Villambrán de Cea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Villambrán de Cea
núcleo de población
Villambrán de Cea ubicada en España
Villambrán de Cea
Villambrán de Cea
Ubicación de Villambrán de Cea en España.
Villambrán de Cea ubicada en Provincia de Palencia
Villambrán de Cea
Villambrán de Cea
Ubicación de Villambrán de Cea en la provincia de Palencia.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de la provincia de Palencia.svg Palencia
• Comarca Vega-Valdavia
• Municipio Lagartos
Ubicación 42°25′38″N 4°53′35″O / 42.427222222222, -4.8930555555556Coordenadas: 42°25′38″N 4°53′35″O / 42.427222222222, -4.8930555555556
Población 46 hab. (INE 2018)
Código postal 34347
Patrón San Isidro Labrador (15 de mayo)
Patrona Santa Marina (18 de julio)

Villambrán de Cea es una localidad y también una pedanía del municipio de Lagartos, en la comarca de la Vega-Valdavia de la provincia de Palencia, comunidad autónoma de Castilla y León, España.

Geografía[editar]

Situado en la zona Oeste de la provincia de Palencia, en el límite con la provincia de León, 6,5 km al Oeste de Villambroz y 2,7 al norte de Lagartos. Dista 14 km de Sahagún de Campos y 21 km de Saldaña.

Montes[editar]

Villambrán tiene tres montes principales: El Páramo de Cierzo, El Páramo de Gallego y Las Boltijeras o Botijeras. El Páramo Cierzo está situado al Este del pueblo, tiene una superficie que ha sido variable a lo largo de los años. En 1862 consta que tenía 108 Hectáreas; en 1896 tenía 725 Ha, de las cuales 677,48 eran de monte público y el resto (47,52) eran de particulares. En 1978 consta que tiene una superficie de 641 Ha, de las cuales 614,5538 son monte público y 27,4087 corresponden a 15 enclavados de particulares. De estos enclavados, 7 son corrales de ganado: Valdebañares, el Cueto (5), y la Camperona; y 8 son fincas de particulares situadas en Valdelansares, Valdesaldaña, Valdeluengo, Campoluengo y las Paradejas (o Paderejas). Sus límites son por el Norte el término de Villarrobejo del Ayuntamiento de Santervás de la Vega; por el Este también el término de Villarrobejo y el monte público La Perionda, de Villambroz; por el Sur los montes públicos Tordillos de Terradillos de Templarios y el Quemado o Pozanco de Lagartos; por el Oeste terrenos cultivados de particulares y el monte Páramo Gallego de Villambrán.

Las especies dominantes en el Páramo Cierzo son Quercus seviflora (Smith) o roble común (en 1862) y Quercus Tozza (Smith) o roble roblizo (en 1896). En 1978 se describe “con matas aisladas de Quercus pirenaica y repoblación con especies del género Pinus” (pino silvestre y pino laricio).

El Páramo de Gallego está situado al Oeste de Villambrán. Según datos de 1896, tiene una extensión de 297,5 Hectáreas de las cuales 287 son monte público y 9,5 pertenecen a particulares. Sus límites son por el Norte el término municipal de Cea, límite de la provincia de León y término de Villarrobejo; al Este el páramo Cierzo, el río Cueza de Villambrán y terrenos labrados de particulares; al Sur limita con el monte Quemado o Pozanco de Lagartos y al Oeste también con el monte Quemado de Lagartos, los términos de San Martín de la Cueza y Celada, ambos de la provincia de León y fincas agrícolas de Villambrán. La especie dominante del páramo Gallego es el Quercus Tozza (Bosc) o roble roblizo(1896).

Otro monte de Villambrán es el llamado Las Boltijeras (o Botijeras) que tiene una extensión de 69 Ha (1897). Se trata de un paraje situado al Sur de Villambrán y limitado al Norte por el paraje de Carremolinos, al Este por el río Cueza de Villambrán, al Sur por La Tabla y el monte Quemado de Lagartos.

Propiedad y Gestión de los Montes de Villambrán de Cea[editar]

Para entender las vicisitudes de propiedad y gestión por las que han pasado los montes de Villambrán especialmente en los siglos XIX y XX, hay que entender el concepto y el desarrollo de lo que fueron las distintas “desamortizaciones”.

