Uso del término «hombre blanco» en Estados Unidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los nacionalistas blancos de los Estados Unidos frecuentemente tienen una definición de «blancura» que es mucho más limitada que la definición gubernamental, requiriendo no solo una ascendencia única o casi exclusivamente europea, sino también una identificación psicológica y cultural con la etnicidad europea y un compromiso para avanzar en sus intereses. Bajo esta definición, muchas personas aparecen excluidas, como los judíos o los musulmanes balcánicos, los albaneses y los turcos. A pesar de este método de «blancura» usado por los nacionalistas blancos, ocurre que como existen muchos grupos raciales, la definición aún puede variar mucho.

Entre algunos reducidos grupos nacionalistas blancos, los hay aún más exclusionistas. Un serio punto ideológico y altamente discutido entre ellos, es la concesión de la etiqueta «no blanco» a algunas personas de etnia europea con ascendencia del sur de Europa (mediterráneos) y del este de Europa (eslavos). Esto puede percibirse en los requerimientos de incorporación a organizaciones nacionalistas blancas como Alianza Nacional. El requisito de incorporación para un individuo es que sea de ascendencia completamente europea y no judía.

El Censo de Estados Unidos más reciente definía a la raza «blanca» así (traducción): «El término blanco se refiere a las personas originarias de cualquier pueblo europeo, de Oriente Medio o África del Norte». Esto incluye a las personas que indicaron su raza o razas como «blanco» o marcaron, por ejemplo, las casillas de irlandés, alemán, italiano, sirio, español, libanés, portugués o polaco.

Historia[editar]

Población blanca en Estados Unidos 1790-2000[1] [2]
Año Población  % de EE. UU. Año Población  % de EE. UU.
1790 3 172 006 80,7 1900 66 809 196 87,9
1800 4 306 446 81,1 1910 81 731 957 88,9
1810 5 862 073 81,0 1920 94 820 915 89,7
1820 7 866 797 81,6 1930 110 286 740 89,8 (más alto)
1830 10 532 060 81,9 1940 118 214 870 89,8 (más alto)
1840 14 189 705 83,2 1950 134 942 028 89,5
1850 19 553 068 84,3 1960 158 831 732 88,6
1860 26 922 537 85,6 1970 177 748 975 87,5
1870 33 589 377 87,1 1980 188 371 622 83,1
1880 43 402 970 86,5 1990 199 686 070 80,3
1890 55 101 258 87,5 2000 211 460 626 75,1 (más bajo)

El uso premoderno de blanco puede no corresponderse con los conceptos actuales; por ejemplos, los europeos que viajaban al noroeste de Asia en el siglo XVII llamaban blancos a las personas que se encontraron (ver las lecturas recomendas más abajo) —el término entonces no tenía ninguna otra connotación— y de hecho, incluso hoy en día el nombre de los Bai de Yunnan, China se traduce como "blanco".

A medida que la Colonización Europea de las Américas y finalmente otras partes del mundo puso a los Europeos en estrecho contacto con otros pueblos, el término blanco y otros términos raciales sobre el color, como negro, moreno, amarillo (Extremo Oriente, asiático u oriental) y rojo (amerindio), etc., entraron en amplio uso como una manera rápida para referirse a la raza.

Por el siglo XVIII, comenzó a modificarse el significado de la palabra "blanco" y comenzó a mostrar signos de convertirse en una etiqueta exclusiva. Los europeos, incluyendo a los colonos en el Nuevo Mundo, eran definidos por el resto como "blancos". Los "negros" o "morenos" empezaron a definirse por una piel más oscura que la de una persona "blanco", y el mismo "color" se terminó aplicando a todas las personas no-blancas.

Comunidad afroamericana: debido al mito de la regla de una gota de los Estados Unidos, durante una década más o menos, los americanos angloparlantes de conocida ascendencia africana, sin importar ésta si es ligera o invisible, han sido categorizados como negros. Como se ha sugerido anteriormente, no obstante, los americanos no anglófonos, como los hispanos, los de Oriente Medio, o los de herencia norte africana son una excepción, debido a que parecen completamente europeos, y ocasionalmente incluso aquellos que parecen ser una mezcla, no son etiquetados como negros incluso si se reconoce en ellos cierta ascendencia africana.

Razas en el Censo de los Estados Unidos
El 7º censo federal, en 1850, preguntando por el Color:[1]
El 10º censo federal, en 1880, preguntando por Color:[2]
  • blanco
  • negro
  • mulato
  • chino
  • indio
El 22º censo federal, en el año 2000, tenía una "short form"[3] que hacía dos preguntas sobre la raza/ascendencia:

1.Es la persona española/hispana/latina?

