Diez tribus perdidas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Tribus perdidas»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Las Diez Tribus Perdidas fueron diez de las doce tribus del antiguo Israel, que se dice fueron deportadas del Reino de Israel después de la conquista por el Imperio Neo-Asirio, cerca del año 722 a.C.[1] Muchos grupos étnicos se han llamado descendientes de estas tribus perdidas,[2] y algunas religiones adoptan la idea mesiánica de que las tribus regresarán.

La tradición de las tribus perdidas apareció en la era post-bíblica y un número considerable de textos apócrifos se han elaborado subsecuentemente sobre el tema. En el siglo VII y VIII, el retorno de las tribus perdidas se asoció con el concepto del regreso del Mesías.[3]

La historia escrita está en desacuerdo con las leyendas elaboradas en textos apócrifos. El historiador Tudor Parfitt ha declarado que: "las Tribus Perdidas son, de hecho, nada más que un mito" y escribe "este mito es una característica vital del discurso colonial a o largo del largo periodo de los imperios Europeos de ultramar, desde inicios del siglo XV hasta la segunda mitad del XX."[4] Zvi Ben-Dor Benite afirma que: "La fascinación con las tribus ha generado, junto con estudios académicos ostensiblemente no ficticios, una cantidad masiva de literatura de ficción e historias fantásticas".[5] El antropólogo Salva Weil ha documentado que varias y diversas tribus y personas reclaman afiliación a las Tribus Perdidas a lo largo del mundo.[6]

Algunos estudios de ADN han refutado cualquier conexión entre Judíos étnicos modernos y la mayoría de los grupos étnicos, discutidos abajo, que claman ser parte de las Tribus Perdidas. Por ejemplo, un estudio publicado recientemente sobre orígenes genéticos de japoneses no sustenta la idea de alguna relación genealógica.[7]

Las Doce Tribus[editar]

Con base en las escrituras, la idea de las "Diez Tribus" se encuentra en 2º de Reyes 17:6: "En el año nueve de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria, y llevó a Israel cautivo a Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las ciudades de los medos." De acuerdo con el Tanaj, Jacob (que fue después nombrado Israel; Génesis 35:10) tuvo doce hijos y al menos una hija (Dina) con dos esposas y dos concubinas. Los doce hijos fueron los padres/líderes de las doce Tribus de Israel.

  • Cuando la tierra de Israel fue repartida entre las tribus en los días de Josué, la Tribu de Levi, siendo escogida para fungir como el clero de Israel, no recibió tierra (Josué 13:33, Josué 14:3). Sin embargo, a la tribu de Levi le fueron dadas ciudades. Seis ciudades eran para ser refugio para todos los hombres de Israel, que debían ser controladas por lo Levitas. Tres de estas ciudades estaban situadas en cada lado del Río Jordán. Adicionalmente, otras 42 ciudades, con sus respectivos espacios (haciendo un total de 48 ciudades), fueron dadas a la Tribu de Levi. Números 35
  • Jacob elevó a los descendientes de Efraín y Manasés (los dos hijos de José y su esposa egipcia Asenat) Génesis 41:50 al estatus de tribus completas por derecho propio, reemplazando a la Tribu de José. Génesis 48:5 Cada una recibió su propia tierra y tuvo su propio campamento durante los 40 años divagando en el desierto.

Así, las dos divisiones de las tribus son:

División Tradicional:

  1. Rubén
  2. Simeón
  3. Leví
  4. Judá
  5. Dan
  6. Neftalí
  7. Gad
  8. Aser
  9. Isacar
  10. Zabulón
  11. José
  12. Benjamín

División según el repartimiento de tierra en Israel:

  1. Rubén
  2. Simeón
  3. Judá
  4. Dan
  5. Neftalí
  6. Gad
  7. Aser
  8. Isacar
  9. Zabulón
  10. Efraín (hijo de José)
  11. Manasés (hijo de José)
  12. Benjamín
  • Leví (sin tierra dada, excepto por un número de ciudades localizadas en medio de los territorios de otras tribus)

De acuerdo con la Biblia, el Reino de Israel (o Reino del Norte) fue uno de los estados sucesores a la antigua Monarquía Unida (que también era conocido como Reino de Israel), que fue fundado alrededor del año 930 a.C., después que las Tribus de Israel del norte rechazaron al hijo de Salomón, Roboam, como su rey. Nueve tribus establecidas formaron el Reino del Norte: las tribus de Reuben, Issachar, Zebulun, Dan, Naphtali, Gad, Asher, Efraín y Manasés. Además, algunos miembros de la Tribu de Levi, que no tenían tierras, fueron encontrados en el Reino del Norte. La Tribu de Judá y Benjamín se mantuvieron leales a Roboam y formaron el Reino de Judá (O Reino del Sur). Miembros de Levi y algunos cuantos de Simeón, también fueron encontrados en el Reino del Sur.