La desamortización fue un proceso iniciado por Godoy en 1798 y cerrado en 1964. La desamortización consistía en poner en el mercado mediante subasta pública los bienes que los gobernantes consideraban que estaban en “manos muertas”, es decir, en manos improductivas que obtenían de ellos escaso rendimiento, por pertenecer a la aristocracia, la Iglesia Católica, las Ordenes Religiosas, los Municipios y el Estado. Tras la desamortización, una cuarta parte de la propiedad colectiva o institucional se convirtió en propiedad libre.

Pero las propiedades se subastaban adjudicándolas al mejor postor, por lo que los beneficiarios fueron las clases acomodadas, únicas que podían comprarlas y la aristocracia que con la compra se liberó de los derechos que tenían los campesinos arrendatarios, ya que las propiedades se vendían libres de servidumbres. También el Estado salió beneficiado, ya que obtenía su parte sobre los nuevos rendimientos y la enajenación de los bienes públicos servía para disminuir temporalmente la acuciante deuda. Los campesinos y arrendatarios no pudieron beneficiarse, ya que no tenían recursos para comprar los bienes subastados, y además, perdían sus derechos de aparcería o de explotación.

Hubo tres períodos principales de desamortización: el de Godoy, el de Mendizábal y el de Madoz. La desamortización de Godoy, se realizó entre 1800 y 1808 e incluía también bienes de particulares, no explotados, y fue de escasa importancia. Durante el trienio liberal (1820-1823) se hicieron otras desamortizaciones tan poco ambiciosas como la de Godoy que también fueron desechas a la caída del régimen liberal.

La desamortización de Mendizábal fue diseñada en 1836 y ejecutada posteriormente. También fue una desamortización muy pobre cuyo objeto principal eran los bienes Eclesiásticos a cambio de una promesa de mantenimiento de la Iglesia por parte del Estado que como era previsible, fue incumplido en años posteriores. Los lotes formados eran inasequibles para los pequeños propietarios y arrendatarios y las tierras fueron compradas por nobles y burgueses adinerados.

En 1841 durante la regencia de Espartero se diseñó la desamortización de la mayor parte de los bienes del Clero pero a la caída de Espartero en 1843, la ley fue derogada.

Durante el segundo gobierno de Espartero (1854-1856), su ministro de Hacienda, Pascual Madoz, diseñó una nueva desamortización en 1855 que fue ejecutada por gobiernos posteriores a partir de 1859. La desamortización de Madoz fue la más importante de las realizadas en España. Se declaraban en venta todas las propiedades del Estado, del Clero, de las Ordenes Militares, Cofradías, Obras pías, Santuarios, las del ex-infante D. Carlos, y los bienes propios y los comunes de los pueblos, los de la Beneficencia y de la Instrucción Pública, con algunas excepciones. Esta desamortización es la que se ejecutó aunque con muchos altibajos, muchas paradas y muchas vueltas atrás desde 1859 hasta 1964

En muchas ocasiones se desamortizó sólo el dominio directo de los bienes pero no la titularidad. [1]

En el caso de Villambrán de Cea, la titularidad de los montes no ha cambiado ya que siguen siendo bienes registrados a nombre del pueblo, pero el dominio directo sobre los mismos sí ha cambiado en los dos últimos siglos, ya que quien gestiona directamente es la Hacienda pública a través de los Organismos Forestales correspondientes, debiendo el pueblo pagar cánones por la explotación de sus propios montes, lo que convierte la propiedad en un mero título de “propiedad virtual”.

Los montes con unas determinadas características de superficie y especies arbóreas que se consideraba que tenían utilidad pública, podían ser excluidos de la desamortización mediante su inclusión en un “Catálogo” confeccionado por los Ingenieros de Montes del Ministerio de Fomento.

El primer catálogo fue realizado a partir de la Real Orden de 26 de octubre de 1855, que dividió en tres clases todos los montes, según sus especies arbóreas, entregando unos á la venta, exceptuando otros, y disponiendo que los restantes fuesen estudiados uno a uno para decidir en cada caso particular sobre la necesidad de su reserva (inclusión en el Catálogo) o la conveniencia de su enajenación (venta en pública subasta). En este Catálogo se incluían los montes de pinos, robles o hayas y también los montes de encinares y monte bajo.

