tras las elecciones del 24M». voxespana.es. 
  99. Vox (27 de junio de 2015). «Los resultados son; Carmelo González 15,56% y Santiago Abascal 83,84%». Twitter. Consultado el 11 de julio de 2015. 
    «Santiago Abascal, elegido candidato de VOX a las elecciones generales». Libertad Digital. 27 de junio de 2015. Consultado el 11 de julio de 2015. 
  100. «Elecciones Generales 2015. Congreso». resultadosgenerales2015.interior.es. Archivado desde el original el 16 de mayo de 2016. Consultado el 29 de marzo de 2016. 
  101. «Elecciones Generales 2015. Senado». resultadosgenerales2015.interior.es. Archivado desde el original el 4 de julio de 2016. Consultado el 29 de marzo de 2016. 
  102. «LOS AFILIADOS DE VOX MANTIENEN LA CONFIANZA EN SANTIAGO ABASCAL». www.teinteresa.es. 5 de marzo de 2016. Consultado el 29 de marzo de 2016. 
  103. «Detenido en Gibraltar el presidente de VOX Madrid por desplegar una bandera española». ABC. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  104. «Operación VOX: así me infiltré a nado en Gibraltar para colocar una bandera de España». El Español. Consultado el 24 de junio de 2016. 
  105. Ferreira, 2019.
  106. Pinar, Clara (1 de febrero de 2017). «Vox se cuela en la cumbre de la extrema derecha». Tiempo de Hoy. 
  107. «VOX participa en la cumbre de la ultraderecha europea contra la UE». eldiario.es. 22 de enero de 2017. 
  108. Ferreira, 2019, p. 77.
  109. «Vox se querella contra Torrent y pide su detención por la investidura de Puigdemont». El Confidencial. 9 de mayo de 2018. Consultado el 1 de julio de 2018. 
    «El TSJ catalán admite la querella de Vox por rebelión contra Puigdemont». El País. 11 de octubre de 2017. Consultado el 1 de julio de 2018. 
  110. «El juez investiga la denuncia de un abogado contra Santiago Vidal». Consultado el 4 de diciembre de 2017. 
  111. «El juez del caso Vidal admite una querella de VOX contra Lluís Salvadó». Consultado el 4 de diciembre de 2017. 
  112. «El TSJC admite a VOX como acusación popular en la causa contra Forcadell». 6 de noviembre de 2017. Consultado el 4 de diciembre de 2017. 
    «VOX pieza clave en las causas relacionadas con el separatismo catalán». Consultado el 4 de diciembre de 2017. 
  113. Borasteros, Daniel (8 de octubre de 2018). «Los 'tránsfugas' que se unen a VOX: "El PP ha comprado la ideología de Zapatero"». El Confidencial. 
  114. «La edil no adscrita en el Ayuntamiento de Jaén Salud Anguita, que entró por C's, se integra en Vox». Eldiario.es. 12 de junio de 2017. 
  115. «Los ex 'populares' Juan Antonio Morales y Antonio Pozo se incorporan a Vox». Región Digital. 10 de septiembre de 2018. Consultado el 10 de septiembre de 2018. 
  116. Lambertucci, Constanza (8 de octubre de 2018). «La extrema derecha de Vox llena Vistalegre con más de 9.000 simpatizantes». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 11 de octubre de 2018. 
    «Vox llena Vistalegre con un proyecto contra los extranjeros, el independentismo y el feminismo: "Los españoles, primero"». ELMUNDO. Consultado el 11 de octubre de 2018. 
  117. Esteban, Paloma (7 de octubre de 2018). «Vox abarrota Vistalegre con 10.000 banderas y propone ilegalizar el independentismo». El Confidencial. Consultado el 11 de octubre de 2018. 
  118. «Vox triplica sus afiliados en un año y llena el palacio de Vistalegre». telecinco. 8 de octubre de 2018. Consultado el 11 de octubre de 2018. 
  119. «EL OBJETIVO - ¿De qué vive VOX?, ¿cómo ha evolucionado su voto?: estas son las cuentas del partido ultraderechista». laSexta.com. 7 de octubre de 2018. Consultado el 11 de octubre de 2018. 
  120. Ferreira, 2019, p. 77. "Espoleados por la crisis secesionista en Cataluña, la nueva formación fue ganando momentum y dio la sorpresa al conseguir más del 10% de los votos y hasta doce escaños en el Parlamento andaluz"
  121. «¿Por qué han vuelto a fallar las encuestas?: "El voto se decide cada vez más tarde"». El Confidencial. 5 de diciembre de 2018. 
  122. Acha Ugarte, 2021, p. 111-112.
  123. «Vox crece donde hay más inmigrantes: un mapa de sus votos en cada municipio». El País. 3 de diciembre de 2018. 
  124. «Encuesta CIS: el apoyo a Vox se dispara en Madrid, Castilla-La Mancha y Aragón». Vozpópuli. 5 de diciembre de 2018. «Las encuestas de este nuevo barómetro de Tezanos han sido realizadas con anterioridad a las elecciones andaluzas. » 
  125. «Far right wins seats in Spanish region for first time since Franco». The Guardian. 3 de diciembre de 2018. 
  126. «Vox irrumpe con fuerza en Andalucía logrando 12 escaños y se pone de meta las generales». rtve. 2 de diciembre de 2018. 
  127. «La prensa europea destaca la irrupción de la extrema derecha "por primera vez desde Franco" en España». 20minutos.es. 3 de diciembre de 2012. 
  128. Acha Ugarte, 2021, p. 111.
  129. Ballesteros, Roberto R. (23 de febrero de 2019). «Los afiliados de Vox respaldan eliminar las primarias para "controlar" los candidatos». El Confidencial. 
  130. González, Miguel (29 de abril de 2019). «Vox entra en el Congreso con 24 escaños, pero se queda lejos de sus expectativas». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 4 de junio de 2019. 
