Usuario:Un valencià/La faena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Antes de empezar a trabajar tenemos que ponernos de acuerdo en el esquema (y luego decidimos el tema del título que va a dar problemas). Sugiero:

  • Entradilla (amplia pues queremos que este artículo sea destacado
  • Antecedentes y causas
    • Independencia económica progresiva de los virreinatos
      • Reacción del gobierno español (mayor control, burocratización y nuevas divisiones políticas)
Decreto para no tener en cuenta lo que pueda haber sucedido en America, Nuevo decreto sobre el mismo tema, Decreto declarando nula la abdicación,se prohíben vejaciones a Indios,Liberalización de comercio del Azogue,Premios para descubridores de nuevas minas en América,Liberalizaciones de comercio y monetarias de dinero venido de America,Declaración de derechos "a los americanos", Se retiran autorizacones al Gobernador de Puerto Rico, Leyes sobre empleados en Indias, Medidas ara fomentar agricultura e industria en America, Exencion de tributos a los indios y otras castas en Nueva España
    • Sentimientos nacionalistas
      • Influencia de Estados Unidos
    • Formación de una clase de gobierno criolla y bien preparada
    • Papel de la masonería
  • Revoluciones propiamente tales (por orden cronológico)
Aquí basta con poner un breve resumen pues ya tienen sus propios artículos principales.

¿Qué te parece? RoyFocker, discusión 10:09 26 may 2008 (UTC)

Por mi perfecto, primeramente voy a tratar de familiarizarme con el tema. --Un valencià (discusión) 11:46 26 may 2008 (UTC)

Otra opción sería trabajar sobre este artículo aunque el título es más bien equívoco. ¿Qué opinas? RoyFocker, discusión 17:14 26 may 2008 (UTC)

Articulos: [1]


Proceso de independencia de Hispanoamerica

La Emancipación de América latina fue un proceso que se produjo entre 1808 y 1898 y que conllevó la independencia de todas las colonias del Imperio español y el Imperio portugués en América. Sin embargo el proceso no fue algo homogéneo, sino que cada región tuvo sus particularidades.

Aunque en muchos casos participaron indígenas en el proceso (que estaban marginados política y económicamente) y los esclavos, al terminar el proceso independentista los criollos siguieron controlando la economía y la política. No se cumplieron las expectativas de igualdad y libertad presentes en el programa emancipador, que al mismo tiempo que independentista era revolucionario, similar al de la Revolución francesa (1789), la Independencia de los Estados Unidos (1776), o a la Constitución de Cádiz (1812) y del trienio liberal en España (1820-1823) -movimientos junto con los quevv pueden incluirse los latinoamericanos en lo que se ha denominado ciclo atlántico de la Revolución Liberal o Revolución burguesa-. Esta decepción quedó reflejada en la frase escrita por Simón Bolívar al congreso colombiano: "La independencia es el único bien que hemos adquirido, a costa de los demás". Los movimientos emancipadores estuvieron apoyados por Inglaterra y Estados Unidos, con evidentes intereses en el comercio latinoamericano y propósitos de expandir su área de influencia.

Antecedentes y causas[editar]

Antecedentes[editar]

Desde décadas anteriores existieron revoluciones de las más diversas características y finalidades, pero que no forman parte del movimiento independentista hispanoamericano, entre las que se destacan las Revoluciones de los Comuneros en Paraguay (1721-1735) y luego en el Virreinato de Nueva Granada Quito (1780), el levantamiento indígena quechua-aymara conducido por Tupac Amaru, además de la guerra de Arauco.

La llamada Guerra de la Independencia de los Estados Unidos es otro antecedente geográficamente cercano. En Europa la Revolución Francesa fue el ejemplo ideológico para la república de Haití, que generó una verdadera revolución social de los esclavos. También destacan los fallidos intentos del Imperio británico para ocupar directamente territorios continentales sudamericanos como el ataque británico sobre Cuba y Cartagena de Indias en la guerra de la oreja de Jenkins (1741) o las Invasiones Inglesas en el Río de la Plata, en 1806 y 1807, que llevó a generar una conciencia hispanoamericana de las capacidades y poderes propios, y la creación de varios cuerpos militares locales, como el Regimiento de Patricios.