El Real Decreto de 1859 establece nuevas normas para que los Ingenieros de Montes realicen un nuevo Catálogo de montes Exceptuables de la Desamortización, considerando exceptuables únicamente los montes de pinos, robles o hayas que contasen al menos con 100 hectáreas de cabida.

Las clasificaciones y Catálogos realizados para la desamortización, son muy cuestionados por la falta de precisión de la información que ofrecen, debido al hermetismo de los Ayuntamientos y su resistencia a facilitar los datos reales que podían llevarles a la pérdida de la propiedad del monte, y debido también al escaso tiempo y recursos que se daba a los Ingenieros de Montes para realizar las clasificaciones y confeccionar los Catálogos.

El primer Catálogo que incluye un monte de Villambrán es el confeccionado a partir del Real decreto de 1859. El Monte Cierzo queda incluido en el segundo Catálogo publicado por RD de 22 de enero de 1862. También el Monte Tordillos de Terradillos. [2]

En 1896 el Catálogo incluye el Monte Cierzo y el Monte Gallego como montes exceptuados de la desamortización y que deben continuar el primero y comprenderse el segundo, en el Catálogo de la provincia, de acuerdo con la Real Orden de 22 de enero de 1862, Ley de 24 de mayo de 1863 y Reglamento de mayo de 1865. En la misma situación quedan otros montes del municipio como son los montes Carrasco y Tordillos de Terradillos y el Quemado o Pozanco de Lagartos.

En 1907 la situación cambia y los montes Cierzo y Gallego aparecen como NO-Exceptuados o enajenables, y a cargo de la Hacienda pública. [3]​ La misma situación se mantiene en los años forestales de 1911-1912 para los montes Cierzo y Gallego pero se incluye además Las Botijeras como monte NO-Exceptuable o enajenable, a cargo de Hacienda. [4]​ Lo mismo ocurre con los tres montes en 1916 en que son gestionados por la Sección Facultativa de Montes al igual que otros montes del municipio como son El Carrasco y Tordillos de Terradillos y El Majuelo, el Quemado o Pozanco y Valdeladrón de Lagartos. [5]​. En 1923 todos estos montes del municipio están a cargo del Distrito Forestal de Palencia y aparecen como montes públicos de interés general, calificados como “montes enajenables” en un plan que va desde el 1 de octubre de 1923 hasta el 30 de septiembre de 1924. [6]​ Finalmente, en 1953 El Distrito Forestal de Palencia anuncia la Inclusión en el Catálogo de los montes Páramo Cierzo y Páramo Gallego de Villambrán de Cea, al declararlos Protectores o de Utilidad pública conforme a la Ley de 24 de junio de 1908 y como comprendidos en la regla 10 del artículo 8 del Real Decreto de 8 de octubre de 1909. [7]​ En la misma situación quedan otros montes del municipio como son El Carrasco y Tordillos de Terradillos y el Quemado o Pozanco, el Majuelo y Valdeladrón de Lagartos. También con esta fecha quedan incluidos en el Catálogo los montes Carrasco, Mata la Villa y Roturas, de Ledigos.

Aprovechamiento de los Montes[editar]

El aprovechamiento de los montes, tanto los que han estado gestionados por los Organismos Forestales provinciales como aquellos que son gestionados directamente por el pueblo, tradicionalmente ha consistido en el aprovechamiento de pastos, leñas y caza.
Los pastos del Monte Cierzo en 1899 se tasan para 1.150 reses lanares, 15 de cabrío y 30 cabezas de ganado mayor. En 1911 se tasa para 1.100 lanares, 10 cabríos y 10 cabezas de ganado mayor. De igual forma, en el resto de los montes se tasa para cada uno el número máximo de cabezas de ganado que puede pastar en ellos.
Además, tradicionalmente se aprovechaban los pastos de otros montes que se explotaban con Cea, en mancomunidad o mediante el pago de pastos, en los montes de los Espigaros (la Espigaza) y Torreconcejo. Hasta los años 60 del siglo pasado, la "vacada" del pueblo, se llevaba en primavera a estos montes donde permanecía hasta las vísperas de San Pedro, en que regresaban al pueblo las vacas rollizas y en estado semi-salvaje. También los rebaños de ovejas pastaban en estos montes a través de los acuerdos con Cea, en los que constaba que para cruzar el pueblo, debían ir "los pastores con polainas y los perros con carrancas".​

