Trono de sangre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Trono de sangre (蜘蛛巣城 Kumonosu-jō) es una película japonesa de 1957 coescrita y dirigida por Akira Kurosawa. Protagonizada por Toshiro Mifune e Isuzu Yamada, la película es una adaptación de Macbeth de William Shakespeare trasladada al Japón feudal, con elementos estilísticos extraídos del . Continúa la tradición del aclamado director japonés en retratar el periodo de guerras civiles.

La película se puede relacionar con otras dos grandes obras, cuyo contexto histórico comparten (aunque desde luego con una temática bien distinta): la por todos conocida Los siete samuráis, y la no tan popular La fortaleza escondida.[cita requerida]

Argumento[editar]

La película narra la historia de Washizu (Toshiro Mifune) quien, después de una batalla que significa una victoria más para su señor Tsuzuki (Takamaru Sasaki), encuentra, junto a su mejor amigo Miki (Minoru Chiaki), el futuro en las palabras de un Viejto, una bruja (Chieko Naniwa), que le profetiza un futuro de poder para él y su amigo. Primero que Washizu será el capitán de la Fortaleza del Norte y luego señor de la Fortaleza del Bosque de las Telarañas. Para su amigo que será capitán de la Primera Fortaleza y que su hijo será el señor de la Fortaleza del bosque de las Telarañas. Sin mencionar que será también un futuro bañado en sangre. Cuando los dos regresan a la propiedad de Tsuzuki, el los recompensa con exactamente lo que el espíritu había predicho.

Motivado por las ansias de poder de su esposa (Isuzu Yamada) le lleva a la traición primero contra su señor y luego contra su amigo y el hijo de este (Akira Kubo) que consigue escapar a sus asesinos. Este asedia el castillo de las telarañas. Antes del asedio Washizu recibe otra visita de la bruja que le pronostica, que no perderá ninguna batalla hasta que se mueva el bosque cercano a su fortaleza. Durante el asedio el bosque empieza a moverse, y sus hombres lo matan por miedo a que se cumpla la última profecía. Al morir se descubre que en realidad era un ardid y eran los soldados, ocultos bajo los árboles, los que hacían parecer que el bosque andaba.

Enlaces externos[editar]