2.Cual es la raza de la persona?

  • blanco
  • negro, afroamericano
  • amerindio o nativo de Alaska
  • 10 opciones de asiático o Isleños del Pacífico
  • Otros

Este Censo reconocía que "las categorías raciales incluyen tanto la raza como grupos de la nación de origen".
Ver también:Razas (Censo de los Estados Unidos)

La regla de una sola gota es reciente históricamente. Como se ha mencionado antes, antes del siglo XVII, los términos "negro" y "blanco" no designaban a grupos. Antes de la Guerra Civil Estadounidense, la "identidad racial" de uno dependía de la combinación de su apariencia, su fracción de sangre africana, y su círculo social.[3]

Sin embargo, que el aislamiento endogámico de la comunidad afroamericana haya durado siglos está confirmado por los estudios de mezcla de ADN. Muchos estudios recientes de antropología geńetica y molecular han mostrado que hay un grado sorprendentemente pequeño de solapamiento genético entre los miembros del grupo endogámico negro y el grupo endogámico blanco en los Estados Unidos. Alrededor de un tercio de los estadounidenses blancos tienen vestigios de ascendencia africana; la media es de un 23% de mezcla.[4] Y los negros estadounidenses tienen cierta mezcla europea, con una media del 17 por ciento.[5]

Finalmente, en los Estados Unidos, "negro" terminó por denotar la ascendencia africana y "moreno" terminó atribuyéndose a los hispanos de raza mixta y sudasiáticos (gente del Subcontinente Indio), aunque no se le dé tanto uso. Por otro lado, en Australia, "negro" denota a los aborígenes "moreno" atribuyéndose a los sudasiáticos y los de Oriente Medio/norteafricanos.

Comunidad alemana: en los inicios de los Estados Unidos, el término se tornó más exclusivo, llegando a referirse sólo a aquellos con herencia inglesa. No obstante, a diferencia de la mayoría de grupos inmigrantes, los inmigrantes alemanes fueron aceptados como blancos.[6] (Se les quería excluir del censo de razas blancas por estar en contra de la esclavitud)

Comunidad antillana: algunos miembros de los antillanos británicos que viven en Estados Unidos se distancia ellos mismos de los modelos estadounidenses de identidad negra. La actriz Gloria Reuben dijo una vez a un entrevistador que no lograba darse cuenta de muchas de sus indirectas:"¡Deje de llamarme afroamericana! Yo no soy afroamericana; ¡soy jamaico-canadiense!"[7] En este caso establecer la afiliación nacional correcta se presenta como algo más importante que las referencias a los orígenes africanos.

En el Reino Unido la palabra "afrobritánico" es virtualmente desconocida, así como cualquier otra identidad mixta de ésta índole. El actual proceso de aculturación y minimización de diferencia racial de los indios del oeste puede compararse con la de los puerto riqueños de la generación anterior.[8] Igual que los puertorriqueños entonces, muchos antillanos británicos ahora están cómodos con su herencia africana y se divierten trazando nombres, música o folclore hasta llegar a las costumbres Wolof, Fulani o Yoruba.[9]

Comunidad árabe y bereber: como con los europeos judíos, y los europeos del este descritos en el párrafo anterior, que no fueron aceptados como blancos en algunos casos en el pasado pero son considerados blancos por el actual gobierno estadounidense, las agencias federales de EE.UU. concuerdan en que los de Oriente Medio son blancos. Las reglas de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los Estados Unidos definen explícitamente blanco como «gentes de Europa, África del Norte, u Oriente Medio», y el formulario Decennial del Departamento del Censo estadoundiense no ofrece una casilla para esta identidad dentro de la pregunta sobre la «raza». Consúltese Haney-López (1996) para una lista exhaustiva de las decisiones de la Suprema Corte de los Estados Unidos que han revertido decisiones previas de la misma corte (en un tira y afloja repetidamente) respecto a si los afganos, sirios, indios asiáticos y árabes son blancos.[10]