Causas[editar]

Al ser un proceso tan largo, complejo y amplio el proceso independizador está lleno de particularidades, en muchos casos con causas diferentes. Algunas causas de influencia mundial reconocida como la Revolución Francesa o la Independencia de los Estados Unidos de América actuaron mas como patrón que como causa directa. Las causas se suelen dividir en internas, que son las que se produjeron en España y las colonias y externas que son las que se produjeron en países del exterior.

Causas internas[editar]

Son:

  • El deseo de los criollos de independizarse, que querían tener poder político y mayor libertad económica para poder desarrollar libremente sus actividades económicas, cuya productividad estaba frenada por el control del comercio por parte de la metrópoli y el establecimiento de un régimen de monopolios, gabelas y trabas.
  • La idea de que el Estado era un patrimonio de la corona hizo que cuando la familia real fue retenida en Francia las colonias no fueran leales a la junta de gobierno de Cádiz, sino que formaran juntas de Gobierno cuyo objetivo inicial fue devolver al trono a Fernando VII.
  • La debilidad de España y Portugal durante este periodo, que habían perdido su protagonismo en Europa. Esto quedó todavía más claro cuando Napoleón invadió la Península Ibérica.
  • El descontento de los criollos, que querían la independencia para cambiar un sistema colonial que consideraban injusto al estar excluidos de la política, la economía y encontrarse explotados.
  • Las enseñanzas impartidas por las universidades, las academias literarias y las sociedades económicas. Difundían los ideales liberales y revolucionarios contrarios a la actuación de España en sus colonias y que tuvieron gran influencia en los líderes revolucionarios.

Causas externas[editar]

Las principales son:

  • Las ideas liberales difundidas por todo el mundo gracias a la Enciclopedia.
  • Los encuentros en el exterior de los máximos dirigentes de la revolución y la participación de algunos en las revoluciones liberales europeas, así como sus contactos con los gobiernos exteriores que les proporcionaban la posibilidad de contar con apoyo exterior y las fuentes de financiación necesarias para sus proyectos independentistas.
  • El ejemplo de Estados Unidos de América, que se habían independizado de Inglaterra (aunque aún distaban mucho de haberse convertido en una potencia mundial, como ocurrió un siglo más tarde), así como el ejemplo de Francia, cuya revolución proclamó la igualdad de todas las personas, y sus derechos fundamentales, cosas que los indígenas y en menor medida los criollos no poseían con respecto a los peninsulares.
  • El apoyo con el que contaban por parte de Gran Bretaña y Estados Unidos, interesados en que las colonias se independizaran para poder comerciar libremente con Iberoamérica.

Independencia económica progresiva de los virreinatos[editar]

Juntas de Gobierno[editar]

En América comenzaron una serie de movimientos que desconocían los nombramientos para la administración americana provenientes de España, y que se justificaban por la renuncia de los herederos legítimos de la monarquía española. De esta forma, en el año 1808, el Ayuntamiento de México se erigió en Junta Soberana, con el apoyo inclusive del virrey de Nueva España José de Iturrigaray. Sin embargo el movimiento fue disuelto y concluyó con el encarcelamiento de los miembros del ayuntamiento y la destitución de Iturrigaray. En los años siguientes se sucedieron levantamientos en todo el continente para formar juntas de gobierno locales:

