Un cadáver a los postres

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un cadáver a los postres (Murder by Death) es una película de comedia y misterio estrenada en 1976. En su reparto figuran los actores Elsa Lanchester, Peter Sellers, James Coco, Peter Falk, David Niven, Estelle Winwood, Maggie Smith, Alec Guinness y el escritor Truman Capote. Está escrita por el dramaturgo y autor teatral Neil Simon. La dirección está a cargo de Robert Moore.[1]

El argumento parodia las novelas y películas en las que un grupo de personas se reúne en una mansión aislada para pasar un fin de semana como Diez negritos de Agatha Christie. El reparto interpreta una amalgama de detectives de ficción conocidos en la literatura inglesa y norteamericana como Hércules Poirot, Miss Marple, Charlie Chan, Sam Spade o Nick y Nora Charles, si bien cambiando ligeramente su identidad (por ejemplo el personaje interpretado por Peter Sellers, Charlie Chan, en la película se llama Sidney Wang).[2]

La película se presentó en el Festival de Cine de Venecia del año 1976.

Sinopsis[editar]

Un grupo de cinco renombrados detectives, cada uno acompañado por una persona de confianza, recibe una invitación para "una cena con asesinato" a cargo de un misterioso anfitrión llamado Lionel Twain (Truman Capote). Para atender a sus invitados la mansión cuenta con un mayordomo ciego llamado Jameseñor Bensonseñora (Alec Guinness) y una cocinera sordomuda llamada Yetta (Nancy Walker).

Una vez que los invitados llegan a la apartada mansión, son acomodados en habitaciones infectas y se preparan para cenar sin el anfitrión (quien "prefiere comer fuera", revela el mayordomo) vestidos de etiqueta. Después de una accidentada cena, en la que no llegan a probar bocado, se presenta ante ellos Lionel Twain revelando sus verdaderas intenciones: cierra las puertas y ventanas de la mansión hasta la mañana siguiente, para que nadie pueda entrar ni salir, y anuncia a los presentes que a medianoche se cometerá un asesinato y alguien aparecerá con doce cuchilladas en la espalda. Quien resuelva el enigma ganará 1 millón de dólares "y los derechos de novela y película". Una vez explicado el propósito de la velada el anfitrión desaparece.

Antes de medianoche, con la sensación de que algo está moviendo los hilos en la sombra, los detectives asisten al asesinato del mayordomo, al descubrimiento de que la cocinera es un maniquí o que la casa tiene habitaciones ocultas gestionadas electrónicamente. A medianoche los invitados descubren que el hombre acuchillado resulta ser el anfitrión, Lionel Twain, y pasan el resto de la velada investigando quién ha cometido los asesinatos. En sus pesquisas cada uno de los detectives presenta sus hipótesis para resolver el asesinato de Twain porque todos tienen algún motivo para desear su muerte: les hacía chantaje (caso de Sam Diamond), le había prestado mucho dinero (Nick Charleston) o la había dejado plantada en el altar (Jessica Marbles).

Al final de la noche y dado que no descubren quién ha asesinado al anfitrión, cada pareja decide retirarse a dormir a su habitación, cerrándose con cerrojo porque no confían los unos en los otros. Entonces son víctimas de intento de asesinato con gas venenoso, escorpiones, serpientes o una bomba. Mientras tanto el mayordomo, que ni era ciego ni había sido asesinado, va tachando de una lista uno por uno los nombres de los invitados a medida que las trampas son activadas. Sin embargo cada pareja milagrosamente se salva y no cae en la trampa, revelando "su solución verdadera" del crimen.

Pero nadie acierta porque, bajo la máscara del mayordomo, se encuentra el auténtico Lionel Twain. Y Twain revela que ha planeado este fin de semana en la mansión como venganza contra los detectives porque no son grandes detectives, en sus investigaciones se reservan pistas e información o introducen personajes en sus novelas en el último minuto para evitar que los lectores descubran por sí mismos quiénes son los asesinos. Por tanto, al no solucionar el caso, cada uno de los detectives es invitado a marcharse de la mansión y, lógicamente, ninguno consigue el millón de dólares de premio.

Después de que los invitados se han marchado, Twain se quita una máscara más revelándose que es auténticamente la cocinera Yetta. Fumando, comienza a carcajearse histéricamente.

Reparto y personajes[editar]

Los personajes principales de Un cadáver a los postres son parodias de famosos detectives de ficción. [3] .