El aprovechamiento de leñas se ha hecho tradicionalmente para la quema en los hogares. Las cantidades taladas han sido variables pero normalmente han sido suficientes para proporcionar calor en los crudos inviernos que se dan a 925 m de altitud, y proporcionando también fuego para cocinar los alimentos durante todo el año. Para preservar el medio ambiente, las "cortas" o talas se dilatan en el tiempo y se van variando las zonas de tala, para dar tiempo a la regeneración natural del bosque. Así, si un año se cortan las leñas en el monte Cierzo, otro año se cortarán en el de Gallego o en otros parajes como Carredehesa o el Navazo.
Las talas se hacen bajo la supervisión del Negociado provincial de Montes. Así por ejemplo, en 1871 el Pliego de Condiciones especificaba que:

  • Las leñas se conceden para consumo en hogares y pienso del ganado.
  • Las atalayas se dejarán a distancia de 5 m. Se dejarán las más sanas y robustas.
  • El repartimiento de leñas para quemar se hará por número de vecinos (salvo reglamentos o usos en contrario).
  • No se podrán vender, cambiar o aplicar a otro destino. Si un vecino renuncia, lo comunicará para repartirlo entre el resto de vecinos.
  • Si alguna pieza pudiera ser destinada a aperos u otra utilidad a juicio del Ayuntamiento y empleado del ramo, podrá hacerse, con permiso del Gobernador.
  • Los ganados no podrán pastar las rozas de menos de 6 años donde el ganado puede perjudicar a las plantas.'' [8]​.


En el siglo XIX y primera mitad del XX, normalmente el aprovechamiento de la caza lo hacían los propios vecinos del pueblo que disponían de licencia de caza, ya fuera de caza con escopeta o con galgo. La Ley de Caza de 1883 establecía los límites de la caza, en términos parecidos a los actuales con algunas variaciones:

  • Se prohíbe la caza en épocas de reproducción.
  • No se pueden cazar aves insectívoras.
  • En las tierras particulares amojonadas y acotadas se puede cazar libremente (sin reclamos ni engaños a 500 m de otras colindantes).
  • Se prohíbe la caza con hurón, lazos, redes y artificios (excepto pájaros no insectívoros).
  • Se prohíbe la formación de cuadrillas para cazar perdices a la carrera, a pie o a caballo.
  • Se prohíbe la caza en días de nieve y días de fortuna (épocas de reuniones de animales, sequías, inundaciones, incendios, etc).
  • Se prohíbe cazar de noche con luz artificial.
  • No se puede cazar a una distancia inferior a 1 Km de la última casa de una población.
  • Los dueños de cotos pueden usar útiles para la destrucción de animales dañinos, pero no en caminos, veredas o sendas de la propiedad.
  • Caza con galgo: se prohíbe en sembrados desde la siembra hasta la recolección, y en viñedos desde el brote hasta la vendimia. [9]

A partir de 1962 normalmente se subasta la caza tanto en la parte de montes públicos autorizados por el Plan Forestal, como en fincas y montes privados o a cargo del pueblo, permitiéndose la caza también a los cazadores locales. En 1981 la Junta Vecinal de Villambrán solicita la creación de Coto Privado de Caza que afectará a 1.432 Ha del término municipal de Villambrán, por un período de 12 años.
Los precios y términos de las subastas de caza varían en función de la extensión de los cotos subastados y como es lógico de los niveles de precios de cada época. Así por ejemplo, en 1993 se subasta la caza menor en los páramos de Cierzo y Gallego, más 500 Ha cedidas por particulares, totalizando una superficie de 1.509 Ha aproximadamente, por un plazo de 5 años por 400.000 Pts/año de precio base y 800.000 Pts de índice, actualizables con el IPC y con una garantía del 10% del precio de adjudicación. ​

Ríos de Villambrán de Cea[editar]