Brotes independentistas en Hispanoamérica
'
Año Día Nombre Ubicación País actual Líderes
1808 5 de agosto Junta de México Virreinato de Nueva España México Francisco Primo de Verdad
Melchor de Talamantes
José de Iturrigaray
1808 21 de septiembre Junta de Montevideo Virreinato del Río de la Plata Uruguay Francisco Javier de Elío
1809 25 de mayo Revolución de Chuquisaca Virreinato del Río de la Plata Bolivia Bernardo de Monteagudo
Jaime de Zudáñez
1809 16 de julio Junta Tuitiva en La Paz Virreinato del Río de la Plata Bolivia Pedro Murillo
1809 10 de agosto Primera Junta de Quito Virreinato de Nueva Granada Ecuador Juan Pío Montúfar
1810 19 de abril Junta Suprema de Caracas Capitanía General de Venezuela Venezuela José de las Llamozas
Martín Tovar Ponte
1810 22 de mayo Junta de Cartagena[1] Nuevo Reino de Granada Colombia José María García de Toledo
1810 25 de mayo Primera Junta de Buenos Aires Virreinato del Río de la Plata Argentina Cornelio Saavedra
Mariano Moreno
Manuel Belgrano
1810 20 de julio Junta de Santa Fe Nuevo Reino de Granada Colombia Francisco José de Caldas
Camilo Torres
1810 16 de septiembre Grito de Dolores Virreinato de Nueva España México Miguel Hidalgo y Costilla
1810 18 de septiembre Primera Junta Nacional de Gobierno de Chile Capitanía General de Chile Chile Juan Martínez de Rozas
Mateo de Toro y Zambrano
1811 27 de febrero Grito de Asencio Virreinato del Río de la Plata Uruguay Pedro José Viera
Venancio Benavides
1811 15 de mayo Junta del Paraguay Virreinato del Río de la Plata Paraguay Pedro Caballero
Fulgencio Yegros
Gaspar Rodríguez de Francia
1811 5 de noviembre Primera Junta de San Salvador Capitanía General de Guatemala El Salvador José Matías Delgado
Manuel José Arce
Pedro Pablo Castillo
Juan Manuel Rodríguez


Reacción del gobierno español[editar]

(mayor control, burocratización y nuevas divisiones políticas)

Formación de una clase de gobierno criolla y bien preparada[editar]

Papel de la masonería[editar]

Movimientos revolucionarios[editar]

Se suceden situaciones de violencia mutua. Los revolucionarios desconocen las autoridades monárquicas en América, se constituyen en repúblicas americanas y se organizan militarmente. El gobierno español y Fernando VII negaron legitimidad a las juntas de autogobierno y dieron su apoyo político y militar a la reacción realista americana. Bajo la dirección española se forman los llamados ejércitos realistas con un auxilio de expedicionarios españoles, pero principalmente por una mayoría de tropa y oficialidad que es de origen americano, lo que para unos autores le da el carácter de guerra civil.[2]

El primer imperio mexicano será obra de Agustín de Iturbide.En Sudamérica, y hasta el final de las grandes campañas militares con la batalla de Ayacucho en 1824, Simón Bolivar y José de San Martín, los llamados Libertadores, serán los más destacados líderes militares independentistas. Por parte de los llamados realistas, el pacificador Pablo Morillo y el virrey Fernando de Abascal fueron destacados organizadores de la defensa de la monarquía española en América. En el caribe, Cuba y Puerto Rico no serán asoladas por la guerra, y mas tarde formaran parte integrante del Reino de España hasta el año 1898.

Realistas y liberales[editar]

Constitución de Cadiz, La promulgación de la Constitución de 1812 obra de Salvador Viniegra (Museo de las Cortes de Cádiz)

Los realistas fueron el bando formado principalmente por españoles peninsulares y americanos, aparecido en el primer tercio del siglo XIX como reacción a la revolución independentista hispanoamericana, y caracterizado por la defensa de la Monarquía española.

La defensa de la Monarquía española en América había quedado casi a sus propios medios locales, con auxilios esporádicos de Europa, hasta que Fernando VII y los partidarios del Absolutismo, tras recuperar el gobierno en 1815, llevaron adelante acciones de verdadera envergadura, como la primera expedición de ultramar de unos 10.000 españoles, que bajo el mando de Pablo Morillo tenían como objetivo reprimir la insurrección hispanoamericana.