En el contexto de los Estados Unidos, donde los de Oriente Medio y los norteafricanos son agrupados como blancos por las agencias gubernamentales, el punto de vista popular de excluir a estos grupos caucásicos de África del Norte y Oriente Medio de la etiqueta «blanco» se ha basado a veces en el argumento de que existe un componente subsahariano significativo en sus poblaciones. [4] —una larga presencia a lo largo de la historia en esa región ampliamente contigua—, pero sobre todo en sus orígenes de su dispar patrimonio cultural, religioso y lingüístico. Aunque es innegable que muchos árabes del norte de África (Marruecos, Argelia, Egipto, etc.) y la Península Arábiga (Arabia Saudí, Yemen, Omán, etc.) tienen una ascendencia negra africana suficiente o son suficientemente negros —a veces teniendo pigmentación oscura como algunos americanos africanos— como para ser considerados negros por los estándares populares estadounidenses, algunos también pueden ser de piel clara y rasgos físicos comparativamente, de forma similar a algunas gentes del sur de Europa. Y aunque algunos árabes de Oriente Próximo (Siria, Líbano, Israel, los Territorios Palestinos, Jordania, etc.) pueden ser de piel tan negra como los norteafricanos y los pobladores de la Península Arábiga, en esta zona, una buena proporción son de piel más clara.

Comunidad china: los americanos asiáticos del siglo XIX tampoco fueron considerados blancos en su época. A pesar de ello, los americanos chinos fueron finalmente tratados como blancos en Jim Crow Misisipi. Se permitió a los hijos de los chinos americanos asistir a escuelas y universidades que eran sólo para blancos, en vez de que asistiesen a las escuelas de negros, y algunos de sus padres se convirtieron en miembros del infame Consejo de Ciudadanos Blancos de Misisipi que impuso la segregación de los negros.[11]

Comunidad de europeos del este y eslavoamericanos: en lo que se refiere a los europeos del este, un físico del siglo diecinueve escribió, "Los eslavos son inmunes a ciertos tipos de suciedad. Pueden soportar lo que mataría al hombre blanco".[12]

Comunidad Hispana: a pesar de las diferentes ascendencias entre unos y otros, los estadounidenses y canadienses tienden a etiquetarlos a todos —desde el suroeste de los Estados Unidos y México hasta América Central, América del Sur y el Caribe hispano-parlante— de hispanos, a menudo de manera errónea con una valoración «racial». El término «blanco no-hispano» es usado por claridad para designar a los miembros de las culturas dominantes de EE.UU. Otra cuestión es, sin embargo, si algunos, todos, o ningún hispano es visto como blanco por los blancos no-hispanos.

A juzgar por el censo de estadísticas de matrimonios entre parientes, incluso los hispanos no-blancos (por ejemplos los mestizos y los mulatos) están en proceso de integrarse en la comunidad mayoritaria frecuentemente etiquetada como blanca. Desde las instrucciones del censo de 1960 permitieron la auto-etiquetación, el noventa por ciento de los puertorriqueños se han identificado como blancos, y la tasa de matrimonios entre parientes de hispanos con blancos no hispanos es ahora comparable a la tasa equivalente de los judíos o irlandeses que viven en Estados Unidos.[13]

Sin embargo, a pesar de las mencionadas muestras de aceptación, los medios en Estados Unidos casi siempre se refiere a los hispanos como si de un grupo separado de los 'blancos' se tratase, especialmente con aquellos que son perceptiblemente de descendencia racial mixta. Esto puede estar causado porque el término 'blanco' es a menudo usado como una forma corta de 'blanco no-hispano'. Los estándares de las agencias federales se han tornado más precisos en este punto. La EEOC explícitamente define a los hispanos como una «etnia» separada y distinta.[14] Las nuevas versiones de este impreso [5] siguen las directrices del Departamento de censo al separar la identidad hispana de la identidad «racial». En el formulario de censo, una persona que elija la casilla de hispano sobre etnicidad puede, en la siguiente pregunta, también elegir cualquier otra categoría racial como por ejemplo blanco, negro, asiático, isleño del Pacífico o amerindio/nativo de Alaska. Los partidarios de esta política alegan que debe recogerse estadísticas sobre los hispanos como grupo para seguir la pista a la discriminación, para servir a la discriminación positiva, etc. de la misma manera que lo son para los grupos raciales no-blancos, y las mujeres. El departamento, por lo contrario, dice simplemente que se les obliga a realizar tales preguntas desde el Congreso de los EE.UU.