  131. PAÍS, Ediciones EL. «Resultados Electorales en C. Valenciana: Elecciones Autonómicas 2019 en EL PAÍS». EL PAÍS. Consultado el 4 de junio de 2019. 
  132. C.S. MACÍAS (13 de junio de 2019). «Vox se integrará en el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos del Parlamento Europeo». www.larazon.es. Consultado el 13 de junio de 2019. 
  133. «VOX: El partido de Santiago Abascal se integrará en el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos del Parlamento Europeo». OKDIARIO. 13 de junio de 2019. Consultado el 13 de junio de 2019. 
  134. OLGA R. SANMARTÍN (20 de enero de 2020). «Qué es el pin parental, la herramienta para que los padres puedan vetar contenidos en las aulas». ELMUNDO. Consultado el 24 de febrero de 2021. 
  135. I.Z.; D.G (11 de noviembre de 2019). «Así son los 52 diputados de Vox». El Español. Consultado el 12 de marzo de 2021. 
  136. Carvajal, Álvaro (7 de marzo de 2020). «Santiago Abascal, reelegido presidente de Vox ante la ausencia de rivales y en un congreso de alfombra roja». ELMUNDO. Consultado el 16 de marzo de 2021. 
  137. Rodríguez, Miguel Ángel (14 de septiembre de 2020). «Abascal (Vox) presenta Solidaridad: "El primer sindicato patriótico y antiseparatista"». elperiodico. Consultado el 7 de enero de 2021. 
  138. Tomico, Mar (16 de septiembre de 2020). «TRANSPARENTIA | 'Solidaridad': el sindicato apoyado por Vox que se financiará con cuotas de 3 y 5 euros». Newtral. Consultado el 7 de enero de 2021. 
  139. Coll, Vicente (14 de septiembre de 2020). «Vox encomienda a su "sindicato patriota" el futuro del voto obrero». ELMUNDO. Consultado el 7 de enero de 2021. 
  140. García Badía, Jorge (20 de septiembre de 2020). «Rodrigo, líder del sindicato de Vox, arruinó a su pueblo con medio millón: la tía de Abascal le apoya». El Español. 
  141. Moraga, Carmen (11 de septiembre de 2020). «Fundación Disenso: Abascal ya tiene think tank para el rearme "intelectual" de Vox». ElDiario.es. Consultado el 7 de enero de 2021. 
  142. «Abascal crea la Fundación Disenso, al estilo de Faes, como laboratorio de ideas». La Vanguardia. 3 de septiembre de 2020. Consultado el 7 de enero de 2021. 
  143. «Vox pide que el Ejército actúe para frenar la llegada de inmigrantes». La Vanguardia. 19 de octubre de 2020. Consultado el 18 de enero de 2021. 
  144. González, Miguel (25 de noviembre de 2020). «La Armada recuerda a Vox que sus buques deben rescatar a las pateras, no bloquearlas». El País. Consultado el 10 de febrero de 2022. 
  145. Efe (25 de noviembre de 2020). «La contundente respuesta del jefe de la Armada española a la petición de Vox de un bloqueo naval en Canarias». ElDiario.es. Consultado el 10 de febrero de 2022. 
  146. Alías, Marina (29 de diciembre de 2020). «Vox copa el Congreso de los Diputados con más de 1.300 iniciativas parlamentarias». Vozpópuli. Consultado el 18 de enero de 2021. 
  147. «La Fiscalía abre investigación para ver si Vox comete un delito de odio tras la campaña en Cataluña». Público (España). 16 de febrero de 2021. Archivado desde el original el 18 de marzo de 2021. Consultado el 18 de febrero de 2021. 
  148. «Madrid desmiente las cifras de Vox sobre los menas: «El coste no depende de la nacionalidad»». abc. 20 de abril de 2021. Consultado el 10 de febrero de 2022. 
  149. a b «La justicia avala el cartel de Vox contra los 'menas'». El Periódico. 5 de julio de 2021. 
  150. Guindal, Carlota (19 de julio de 2021). «La Audiencia de Madrid da carpetazo definitivo a la investigación a Vox por el cartel de los menas». La Vanguardia. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  151. Martínez, Laura (23 de agosto de 2021). «La diputada valenciana que se ha ido de Vox: "Había reuniones a escondidas"». El Diario. 
  152. a b c d e «Abascal extiende la alfombra en Madrid a la extrema derecha europea». elDiario.es. 30 de enero de 2022. 
  153. «El pacto PP-Vox en Castilla y León: una ley de violencia “intrafamiliar” que borra la machista y una inmigración “ordenada”». elDiario.es. 10 de marzo de 2022. 
  154. «Abascal elimina el último vestigio de democracia interna en Vox». El País. 30 de marzo de 2022. 
  155. «Abascal marca el objetivo de que Vox supere los 100 escaños en las próximas generales y sea el partido más votado». El Mundo. 1 de abril de 2022. 
  156. Gómez, Daniel (21 de febrero de 2022). «¿Qué pasa entre Ayuso y Casado? Resumen de la crisis del PP». elperiodicodeespana. Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  157. Rincón, Reyes (23 de junio de 2022). «La empresa de la que cobró el hermano de Ayuso se embolsó un millón de euros por las mascarillas que le habían costado 500.000». El País. Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  158. González, Miguel (18 de febrero de 2022). «Vox acaricia la idea del ‘sorpasso’ ante la guerra interna del PP». El País. Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  159. «Mañueco promete “rigor y ejemplaridad” en la toma de posesión de los consejeros de Castilla y León». El País. 20 de abril de 2022. 
  160. Hoy, Granada (28 de abril de 2022). «'Comienza la Toma': Macarena Olona se presenta como candidata de Vox en Andalucía y lo hace ¿a lomos de un caballo?». Granada Hoy. Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  161. PAÍS, Ediciones EL. «Resultados Electorales en Andalucía: Elecciones Andalucía 2022». EL PAÍS. Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  162. «Barómetro laSexta | El PP lidera la intención de voto con dos puntos sobre el PSOE para las próximas elecciones generales». LaSexta. 25 de septiembre de 2022. Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  163. Casals, 2020.
