Usuario:Marcos Okseniuk

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ubicación
Argentina Este usuario es originario de Argentina


Este Wikipedista vive en la localidad argentina de Lanús.
Userboxs
Escudo heraldico de Palencia.svg Este usuario es miembro del Wikiproyecto Palencia.
Italy looking like the flag.svg Este usuario es miembro del Wikiproyecto Italia.
Klavier Tastatur.jpg Este usuario toca el piano.
Red flag waving.svg Este wikipedista es socialista
Presidente Macri en el Sillon de Rivadavia (cropped).jpg
Este wikipedista está en contra del Macrismo.
' Este usuario lucha porque todos los partícipes del terrorismo de estado pasen el resto de sus vidas en una cárcel común.
Acto Plaza de Mayo Aparición Santiago Maldonado.jpg Este usuario pide justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.
IGN-2 Este usuario no es ateísta porque no niega la existencia de "algo" que no está bien definido.

Me interesa mayormente la historia, dispuesto a todo para que el conocimiento lo puedan consultar todos acá, en Wikipedia. Esa es mi misión (o ella dice que soy yo). Por lo demás, cabe decir que soy adolescente (no diré la edad) y que pese a mi condición de argentino (y no tan pese), tengo un profundo interés por España, su historia y cultura. Cualquier cosa, puedes ir a mi discusión y dejarme un mensaje, o en su defecto, si es algo más personal o concreto, enviarme un correo electrónico pulsando en la sección herramientas, a la izquierda, "enviar un correo electrónico a este usuario".

Citas favoritas[editar]

Amigo, mañana se ha de dar la batalla, no hay sino que apretar los puños, porque los que salieren vencedores, esos han de ser los leales.

Carta de un comunero castellano a un soldado realista, un día antes de la batalla de Villalar.

Te pueden corromper, te pueden olvidar, pero ella siempre está.

Charly García, Inconsciente colectivo.

Quiero estar en la playa cuando se han ido los que tapan toda la arena con celofán. Recordar las estrellas que hemos perdido y pensar a suerte y verdad nuestro porvenir. ¿Será cómo yo lo imagino o será un mundo feliz? Quiero estar convencido después del ruido; descubriendo por qué olvidamos y volvemos a amar. Y pensar qué sería de nuestras vidas cuando el fabricante de mentiras deje de hablar...

Charly García, Mientras miro las nuevas olas.

Siempre os vi
señor don Juan
armado despada y capa
contra las cosas del Papa
por seguir las de galán.

Copla del Almirante Fadrique Enríquez de Velasco. En Antonio Rodríguez Moñino, Suplemento al Cancionero General de Hernando del Castillo.

Agora es vuelto a España la gloria de Spaña que años pasados estovo adormida; dicen los que escribieron en loor de ella que cuando las otras naciones enviaban tributos a Roma, España enviaba enperadores.

Discurso inaugural de Pedro Ruíz de la Mota en las Cortes de Santiago y La Coruña.

Cuando abrió el primer sello, oí al primer ser viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo blanco, y el que montaba sobre él tenía un arco, y le fue dada una corona, y salió vencedor, y para vencer.

Apocalipsis, 6:2.

Para que las leyes destos reynos e lo que se asentare e concertare en estas Cortes e Junta sea perpetua [e] yndudablemente conservado e guardado.

Declaración de la Santa Junta de Tordesillas, fechada el 25 de septiembre de 1520.

Como a la mañana amanescia sereno y a la tarde estaua nublado, no quisiste ayudarnos ni que os ayudásemos.

Carta de la Santa Junta a la ciudad de Burgos, fechada en Tordesillas el 30 de octubre de 1520.

Muchas veces, señores, vemos amanescer con el sol claro, y anochecer con luna y estrellas, y en un momento auer obscuridad. E assi creo yo que alguna niebla de duda no os dexa, señores, ver el sol.

Carta del Almirante de Castilla a la Santa Junta, fechada a finales de noviembre de 1520.

Buscar con muestras de guerra caminos de paz verdadera.

Carta de Juan de Padilla a Toledo, fechada el 15 de febrero de 1521.

Si esto no haze su magestad, crea que esta señora de España sienpre le porná cuernos en este enamorado de Comunidades o con otros galanes y competidores de nuevas invenciones.

Carta del secretario Pedro de Zuazola al rey, fechada el 22 de enero de 1521.

