Tutú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Anna Pávlova viste el tutú romántico en Giselle.

Un tutú es parte de la indumentaria llevada por las bailarinas de danza clásica. Cuando este vestido apareció en los años 1820 no se definía como tutú; este nombre le fue dado a partir de 1881.

En 1832 Marie Taglioni inmortalizó este tipo de vestidura: un corpiño ceñido y una falda ligera y vaporosa confeccionada a base de varias capas que, si es larga (casi hasta el tobillo), se llamará tutú romántico, y cuando es corta se denominará tutú a la italiana. El traje de La sílfide pasará a convertirse en el uniforme, por excelencia, de las bailarinas. Más tarde, el tutú romántico, blanco y largo, caracterizará a las bailarinas de Giselle, La bayadera, etc.

Cuando nos referimos a las invenciones que más han destacado en la historia de la humanidad dentro del área de la costura, los tutús de ballet se encuentran ubicados en los primeros puestos. Esto no es para nada casual, ya que se trata de piezas complejas de indumentaria que pueden llevar hasta 100 horas de trabajo en los casos más exigentes. ¿Qué es un tutú? En pocas palabras, podríamos decir que se trata de una pieza de indumentaria utilizada por las bailarinas de ballet y que cuenta con ciertas características básicas que no pueden faltar como ser ligero, transparente, vaporoso, translucido y fino.


Tipos de tutus[editar]

El romántico Este tutu de ballet cuenta con una falta de tres cuartos de largo y su forma es más bien de tipo acampanada. Su forma y estética persigue el objetivo de reflejar lo etéreo de su naturaleza y la ligereza del material, y son utilizados con mucha frecuencia por ballets clásicos del estilo de “Las Sílfides” o de “Giselle”. Dentro de esta categoría existen dos tutus con estructura diferente: por un lado, tenemos aquellos con faldones más largos y que abarcan una mayor parte del torso y por el otro, aquellos en los que su falta arranca desde la cintura.

El clásico Si bien se trata del modelo más conocido y habitualmente visto dentro del ballet, este tutu es posterior y contemporáneo al romántico. ¿Cómo surgió esta pieza de indumentaria en particular? Como consecuencia de los pedidos multitudinarios de los espectadores para tener una mejor visión de los intrincados movimientos de danza de los bailarines sobre el escenario. El tutu clásico es más rígido que los demás y tiene una longitud casi idéntica al resto de los modelos. Existen dos tipos de tutu clásico: por un lado, el que consta de muchas capas de tul; por el otro, el tutu “campana” que tiene una falta un poco más larga y no tiene la típica forma de aro rígido como en el anterior.

El Balanchine También se lo conoce como “Karinska” como una forma de honrar el nombre de su diseñadora de origen ruso. La estructura es muy similar al tutu clásico, aunque no cuenta con tantas capas como en el caso anterior y la falta tiene un aspecto y una caída mucho más suave y natural. Fue diseñado en un primer momento para lucirse en “el valle de la sinfonía en C” de Bizet.

De Plato Por ultimo tenemos al tutu de Plato, con una falda plana que comienza en la cintura de la bailarina. En cuanto a su estructura básica, es muy similar al clásico aunque tiene un menor volumen y es mucho más plano.

Enlaces externos[editar]