Según Crónicas 15:9, miembros de las Tribus de Efraín, Manasés y Simón "huyeron" a Judá durante el reinado de Asa de Judá (911 a.C.-870 a.C). Si estos grupos fueron absorbidos por la población o se mantuvieron como grupos distintos o si regresaron a su tierras tribales no es indicado.

En el año 732 a.C., el rey Asirio, Tiglath-Pileser III, saqueó Damasco e Israel, anexando Aram.[8] y territorio de las tribus de Reuben, Gad y Manasés en Galaad, incluyendo los puestos de avanzada en el desierto de Jetur, Naphish y Nodab. La gente de estas tribus, incluyendo el líder de Reuben, fueron tomados cautivos y se restablecieron en la región del Río Jabur, en Asiria/Mesopotamia. Tiglath-Pileser tambiñen capturó el territorio de Naphtali y al ciudad de Janoah en Efraín, así un gobernador asirio fue puesto sobre una región de Naphtali. Según Reyes 16:9 y Reyes 15:29, la población de Aram y la parte anexada de Israel fueron deportados a Asiria.

Israel continuó existiendo en medio del reducido territorio como un reino independiente, subyugado por Asiria hasta alrededor de los años 725-720 a.C., cuando fue invadido de nuevo por Asiria y el resto de la población fue deportada. La Biblia relata que la población de Israel fue exiliada, dejando solo la tribu de Judá, Simón (que fue "absorbida" por Judá), Benjamín y la gente de la Tribu de Levi, que vivieron entre las originales tribus israelitas en el Reino del Sur de Judá. Sin embargo, Israel Finkelstein estima que solo un quinto de la población (alrededor de 40,000 personas) fueron reubicadas fuera del área durante los dos periodos de deportaciones bajo el reinado de Tiglath-Pileser III, Shalmaneser V y Sargón II.[9] Muchos también huyeron al sur de Jerusalén, que aparentemente había incrementado su tamaño cinco veces durante este periodo, requiriendo que un nuevo muro fuera construido y una nueva fuente de agua fueran proveídos por el rey Hezakiah.

La Biblia Hebrea no utiliza la frase "diez tribus perdidas", que hace cuestionar a algunos el número de tribus envueltas. 1º de Reyes 11:31 afirma que el reino fue tomado de Solomon y diez tribus dadas a Jeroboam:

y dijo a Jeroboam: Toma para ti diez pedazos; porque así dice el Señor, Dios de Israel: “He aquí, arrancaré el reino de la mano de Salomón y a ti te daré diez tribus

1 Reyes 11:31

pero quitaré el reino de mano de su hijo y te lo daré a ti, es decir, las diez tribus.

1 Reyes 11:35

Textos apócrifos bíblicos[editar]

Zvi Ben-Dor Benite afirma:

Siglos después de su desaparición, las diez tribus perdidas mandaron una indirecta pero vital señal...en 2º Esdras, leemos sobre las diez tribus y su "largo viaje por esa región, que es llamada Arzareth"...El libro "Visión de Ezra", o Esdras, fue escrito en Hebreo o Arameo por un Judío palestino en algún momento antes del fin del siglo I d.C., poco tiempo después de la destrucción del templo por los romanos. Es uno de un grupo de textos que fueron designados después como el llamada Apócrifa- libros pseudoepígrafos anexados, pero no incluidos, en el canon bíblico Hebreo[10]

Nuevo Testamento[editar]

Existe cierta evidencia de una identificación continua en siglos posteriores de individuos israelitas de la Tribus Perdidas. Por ejemplo, Lucas 2:36 del Nuevo Testamento, un individuo es identificado dentro de la Tribu de Asher.