  164. a b Anduiza, Eva (6 de diciembre de 2018). «El discurso de Vox». Agenda Pública. 
  165. Turnbull-Dugarte, 2019. ”The 2018 regional elections in the autonomous community of Andalucía in Spain signalled a substantial shake-up of the country’s party system, bringing about the end of Spain’s exceptional status as a country without a radical right-wing political party”
  166. a b c d e f g h Applebaum, 2019.
  167. Thomàs, 2019, p. 279-280. "Algunos factores unen a Vox a la extrema derecha clásica, y no son poco relevantes… [Sin embargo] nos encontramos pues ante otra extrema derecha, nacida para responder a nuevos retos…"
  168. Arroyo Menéndez, 2020, p. 716. "En su mayor éxito electoral, el de las elecciones generales de noviembre de 2019, obtiene 3.640.063 votos. Este amplio apoyo a un partido de ultraderecha en España es inédito desde el final del franquismo"
  169. a b c d Fernández Suárez, 2021, p. 244.
  170. Acha Ugarte, 2021, p. 103.
  171. Thomàs, 2019, p. 277. "Extremado nacionalismo español"
  172. a b c d Forti, 2021, p. 84.
  173. Casals, 2020, p. 376. "Desde entonces [1919] este ultranacionalismo devino un componente de la ultraderecha. Vox, que se autodefine como «la España viva», lo asumió como eje de su discurso ante el desafío secesionista"
  174. a b c Arroyo Menéndez, 2020, p. 715.
  175. Acha Ugarte, 2021, p. 103-104.
  176. a b c d e Ferreira, 2019, p. 86.
  177. Thomàs, 2019, p. 286.
  178. a b c d e f g h i j k Casals, 2020, p. 375.
  179. Acha Ugarte, 2021, p. 118.
  180. a b c d e González Enríquez, Carmen (2017). La excepción española: el fracaso de los grupos de derecha populista pese al paro, la desigualdad y la inmigración. Real Instituto Elcano. doi:10.13140/RG.2.2.11632.56327. 
  181. Thomàs, 2019, p. 277; 281.
  182. Ballester Rodríguez, 2021, p. 8. "El esencialismo de la nación de Vox implica en ocasiones la negación del principio democrático. La nación es descrita como algo diferente y superior a la suma de sus integrantes en un momento histórico"
  183. Acha Ugarte, 2021, p. 102-104.
  184. a b Ferreira, 2019, p. 81.
  185. a b c d Gentile, 2019, p. 25-26.
  186. Sánchez, Ana I. (16 de octubre de 2019). «¿Ley de Seguridad, 155 o estado de excepción?». Diario ABC. Consultado el 15 de noviembre de 2019. «Vox, por su parte, urgió ayer a declarar el estado de excepción ». 
  187. a b c Thomàs, 2019, p. 281.
  188. Thomàs, 2019, p. 281-282.
  189. a b c d Ferreira, 2019, p. 87.
  190. a b c d e Forti, 2021, p. 84-85.
  191. Thomàs, 2019, p. 288.
  192. Ferreira, 2019, p. 87-88.
  193. Thomàs, 2019, p. 281; 290.
  194. a b Thomàs, 2019, p. 282.
  195. Thomàs, 2019, p. 278; 283.
  196. Fernández Suárez, 2021, p. 244. "A political policy of nativism that places them in direct opposition to immigration"
  197. Ballester Rodríguez, 2021, p. 2.
  198. a b c Acha Ugarte, 2021, p. 104.
  199. Ballester Rodríguez, 2021, p. 2. "Las referencias a la Reconquista y a las luchas en tiempos de Carlos V y Felipe II contra potencias musulmanas proyectan una imagen de España como enemigo histórico del islam. Esta idea sustenta de forma implícita, en relación con el presente, el rechazo nativista de una comunidad cultural en su conjunto: la musulmana, algo que resultaría mucho más polémico si se expresara abiertamente"
  200. Gil-Benumeya Flores, Daniel (2018). «Viejas políticas y nuevos racismos. La izquierda frente a la islamofobia». Revista de Estudios Internacionales Mediterráneos (Universidad Autónoma de Madrid) 24: 49-70. ISSN 1887-4460. doi:10.15366/reim2018.24.004. 
  201. Casals, 2020, p. 375. "La oposición implícita al Islam en sus alusiones a Lepanto o a la Reconquista (aunque Vox oficialmente solo rechaza la interpretación fundamentalista de este credo)"
  202. a b Thomàs, 2019, p. 283.
  203. Gentile, 2019, p. 26. "Reclama la represión del fundamentalismo islámico"
  204. a b Gentile, 2019, p. 26.
  205. Thomàs, 2019, p. 282-283.
  206. Forti, 2021, p. 85.
  207. Acha Ugarte, 2021, p. 122. "[Lo que confirma] el alineamiento de Vox con el esquema discursivo de la ultraderecha europea"
  208. Thomàs, 2019, p. 278; 284.
  209. Thomàs, 2019, p. 284.
  210. «Rocío de Meer, la diputada de Vox, pillada difundiendo vídeos de un canal de propaganda nazi». El Mundo. 13 de agosto de 2020. Consultado el 24 de enero de 2022. 
  211. a b c Thomàs, 2019, p. 289.
  212. Labio Bernal, Aurora; Pineda, Antonio (2016). «Leftward Shift, Media Change? Ideology and Politics in Spanish Online-Only Newspapers After the 15-M Movement». 1932-8036/20160005. International Journal of Communication 10: 2661-2682. 
  213. a b c Acha Ugarte, 2021, p. 100-101.
