Volcán Antisana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antisana
Antisana.JPG
Antisana ubicada en Ecuador
Antisana
Antisana
Tipo Estratovolcán - Caldera
País(es) Ecuador
Coordenadas 0°28′53″S 78°08′27″O / -0.48138888888889, -78.140833333333Coordenadas: 0°28′53″S 78°08′27″O / -0.48138888888889, -78.140833333333
Altitud 5.704 m
Prominencia 1.678 m
Cordillera Andes
Última erupción 1801
[editar datos en Wikidata]

Antisana es un gran estratovolcán del arco de los Andes, potencialmente activo y cubierto por glaciares. Se sitúa ubicado en la Coordillera Real del Ecuador, entre las provincias de Napo y Pichincha, unos 50 km al sureste de la ciudad de Quito. Se encuentra situado entre los volcanes de Cotopaxi, Chacana, Cayambe, Reventador y Sumaco. Su glaciar perdió al menos 36% de su masa original en los últimos 50 años. Por su importancia estratégica, es la más estudiada de estas cumbres andinas. Se mide su longitud anualmente y su masa cada mes. El deshielo de su casco glaciar y los páramos ubicados alrededor del volcán son una de las fuentes más importantes de agua potable para la ciudad de Quito, capital de Ecuador.

Volcán Cayambe en la ruta de los volcanes, atrás el Antisana, luego el Cotopaxi y al fondo el Chimborazo

Aspecto[editar]

Su cumbre alcanza 5758 m con un edificio basal de 13 km de diámetro ligeramente elongado en sentido E-O. Se reconocen dos edificios volcánicos en el Antisana: el Antisana I, que es un edificio viejo y erosionado ubicado en la parte oriental del complejo, y el Antisana II que representa el edificio joven potencialmente activo. La parte superior del edificio es fundamentalmente lávica, con flujos de lava que afloran radiales a la cumbre y cuyos frentes se pueden ver bajo el pie del glacial. En base a los estudios estratigráficos realizados en la zona se ha concluido que el edificio habría crecido durante y posteriormente a la última glaciación del Pleistoceno. Los flancos inferiores del edificio están cubiertos por morrenas y flujos de lava, sin embargo, en las laderas occidentales afloran secuencias espesas de depósitos de flujos piroclásticos y flujos de escombros.[1]

Vulcanismo[editar]

El volcán se originó sobre los restos de una antigua caldera volcánica, que en la actualidad, el volcán lo ocupa casi toda. Según Hall et al. (2012) el Antisana II habría experimentado una actividad eruptiva regular desde hace más de 14000 años, registrándose al menos 40 erupciones pequeñas a moderadas en este periodo de tiempo. Este tipo de actividad se habría detenido hace aproximadamente 1000 años o al menos no se tiene un registro geológico claro de actividad más reciente.

En el periodo histórico se presume que han ocurrido al menos 4 erupciones: 1590-1600, 1760, 1773 y 1802. Sin embargo, debido a la situación remota del volcán no existen relatos detallados de las mismas. Las erupciones de 1760 y 1773 fueron erupciones efusivas (flujos de lava) que actualmente han sido asociadas a la Caldera de Chacana y no al Antisana propiamente dicho. La supuesta erupción de 1802 corresponde a un relato de Alexander von Humboldt que refería la presencia de humo cerca del volcán, sin embargo no existe otra confirmación de este fenómeno. Actualmente no se observa ningún tipo de actividad fumarólica en el Antisana, sin embargo, algunos montañistas han reportado olor a azufre en las partes altas.[2]

En la actualidad se considera un volcán activo, debido a la actividad de varias aguas termales en la Quebrada del Azufre Grande, y erupciones pasadas relativamente recientes. El volcán se sitúa sobre un paramo casi deshabitado y alejado de la civilización; sin embargo, puede ser un riesgo si vuelve a entrar en erupción, ya que está cubierto siempre de nieve, y puede ocasionar lahares que podrían anegar de agua a Quito debido a que el volcán es una de las principales fuentes de este recurso para la ciudad. También se destruirían cosechas cercanas.

Erupciones volcánicas[editar]

  • 1590 a 1600: Al parecer, una lluvia de ceniza ocurrió en la zona donde está Antisana. No obstante, también pudo ser producto del Reventador.
  • 1760: Se formó un flujo de lava de 2 km de longitud
  • 1773: Fue una erupción demasiado potente, creándose muchos flujos de lava.
  • 1802: También fue potente. Fue una erupción de tipo estromboliano, que creó también flujos de lava. Se formó un domo en la cima haciendo desaparecer el cráter principal. Ocasionó lluvia de cenizas.

Alrededores[editar]

El volcán de Antisana se sitúa sobre una gran reserva de gran importancia, debido a la rica fauna y flora que abunda. Las aves son las que más abundan, entre ellos, los colibries y frailejones. Tiene un glaciar en su cima. Se accede a su cima desde Quito.

Es el cuarto volcán más alto de Ecuador.

Enlaces externos[editar]