Creencias Religiosas[editar]

En Ezequiel 37:16-17, se le es dicho al profeta

16 Y tú, hijo de hombre, toma una vara y escribe en ella: "Para Judá y para los hijos de Israel, sus compañeros." Toma luego otra vara y escribe en ella: "Para José, vara de Efraín, y para toda la casa de Israel, sus compañeros." 17 Júntalas la una con la otra en una sola vara para que sean una sola en tu mano.

1 Reyes 11:35

Judaísmo[editar]

Hay discusiones en el Talmud en cuanto a si las diez tribus perdidas eventualmente se reunirán con la Tribu de Judá, es decir, con el pueblo Judío.[11]

Cristianismo[editar]

El aumento en el recuento de historias relacionadas a las tribus perdidas que ocurrió en el siglo XVII se debió a la confluencia de varios factores. De acuerdo a Parfitt

...como muestra Michael Pollack, el argumento de Menassah fue basado en "tres separadas y presuntamente inconexas fuentes: un verso del libro de Isaías, el descubrimiento de Matteo Ricci de una antigua comunidad Judía en el corazón de China y el encuentro reportado por Antonio Montesinos con miembros de las Tribus Perdidas en Sudamérica.[12]

En 1605, el misionario jesuita Matteo Ricci descubrió una pequeña comunidad de aproximadamente diez a doce familias de Judíos chinos en Kaifeng, China, los Judíos de Kaifeng.[13] De acuerdo con escritos históricos, una comunidad Judía en Kaifeng construyó una sinagoga en 1163 durante la Dinastía Song del Sur, que existido hasta finales del siglo XIX.

El viajero portugués y judeoconverso de origen sefardí Antonio de Montezinos regresó a Europa con recuentos que algunas de las Tribus Perdidas estuvieron viviendo como nativos americanos en los Andes en Sudamérica. Menasseh ben Israel, un notorio rabino e impresor de Ámsterdam, estaba emocionado por estas noticias. Él creía que una era mesiánica se aproximaba y que tener gente Judía situada alrededor del mundo era necesario para ello. En 1649 Menassah publicó su libro "La esperanza de Israel", en español y latín en Ámsterdam; incluía los relatos de Montezinos de las Tribus Perdidas en el Nuevo Mundo.[14] [15] En él, Menasseh argumentaba y apoyaba la teoría que los habitantes nativos de América en el momento de la Era del Descubrimiento Europeo eran, de hecho, descendientes de las Diez Tribus Perdidas de Israel.[14]

El 23 de diciembre de 1649, escribió:

...pienso que las Diez Tribus vivieron no solo ahí...sino también en otras tierras esparcidas en cualquier lugar; estos nunca regresaron al Segundo Templo y mantienen hasta hoy la religión Judía[16]

Textos apócrifos acerca de las Tribus Perdidas, basados en distintos niveles en textos bíblicos, han sido producidos por Judíos y Cristianos desde, al menos, el siglo XVII.[17] Una tradición askenazí habla de "Die Roite Yiddelech" (Los Pequeños Judíos Rojos), que fueron separados del resto del pueblo Judío por el legendario Río Sambación, "cuyas aguas espumosas se levantaban alto hacia el cielo, un muro de fuego y humo que es imposible de penetrar".[18]

Los historiadores generalmente concluyen que los grupos conocidos como Tribus Perdidas se mezclaron con la población general. Por ejemplo, la Nueva Enciclopedia Estándar Judía declara que:

Como hecho histórico, algunos miembros de las Diez Tribus permanecieron en Palestina, donde separadas de los Samaritanos, algunos de sus descendientes preservaron por largo tiempo su identidad dentro de la población Judía, otros fueron asimilados, mientras que otros fueron presuntamente absorbidos por los últimos exilios de Judá que en 597-586 a.C. fueron deportados a Asiria...A diferencia de los habitantes del Reino de Judá del Sur, que sobrevivieron un destino similar 135 años después, fueron asimilados...[19] [20]

Declarando su convicción que "las Tribus Perdidas fueron de hecho nada más que un mito", Parfitt escribe que

La creencia continua en las Tribus Perdidas no disminuye...El presente escritor no cree que las Diez Tribus aún serán descubiertas y acepta su desaparición como un hecho histórico que no requiere de prueba alguna.[4]

Etnología y antropología[editar]

