Villa Ada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Villa Ada Savoia
Villa Ada (Roma).JPG
Interior del parque.
Tipo Villa, parque histórico[1]

Localización Roma, ItaliaFlag of Italy.svg Italia

Vías adyacentes Via Salaria, Via di Ponte Salario, Via di Monte Antenne, Via Panama
Área 180 hectáreas[1]

Ubicación 41°55′55″N 12°30′05″E / 41.932039, 12.501497Coordenadas: 41°55′55″N 12°30′05″E / 41.932039, 12.501497

La Villa Ada es el segundo parque público más grande de Roma, por detrás de la Villa Doria Pamphilj. Alberga numerosos edificios neoclásicos, entre ellos la Villa Reale (actualmente en uso por la delegación diplomática egipcia en Italia). Está situada en la zona septentrional de la ciudad, al noroeste de la Via Salaria, en el barrio Parioli.

Historia[editar]

Arqueología[editar]

La isla del lago inferior.

Son numerosos los restos de un asentamiento urbano datable al siglo VIII a. C., conocido con el nombre de Antemnae, de ante amnes, es decir «delante de los ríos» en latín, en referencia al punto en el que el Aniene se une al Tíber. Dionisio, Livio y Plutarco lo recuerdan en lucha contra Roma para vengar el rapto de las sabinas debido a que muchas de las mujeres raptadas provenían de este asentamiento.

Otro elemento fundamental es la cercanía a la antigua Via Salaria, la más antigua de todas las vías consulares romanas, y calle fundamental para el comercio de la sal. Estaba vinculada desde el origen al comercio de este mineral, que los primeros romanos tenían que importar del mar Adriático. A lo largo de esta calle son todavía evidentes numerosas sepulturas y complejos de necrópolis y catacumbas cristianas que se abren en el terreno. Destacan las espléndidas y antiquísimas catacumbas de Priscila, cuyo trazado se extiende en su mayor parte bajo el territorio de la villa. El lugar pertenecía a la familia de los Acilii (en la zona está presente el topónimo Piazza Acilia), que tenía aquí un hipogeo; se recuerda al cónsul Acilio Glabrione (perteneciente a la familia y convertido al cristianismo), que fue condenado en 97 por Domiciano por haber conspirado contra él. Pronto, durante el papado de Silvestre I, al hipogeo inicial se le añadió una pequeña basílica, y como consecuencia otras tumbas cristianas.

Edificios en el interior del parque[editar]

La Villa Reale.
Las caballerizas, próxima sede del Museo del Giocattolo.
Fachada del Templo de Flora.

Además de la Villa Reale, el parque alberga en la actualidad numerosos edificios neoclásicos y eclécticos, como el Templo de Flora, la Villa Polissena, las caballerizas reales, el chalet suizo y la torre gótica. La historia de su edificación empieza en el siglo XVII, cuando el parque era sede del Collegio Irlandese, y era una granja más que una villa urbana. Transformada en propiedad de los príncipes Pallavicino, fue reorganizada a finales del siglo XVIII como un «jardín de paisaje», creando recorridos geométricos y pequeñas construcciones (como el Templo de Flora, el Belvedere y el Cafehaus), a las cuales el desnivel del terreno proporcionaba fondos y paisajes románticos.

Fue comprada por los Saboya en 1872: a Víctor Manuel II le encantaba este parque y compró otros terrenos para agrandar la finca hasta las 180 hectáreas actuales e hizo realizar obras para mejorar su funcionalidad y construcciones de utilidad, como las caballerizas. Sin embargo, a Humberto I no le gustaba vivir en el campo, y prefería el Quirinal. Por esta razón, la villa fue vendida, a un precio especial, al administrador de los bienes de la familia real, el conde Telfener, que la dedicó a su esposa Ada. Víctor Manuel III la compró de nuevo en 1904 y la villa se volvió a convertir en residencia real (cambiando su nombre por «Villa Savoia») hasta 1946. Mientras tanto, Mussolini decidió construir al lado de la villa un búnker anti bombardeos para la familia Saboya.

Tras la aprobación de la orden del día Grandi, el rey convocó a la Villa Ada a Mussolini, que fue arrestado el 25 de julio de 1943, y se lo llevaron en una ambulancia. Tras la caída de la monarquía la villa fue objeto de un largo litigio, al término del cual una parte siguió siendo propiedad privada de los Saboya y ha sido posteriormente alienada varias veces (y es la que conserva todavía, gracias al abandono en el que ha permanecido, trazados del jardín del siglo XVIII), mientras que la parte hacia la Via Salaria fue adquirida al demanio público en 1957. La zona pública ha sido alterada de diversas maneras con el paso del tiempo, y arbolada con especies no siempre autóctonas.

La Villa Reale fue donada posteriormente por Humberto a Egipto, como regalo por la hospitalidad recibida durante el exilio; actualmente alberga la sede de la embajada y el consulado de la República Árabe de Egipto.

El búnker[editar]

Entrada al búnker de la Villa Ada.