Sin embargo en 1820, una segunda expedición a ultramar de unos 20.000 españoles organizada en Cádiz por el antiguo virrey de Nueva España, don Félix María Calleja del Rey, nunca llegó a partir porque fue sublevada en favor del Trienio liberal. Y seguidamente, el gobierno del Trienio liberal envía negociadores a los independentistas americanos sin ningún resultado, pero de otra parte suprime cualquier auxilio a los realistas, y paraliza las operaciones militares de forma unilateral, convirtiendose de facto en una renuncia a los territorios de ultramar. El año 1820 marca el declive de los realistas.

En América, las luchas de absolutistas y liberales que polarizaban España, también dividía a los defensores de la Monarquía española. Los militares españoles, partidarios de la Monarquía constitucional, ya sin ningún auxilio de España desde el año 1820, serían abandonados a su vez por los caudillos criollos partidarios del Absolutismo, quienes renunciaban a la defensa de la Monarquía española por su oposición al Trienio liberal. De esta forma los absolutistas de Nueva España, a pesar de haber reducido a los insurgentes, resolvieron negociar con los insurrectos la independencia del Imperio Mexicano mediante el Plan de Iguala,los Tratados de Córdoba y el pacto trigarante.

La situación de España daría otro vuelco más en el año 1823, esta vez los partidarios españoles del Absolutismo recurrieron a las potencias europeas triunfadoras de Napoleón, llamada la Santa Alianza, para con un ejército de 132.000 franceses invadir España y reprimir el Trienio liberal, suprimir la Constitucion española y restaurar a Fernando VII en el gobierno absoluto de España. El 1 de octubre de 1823, Fernado VII, ya reinstaurado en el gobierno, decretaba la abolición de todo lo aprobado durante el Trienio liberal; lo que también incluye los nombramientos de jefes militares que comandaban ejércitos en América, y que desata insubordinación y nuevas insurreciones, que como la de Pedro Antonio Olañeta, obstaculizan y dividen a los defensores de la Monarquía española.

Rafael del Riego, caudillo de los sublevados de Cádiz, moría ahorcado el 7 de noviembre de 1823, y los propulsores del movimiento liberal fueron ajusticiados, marginados o exiliados de España. El ejército de la Santa Alianza permaneció ocupando España varios años más hasta el año 1830, en la llamada Década Ominosa, para sostener la Monarquía absoluta y reprimir nuevas revoluciones de los caudillos liberales. Definitivamente ya no se formaría ninguna expedición en España, y el colapso en América ya era irreversible. Los jefes realistas supervivientes y sus ejércitos, relegados por el desgobierno de España, y fracturados por las discordias de liberales y absolutistas, serían batidos finalmente en la batalla de Ayacucho, aunque todavía hasta enero del año 1826 se sostendrían contra todo pronóstico el archipiélago de Chiloé y la Fortaleza del Real Felipe de El Callao aunque finalmente capitularon, quedando bajo soberanía de España sólo las islas de Cuba y Puerto Rico en América.


Bolívar, San Martín, Iturbide[editar]

Bolivar[editar]

Retrato de Bolívar con uniforme de general.

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco, mejor conocido como Simón Bolívar, (Caracas, 24 de julio[1] de 1783 — Santa Marta, Colombia, 17 de diciembre de 1830) fue un militar y político venezolano, una de las figuras más destacadas de la Emancipación Americana frente al Imperio español junto con el argentino José de San Martín. Contribuyó de manera decisiva a la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela. Le fue concedido el título honorífico de Libertador por el Cabildo de Mérida en Venezuela que, tras serle ratificado en Caracas, quedó asociado a su nombre. Los problemas para llevar adelante sus planes fueron tan frecuentes que se llegó a afirmar ser "El hombre de las dificultades" en una carta al general Francisco de Paula Santander en 1825.

Participó en la fundación de la Gran Colombia, nación que intentó consolidar como una gran confederación política y militar en América, de la cual fue Presidente. Bolívar es considerado por sus acciones e ideas "Hombre de América" y una destacada figura de la Historia Universal, ya que dejó un legado político en diversos países latinoamericanos.