  214. a b Thomàs, 2019, p. 277. "Algunos factores unen a Vox a la extrema derecha clásica… Puntos de su programa tienen que ver con concepciones también tradicionales de la familia o de las relaciones de género -con un antifeminismo explícito-, todo ello recubierto de profunda catolicidad"
  215. a b Gentile, 2019, p. 25.
  216. Thomàs, 2019, p. 291.
  217. a b Ferreira, 2019, p. 91.
  218. a b Acha Ugarte, 2021, p. 101.
  219. Thomàs, 2019, p. 286. "Defensa de la noción católica de familia frente a las políticas de género"
  220. Ballester Rodríguez, 2021, p. 9. "El partido adopta una actitud crítica, entre otras, hacia las políticas de género y de visibilización de la comunidad LGTBI+…"
  221. Thomàs, 2019, p. 285.
  222. Thomàs, 2019, p. 285-286.
  223. Hennig, Anja; Meyer-Resende, Madalena (2016). Bedingungen der Aktivierung von moralpolitischen Konflikten. En: Ines-Jacqueline Werkner y Oliver Hidalgo (Eds.). Springer. pp. 304-305. ISBN 978-3-658-11792-4. doi:10.1007/978-3-658-11793-1. «Vox ist zwar vor allem nationalistisch und neo-liberal, lehnt aber Abtreibung rigoros ab ». 
  224. Acha Ugarte, 2021, p. 101-102.
  225. a b Ferreira, 2019, p. 90.
  226. a b Thomàs, 2019, p. 278.
  227. Ballester Rodríguez, 2021, p. 9. "El partido adopta una actitud crítica… hacia los intentos de limitar actividades tradicionales como la caza y la tauromaquia, en el marco de un discurso que ha sido caracterizado como de rechazo al cambio cultural"
  228. a b Forti, 2021, p. 96-98; 134.
  229. Applebaum, 2019. "En el periodo previo a las elecciones generales de abril -las primeras en las cuales Vox se mostraba como un verdadero candidato-, el dinero, la red y el talento de CitizenGo probaron ser extremadamente útiles. Como ya lo había hecho en el pasado, CitizenGo lanzó su campaña de 'Vota Valores' en los días anteriores a la votación. Esta vez, los autobuses se pintaron con citas destinadas a menospreciar a los líderes de otros partidos políticos que no fuesen Vox. El grupo creo un portal web que incluyó listas que mostraban cuáles partidos estaban de acuerdo con la plataforma de 'valores', y que dejaban perfectamente claro que el único partido con 'valores' era Vox"
  230. https://www.lagacetadesalamanca.es/opinion/que-pais-CG9778576
  231. Ferreira, 2019, p. 83.
  232. Thomàs, 2019, p. 278; 289.
  233. Thomàs, 2019, p. 284-285.
  234. Ferreira, 2019, p. 88.
  235. a b c d e f Ferreira, 2019, p. 89.
  236. Ferreira, 2019, p. 93; 89. ”Como sus homólogos de la derecha radical en Europa, están en contra de algunos aspectos del orden constitucional y liberal, pero no del régimen democrático en sí”
  237. Acha Ugarte, 2021, p. 104-105.
  238. Acha Ugarte, 2021, p. 105-106.
  239. Ferreira, 2019, p. 90. ”Los políticos no son aquí criticados porque formen parte de una élite corrupta, sino porque han traicionado a España”
  240. Thomàs, 2019, p. 292-293. "Políticos y partidos que se aprovechan del sistema a nivel estatal y autonómico; separatistas; inmigrantes ilegales (y también, en momentos, legales); terroristas de todo tipo; y aún dirigentes europeos aprovechados. Se llama principalmente a barrerlos a todos y a lograr con el esfuerzo del pueblo sano, liderado por Vox, una España renovada y orgullosa de sí misma. Una España cristiana triunfante ante las amenazas interiores, exteriores, e infiltradas, que la acosan"
  241. «Verstrynge: "Vox no es extrema derecha, es populismo. Podemos también es populista"». COPE. 12 de enero de 2019. Consultado el 23 de marzo de 2022. 
  242. Mudde, 2021, p. 13.
  243. Thomàs, 2019, p. 291; 294. "Nacionalismo español, antiseparatismo y antiautonomismo, neoliberalismo, antiglobalización, fomento de los valores de la familia cristiana y antifeminismo, conservadurismo y modernidad a un tiempo… pero no destrucción fascista del sistema constitucional ni propuesta de régimen autoritario. Es decir, que no nos encontramos ante un programa antidemocrático que pretenda acabar con el régimen constitucional, como lo fueron en su época los de tipo fascista. Por el contrario, estamos ante uno de reforma del Estado en sentido ultranacionalista y católico […] Desde los partidos y buena parte de los medios, articulistas y tertulianos progresistas se ha tachado a Vox de 'fascista'. Ello a la luz de lo que venimos argumentando nos parece un calificativo erróneo, fácil y que implica abdicación de la tarea necesaria de analizar la ideología, programa y, sobre todo, causas del relativo éxito reciente del partido. Y es que Vox es otra cosa, con mucha más capacidad para lograr adeptos y votos que el auténtico fascismo español actual…"
  244. a b Thomàs, 2019, p. 277-278.
  245. a b Thomàs, 2019, p. 292.
  246. Casals, 2020, p. 379.
  247. Acha Ugarte, 2021, p. 121. "Vox es partidario de revisar el pasado histórico"
  248. Mudde, 2021, p. 13-14. "Ni la dirección ni la ideología del partido están directamente manchadas por el fascismo ni por el régimen franquista, aun cuando sí propugnen una visión revisionista de este último"
  249. Ballester Rodríguez, 2021, p. 2. La consigna del partido, repetida por varios de sus representantes, ha sido no adoptar oficialmente una posición sobre estas cuestiones [historia contemporánea de España], al tiempo que se enfatiza la libertad de las personas de tener una u otra opinión al respecto. Este planteamiento se ha utilizado como contrargumento frente a la Ley de Memoria Histórica, a la que se acusa de coartar la libertad al imponer políticamente una visión de la historia"
  250. Press, Europa (30 de noviembre de 2021). «Todos los grupos de Cibeles menos Vox condenan el franquismo y los homenajes a todas las dictaduras». www.europapress.es. Consultado el 19 de diciembre de 2021. 
