Trineo de viento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Trineo de Viento, en la expedición a Groenlandia de 2016.

El trineo de viento es un proyecto que tiene como eje central un vehículo eólico, único en el mundo, para moverse y transportar equipamiento por tierras polares, creado por el explorador polar español Ramón Hernando de Larramendi.[1]​ El vehículo se basa en la tradición inuit, que Larramendi ha combinado con grandes cometas de forma que se desplaza por el interior de los ‘plateau’ del Ártico y la Antártida impulsado por energía eólica, siendo capaz de transportar hasta 2.000 kg de peso. Hasta 2017, el vehículo ha recorrido con éxito más de 20.000 km, movido únicamente por el viento, alcanzando en Polo Sur Geográfico, el Polo Sur de Inaccesibilidad[2]​ y la máxima altitud en el interior de Groenlandia.  El Trineo de Viento ha ido mejorando en los últimos 18 años, durante los cuales ha servido de plataforma científica para proyectos de diferentes instituciones científicas españolas e internacionales. Su finalidad es desarrollar proyectos científicos y de exploración geográfica con cero emisiones en las regiones polares.

Configuración[editar]

El trineo de viento está compuesto por cuatro módulos articulados, cada uno de ellos realizado con rieles y travesaños de madera y con unas dimensiones entre 3 y 4,5 m de largo y 3,7 / 4 m de ancho. Es la denominada ‘plataforma Larramendi’, el nombre de su inventor. Estos raíles y travesaños van unidos por unos 2.000 nudos con cuerdas de alta resistencia, lo que le otorga flexibilidad para adaptarse a las irregularidades del terreno. En la parte inferior, lleva unas plataformas de teflón para facilitar el deslizamiento.

El primero de los módulos lleva encima una tienda de pilotaje: es donde se sitúan los mandos de las cometas, pero además cuenta con un espacio de trabajo. A continuación, van enganchados dos módulos para la carga, y es ahí donde va todo el equipamiento. El último modulo lleva otra tienda de campaña de mayor tamaño destinada al descanso de la tripulación. Gracias a esta configuración, puede dividirse en dos vehículos cuando las condiciones del terreno lo precisan.

El trineo de viento funciona con cometas de diferentes tamaños, las más grandes de 80 , según las condiciones del viento. En condiciones normales, su velocidad media perfecta es de unos 40 km/h, si bien ha llegado a superar los 80 km/h en algunos momentos.

Va equipado con placas fotovoltaicas para el suministro eléctrico de los equipos científicos y de comunicaciones que lleva a bordo.

No sólo no contamina, sino que todas las piezas que lo componen pueden ser reparadas sin necesidad de asistencia externa, lo que aumenta su eficiencia.

Historia y evolución[editar]

El trineo de viento es un diseño del explorador Ramón H. de Larramendi, quien tras recorrer más de 14.000 km por el Ártico, en la Expedición Circumpolar, aprendió  la construcción y manejo de los trineos inuits y  observó que la fuerza de los vientos en los territorios polares. Fue el germen del proyecto.

A comienzos del 2000, Larramendi diseñó los primeros modelos del vehículo y tras realizar varias pruebas con fibra de vidrio y madera, comprobó que esta última, siguiendo la tradición inuit, era mucho más eficaz que materiales más modernos. Ese mismo año, realizó una primera travesía en Groenlandia de 600 km con un incipiente diseño que constaba de un solo módulo con una tienda de campaña encima. Pese a las dificultades, fue un éxito.

Desde entonces el vehículo, que se ha llamado “mariposa polar”, “catamarán polar” y finalmente trineo de viento, ha realizado un total de seis expediciones en Groenlandia y dos en la Antártida, con un recorrido total de 20.000 km, y todas ellas terminadas con éxito. Las primeras travesías en Groenlandia, en los años 2000, 2001, 2002 y 2003, fueron afianzando las posibilidades de la plataforma móvil sobre el terreno polar. La del año 2001 conseguiría el Premio ‘Viaje del Año’ de 2001 de la Sociedad Geográfica Española.[3]

Fue a partir de la Expedición Transantártica 2005-2006, cuando el expedicionario decidió destinar su vehículo a la exploración científica polar, una vez probadas sus posibilidades para navegar transportando una carga pesada. Además de servir para la exploración geográfica, podían recogerse datos científicos en las travesías. Con tal fin, en 2012, después de la Expedición Acciona Windpowered Antártica con un prototipo de dos módulos, fue presentado a la comunidad científica polar española en la Universidad Autónoma de Madrid.[4]​ Asimismo , se presentó a la comunidad científica en Gran Bretaña.