El río principal de Villambrán es el río o arroyo Pozanco, también denominado Cueza de Villambrán, que es la cabecera central de las tres que forman el río Cueza. El río Cueza es un afluente del río Carrión por su margen derecha. Pasa por Ledigos, Quintanilla de la Cueza, Calzadilla de la Cueza, Cervatos de la Cueza, Riveros de la Cueza y Villafolfo, donde desemboca en el río Carrión. Tiene una longitud de unos 53 km en su vertiente principal. Río Cueza de Villambrán o arroyo Pozanco.jpg
El río Cueza, en su cabecera está formado por tres ramales o vertientes con el mismo nombre. Esta triple denominación induce a veces a confusión, ya que todas ellas se denominan Cueza, si bien, cada una de ellas tiene una segunda o terceras denominaciones, atendiendo al lugar por el que discurre, por lo que comúnmente al primero se le conoce como Cueza de San Martín, al segundo como Cueza de Villambrán y al tercero como Cueza de Villota o Cueza de Cabañas.

  1. 1. El primero de estos ramales, denominado arroyo o Cueza de San Martín, nace en la zona Este de Renedo de Valderaduey. A la altura de San Andrés de la Regla recibe las aguas del arroyo del Convento y del arroyo del Corco. Continúa su curso y a la altura de Villadiego de Cea recibe las aguas del arroyo de Valdemiñao. Después de pasar por San Martín de la Cueza, se le une el arroyo de Horcadillos que pasa por Lagartos, para ambos formar el primer ramal del río Cueza camino de Ledigos.
  2. 2. El segundo ramal del río Cueza lo forma el denominado arroyo o Cueza de Villambrán, que nace en la zona Noroeste de Villota del Páramo con el nombre de Cueza del Navazo. Más adelante en su curso se transforma en el arroyo del Valle de la Triana en el término de Santervás de la Vega, recibiendo las aguas del arroyo del Valle del Tremedo y pasando a denominarse arroyo del Pozanco en las Cercanías de Villambrán de Cea. Siguiendo su curso al Sudeste de Villambrán, recibe las aguas del arroyo y Laguna de Valdeluengo, del arroyo de Valdesaúgo y del arroyo de la Cuecilla, pasando a denominarse arroyo de Fuentearriba, y arroyo de la Cueza cuando pasa a la altura de Ledigos. Pasa después por el caserío de Santa María de las Tiendas donde se le une el arroyo Cueza de Cabañas (tercer ramal), en las cercanías de Calzadilla de la Cueza, para poco después unirse ambos con el arroyo Cueza de San Martín (primer ramal), en las cercanías de la villa romana de la Tejada, en el término de Quintanilla de la Cueza.
  3. 3. El tercer ramal al que ya hemos aludido antes, lo forma el arroyo o Cueza de Villota, también denominado Cueza de Cabañas, que nace en la zona Nordeste de Villota del Páramo. Bordea el parque-refugio de Hontanares en Santervás de la Vega, y siguiendo el curso pasa a denominarse arroyo Cueza de Cabañas, que en Villarrabé recibe las aguas del arroyo de la Huelga. Siguiendo su curso pasa por Villambroz y Calzadilla de la Cueza, donde se une al arroyo de la Cueza de Villambrán (ramal 2), para después unirse ambos con el arroyo de la Cueza de San Martín (ramal 1) en las cercanías de Quintanilla de la Cueza.

Una vez unidas las tres cabeceas a la altura de Calzadilla de la Cueza, el río continúa su curso pasando por Cervatos de la Cueza, Riveros de la Cueza y Villafolfo donde desemboca en el río Carrión, afluente del río Pisuerga que a su vez es afluente del río Duero.

Parajes de Villambrán de Cea[editar]

Localización de los principales parajes de Villambrán de Cea. Parajes deVillambran sobre vista satelite v3.jpg [10]

Demografía[editar]

En el año 2018 Villambrán contaba con una población de 46 habitantes concentrados en el núcleo principal.

Censo de Poblacion de Villambran de Cea y del Municipio 1846 a 2018.png

El gráfico anterior muestra la evolución del Censo de Población de Villambrán desde 1846 hasta 2018. El máximo de población se alcanzó en 1951 con 248 habitantes. En 1845 Villambrán tenía 21 vecinos que crecieron hasta 36 vecinos en 1867. La parte superior del gráfico muestra la evolución de población del municipio (Villambrán + Lagartos + Terradillos). El municipio alcanzó su máximo de población en 1946 con 588 habitantes. En la parte superior izquierda del gráfico se muestra la evolución de la población durante el corto período de tiempo (de 1846 a 1876) en que el municipio estuvo formado por 7 pueblos (Terradillos, Lagartos, Villambrán de Cea, Moratinos, San Nicolás del Real Camino, San Martín de la Fuente y el caserío de Villátima).   En este período, el máximo de población se alcanzó en 1864 con 812 habitantes. El mínimo de población tanto en Villambrán como en el municipio, durante el período contemplado, se dio en 2018.