  251. «Un político de Vox, acusado de hacer "apología del fascismo" por una foto en Toledo». El Español. 14 de diciembre de 2021. Consultado el 19 de diciembre de 2021. 
  252. Acha Ugarte, 2021, p. 121.
  253. Acha Ugarte, 2021, p. 117; 121-122.
  254. Ballester Rodríguez, 2021, p. 10. "La visión histórica de Vox no es propiamente un revisionismo, sino la revitalización de un antiguo relato histórico, en buena medida desacreditado académicamente"
  255. Ballester Rodríguez, 2021, p. 2-3.
  256. Ballester Rodríguez, 2021, p. 3; 9. "El discurso histórico de Vox es un instrumento central para su retórica de reacción cultural, que también caracteriza a muchos otros partidos de la nueva derecha radical […] Mediante esta reivindicación de la mentalidad e ideas del pasado, Vox apela, reforzándola, a una poderosa tendencia social de resentimiento cultural y rechazo al cambio de valores, que se atribuye a un progresismo culturalmente hegemónico. En definitiva, el partido Vox ha hecho de la historia, en mucha mayor medida que los demás partidos políticos españoles, un instrumento central de su discurso político, tanto para proyectar sus valores, actitudes y proyectos, como para ofrecer una visión estigmatizadora de ciertas comunidades culturales y denigrante de sus adversarios políticos"
  257. Thomàs, 2019, p. 287-288. "El neoliberalismo es rampante en toda la propuesta económica que hace Vox, así como una actitud contraria a la globalización"
  258. Cornago, Luis (28 de noviembre de 2018). «¿Tiene Vox espacio en la competición política española?». Agenda Pública. 
  259. Thomàs, 2019, p. 287-289.
  260. Acha Ugarte, 2021, p. 48; 106. "Los propios ultraderechistas… rechazan violentamente la [denominación] de 'extremistas' o 'ultras'. […] Caben pocas dudas sobre la pertenencia de Vox al universo ultra europeo, a pesar de su rechazo a ser catalogado como uno más de esos partidos"
  261. C.S. MACÍAS (6 de enero de 2019). «Entrevista a Javier Ortega Smith, Secretario General de Vox». La Razón. Consultado el 12 de enero de 2019. 
  262. «Francisco Serrano: "Vox no es un partido de extrema derecha, sino de extrema necesidad"». COPE. 3 de diciembre de 2018. Consultado el 12 de enero de 2019. 
  263. Serrador, Montse (5 de diciembre de 2018). «Hablan los alcaldes de VOX: «¿De extrema derecha? En absoluto»». abc. Consultado el 12 de enero de 2019. 
  264. a b Autonómico, El Confidencial (27 de enero de 2014). «La propuesta territorial de Vox: suprimir las autonomías y mantener las diputaciones». El Confidencial Autonómico. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  265. a b c Acha Ugarte, 2021, p. 102.
  266. Press, Europa (15 de noviembre de 2020). «Vox lleva al Congreso el derecho a estudiar exclusivamente en castellano, tras la polémica por la Ley Celaá». www.europapress.es. Consultado el 10 de febrero de 2022. 
  267. González, Miguel (16 de octubre de 2019). «Vox pide la suspensión de los derechos fundamentales en Cataluña». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 10 de febrero de 2022. 
  268. Ricardo Rodríguez (22 de abril de 2019). «El programa económico de Vox, analizado por un técnico de Hacienda: bueno para las rentas altas, malo para el resto». elDiario.es. Consultado el 21 de enero de 2022. 
  269. Forti, 2021, p. 88-89.
  270. Medina, Alvaro J. (11 de marzo de 2015). «VOX propone una bajada masiva de impuestos». Negocios.com. Archivado desde el original el 14 de marzo de 2015. Consultado el 12 de abril de 2015. 
  271. García Aller, Marta (6 de diciembre de 2018). «Por qué el programa económico de Vox no tiene sentido». El Independiente. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  272. Junquera, Natalia (9 de enero de 2019). «El plan extremista de Vox dificulta el pacto andaluz y debilita a Casado». El país. 
  273. LUCIO, Lourdes (16 de enero de 2021). «Juan Manuel Moreno, un tipo normal y corriente». El País. Consultado el 6 de julio de 2021. 
  274. «Ayuso asume las peticiones de Vox y se abre a modificar las leyes LTGBI por contener artículos "revisables"». SER. 21 de junio de 2021. 
  275. a b Sanz, Mario (23 de junio de 2021). «Los artículos de las leyes LGTBI que Vox y Ayuso han puesto en la diana en Madrid». El Plural. Consultado el 6 de julio de 2021. 
  276. SAVIGNAN, Carlos (11 de julio de 2019). «Iñigo Errejón enumera toda la LGTBfobia de Vox en un brillante discurso». Shangay. 
  277. «Lluvia de 'zascas' contra Abascal por su repentina 'conversión' en icono del movimiento LGTB». El Español. 7 de mayo de 2020. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  278. «Espinosa de los Monteros: "Hemos pasado de pegar palizas a los homosexuales a que ahora esos colectivos impongan su ley”». El Plural. 27 de enero de 2020. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  279. «El fichaje de comunicación de Vox: "¿Por qué los gays celebran San Valentín si lo suyo es vicio?"». El Español. 4 de enero de 2019. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  280. 20minutos (31 de mayo de 2019). «Una diputada de Vox: "Si mi hijo es homosexual, preferiría no tener nietos"». www.20minutos.es - Últimas Noticias. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  281. Corral, Marta (29 de abril de 2019). «'Gaysper', el meme homofóbico de Vox que se le ha vuelto en contra». Telecinco. Consultado el 6 de julio de 2021. 