En las expediciones en Groenlandia de los años 2014 y 2016, el promotor del Trineo de Viento desarrolló nuevas posibilidades técnicas en dos expediciones al Ártico, aumentando sus dimensiones. En 2014, el vehículo hizo la Circunnavegación de Groenlandia por el hielo,[5]​ una ruta de 4.300 km con un prototipo de tres módulos en el que viajaron cuatro personas. En 2016, en la expedición Cumbre de Hielo Groenlandia 2016,[6]​ se convirtió en un convoy de cuatro módulos, con un total de 12 m de longitud y con un máximo de seis personas a bordo en un recorrido en el que tuvo que superar 2.000 m de desnivel con dos toneladas de peso. Recorrieron 2.000 km y fue la confirmación de que, aún en condiciones extremas, el Trineo de Viento era un medio de transporte sostenible y eficiente. La última expedición, Río de Hielo Groenlandia 2017, tuvo lugar en primavera de ese año, con cinco tripulantes a bordo. Se recorrieron 1.200 km en 28 días y se desarrollaron diferentes proyectos científicos, relacionados con el cambio climático, en colaboración con la base científica internacional EastGRIP,[7]​ el proyecto Dark Snow y otras instituciones científicas españolas.

Investigaciones científicas[editar]

Paralelamente a estas mejoras externas, ha aumentado el interés de científicos polares, entre los que destacan el glaciólogo estadounidense Jason Box, del Servicio Geológico de Dinamarca, y los españoles Antonio Quesada (Universidad Autónoma de Madrid y gestor del Programa Polar español), Ignacio López Moreno, del Instituto Pirenaico de Ecología ( CSIC) y Juan José Blanco, de la Universidad de Alcalá de Henares. Con este vehículo se han realizado perforaciones en el interior de Groenlandia de hasta 15 m, recogido datos sobre el estado de la nieve, muestras del aire y datos sobre rayos cósmicos.

En 2016, fueron publicados los primeros resultados científicos de muestras tomadas en la expedición Acciona Windpowered Antártica. Una investigación, publicada en noviembre en la revista científica ‘Atmosferic Environment’,[8]​ reveló la existencia de contaminantes orgánicos persistentes (POP), procedentes de pesticidas, en el interior de la Antártida. Los investigadores principales fueron Jordi Dachs y Ana Cabrerizo, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC).

En 2017, el investigador polar Ross Edwards, del proyecto internacional 'Dark Snow', formó parte de la tripulación de la expedición a Groenlandia, para recabar datos para este proyecto.

Expediciones[editar]

  • 2000. Travesía de Groenlandia. 600 km 10 días. Trineo de Viento
  • 2001. Travesía Trans-Groenlandia 2001 (Groenlandia Sur-Norte). 2.225 km 32 días. Trineo de Viento
  • 2002.  Groenlandia Sur-Norte. 2.300 km 33 días. Trineo de Viento
  • 2003. Groenlandia Este-Oeste. 700 km 18 días. Trineo de Viento
  • 2005-6. Expedición TransAntártica 2005-2006. 4.500 km 62 días. Trineo de Viento
  • 2011-2012. Expedición Acciona Windpowered Antártica. 3.500 km 34 días. Trineo de Viento
  • 2014. Primera Circunnavegación de Groenlandia. 4.300 km en 49 días. Trineo de Viento
  • 2016. Expedición Cumbre de Hielo Groenlandia. 2.000 km 38 días. Trineo de Viento
  • 2017. Expedición Río de Hielo Groenlandia. 1.200 km en 28 días. Trineo de Viento.

Documentales[editar]

Expediciones del Trineo de Viento han sido documentadas audiovisualmente por el programa ‘Al filo de lo imposible’ de RTVE.

Libros[editar]

  • “Expedición Trasantártica 2005-2006”. Acciona
  • "Expedición Acciona Windpowered Antártica". Acciona

Referencias[editar]

  1. Teresa Guerrero. «El Ecotrineo para recorrer el corazón helado de Groenlandia». Consultado el 22 de abril de 2014. 
  2. Alvaro, Sebastián (16 de agosto de 2013). «Donde se oye chirriar el eje de la Tierra». 
  3. Barrabés, Revista (14 de marzo de 2002). «Larramendi y Naranjo, premiados por la Sociedad Geográfica Española». 
  4. Rosa M. Tristán, EL MUNDO. (9 de abril de 2012). «El catamarán 'made in Spain' que navega por los polos sin contaminar». 
  5. Teresa Guerrero, EL MUNDO (28 de junio de 2014). «Odisea polar en un trineo 'verde'». 
  6. Araceli Acosta. «El Trineo de Viento completa con éxito su travesía por el hielo de Groenlandia». Consultado el 27 de junio de 2016. 
  7. Rosa M. Tristán. «East-Grip, la base científica que viaja por Groenlandia». Consultado el 28 de junio de 2017. 
  8. Ana Cabrerizo, Jordi Dasch, Ramón H. de Larramendi (11 de noviembre de 2016). «Persistent organic pollutants in the atmosphere of the AntarcticPlateau». Atmospheric Environment. 

Enlaces externos[editar]