Exploración profunda y estudios de grupos alrededor del mundo a través de la arqueología y el nuevo campo de la antropología a finales del siglo XIX condujeron a una resurrección en los recuentos de las Tribus Perdidas.[21] Por ejemplo, debido a que los hallazgos arqueológicos de la compleja cultura y cosmovisión de la civilización del Río Misisipi parecían mucho más avanzados que las habilidades tradicionales de las culturas nativas americanas conocidas para los europeos al momento de su descubrimiento, se teorizó que esta antiguas civilizaciones, involucrados en la construcción de montículos, estaban ligados a las Tribus Perdidas. Intentaron relacionar la nueva información con las construcciones bíblicas.[22] Sin embargo, los terraplenes hechos por Norteamérica han sido ligados a varios grupos nativos y la mayoría de los arqueólogos ahora consideran que la teoría de un origen no nativo es pseudo-ciencia e, incluso, racista.[23]

Grupos que afirman descendencia de las Tribus Perdidas[editar]

Bene-Israel[editar]

Después de aprender sobre el Judaísmo normativo en el siglo XIX, los Bene-Israel a menudo migraron de villas en Konkani[24] a ciudades cercanas, que incluían Bombay,[25] Pune, Ahmedabad y Karachi, en el actual Pakistán.[26] Basados en la tradición Bene-Israel, después de siglos de viajar a través del Medio Oriente desde Israel, sus ancestros migraron a India y lentamente asimilaron a la comunidad en su alrededor, manteniendo particulares tradiciones Judías.[27] David Rahabi, un hindú Judío, encontró a los Bene-Israel en el siglo XVIII y tomó nota de sus costumbres Judías.[28] Algunos historiadores notan que los ancestros de los Bene-Israel pertenecían a una de las Tribus Perdidas de Israel;[29] sin embargo, autoridades Judías no han reconocido oficialmente a los Bene-Israel como una de las Tribus Perdidas.[30] Según Jerusalem Post, en 2002, un estudio de ADN ligó a los descendientes de Bene-Israel a los Conahim (Tribu de Levi).[31]

Bnei Menashe[editar]

Desde finales del siglo XX, algunas tribus en los estados de Mizoram y Manipur, en India, afirman que son Israelitas perdidos y han estado estudiando Hebreo y el Judaísmo.[32] [33]

Beta Israel de Etiopía[editar]

Los Beta Israel ("Casa de Israel") son Judíos etíopes, también llamados "Falashas" en el pasado.[34] Algunos miembros de Beta Israel, así como varios escolares judíos, creen que descienden de la Tribu de Dan, que se opone a la historia tradicional que desciende de la Reina de Sheba.[35] Tienen una tradición de conexión a Jerusalén.[36] Estudios tempranos de ADN muestran que descienden de etíopes, pero en el siglo XXI, nuevos estudios han demostrado alguna posible conexión a algunos Judíos de los siglos IV y V, posiblemente viviendo en Sudán.[37] [38] [39] [40] [41] Los Beta-Israel han hecho contacto con otras comunidades Judías a finales del siglo XX. Después del Halajá y discusiones constitucionales, oficiales Israelitas decidieron, el 14 de marzo de 1977, que la Ley del Retorno aplicaba para los Beta Israel también.[42]

Judíos Igbo[editar]

Los Judíos Igbo de Nigeria reclaman ser descendientes de las Tribus de Efraín , Naftalí, Manasés, Levi, Zebulun y la Tribu de Gad. La teoría, sin embargo, no resiste al escrutinio histórico. Historiadores han examinado literatura histórica en África del Oeste de la época colonial y han elucido a diversas funciones que tales teorías brindaron a los escritores que las propusieron.[43] [44]

Pashtun de Afganistán y Pakistán[editar]

Los Pashtun son predominantemente musulmanes, nativos de Afganistán y Pakistán, que se adhieren a códigos de honor y cultura religiosos indígenas pre-Islámicos, Pashtunwali. El mito del origen Pashtun en las Tribus Perdidas de Israel nunca han sido concretas a través de pruebas históricas concretas. Estudios genéticos refutan el mito también.[45] [46] Muchos miembros del gremio Talibán de tribus Pashtun no necesariamente refutan su ascendencia Israelita.[47] [48]

Un número importante de estudios genéticos refutan la posibilidad de una conexión, mientras otros la defienden.[49] [50]