Son interesantes también los restos de arqueología industrial, representados por los restos del refugio antiaéreo real con un gigantesco camino de entrada, cerrado por puertas blindadas que, hasta los años sesenta, todavía contenía el mobiliario original y restos de armamento. Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la familia real ya utilizaba como refugio antiaéreo las bodegas de la villa, fácilmente accessibles mediante trampillas y amuebladas como una sala de estar. Entre 1941 y 1942, junto con la orden por parte de Mussolini y al agravarse la situación, se decidió realizar un nuevo búnker excavado en el banco de tufo, mucho más resistente y más confortable, a pesar de estar a una distancia ligeramente mayor.[2]

Para su construcción se utilizaron las mejores técnicas constructivas del tiempo para estas estructuras, que contemplaban además de bombardeos pesados, también la resistencia a un período de aislamiento. La estructura estaba por tanto dotada de todas las comodidades, de servicios higiénicos, de agua y provisiones.[2]​ Las puertas de acceso estaban blindadas y había también una salida secundaria para las emergencias. La estructura contemplaba también el filtrado del aire, y las tomas de aire salían a la superficie superior de la estructura, revelando su presencia. La entrada principal se encuentra cerca de la primera caballeriza, y se accede a ella superando un gran arco de ladrillos rojos. En su interior también se podían albergar vehículos. Cerca de la entrada principal hay una pequeña estructura circular que además de permitir el recambio del aire, sirve de salida secundaria, mediante la cual se puede acceder a la estructura descendiendo escaleras de caracol.[3]

Con los años, la estructura fue abandonada totalmente, y se convirtió en un refugio para los sin techo y lugar sin reglas, tanto que casi todas las paredes interiores fueron vandalizadas con grafitis.[3]​ Desde abril de 2016, el búnker de la Villa Ada Savoia está restaurado y es visitable gracias al convenio entre el Ayuntamiento de Roma y la Associazione Roma Sotterranea.[2]

Flora y fauna[editar]

El interior del parque.

El punto central del parque era la Villa Reale, actual sede del consulado egipcio, que muestra claramente las intenciones del último propietario: el parque fue una reserva de caza de la familia Saboya. La zona pública fue dotada de un recorrido anular de unos cuatro kilómetros de longitud, en el interior del cual son posibles atajos transversales, equipado con paneles que ilustran las características de las diferentes zonas.

La fauna es bastante rica, gracias a la amplitud de la zona y a la cercanía al Tíber: hay muchas ardillas, y también topos, erizos, conejos, puercoespines y ricas comunidades de pájaros, incluidos los loros, una colonia abundante que vive sobre todo cerca de la antigua Villa Reale.

El territorio está arbolado al 80 %, mientras que el restante 20 % es a vegetación herbácea (prados, arbustos). La flora es extremadamente variada, y es predominantemente de origen antrópica. La especie prevalente es el pino piñonero, que caracteriza en general todo el paisaje de Roma. Además, hay muchas especies autóctonas o de antigua naturalización como encinas, laureles, olivos, olmos, arces, álamos y muchas variedades de Quercus, pero también muchas especies no autóctonas, como árboles tropicales y palmeras, insertadas con un objetivo ornamental. En la villa se encuentran además grandes individuos arbóreos, colocados de manera que constituyen puntos focales del paisaje. En el interior de la villa hay también una rarísima metasecuoya, una conífera acuática importada del Tíbet en 1940.

Controversias[editar]

Durante el verano, en el interior del parque se realizan espectáculos musicales y otros eventos, pero varias asociaciones ambientalistas se oponen a este uso de la villa a causa de los riesgos que supone para el patrimonio vegetal. Las polémicas subieron de tono tras el proyecto del Ayuntamiento de Roma y del II Municipio de la ciudad (en cuyo territorio se encuentra la villa) de alojar un Museo del Giocattolo («Museo del Juguete») en las antiguas caballerizas reales, situadas en la zona verde más intacta del parque, hecho que podría comportar la tala de numerosos árboles.

En la cultura de masas[editar]

Atardecer en la Villa Ada.

En el parque de la villa se grabó una película, Villa Ada, dirigida por Pier Francesco Pingitore en 2000. La película cuenta una maraña de historias y personajes que se desarrollan durante un domingo de primavera en el parque.

Esta villa también da nombre a un grupo musical reggae, los Villa Ada Posse. Gran parte de la novela de Niccolò Ammaniti titulada Che la festa cominci discurre en el interior del parque de la Villa Ada. A partir de 1994 cada año en verano se realiza, en el lago de la villa, Roma incontra il mondo, una serie de conciertos de world music organizados por ARCI en colaboración con el Ayuntamiento de Roma, con el objetivo de llevar a cabo iniciativas a favor de la paz y de la integración multicultural y contra la guerra, el racismo, la globalización y la pena de muerte.

En la villa también es famoso el original pratone de Villa Ada y su gemelo más íntimo, el contropratone, meta de los hippies desde hace más de veinte años. El espíritu de la villa se ha ido desvaneciendo un poco en los últimos años, pero su eco todavía se escucha.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Villa Ada Savoia» (en italiano). 060608.it. Consultado el 22 de diciembre de 2017. 
  2. a b c De Luca, Andrea. «Il bunker» (en italiano). Associazione Roma Sotterranea. Consultado el 29 de diciembre de 2017. 
  3. a b Morabito, Adriano. «Bunker di Villa Ada» (en italiano). Roma Sotterranea. Consultado el 29 de diciembre de 2017. 

Bibliografía[editar]

  • Breve guida a Villa Ada (en italiano). Roma: EUroma. 1995. 
  • Pocino, Willy (2004). Le curiosità di Roma (en italiano). Roma: Newton & Compton. ISBN 88-541-0010-2. 

Enlaces externos[editar]