  282. a b Corral, Marta (4 de mayo de 2019). «Éste es Gaysper, el icono homófobo creado por Vox que se le ha vuelto en contra». El Español. 
  283. «‘Gaysper’ se cuela en el Congreso y planta cara a los diputados de Vox». Público. 23 de mayo de 2019. Consultado el 6 de julio de 2021. 
  284. Ramos, Miquel (2021). «3. La irrupción de Vox». De los neocón a los neonazis. La derecha radical en el Estado español. Madrid: Fundación Rosa Luxemburg. pp. 70-72. 
  285. «Santiago Abascal, sobre el cambio climático: "Desconozco las cuestiones científicas, pero me gusta mucho el campo"». Voz Pópuli. 11 de julio de 2019. Consultado el 18 de agosto de 2021. 
  286. «Vox tumba en el Senado una declaración sobre los incendios porque pedía “luchar contra el cambio climático”». La Razón. 27 de agosto de 2019. Consultado el 18 de agosto de 2021. 
  287. González, Miguel (30 de octubre de 2019). «Vox quiere discutir sobre inmigración y no sobre cambio climático». El País. Consultado el 18 de agosto de 2021. 
  288. Domingo, Marta R. (28 de enero de 2019). «Rocío Monasterio: «Llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo»». ABC. Consultado el 18 de agosto de 2021. 
  289. Robayna, Eduardo (5 de junio de 2019). «VOX y su argumentario contra el cambio climático: “No vamos a malgastar más dinero en esta estafa”». La Marea. Consultado el 18 de agosto de 2021. 
  290. Mudde, 2021, p. 62-65.
  291. Forti, 2021, p. 130-133. "Prácticamente nadie en la extrema derecha europea defiende ya esas posiciones [antieuropeístas]… No es que Le Pen, Salvini y compañía hayan dejado de ser euroescépticos. Más sencillamente es que se han dado cuenta de que, por un lado, el antieuropeísmo ha tocado techo… Por otro lado, la extrema derecha ha dejado de ser ultraminoritaria en el Viejo continente así que puede permitirse soñar con gobernar: es decir, le conviene ahora entrar en la sala de mando de la Unión Europea y decidir las políticas que se van a aplicar, y no solo hacer una estéril oposición de fachada para ganar más visibilidad mediática. Además, la esperpéntica manera en que se ha gestionado el Brexit en Reino Unido ha supuesto una especie de aviso a navegantes… Esto explica la razón por la que la extrema derecha decidió apostar fuerte en las elecciones europeas de 2019… El objetivo de la ultraderecha era el de obtener al menos un tercio de los eurodiputados para poder bloquear al Europarlamento… [pero] no consiguió lo que pretendía"
  292. a b Forti, 2021, p. 143-144.
  293. Forti, 2021, p. 104.
  294. «Donald Trump rescata a Vox y les cede un local en el Rockefeller Center.». El Plural. 4 de marzo de 2020. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  295. a b «Los controvertidos halagos de Juan Guaidó a Vox por su recibimiento en Madrid.». Diario Crítico. 27 de enero de 2020. Consultado el 20 de septiembre de 2020. 
  296. «La ultraderecha española viaja a Bolivia para dar su apoyo al gobierno de Jeanine Áñez.». La política online. 2 de enero de 2020. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  297. «Vox pide apoyo a Guaidó para conocer las relaciones de Podemos con Venezuela.». El Diario.es. 25 de enero de 2020. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  298. «Vox denuncia a Podemos por financiación irregular de Bolivia.». La Vanguardia. 16 de enero de 2020. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  299. «Un ex ministro peruano quiere formar su propio Vox con una propuesta "realmente progresista".». El Mundo. 30 de abril de 2020. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  300. «Vox da la nota en Gibraltar colgando una bandera de España.». El Plural. 20 de junio de 2016. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  301. «El Gobierno de Gibraltar denuncia a Vox por incitación al odio.». La Vanguardia. 18 de diciembre de 2019. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  302. «Vox intentará tumbar el Tratado Fiscal sobre Gibraltar esta semana en el Pleno del Congreso.». Europa Press. 31 de mayo de 2020. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  303. «Vox exige al Gobierno que frene la "ofensiva" de Marruecos en aguas canarias y le recuerda su obligación con el Sáhara.». Europa Press. 22 de enero de 2020. Consultado el 21 de septiembre de 2020. 
  304. «Vox declara la guerra a la República Popular China: "Tiene que pagar por la expansión del virus"». El Español. 21 de octubre de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
    Press, Europa (4 de agosto de 2021). «Vox pide al Gobierno acciones diplomáticas para que China acceda a una investigación sobre el origen del Covid». COPE. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  305. Press, Europa (9 de abril de 2020). «Abascal dice que China parece haber comprado a la OMS y que puede hacer lo mismo con España». www.europapress.es. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  306. Press, Europa (23 de enero de 2022). «Abascal insiste a gobiernos en dar marcha atrás en el pasaporte Covid y critica que sigan "abriendo las puertas a China"». www.europapress.es. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
    «Vox declara la guerra al pasaporte covid y tilda las medidas restrictivas en Cataluña de "apartheid sanitario de la dictadura separatista"». Diario16. 3 de enero de 2022. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  307. «Covid19: Vox culpa a la "China comunista" y pide que España salga de la OMS». Redacción Médica. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  308. «Trump notifica a la Organización Mundial de la Salud que EE.UU. se retira del organismo». BBC News Mundo. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  309. Mars, Amanda (1 de mayo de 2020). «Trump carga contra China y vincula el virus a un laboratorio de Wuhan». El País. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  310. News, A. B. C. «Trump's 'Chinese Virus' tweet helped lead to rise in racist anti-Asian Twitter content: Study». ABC News (en inglés). Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  311. Press, Europa (8 de marzo de 2020). «Vox mantiene su multitudinario mitin en Vistalegre pese al coronavirus». www.europapress.es. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  312. Macías, C. S. (14 de marzo de 2020). «Ortega Smith: “Mis anticuerpos españoles luchan contra los malditos virus chinos”». La Razón. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  313. «La embajada china critica por racista a Ortega Smith tras hablar de “malditos virus chinos”». La Vanguardia. 14 de marzo de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
    Rastreador, El (14 de marzo de 2020). «La Embajada de China responde a Ortega Smith: "Stop racismo"». ElDiario.es. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  314. «Intolerables mensajes racistas de un edil de Vox contra ciudadanos chinos». El Plural. 8 de febrero de 2020. Consultado el 11 de febrero de 2022. 