Comunidad india: a principios del siglo XX, los indios eran clasificados racialmente como hindúes. Entre 1950 y 1970, fueron clasificados como blancos, hasta que un grupo de indios americanos protestaron a la Oficina de Administración y Cuentas para quitar a los indios de la categoría blanca, haciendo así que se identificase a los indios estadounidenses como indios asiáticos en lo que a raza se refiere en el censo. Como ejemplo de contradicciones legales en los dictámenes sobre «Blanco» versus «Caucásico» de la Suprema Corte de los Estados Unidos, está el caso de 1922 en el que la Corte dictaminó que un ciudadano no era blanco, a pesar del hecho de que parecía blanco. La corte dijo que, en la ley de EE.UU., la antropología invalidaba la mera apariencia física. En otro caso, que tuvo lugar tan sólo un año después, la corte dictaminó que otro ciudadano no era blanco, a pesar del hecho de que era antropológicamente «caucásico». La corte dijo que, según la ley estadounidense, la apariencia física invalidaba la mera antropología.

Comunidad irlandesa: los inmigrantes irlandeses fueron discrimanados debido a su mayoría de confesión católica y a que no dejaban que sus hijos fueran a las escuelas públicas, prefiriendo que continuasen siendo analfabetos con tal de que no estuviesen expuestos a lo que ellos veían como adoctrinación protestante.[15] No fue hasta 1881, cuando el historiador inglés Edward A. Freeman (1823-1892) opinó que Estados Unidos (cita)) "sería un lugar maravilloso si cualquier irlandés que matase a un negro fuese colgado por ello".[16] En 1920, la exogamia entre los irlandeses-americanos era de un 20%, menos de la media de la tasa de matrimonios exógamos actual de los puertorriqueños.[17]

Comunidad italiana: los italianos emigrados a los Estados Unidos, al igual que los católicos irlandeses que les precedieron, fueron vulnerables a la discriminación y el prejuicio de la mayoría predominante protestante del Norte de Europa que había en América del Norte. Aunque los italianos eran considerados blancos, los italianos fueron además víctimas del anti-catolicismo y de los prejuicios culturales, y estuvieron incluso sometidos a la separación racial de los estudiantes blancos en algunas escuelas americanas, especialmente en el sur de los Estados Unidos. Los italoamericanos estuvieron expuestos a la violencia, incluyendo el linchamiento masivo en 1891 de once inmigrantes italianos en Nueva Orleans.

