Válvula cardiaca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
1. Endocardio
2. Miocardio
3. Epicardio
4. Pericardio
5. Cámaras cardiacas
6. Aurícula derecha
7. Aurícula izquierda
8. Ventrículo derecho
9. Ventrículo izquierdo
10. Válvulas cardiacas
11. Válvula mitral
12. Válvula aórtica
13. Válvula pulmonar
14. Válvula tricúspide
15. Arteria aorta
16. Arteria pulmonar
17. Venas pulmonares
18. Vena cava superior
19. Vena cava inferior.

Las válvulas del corazón o válvulas cardíacas se encuentran en los conductos de salida de las cuatro cavidades del corazón, donde cumplen la función de impedir que la sangre fluya en sentido contrario,[1] lo cual se consigue al mantener aislado el flujo sanguíneo por un instante en alguna de las cuatro cavidades. Con las diferentes contracciones del corazón, sus cuatro cavidades también se contraen en una secuencia determinada para poder bombear la sangre en una dirección. Sin las válvulas, la sangre volvería a la cavidad después de la contracción, con lo cual el corazón no cumpliría su propósito de irrigar sangre al resto del cuerpo.

Composición de las válvulas cardíacas[editar]

Las válvulas están formadas por unas membranas finas que son resistentes a la presión. Y procuran la apertura y cierre de las aurículas y los ventrículos. Están constituidas por tejido endotelial, que es el mismo que recubre el interior de los vasos sanguíneos y el corazón.

Tipos de válvulas[editar]

Las válvulas cardiacas son cuatro y se clasifican en dos grupos:

Válvulas atrioventriculares
Vista quirúrgica prolapso por ruptura de cuerda velo anterior V. Mitral
  1. Válvula bicúspide o antiguamente mitral: impide que la sangre retorne del ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda. Está formada por dos membranas, las cuales reciben cuerdas tendinosas de los músculos papilares anterior y posterior, situados en la pared externa del ventrículo izquierdo.[2]
  2. Válvula tricúspide: impide que la sangre retorne del ventrículo derecho a la aurícula derecha. Está formada por tres membranas, las cuales reciben cuerdas tendinosas ancladas directamente a las paredes del ventrículo derecho.[1] Del músculo papilar septal o interno sale de forma independiente el músculo papilar del cono arterial o de Lushka, que contribuye a delimitar el infundíbulo o cono arterial, conducto por el que circula la sangre desde ese ventrículo derecho hasta la arteria pulmonar.
Válvulas semilunares
  1. Válvula sigmoidea aórtica: impide que la sangre retorne desde la aorta al ventrículo izquierdo. Está formada por tres membranas, dos anteriores y una posterior, con una morfología similar a la de un nido de golondrina. Esta válvula se ubica entre el ventrículo izquierdo y la arteria aorta.[3]
  2. Válvula pulmonar: impide que la sangre retorne del conducto pulmonar al ventrículo derecho. Está formada por tres membranas, dos posteriores y una anterior, asemejándose también con un nido de golondrina. Esta se ubica en la abertura situada en el ventrículo derecho por el cual sale el tronco pulmonar.[3]

Mal funcionamiento[editar]

En determinadas ocasiones una o varias válvulas dejan de funcionar correctamente. En tal caso los médicos hablan de valvulopatía, es decir, enfermedad de las válvulas. Estas enfermedades pueden ser las siguientes:

  • Valvulopatía congénita: el paciente ya tiene la deficiencia al nacer.
  • Endocarditis: la válvula ha sufrido daños irreversibles por una inflamación en el interior del corazón.
  • Estenosis valvular: la válvula se estrecha y no deja pasar un caudal suficiente.
  • Insuficiencia valvular: la válvula se endurece y deja de ser flexible, por lo que no cierra bien.

Cuando estas deficiencias en el funcionamiento de una o varias válvulas adquieren cierta gravedad, el paciente sentirá un cansancio crónico, falta de aire y una capacidad limitada de andar, subir escaleras, hacer ejercicio y, en general, resistir el cansancio. La solución consiste generalmente en repararlas o implantar válvulas artificiales, para lo cual el paciente debe someterse a una operación a corazón abierto. La válvula sigmoidea pulmonar tiene una presión de 8 mmhg.

Para sustituir las válvulas existen dos grupos de mecanismos: Válvulas de diversos tejidos (biológicas) y válvulas mecánicas.

Las válvulas biológicas proceden de tejidos animales (válvulas aórticas de cerdo o válvulas fabricadas con pericardio de ternera). También válvulas procedentes de la aorta humana. Todas estas válvulas biológicas reciben un tratamiento que las hace suficientemente duraderas para los casos en que van a ser utilizadas y no producen ningún tipo de rechazo por ese tratamiento que han recibido. La ventaja de estas válvulas de tejido es que tienen un funcionamiento muy similar a la válvula natural y son muy bien toleradas dentro del corazón, sin tratamientos especiales que las otras precisan. Una desventaja es que habitualmente son menos duraderas; por eso se seleccionan para determinados pacientes en función de la enfermedad y de la edad.

Las válvulas mecánicas están hechas de metales, cerámicas y plásticos. Hay diferentes tipos de válvulas mecánicas, pero es preferible utilizar aquellas que tienen dos valvas (bivalvas); existen válvulas de una sola valva o disco. La ventaja de las válvulas mecánicas es que son muy duraderas debido a los materiales con que están construidas. Estos materiales pueden causar coágulos dentro del corazón, por eso los pacientes portadores de estas prótesis mecánicas deben recibir un tratamiento anticoagulante toda la vida (SINTROM). El sintrom se administra diariamente en comprimidos.

Referencias[editar]

  1. a b Tortora, Gerard J.; Anagnostakos, Nicholas P. (1993). «20/El sistema cardiovascular: el corazón». Principios de Anatomía y Fisiología (Sexta edición). México: HARLA. p. 709. ISBN 970-613-405-4 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  2. Fernando Enríquez Palma (2005). «Anatomía aplicada de la válvula mitral». Cir. Cardiov. 12(4): 283-286.
  3. a b Tortora, Gerard J.; Anagnostakos, Nicholas P. (1993). «20/El sistema cardiovascular: el corazón». Principios de Anatomía y Fisiología (Sexta edición). México: HARLA. pp. 710—711. ISBN 970-613-405-4 |isbn= incorrecto (ayuda). 

Quiroz G. F, Anatomía Humana, Tomo 2, Editorial Porrúa, págs. 287-320

Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Miguel Servet de Zaragoza