  315. Albin, Danilo (4 de diciembre de 2018). «Vox ha recibido casi dos millones de euros en donaciones desde su nacimiento». www.publico.es. Consultado el 12 de diciembre de 2018. 
  316. «Vox se fundó con un millón de euros del exilio iraní». El País. 21 de enero de 2019. 
  317. Gil, Joaquín (10 de diciembre de 2018). «Descenso a las cuentas de Vox». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 12 de diciembre de 2018. 
  318. «Alejo Vidal-Quadras, fundador de Vox: "Abascal sabía que el dinero era iraní y le parecía muy bien"». El Mundo. 23 de enero de 2019. 
  319. «Los musulmanes que financiaron a Vox fueron un grupo terrorista». El Plural. 14 de enero de 2019. 
  320. lainformacion.com (13 de junio de 2020). «Vox multiplica por siete sus ingresos y ya acumula 6M de patrimonio sin deuda». La Información. Consultado el 28 de enero de 2021. 
  321. a b «Cuentas anuales ejercicio 2020». Consultado el 8 de abril de 2021. 
  322. Aragón, Heraldo de. «Vox recibió el 66% de sus ingresos de fondos públicos en 2020». heraldo.es. Consultado el 14 de abril de 2021. 
  323. Applebaum, 2019. "El más reciente informe de OpenDemocracy cita a Arsuaga, el director de CitizenGo, informándole a un periodista que el dinero dado a su grupo podría 'indirectamente' apoyar a Vox, ya que 'actualmente estamos en verdad totalmente alineados'
  324. Steven Forti (3 de marzo de 2022). «Y el mejor amigo español de Putin es…». CTXT. 
  325. Luis Casal (19 de marzo de 2022). «Una red de ultraderecha une a Vox con los oligarcas rusos de Putin a través de HazteOir y CitizenGo». El Español (periódico digital). 
  326. a b «Cuentas ejercicio 2018». 
  327. a b «Cuentas anuales VOX 2019». VOX. 11 de junio de 2020. Consultado el 17 de enero de 2021. 
  328. González, Miguel (1 de mayo de 2022). «Abascal pone ‘comisarios políticos’ a sus consejeros autonómicos». El País. Consultado el 1 de mayo de 2022. 
  329. «Resultados Elecciones Generales de 2015». Consultado el 2 de enero de 2019. 
  330. «Resultados Elecciones Generales de 2016». Consultado el 2 de enero de 2019. 
  331. «Resultados Elecciones Generales 28 de abril 2019». Boletín Oficial del Estado. Consultado el 17 de enero de 2021. 
  332. «Resultados de las elecciones al Congreso de los Diputados y al Senado celebradas el 10 de noviembre de 2019». www.boe.es. 18 de diciembre de 2019. Consultado el 17 de enero de 2021. 
  333. a b c d e f g h i j k «Resultados Elecciones Autonómicas de 2015». Consultado el 2 de enero de 2019. 
  334. «Resultados Elecciones al Parlamento de Andalucía de 2018». Consultado el 2 de enero de 2019. 
  335. «Resultados Elecciones al Parlamento vasco de 2016». Consultado el 2 de enero de 2019. 
  336. «Resultados Elecciones al Parlamento vasco de 2020». Consultado el 13 de junio de 2020. 
  337. «12J: Resultados Elecciones gallegas julio 2020. Escrutinio y escaños.». El Comercio. 18 de febrero de 2020. Consultado el 17 de enero de 2021. 
  338. País, El (12 de marzo de 2021). «Resultados elecciones catalanas 2021». El País. Consultado el 6 de mayo de 2022. 
  339. «Resultados elecciones a la Asamblea de Madrid del 4 de mayo de 2021». resultados2021.comunidad.madrid. Consultado el 5 de mayo de 2021. 
  340. «Consulta de resultados electorales. Ministerio del Interior». www.infoelectoral.mir.es. Consultado el 18 de enero de 2021. 
  341. «Resultados Elecciones Europeas de 2014». Consultado el 2 de enero de 2019. 
  342. «Resultados Elecciones Europeas de 2019». Consultado el 16 de julio de 2019. 
  343. Casals, Xavier (15 de marzo de 2014). «L’hora del Carajillo Party?». Ara. Archivado desde el original el 21 de junio de 2019. 
  344. a b c Casals, Xavier (12 de octubre de 2018). «Vox: la ultradreta que creix per tornar a fer “gran” Espanya». Ara. 
  345. «Chiringuito, PIN parental o Frente Popular: el glosario perverso de Vox». El País. 7 de julio de 2019. 