San Martín[editar]

José Francisco de San Martín y Matorras
José de San Martín (retrato, c.1828).jpg
Libertador de Argentina, Chile y Perú
General de las Provincias Unidas del Rio de la Plata Capitán General del Ejército de Chile
Información

José de San Martín (Yapeyú, Argentina, 25 de febrero de 1778 - Boulogne-sur-Mer, Francia, 17 de agosto de 1850) fue un militar argentino cuyas campañas fueron decisivas para las independencias de Argentina, Chile y el Perú. Junto con Simón Bolívar es considerado uno de los libertadores más importantes de Sudamérica de la colonización española. En la Argentina tiene el título de Padre de la Patria y se lo considera un héroe y prócer nacional. En el Perú, se lo reconoce como Libertador de aquel país, con los títulos de Fundador de la Libertad del Perú, Fundador de la República y de Generalísimo de las Armas. En Chile su ejército le reconoce el grado de Capitán General.

En 1781, cuando San Martín tenía 3 años, la familia se trasladó de Yapeyú a Buenos Aires. Luego se mudaron a la península, embarcando rumbo a Cádiz el 6 de diciembre de 1783. San Martín comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga en 1786. Allí aprendió latín, francés, castellano, alemán, baile, dibujo, poética, esgrima, retórica, matemática, historia y geografía.

Distinguido por sus acciones contra los franceses, fue ascendido a capitán del regimiento de Borbón. Su principal actuación fue en la gran victoria de la batalla de Bailén, del 19 de julio de 1808, en que tuvo una actuación destacada como ayudante del general Coupigny.

Esta victoria fue la primera derrota importante de las tropas de Napoleón, y permitió al ejército de Andalucía recuperar Madrid. En premio por su actuación, San Martín recibió el grado de teniente coronel y una condecoración con una medalla de oro.

Continuó luchando contra los franceses en el ejército de los aliados: España, Portugal e Inglaterra. Combatió a las órdenes del general William Carr Beresford - el mismo de las invasiones inglesas - en la batalla de Albuera.

En esas campañas conoció a Lord Macduff, un noble escocés que lo introdujo a las logias secretas que conspiraban para conseguir la independencia de América del Sur. Fue allí que hizo contacto por primera vez con círculos de liberales y revolucionarios, que simpatizaban con la lucha por la independencia americana.

Itúrbide[editar]

Agustín I, Emperador de México.

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu (27 de septiembre de 1783 - 19 de julio de 1824) fue un político y militar mexicano. Durante la primera época de la guerra por la independencia de México, Iturbide combatió a los insurgentes mexicanos como parte del ejercito real español. Posteriormente, en el marco de la reforma liberal en España, pactó con Vicente Guerrero (jefe de los insurgentes en la Sierra del Sur) la independencia de México. En 1822 fue coronado jefe del Primer Imperio Mexicano tras una revuelta militar de sus simpatizantes, y derrocado más tarde, a causa de una sublevación republicana.

Nació en Valladolid (hoy Morelia), ciudad ubicada en el actual estado de Michoacán México. Hijo de José Joaquín de Iturbide y Arreguí, oriundo de la Villa de Peralta, Navarra (España) y de María Josefa de Arámburu y Carrillo de Figueroa, quien también provenía de una noble familia de Navarra y Vizcaya.

Ingresó al seminario pero pronto cambió su vocación religiosa por la carrera militar donde destaco: en 1797 ingresó al regimiento de su ciudad. Siendo oficial del ejército español, se negó a colaborar en el alzamiento independentista de Miguel Hidalgo y Costilla y participó en la detención de revolucionarios en Valladolid. Cuando las tropas de Hidalgo tomaron esa ciudad, en octubre de 1810, huyó a la Ciudad de México y participó en la batalla del Monte de las Cruces con el grado de capitán.

En 1806 Iturbide fue promovido a teniente y en 1810 a capitán del ejercito realista. Entre 1810 y 1816 Don Agustín se distinguió por sofocar varias insurrecciones de rebeldes que luchaban por la independencia de México.