Comunidad judía: de nuevo, como con los alemanes, los irlandeses, y los italianos, los americanos racionalizaron su rechazo basándose en su apariencia genética. En 1911, Franz Boas (1858-1952) concluyó en su novedoso The Mind of Primitive Man, "Ningún abismo genético real separaba a los recientes inmigrantes de los descendientes de los peregrinos del Mayflower".[18]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Official census Uso del término hombre blanco en Estados Unidos
  2. [http://factfinder.census.gov/servlet/QTTable?_bm=y&-qr_name=DEC_2000_SF1_U_QTP3&-ds_name=DEC_2000_SF1_U&-CONTEXT=qt&-redoLog=false&-_caller=geoselect&-geo_id=01000US&-format=&-_lang=en Census 2000 Summary File 1 (SF 1) 100-Percent Data Geographic Area: United States]
  3. Ver "Chapter 9. How the Law Decided if You Were Black or White: The Early 1800s" en Legal History of the Color Line: The Rise and Triumph of the One-Drop Rule por Frank W. Sweet, ISBN 0-939479-23-0. Un resumen de éste capítulo, con notas al margen, está disponible online en How the Law Decided if You Were Black or White: The Early 1800s.
  4. Aunque los resúmenes de la mayoría esos estudios evaluados por pares pueden ser encontrados en pubmed, enVarious admixture studies se encuentra un índice actual de estudios recientes de mezclas, así como enlaces a textos completos.
  5. Heather E. Collins-Schramm and others, "Markers that Discriminate Between European and African Ancestry Show Limited Variation Within Africa," Human Genetics 111 (2002): 566-69.
  6. Ver David R. Roediger, The Wages of Whiteness: Race and the Making of the American Working Class (London: Verso, 1991) p. 32 para el estatus anterior. Ver op. cit. p. 142 para el reconocimiento de Stephen O. Douglas, en sus debates contra Lincoln, que los alemanes son una "rama de la raza caucásica". Ver op. cit. p. 155 para los folletos anti-abolicionistas de 1864 acusando a los abolicionistas germano-americanos de haber "roto sus lazos con la raza blanca" al oponerse a la esclavitud. Finalmente, ver Frank W. Sweet, Legal History of the Color Line: The Rise and Triumph of the One-Drop Rule (Palm Coast FL: Backintyme, 2005) p. 332 y Leon F. Litwack, North of Slavery: the Negro in the Free States, 1790-1860 (Chicago: University of Chicago, 1961) p. 75 que versa sobre la negación al voto a las gente de Pennsylvania de ascendencia africana por la primera legislatura del estado contralada por los germano-americanos.
  7. Uno podría preguntarse si la regañina de Reuben reflejaba un deseo de borrar la línea de color de EE.UU., más que distanciarse ella misma de la comunidad negra. Es, por supuesto, imposible conocer sus motivos más profundos. Pero la literatura de la resistencia de los indios del oeste a ser asignados de forma involuntaria al grupo endogáminco negro por la sociedad estadounidesnse (especialmente por miembros del grupo endogámico negro del país) es muy amplia. Véase por ejemplo Stephen A. Woodbury, Culture, Human Capital, and the Earnings of West Indian Blacks, (1993); Mary C. Waters, Black Identities: West Indian Immigrant Dreams and American Realities (New York, 1999); Thomas Sowell, Ethnic America: A History (New York, 1981), 219; o Malcolm Gladwell, "Black Like Them," The New Yorker, April 29 1996. La interpretación presentada anteriormente hace excepcional la declaración de Reuben. La alternativa (que sería que ella quería desafiar al sistema social de E.E.U.U., en vez de posicionarse ella misma de forma ventajosa dentro de él) sería anómala. También existe la cuestión sobre si hay una objeción porque un canadiense esté agrupado dentro de los "americanos".
  8. Uno podría preguntarse si esto sugiere o implica que los indios del oeste están actualmente siguiendo la misma trayectoria que los anteriores puertorriqueños, chinos, judíos, etc que consiguieron la aceptación en el grupo endogámico de los estadounidenses blancos. Finalmente, cabría preguntarse: "¿Porqué otros grupos (alemanes, irlandeses, italianos, eslavos, judíos, chinos, japoneses y puertorriqueños) consiguieron o están en proceso de conseguir su aceptación como blancos, pero los miembros nativos del grupo endogámico negro aun no lo ha conseguido aun en el grupo endogámico blanco? Esto es un misterio. Por supuesto, no hay ningún rasgo físico que lo pueda prevenir. Después de todo, es un cliché entre los antropólogos forenses que la única manera de saber si un cuerpo sin identificar es hispano, en vez de negro con mucha aportación genética europea, es el buscar en sus bolsillos la lista de la compra escrita en español
  9. Ver Thomas Sowell, Ethnic America: A History (New York, 1981), 219. Incidentalmente, no todos los de linaje de indio del oeste británico rechazan la etiqueta negra. El General Colin Powel de ascendencia jamaicana, por ejemplo, se identifica a sí mismo como negro.
  10. Ian F. Haney-López, White by Law: The Legal Construction of Race (New York: New York University, 1996), Appendix "A".
  11. James W. Loewen, The Mississippi Chinese: Between Black and White (Cambridge MA, 1971); Warren (1997), 200-18, 209-11.
  12. Cita que realiza Mary C. Waters, en Ethnic Options: Choosing Identities in America (Berkeley, 1990).
  13. Clara E. Rodriguez, "Challenging Racial Hegemony: Puerto Ricans in the United States," en Race, ed. Steven Gregory and Roger Sanjek (New Brunswick NJ, 1994), 131-45.
  14. Employer Information Report EEO-1 and Standard Form 100, Appendix § 4, Race/Ethnic Identification, 1 Empl. Prac. Guide (CCH) § 1881, (1981), 1625. En aparente auto-contradicción, esta versión de la regulación afirma que la distinta raza hispana compromete a «Todas las personas de México, Puerto Rico, Cuba, América Central o del Sur, u otra cultura u origen español. sin importar la raza». [El subrayado es del autor].
  15. Oscar Handlin, Boston’s Immigrants, 1790-1880, Rev. and enl. ed. (Cambridge MA, 1959), Chapter 5. El miedo a la adoctrinación protestante en las escuelas públicas es lo que condujo a la apertura de escuelas parroquiales católicas en EE.UU., y finalmente a la fundación de la Universidad de Notre Dame.
  16. Según se cita en Theodore Allen, The Invention of the White Race, 2 vols. (London, 1994), 1:29.
  17. Patrick J. Blessing, "The Irish," en Harvard Encyclopedia of American Ethnic Groups, ed. Stephan Thernstrom and Oscar Handlin (Cambridge MA, 1980), 524-45, 541.
  18. Franz Boas, The Mind of Primitive Man (New York, 1911).

Enlaces externos[editar]