  346. a b Mudde, 2021, p. 11. ”España se ha sumado a esa mayoría de países europeos que tienen un partido de ultraderecha en su Parlamento nacional”
  347. Acha Ugarte, 2021, p. 97. "Desde entonces [la ultraderecha española] había sido descrita como una "especie moribunda", un conjunto de formaciones y grupúsculos extremistas que apenas consiguieron salir de la marginalidad política durante décadas. Así tras el declive de Fuerza Nueva y ya en la década de los noventa, agrupaciones como las distintas Falanges (Española de las JONS, Alternativa [sic] y Española Independiente) compitieron con nuevas candidaturas como la Alianza por la Unidad Nacional, liderada por Sáenz de Ynestrillas, o Democracia Nacional. Todos juntos no llegaron a sumar más de 44 000 votos (y ningún escaño) en el conjunto del territorio en las elecciones generales. El escenario a finales del siglo pasado, cuando ya los grandes partidos de ultraderecha en Europa Occidental habían conseguido sustanciales éxitos, era prácticamente el de un movimiento de alcance urbano, organizado en torno a tres ciudades: Madrid, Barcelona y Valencia"
  348. Thomàs, 2019, p. 277. "Durante los cuarenta años de democracia… el recuerdo de este último régimen [franquista] y la voluntad mayoritaria de consolidar la democracia en España había marginalizado las opciones ultraderechistas -como habían sido los casos de Fuerza Nueva, CEDADE o los múltiples grupúsculos que se declaraban (y se declaran) herederos de la Falange joseantoniana-"
  349. Acha Ugarte, 2021, p. 99-100.
  350. Acha Ugarte, 2021, p. 95-96.
  351. Mudde, 2021, p. 13-15.
  352. a b Mudde, 2021, p. 13-14.
  353. Acha Ugarte, 2021, p. 9.
  354. Casals, 2020, p. 376.
  355. Thomàs, 2019, p. 279-280. "Vox ha sido y sigue siendo visto para sus votantes como el bastión más seguro, inquebrantable, insobornable y dispuesto a todo, incluso a la violencia y a la muerte heroica en el combate, para defender la inquebrantable unidad de España. Ha sido capaz de adquirir un protagonismo excepcional en el combate contra el 'separatismo' -que confunde con el nacionalismo catalán, más transversal- presentándose como acusación particular en los procedimientos incoados contra los dirigentes procesistas catalanes"
  356. Applebaum, 2019. "La velocidad del auge de Vox es, en muchos sentidos, una historia exclusivamente española, marcada por una reacción nacionalista a una crisis separatista regional…"
  357. Acha Ugarte, 2021, p. 109.
  358. Turnbull-Dugarte, 2019. "The 2018 regional elections in the autonomous community of Andalucía in Spain signalled a substantial shake-up of the country’s party system, bringing about the end of Spain’s exceptional status as a country without a radical right-wing political party. […] Political conflict regarding the separatist movement in Catalonia and the inability of national government to resolve the same had a large impact on explaining individual support for Vox. […] Whilst Vox’s success represents the end of the country’s exceptional status as a country free from an electorally successful radical right-wing party, the motivations for this party’s success do not appear to be dependent on the individual-level determinants – mainly that of immigration – that explain support for right-wing populists elsewhere"
  359. Acha Ugarte, 2021, p. 109-110.
  360. Turnbull-Dugarte, Rama y Santana, 2020. "The electoral success of the new populist radical right-wing party, VOX, which achieved an unprecedent electoral result in the Spanish general elections of April 2019, brought an end to Spain's exceptional status as a country free of the radical right. […] Importantly, we establish that national identity plays a large role in explaining support for the new radical right-wing challenger and that the effect of identity is conditioned by negative evaluations of the political situation in Spain"
  361. Arroyo Menéndez, 2020, p. 715. "El apoyo a VOX en el momento que nos ocupa [las elecciones generales de noviembre de 2019] podría explicarse fundamentalmente como una fragmentación del electorado de la derecha basado en su mayor conservadurismo y radicalidad, cuyo principal detonante ha sido la preocupación por la situación de Cataluña. Esta ha activado el sentimiento e identidad nacionalista española, junto a sensibilidades autoritarias y otras vinculadas al conservadurismo y tradicionalismo propios de una parte de la derecha, como la preocupación por la inmigración, el tradicionalismo o el antifeminismo, o la preocupación por la situación política y económica del país, que en una situación tan delicada queda en manos de progresistas"
  362. Casals, 2020, p. 375; 366.
  363. Applebaum, 2019. ”De algún modo, es la ironía final: los nacionalistas, los antiglobalistas, esas personas escépticas de las leyes internacionales y de las organizaciones internacionales, incluso ellos, ahora trabajan juntos, rompiendo fronteras por causas comunes. Comparten los mismos contactos. Obtienen dinero de los mismos financiadores. Están aprendiendo de los errores entre ellos, copiándose el vocabulario. Y juntos, están convencidos de que algún día ganarán”
  364. Forti, 2021, p. 146-147. "Si hoy no cabe duda de que la posverdad es un rasgo de nuestra época… tampoco cabe duda alguna de que es la extrema derecha quien la utiliza más frecuentemente hasta convertirse en una de las características imprescindible para poderla definir y entender"
  365. a b Casals, 2020, p. 377.
  366. Thomàs, 2019, p. 279.
  367. Acha Ugarte, 2021, p. 114-116. "De hecho, en varios aspectos el fenómeno de Vox parece lo que, en principio y justamente, buscó ser: una versión 'más de derechas' del Partido Popular. […] Ahora bien, existen también diferencias importantes entre ambos electorados. Además de votar con votantes más jóvenes, declaradamente menos 'católicos practicantes' y con mayores ingresos que los del PP, los de Vox muestran mayores inclinaciones autoritarias…"
  368. Acha Ugarte, 2021, p. 117-118. "La debilidad de su implantación [en Navarra, País Vasco, Galicia o Cataluña] parece tener más que ver con su radical hostilidad hacia los nacionalismos periféricos"
  369. Casals, 2020, p. 378-379. "Se ha estimado que [en las elecciones de noviembre de 2019] captó 1.300 000 sufragios procedentes del PP y de un C’s en implosión"
  370. Thomàs, 2019, p. 294-295.

Bibliografía

Enlaces externos