El triunfo de la revolución liberal de Rafael de Riego en España en 1820 desencadenó en la Nueva España varios temores: por un lado, los sectores conservadores deseaban evitar la aplicación de las medidas radicales que estaban impulsando los diputados en las Cortes de Madrid; por el otro, los liberales novohispanos quisieron aprovechar el restablecimiento de la constitución liberal española de 1812 para obtener la autonomía del virreinato. Los primeros, en sus reuniones de la iglesia de la Profesa (llamada por algunos historiadores "Conspiración de la Profesa"), estaban encabezados por el canónigo Matías de Monteagudo y convencieron al Virrey Juan Ruiz de Apodaca para que designara a Iturbide comandante general del sur.

se proclama el Plan de Iguala o de las Tres Garantías, un programa político cercano tanto a los tradicionalistas católicos como a los liberales, que declara la independencia, un régimen monárquico constitucional (cuyo trono es ofrecido a Fernando VII de España o a alguno de sus hermanos), y la exclusividad de la religión católica "sin tolerancia de otra alguna". Para sostener el plan, se conforma el llamado Ejército Trigarante que reúne las tropas de Iturbide y de los insurgentes y al que se irían uniendo poco a poco la mayoría de las demás guarniciones realistas del país.

El 24 de agosto de 1821 Iturbide firma los Tratados de Córdoba con Juan O'Donojú, Teniente General de los Ejércitos de España, que había sucedido al virrey Apodaca como máxima autoridad española en México. El 27 de septiembre el Ejército Trigarante entró en la ciudad de México. Al día siguiente, una Junta de 38 miembros, presidida por el propio Iturbide, proclama el Acta de Independencia del Imperio Mexicano y constituye una Regencia de cinco miembros, también presidida por Iturbide y de la que formaba parte O'Donojú. La Junta Provisional Gubernativa nombra también a Iturbide Generalísimo con un sueldo de 120,000 pesos anuales, un millón de capital, 20 leguas cuadradas de terreno en Texas y el tratamiento de Alteza Serenísima.

Territorios[editar]

Virreinato del Río de la Plata y el Alto Perú.[editar]

Nueva Granada,Venezuela y Quito.[editar]

Chile y Perú.[editar]

Virreinato de Nueva España[editar]

Capitanía General de Guatemala

Consecuencias[editar]

Aunque el independentismo continuaría su proceso político, los 7 países que se crearon como resultado de las guerras de independencia hispanoamericana fueron:

Que luego de complejos procesos que se sucedieron en años posteriores, dieron origen a 16 estados hispanoamericanos: Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. En el caribe la República Dominicana seguirá formando parte de España hasta el año 1844, mientras que Cuba y Puerto Rico lo seguirán haciendo hasta su separación como resultado de la Guerra Hispano-Estadounidense en el año 1898.

Negociaciones de paz y reconciliación[editar]
Tratados de reconocimiento de las independencias
País y Fecha Gobiernos americanos Gobiernos españoles
México, firmado el 28/12/1836 Presidente José Justo Corro
Miguel Santa María
Regente Doña María Cristina de Borbón, viuda de Fernando VII
José María Calatrava
Ecuador, firmado el 16/2/1840
Chile, firmado el 24/4/1844 Presidente Manuel Bulnes
José Manuel Borgoño
Su Majestad Católica Isabel II
Luis González Brabo
Bolivia, firmado el 21/7/1847
Venezuela, firmado el 30/3/1845 Presidente Carlos Soublette Su Majestad Católica Isabel II
Costa Rica, firmado el 10/5/1850
Nicaragua, frimado el 24/7/1850
Guatemala, firmado el 29/5/1863
Argentina, firmado el 21/9/1863 Presidente Bartolomé Mitre
Juan Bautista Alberdi
Su Majestad Católica Isabel II
El Salvador, firmado el 24/6/1865
Uruguay, firmado el 19/7/1870
Perú, firmado el 14/8/1879
Paraguay, firmado el 10/9/1880
Colombia, firmado el 30/1/1881
Honduras, firmado el 17/11/1894
Panamá, firmado el 18/3/1953