Historia[editar]

No se conocen con exactitud los orígenes de Villambran. El registro más antiguo conocido muestra que en el año 1351 el pueblo de Villanbra (Villambrán), era un lugar solariego tributario de Juan Alonso de Alburquerque, señor de la merindad de Saldaña, según consta en el “Becerro de las Merindades de Castilla”, manuscrito en piel de becerro, que es un inventario de las behetrías o señoríos del reino de Castilla en tiempos de Pedro I.

El manuscrito dice que los vecinos de Villambrán pagan al rey “monedas y servicios quando los echa en su tierra”, es decir, que pagaban al rey monedas (una moneda forera equivalía a 6 maravedís en León y 8 maravedís en Castilla, pagaderos cada 7 años), y servicios consistentes en obradas en beneficio del rey o del señor. Dice también que “non pagan yantar nin fonsadera nin martiniega nin lo pagaron nunca”. Esto es, no pagaban la manutención del rey o de sus tropas cuando pasaban por sus tierras ni pagaban tributos para la construcción de fosos (fonsadera) o equipamientos de guerra, ni los tributos anuales que se pagaban por San Martín (martiniega).
Los derechos del señor consistían en que cada vasallo pagaba por fuero a dicho señor Juan Alonso de Alburquerque “seys maravedís”.

En aquella época, la merindad de la que era cabeza Saldaña comprendía 195 entidades (pueblos, aldeas, monasterios, despoblados, etc), entre ellos, algunos tan importantes como Cea, Guardo, Respenda y Sahagún. Las merindades o merinatos eran unas divisiones geográfico-administrativas que se dieron desde finales del siglo XII en los reinos de Castilla, Aragón y Navarra.

El becerro contiene también la descripción del resto de los pueblos de la zona existentes en aquella época: Terradillos, San Nicholas del Camino, Moratinos, Sant Martín de la Fuente, Villa Fátima (Villátima), pertenecientes a la merindad de Carrión, y Lagaricos (Lagartos), Sant Martin de la Cuesa, Celada, Sant Pedro de Aradue (San Pedro de Valdaraduey), Villadiego, Monesterio (Monasterio) de Santa Maria de Trianos , Cea, Villambrex (Villambroz), Villa Revejo (Villarrobejo) y Sant Fagunt (Sahagún), pertenecientes a la merindad de Saldaña.

El pueblo de Villambrán pertenecia al reino de León, aunque en esta época ya se había realizado la unificación con el reino de Castilla, y conbtinuó perteneciendo a la "provincia" de León hasta que se realiza la redistribución provincial en 1833, que es cuando pasa a pertenecer a la provincia de Palencia, y probablemente es también en ese momento cuando pasa a llamarse "Villambrán de Cea", ya que anteriormente se llamaba Villambra y después Villambrán.

En 1752 Villambrán contaba con 23 vecinos y había 10 mozos. La mayoría de sus habitantes eran labradores que en muchos casos simultaneaban las tareas de labranza con las de pastoreo. Había 6 pastores para la numerosa cabaña de ganado mayor y menor (vacuno, caballar, cabrío, asnal y lanar), complementado con la cría doméstica de gallinas, conejos y cerdos. En esa época, el Alcalde Pedáneo era D. Lucas Bartolomé y eran Regidores (Concejales o representantes del señor) Andrés Palomino e Isidoro Miguel. El Cura Párroco era D. Dionisio Bartolomé Fernández y había un Maestro de primeras letras que hacía también las veces de Sacristán.

En esta época, el territorio de Villambrán era tributario del Conde de la Gomera, probablemente por razón de que a éste pertenecía el Mayorazgo de Cea. Orgánicamente, Villambrán pertenecía a la jurisdicción de Cea y por lo tanto a la provincia de León, situación que se mantuvo hasta 1822. En 1752 el pueblo contaba con 38 casas, una fragua, un corral de ganado y dos pajares. También disponía de una taberna perteneciente a lo común, que estaba arrendada a Luis Fernández.