Artículos creados[editar]

Estas son los artículos que me tomé el tiempo de escribir:

Batallas de la Guerra de las Comunidades de Castilla
Levantamientos durante la Guerra de las Comunidades
Cortes castellanas y organizaciones políticas de los dos bandos
Personas
Documentos del conflicto
Historia de las ciudades
Castillos

Traducciones y artículos relacionados con el Wikiproyecto Italia[editar]

Artículos editados[editar]

Estos son otros artículos que no creé pero sí edité:

Por hacer[editar]

Y he aquí los que haré en un futuro

Enlaces útiles[editar]

Índice de principales plantillas

Bienvenidas:
Para revisar:

Desarrollo:
Estado:
Firma:

Para usuarios:
Actualidad:
Otros proyectos:
Traducciones:

Para insertar esta tabla en tu página de usuario incluye: {{Wikipedia:Principales plantillas}}

Una critica de antaño[editar]

En la Guerra de las Comunidades no todo fue como nos pintaron los cronistas. Veamos el caso de Salamanca. ¿Realmente estamos ante una revolución democrática? ¿o el proceso es mucho más complejo?

Pues bien, ¿quien participó en los desórdenes del 18 de julio? ¿el pueblo? Hay que decir que sí los caballeros realistas de Salamanca se vieron obligados a huir en dicha fecha, no fue por una reacción espontánea del pueblo llano, sino por la violenta reyerta suscitada entre el regidor Pedro de Maldonado y Francisco de Ribas, criado nada más ni nada menos que del arzobispo de Santiago, con quien el padre del aristócrata comunero había mantenido graves conflictos por la preeminencia en la urbe castellana. Es decir, los sucesos del 18 de julio fueron consecuencia del resucitamiento repentino de querrellas privadas entre dos facciones oligarquicas. Y en todo este alboroto de julio participaron caballeros más ricos y poderosos que los expulsados.

En la junta comunera conformada en Salamanca tras la salida del corregidor Juan de Ayala de la ciudad, muchos pertenecían a la clientela/familia de Pedro Maldonado y habían apoyado a su padre el doctor de Talavera; estas relaciones, tipicas de la oligarquía, fueron —efectivamente— la base de su liderazgo:

  • Francisco Maldonado, (procurador en la Santa Junta de Tordesillas y Valladolid y capitán general de la comunidad salmantina).
  • Juan Pereyra, (deán y diputado de la Iglesia).
  • Pero Bonal.
  • Pero Enríquez de Sevilla.
  • Francisco de Anaya.
  • El doctor de la Reina, suegro a su vez de Francisco Maldonado.
  • Gonzalo Hernández, el viejo (veynte —esto es, representante de una de las veinte parroquias—).
  • Gonzalo Hernández, el mozo (veynte).
  • Juan Bueno (veynte).
  • Pedro de Morales (veynte).
  • Francisco Pérez (veynte).

Tampoco es que fue casualidad la designación de estos veynte, pues según el carpintero Juan Sánchez:

Al dicho don Pedro llevaron memoria de çinco o seys personas de onbres para que dellos nombrase el que quisiese que fuese veynte.

Declaración de Juan Sánchez.

La pregunta, al fin, es ¿quien mandaba en Salamanca?¿Quién tenía el poder realmente? Los testimonios no dejan lugar a dudas de que la respuesta es Pedro Maldonado y sus compañeros de clase:

No se hazía otra cosa syno lo que mandava el don Pedro e el deán e Francisco Maldonado, que los otros heran todos moços e mandados.

Declaración de Fernando Alonso.

En la ciudad existía un larvado malestar porque después de tantos sinsabores, las cosas del gobierno, al menos el de la ciudad, seguían por los mismos derroteros que siempre. Andrés González, veynte de la Magdalena en los comienzos de la rebelión, dejó asqueado su cargo porque en su parroquia no le tocaba sino callar ante los reproches que le hacían sus convecinos sobre que en junta comunera no se hacía nada en beneficio de la ciudad y el bien público. Siempre había quien, con algo menos de ingenuidad política quizás, estaba dispuesto a tomárselo con mejor humor. Era el caso de algunos vecinos del barrio de la catedral, que solían burlarse de Juan de Zaragoza diciéndole:

Que no avya tan grand lobo veynte como él hera en la dicha çibdad.

Declaración de Fernando Alonso.

No obstante, el tono de las quejas era mucho más amargo, y veyntes por ejemplo como Juan de Guijano y Francisco de Salamanca llegarían a lamentarse en la junta de que las dichas perrochias no los pusieron para ser moços e mandados, y, sobre todo, que la çibdad no mandava estar allí sus veyntes para averiguar las diferencias que entre los caballeros de la dicha çibdad avya.

El deán de Salamanca, a lo que parece, mandaba callar a todo el que se atrevía a no comulgar con su parecer, y don Pedro Maldonado, porque osó interrumpirle en consistorio, hizo callar al turbulento lider popular Juan de Valloria amenazándole allí mismo con hazerle ahorcar de las ventanas abaxo. Lo que se va tiene que venir, pero ahora Pedro Maldonado está muerto...