Referencias[editar]

  1. El 22 de mayo de 1810 se estableció una Junta de Gobierno en Cartagena debido a la prisión de Fernando VII. El 14 de junio de 1810 el Cabildo depuso al gobernador Francisco Montes y lo deportó a La Habana. El 14 de agosto el Cabildo nombró Presidente de la Junta Suprema de Cartagenas a José María García de Toledo. El 11 de noviembre de 1811 Cartagena declaró la independencia. El 17 de agosto de 1815 las tropas españolas al mando del Pacificador Pablo Morillo pusieron sitio a Cartagena, que cayó el 5 de diciembre y sus líderes ejecutados. por su resistencia, Bolivar nombró a Cartagena como Ciudad Heroica.
  2. Libro titulado "Las Guerras en el primer tercio del siglo XIX en España y América" publicado en el año 2004. Castañeda Delgado.Editorial Deimos. Que dice así en su página 594-595: En primer lugar hay que incidir en el concepto de Guerra Civil,aunque muchos historiadores ,ante la falta de investigación profunda de la situación y dado el nombre por el que ha pasado a la historia:"guerra de emancipación",han recurrido a la tipología que parecía evidente:guerra de independencia o liberación,cuando en realidad ,el 90% de los efectivos de los llamados ejércitos realistas eran de procedencia americana,así como un porcentaje significativo de altos mandos republicanos eran españoles peninsulares de nacimiento. La Guerra Civil tiene unas características distintas a la de la guerra convencional.En la Guerra Civil los actos de crueldad,de matanza indiscriminada,se suceden con los de benignidad y clemencia. Como Guerra Civil que algunos argumentan era, las tropas contra las que se combatía eran hermanas,tendiendo unas y otras a la confraternización,a no ser que se estimulara el odio entre las facciones. en el título: Consideraciones militares a la guerra de emancipación.

Bibliografía[editar]

  • AYALA BENÍTEZ, Luis Ernesto (2007) La iglesia y la independencia política de Centro América: el caso de el estado de El Salvador, 1808-1833 volumen 3 Italia, ed.Editrice Pontificia Universitá Gregoriana, ISBN 978-88-7839-102-4 URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • FORESTI SERRANO, Carlos et al (1999) La narrativa chilena desde la independencia hasta la guerra del Pacífico Chile, ed.Andrés Bello, ISBN 978-956-13-1599-8 URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • GÓMEZ NAVARRO, José Luis (2004) Historia Universal, p.72-78 México, ed.Pearson Educación, ISBN 978-970-260-542-3 URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • LUMBRERAS, Luis Guillermo; GARRIDO, Margarita (2003) Historia de América Andina volumen 4, Quito, ed.Universidad Andina Simón Bolivar, Libresa, ISBN 978-997-880-749-1 URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • MENA VILLAMAR, Claudio (1997) El Quito rebelde (1809-1812) Quito, ed.Abya Yala, ISBN 978-997-804-334-9 URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • PALACIOS, Marco; SAFFORD, Frank (2002) Colombia: país fragmentado, sociedad dividida: su historia colección Vitral, Bogotá, ed.Editorial Norma, ISBN 978-958-04-6509-6 URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • ROCA, José Luies (1998) 1809: la revolución de la Audiencia de Charcas en Chuquisaca y en La Paz, colección Historia, La Paz, ed.Plural Editores, ISBN 978-84-89891-32-X URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • RUIZ CHATAING, David (2005) La independencia de Hispanoamérica: declaraciones y actas colección Claves de América, Caracas, ed.Fundación Biblioteca Ayacuch, ISBN 978-980-276-385-6 URL consultado el 13 de octubre de 2009
  • TERÁN, Martha; SERRANO ORTEGA, José Antonio (2002) Las guerras de independencia en la América española colección Memorias, Zamora, ed.El Colegio de Michoacán, ISBN 970-679-069-1 URL consultado el 13 de octubre de 2009