El terreno del pueblo, aunque pertenecía al Señorío, según declaraban, "no se paga cosa alguna por el establecimiento de el suelo". Sí pagaban en cambio, por el resto del territorio, ya que un tercio de los diezmos estaba destinado al pago de los derechos de Señorío, y el Conde de la Gomera tenía también cedido el derecho de Alcabalas (impuesto indirecto que se pagaba por la compra-venta de bienes muebles e inmuebles, tanto rústicos como urbanos). [11]

Posteriormente, Villambrán de Cea estuvo constituida en municipio[12]​ hasta 1846. En el censo de 1842 contaba con 24 hogares y 125 habitantes.

La Ley de 8 de enero de 1845 ordena la supresión de todos los Ayuntamientos que no excedan de 30 vecinos, por lo que el 17 de enero de 1846 se forma un distrito municipal con los siguientes pueblos: Terradillos (capital), Moratinos, San Nicolás del Real Camino, San Martín de la Fuente, Villátima, Lagartos y Villambrán de Cea.

En el recuento General de 1857 Villambrán de Cea contaba con 164 habitantes. En esa fecha Terradillos contaba con 199 h; San Nicolás del Real Camino: 127 h; Moratinos: 93 h; San Martín de la Fuente: 54 h (incluido Villátima); y Lagartos: 96 h.

El 15 de mayo de 1876, la Diputación Provincial de Palencia aprueba la segregación del Ayuntamiento de Terradillos en dos Ayuntamientos: el primero, formado por Moratinos (capital), junto con San Nicolás del Real Camino, San Martín de la Fuente y el caserío de Villátima, y el segundo, formado por Terradillos (capital), Lagartos y Villambrán de Cea.

El 27 de abril de 1906 La Diputación de Palencia toma el acuerdo de denominar a Terradillos como “Terradillos de Templarios”. Ello se debe a que existe otro Ayuntamiento con el nombre de Terradillos en la provincia de Salamanca. Por ello, se propone que se agregue al Terradillos del Partido de Carrión de los Condes el calificativo ""de Templarios"", tomando este nombre del arroyo cercano al pueblo, pasando a figurar a partir de este momento en el Nomenclátor con del nombre de “Terradillos de Templarios”. El río o arroyo Templarios se forma de la unión de varios pequeños arroyos al Oeste de Terradillos. Discurre durante 11 Km pasando por Villémar y Villelga, hasta el término de Villada donde desemboca en el río Sequillo. ([13]​)

En 1927 se construye el camino vecinal de Villambrán de Cea a "El Portillo", que enlaza con la carretera de Sahagún de Campos a Saldaña.

En 1934 se aprueba el traslado de la capitalidad del Ayuntamiento de Terradillos de Templarios al de Lagartos, por ser más céntrico y permitir a los vecinos de Villambrán de Cea una mejor fiscalización de la Administración Municipal.  El procedimiento se inició a instancia de los vecinos de Villambrán de Cea que el 1-2-1933 pidieron al Ayuntamiento que interesase a la Diputación Provincial el traslado de la capitalidad a Lagartos. El acuerdo del Ayuntamiento fue sometido a Referendo. ([14]​).

Monumentos[editar]

Iglesia de Santa Marina: presenta una espadaña estupenda y una pila Bautismal de piedra muy antigua.


  1. Desamortización; Autor: Enciclopedia Contributors http://enciclopedia.us.es/index.php?title=Desamortizaci%C3%B3n&oldid=600415
  2. 1863-02-16 BOP 20 pág 5.
  3. 1907-08-23 BOP 170 pág 2.
  4. 1911-08-22 BOP 172 pág 2
  5. 1916-10-23 Boletín Oficial de la Provincia de Palencia (BOP) Nº 230 pág 2
  6. 1923-12-26 BOP 169 pág 2.
  7. 1953-02-03 BOP 14 pág 2.
  8. 1871-09-18 BOP pág 5
  9. 1833-03-02 BOP 194 pág 1.
  10. Parajes localizados sobre mapa de Google Maps
  11. Catastro de Ensenada de 1752
  12. Municipio Código INE -345151
  13. DP de 27-04-1906 nº 5253 pág. 2
  14. BOP 110/1934 de 12 de septiembre