  • El inspector Sidney Wang (interpretado por Peter Sellers) es una adaptación del detective Charlie Chan, personaje creado en 1925 por Earl Derr Biggers. Su acompañante es Willie Wang (interpretado por Richard Narita), su hijo adoptivo japonés. Wang viste elaborados trajes chinos tradicionales, tiene un marcado acento chino -que sirve de mofa para el resto de los personajes y es criticado por el anfitrión Lionel Twain- y el uso abusivo de refranes.
  • Dick y Dora Charleston (David Niven y Maggie Smith) son una pareja de detectives elegante, sofisticada y de la alta sociedad inspirados por los detectives Nick y Nora Charles creados por Dashiell Hammett. En la película llevan una copa de bebida permanentemente en la mano y se hacen acompañar por su mascota, un perro llamado Myron, que con sus ladridos les alerta de varios peligros.
  • Milo Perrier (interpretado por James Coco) es una adaptación del célebre detective Hércules Poirot de Agatha Christie. Acompañado en la película por su chófer y secretario Marcel Cassette (James Cromwell, en su debut cinematográfico), trasunto del capitán Arthur Hastings. Con un cómico acento francés, se presenta como un personaje glotón y al que le gusta imponer su opinión y llevar la voz cantante.
  • Sam Diamond (Peter Falk) es una parodia del detective de Dashiell Hammett Sam Spade que apareció por primera vez en la novela El halcón maltés. Acompañado por su sexy secretaria y amante, la señorita Tess Skeffington (Eileen Brennan un trasunto de Effie Perine, la secretaria en las novelas de Spade), a quien Diamond siempre trata de manera descortés y grosera.
  • Jessica Marbles (Elsa Lanchester) es reflejo de Miss Marple creada por Agatha Christie. Se caracteriza por tener un carácter decidido y fuerte personalidad e ir vestida "con un traje sastre deformado" en palabras de Dick Charleston. Es acompañada por su anciana enfermera, la señorita Withers (Estelle Winwood), a quien la señorita Marbles cuida ahora debido a su avanzada edad.
  • Lionel Twain (interpretado por el escritor Truman Capote) es un millonario excéntrico que invita a los detectives a pasar el fin de semana. Aficionado a la electrónica, su mansión es lúgubre, de habitaciones descuidadas, lluvia constante sobre los cristales y pertinaz niebla. No tiene meñiques, aunque sí diez dedos.
  • Jameseñor Bensonseñora (Alec Guinness) es un mayordomo ciego al que su ceguera le pone en situaciones cómicas como dejarse puertas abiertas pensando que están cerradas o aparcando los coches en que acuden los invitados. Su padre se llamaba Querraro Bensonseñora.

Notas de producción[editar]

El dramaturgo Neil Simon pretendió escribir una obra que se burlase de las convenciones de las novelas de misterio. Para ello ideó una trama en la que cinco detectives se reunían en un caserón aislado, envuelto en una densa bruma, con la intención de resolver un asesinato. Se inspiró en Sam Spade, Hércules Poirot, Nick y Nora Charles, Miss Marple, Charlie Chan y, probablemente, en la novela de Agatha Christie Diez negritos. En total aparecen trece actores y actrices en todo el film, uno de los cuales (la cocinera) no pronuncia ninguna palabra aunque gracias a sus gestos y expresiones es uno de los personajes más carismáticos de la misma.

Con ese planteamiento, Simon y el realizador Robert Moore procedieron a reproducir las situaciones características del género, dándoles la vuelta y mirando de frente el sustrato de unos personajes caracterizados por su vida frívola, sus adulterios convenientemente callados, una homosexualidad encubierta con la pose de tipo duro, una soledad y un deseo sexual sin parangón bajo la apariencia de respetables señoras o su tacañería.

Contando con cierta holgura de medios Anne Roth se encargó del vestuario y Dave Grusin de la banda sonora. La decoración de la mayoría de las habitaciones de los invitados está inspirada en sus respectivos países de origen (aunque monsieur Perrier es belga y no francés).

Los títulos de crédito de la película, con caricaturas de los personajes, y el póster de la película son obra de Charles Addams, creador de La familia Addams.

Aunque Un cadáver a los postres es una película de Columbia Pictures se rodó en los estudios de Warner Bros de Burbank, California. Está considerada un título de culto, en el que todo su elenco se prestó al tono paródico que merecía la ocasión.[4]

Escena eliminada[editar]

En una versión de la película emitida en televisión, no en la que se estrenó en cine o en DVD, existe una última escena después de que los invitados se hayan marchado. En ella aparece el detective Sherlock Holmes (interpretado por Keith McConnell) y el Doctor Watson (Richard Peel) quienes aparecen en ese momento porque se habían perdido y no conseguían llegar a la mansión. En un primer momento de la escritura del guion de Neil Simon se especuló con la posibilidad de que Holmes y Watson resolvieran el enigma. Cuestión que acabó en un breve cameo y, finalmente, eliminada.

Referencias[editar]

  1. http://www.fotogramas.es/Peliculas/Un-cadaver-a-los-postres Ficha de "Un cadáver a los postres" en la revista Fotogramas
  2. http://decine21.com/peliculas/Un-cadaver-a-los-postres-7194 Ficha de "Un cadáver a los postres" en el blog decine.com
  3. http://lazonamuerta-cine.blogspot.com.es/2012/02/un-cadaver-los-postres-robert-moore.html Ficha de "Un cadáver a los postres" en el blog La zona muerta
  4. http://blogs.20minutos.es/diariodelibrera/2009/08/20/capote-un-cadaaver-los-postres/ Truman Capote en "Un cadáver a los postres"