Vigilia (estado de conciencia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Despertando

La vigilia, estado propio de quienes están "despiertos", es el tipo de estado de conciencia en el que uno es consciente de lo que le rodea. La persona (o animal) despierta, puede responder a este entorno solamente mediante seguimiento visual o comunicándose y de otras formas más complejas: comiendo, caminando.[1]
El principal encargado de mantener la vigilia es el sistema activador reticular ascendente que se inicia en las neuronas del tallo encefálico.[2]
Los estados de alteración de la vigilia conforman un continuo que va desde el estado "normal" al estado de "no respuesta".

Características[editar]

El estado de vigilia se expresa a través de varios parámetros: las sensaciones, las percepciones, la atención, la memoria, los instintos, las emociones, los deseos, el conocimiento y el lenguaje. El efecto integrado de ese conjunto de parámetros representa el substrato de la conciencia.[3]​   Se habla de dos componentes claves para entender el concepto de consciencia; el arousal, o nivel de alerta (estar consciente) y el awareness, el contenido de la consciencia ("ser consciente").[4]
El nivel de conciencia se caracteriza en medicina clínica, por la intensidad del estímulo necesario para obtener una respuesta significativa del individuo. Los estados de alteración de la conciencia conforman un continuo que van desde el estado "normal" a la "no respuesta" total.[5]

La vigilia es lo opuesto al sueño, es decir a estar dormido, estado en que la mayoría de las respuestas al entorno se apagan y el durmiente no es consciente de lo que sucede a su alrededor.

Los animales están despiertos durante algunas horas cada día o noche. Los animales que están despiertos durante el día se denominan diurnos. Los animales que están despiertos durante la noche se denominan nocturnos. Entre los animales naturalmente diurnos están los seres humanos.

El principal encargado de mantener la vigilia es el sistema activador reticular ascendente (ARAS en inglés) de la formación reticular ubicada en puente y mesencéfalo, que se proyecta hasta la corteza cerebral.[2]

Trastornos de la vigilia[editar]

Para los neurocientíficos y médicos los estados de alteración de la conciencia están formados por un continuo, que va desde el estado "normal" del estado de vigilia, hasta el estado de "no respuesta".[5]

La hipersomnia idiopática es la somnolencia diurna excesiva, con un tiempo de latencia de sueño prolongado.
La somnolencia diurna excesiva es la tendencia a quedarse dormido durante las horas normales de la vigilia.
La narcolepsia se caracteriza por una somnolencia diurna excesiva crónica, a menudo con una pérdida súbita del tono muscular (cataplejía).[6]
El "coma vigil" ahora llamado "Síndrome de vigilia sin respuesta" y "Síndrome de Mínima conciencia" es un estado en el cual el individuo es capaz de realizar seguimiento visual, pero con ausencia de movimientos espontáneos o dirigidos y con ausencia de lenguaje.[7][8][9]
Los medicamentos utilizados para los trastornos de vigilia se denominan eugeroicos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Wakefulness, Alertness, Sleep, and Dreams» (en inglés). 1997. 
  2. a b J. Moliner Ibáñez (2004). Alteraciones del sueño en asistencia primaria 16 (1). pp. 1-12. Consultado el 15 de setiembre de 2020. 
  3. «Dormir Soñar Vigilia». Universidad Católica de Chile. Consultado el 15 de setiembre de 2020. 
  4. «Coma, Síndrome de Vigilia sin Respuesta y Estado de Mínima conciencia». FEDACE (Madrid). 2014. Consultado el 15 de setiembre de 2020. 
  5. a b Pedro Grille (2013). «Alteraciones del estado de conciencia en la sala de emergencia». Arch Med Interna (PDF) (SciELO) 35 (3): 85-92. 
  6. Schwab R.J.   «Abordaje del paciente con un trastorno del sueño o la vigilia». Manual MSD Profesional. Consultado el 16 de setiembre de 2020. 
  7. FEDACE, ed. (2011). Cuadernos FEDACE Sobre Daño Cerebral Adquirido: Síndrome de Vigilia Sin Respuesta y de Mínima Conciencia (PDF). número13. Madrid. 
  8. E.Noé, J.Olaya, C.Colomer, B.Moliner, P.Ugart, C.Rodriguez, R.Llorens, J.Ferri. «Validez actual del diagnóstico de «estado vegetativo permanente»: estudio longitudinal en una muestra clínica de pacientes en estados alterados de conciencia». Neurología 34 (9 año= 2019): 589-595. Consultado el 15 de setiembre de 2020. 
  9. Maiese K. «Estado vegetativo y estado mínimamente consciente». Manual MSD, Profesionales. Consultado el 15 de setiembre de 2020.