Vasa nervorum

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Vasa nervorum
Vasa nervorum y Epineuro.png
Latín [TA]: vasa nervorum
TA A12.0.00.029
Sistema Vascular periférico
Nervio Terminales adrenérgicos
Sinónimos
Vasos del nervio
Enlaces externos
Gray pág.728
MeSH Vasa+Nervorum
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Los vasa nervorum (del latín vasa: vasos y nervorum: de los nervios; es decir: vasos de los nervios) son ductos diminutos que proveen sangre a los nervios periféricos.

Anatomía[editar]

Se observan los vasa vasorum con glóbulos rojos en su interior (arriba derecha). Los vasos están en el espesor del epineuro, que es la capa que recubre los fascículos nerviosos. Corte de nervio periférico.Micrografía óptica HyE.

Los vasa nervorum son estructuras vasculares múltiples, que aseguran la llegada de oxígeno y nutrientes a las células nerviosas localizadas en las capas más internas de los nervios.[1]​ Estos vasos delgados ingresan al nervio a través de su capa mas externa el Epineuro. [2]​ Los vasa nervorum se profundizan, perforan el perineuro e ingresan en los fascículos nerviosos individuales donde corren en su mayor parte, paralelos con las fibras. Estos vasos largos están conectados juntos, a través de vasos comunicantes transversos cortos. [3]

Vasa nervorum de diferentes diámetros. Los vasos más gruesos corresponden al epineuro en la periferia del nervio (derecha arriba y abajo). Las células endoteliales (en color verde) está teñidas específicamente mediante anticuerpos. Microscopio confocal.

Condiciones patológicas relacionadas[editar]

Los vasos pequeños como los vasa vasorum y los vasa nervorum son particularmente susceptibles a compresión mecánica externa.[2]​ El desarrollo de la neuropatía diabética se ha atribuido a una disminución del flujo sanguíneo a través de los vasa nervorum. La arteritis de estos vasos provoca neuropatía periférica o polineuropatía. [4]​ La oclusión de vasa nervorum en las arteriolas epineurales propicia isquemia de los nervios y provoca neuropatía vascular [4][5]​ y se le ha considerado la causa de algunos casos de parálisis del nervio facial. [4]​ Durante diagnósticos invasivos o tratamientos terapéuticos, la inyección de un vasoconstrictor en la cercanía de los nervios puede reducir la perfusión a sus vasos de suministro, lo cual implica riesgo de daño neural isquémico. [6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Color atlas of neurology. Stuttgart [u.a.]: Thieme. 2004. p. 90. ISBN 9781588901910. 
  2. a b Moore, Keith L.; Agur, Anne M.R.; Dalley, Arthur F. (2010). Clinically oriented anatomy (6 edición). Lippincott Williams & Wilkins, Wolters Kluwer. p. 50. ISBN 9781605476520. 
  3. Gray, Henry (1918). «Neurology Structure of the Nervous system». Anatomy of the human body. p. 728. 
  4. a b c Hellmann (2007). Imboden; Stone; David, eds. Current rheumatology diagnosis & treatment (2a edición). Lange Medical Books/McGraw-Hill, Medical Pub. Division. ISBN 9780071460408. 
  5. Said, G (noviembre de 1997). «Necrotizing peripheral nerve vasculitis.». Neurologic Clinics 15 (4): 835-48. PMID 9367967. doi:10.1016/s0733-8619(05)70350-9. 
  6. Chelly (2009). Jacques E., ed. Peripheral nerve blocks : a color atlas (3a edición). Philadelphia, PA: Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams & Wilkins. p. 214. ISBN 9780781768764.