Vicente Morales Duárez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vicente Morales Duárez, ilustrado criollo y representante americano ante las Cortes de Cádiz.

Vicente José Morales y Duárez (Lima, 24 de enero de 1757- Cádiz, 2 de abril de 1812) fue un jurista criollo peruano, quien llegó a ser Presidente de las Cortes de Cádiz.

Primeros años y formación[editar]

Hijo de Vicente Antonio Morales y Santisteban, y de María Mercedes Duárez y Anzúrez. Inició sus estudios en el Seminario de Santo Toribio con el propósito de hacer profesión religiosa, pero acabado de fundar el Convictorio de San Carlos, pasó a él como maestro (1771) y en sus aulas perfeccionó su formación jurídica.

Entregado a los estudios teológicos, por esta época se distinguió en un acto público presenciado por el virrey Manuel Amat y Juniet (20 de marzo de 1773), disertando durante tres horas consecutivas sobre filosofía cristiana. Hizo la práctica forense en el estudio de Juan Felipe Tudela, y se recibió como abogado ante la Real Audiencia de Lima el 7 de junio de 1779.

Carrera profesional[editar]

Optó el grado de Doctor en Leyes y Cánones en la Universidad de San Marcos. Incorporado a la Sociedad de Amantes del País, asesoró en asuntos administrativos a los virreyes Francisco Gil de Taboada y Ambrosio O'Higgins. Mientras tanto, en la Universidad regentó las cátedras de Instituta (1792), Código (1794), Vísperas de Cánones (1797 y 1801) y Decreto de Graciano (1806).

Recomendado por el virrey O'Higgins ante el Rey, para que se le concediera la primera vacante en alguna de las audiencias reales, decidió viajar a España. Para ello, nombró como sustituto en su cátedra a José Ostolaza (1809), mientras que la Universidad y el cabildo de Lima lo acreditaron como su procurador en la corte. Finalmente partió desde El Callao el 13 de enero de 1810.

Actuación política en España[editar]

Llegado a la península, en los primeros días de agosto de 1810, fue nombrado alcalde de corte de la Real Audiencia de Lima (18 de septiembre de 1810), pero permaneció en España por haber sido elegido diputado a cortes. Una vez instaladas las Cortes, fue nombrado vicepresidente.

Integró la comisión de Constitución, y en sus labores abogó por la igualdad de peninsulares y criollos, la representación de americanos en el gobierno central y la mejora de la condición de los indios. Jurada la Constitución, fue elegido Presidente de las Cortes (24 de marzo de 1812) y mereció el tratamiento de "majestad". Fue durante la ceremonia que fue envenenado; sin embargo fue hallado sin vida en su habitación después de un ataque de apoplejía. Sería enterrado con honores de Infante de España.

Referencia[editar]

  • Alberto Tauro del Pino. Enciclopedia Ilustrada del Perú. Lima: PEISA, 2001.