En el año 2010, "The Guardian" reportó que Israel iba a financiar un estudio genético para probar la veracidad de un link genético a las Tribus Perdidas de Israel. El artículo afirmó: "Evidencia histórica y anecdótica fuertemente sugiere una conexión, pero prueba científica definitiva nunca ha sido encontrada. Algunos líderes antropológicos Israelíes creen que, de todos los grupos que afirman una conexión a las Diez Tribus, los Pashtun, tienen el caso más convincente".[51]

Especulación con respecto a otros grupos étnicos[editar]

Teorías Escitas/Cimerias[editar]

Representación del Rey Jehu, su embajador, arrodillándose a los pies de Salmanasar III en el Obelisco Negro.

Muchas teorías afirman que los Escitas y/o Cimerios eran en parte o totalmente descendientes de las Tribus Perdidas de Israel. Se basan primordialmente en la creencia que el Reino del Norte de Israel, que había sido deportado por los asirios, se dio a conocer en la historia como Escitas y/o Cimerios.[52] Existen varios puntos de vista con respecto a quiénes son sus descendientes modernos. La Inscripción de Behistún es citada como un link entre los israelitas deportados, los Cimerios y los Escitas.

George Rawlinson, un estudioso del siglo XIX, escribió:

Tenemos fuentes razonables respecto a los Gimirri, o Cimerios, que aparecieron por primera vez en los confines de Asiria y los medio en el siglo VII a.C., y la saca de la roca de Behistún, cerca de dos siglos después, como idénticos con los Beth-Khumree de Samaria, or las Diez Tribus de la Casa de Israel.[53]

Críticos de esta teoría argumentan que las costumbres de los Escitas y Cimerios difieren de aquellas de los Antiguos Israelitas.[54] [55] Además, mayores investigaciones de historia de poblaciones antiguas no proveen de soporte suficiente para los links propuestos entre estas antiguas poblaciones.[56]

Nativos Americanos[editar]

En 1650, un adivino británico llamado Thomas Thorowgood, quien era predicador en Norfolk, publicó un libro llamado "Judíos en América o probabilidades que los Americanos son de esa raza",[57] que había preparado para la sociedad misionaria de Nueva Inglaterra. Tudor Parfitt escribe:

La sociedad estaba activa en intentar convertir a los indios , pero sospecharon que podrían ser Judíos y se percataron que deberían estar preparados para una ardua tarea. La investigación de Thorowgood argumenta que las población de Norteamérica era descendiente de las Diez Tribus Perdidas.[58]

En 1652 Sir Hamon L'Estrange, un autor inglés que escribía sobre tópicos como historia y teología, publicó un tracto exegético llamado "Americanos no Judíos, o improbabilidades que los Americanos son de esa raza" en respuesta al tracto de Thorowgood. En respuesta a L'Estrange, Thorowgood publicó una segunda edición de su libro con un título revisado e incluyó un prólogo escrito por John Eliot, un misionario puritano para los Indios que había traducido la Biblia a sus idiomas.[59]

Japoneses[editar]

Algunos escritores han especulado que el pueblo japonés es un descendiente directo de parte de las Diez Tribus Perdidas. Tudor Parfitt escribe que "la propagación de la fantasía sobre el origen israelí...forma una característica consistente de la compañía colonial de Occidente":

De hecho, es en Japón donde podemos trazar la evolución más notable en el Pacífico de un pasado judaico imaginado. Como en otras partes del mundo, la teoría de que los aspectos del país debían ser explicados a través de un modelo israelita fue introducido por agentes occidentales.[60]

En 1878, Nicholas McLeod, un inmigrante escocés en Japón, publicó "Epitoma de Historia Antigua de Japón".[61] McLeod dibujó correlaciones entre sus observaciones de Japón y el cumplimiento de profecías bíblicas:

La raza civilizada de los Ainu, los Tokugawa y los Machi No Hito de grandes pueblos, habitando tiendas o tabernáculos primeramente construidas en Jin Mu Tenno, han cumplido la profecia de Noé con respecto a Japhet, "Él debe habitar en las tiendas de Shem".(McLeod, 1878. p. 7)

Muchos otros autores han seguido a McLeod en especular sobre rituales paralelos entre Japoneses e Israelitas, cultura e idioma, en un atento para sustentar la hipótesis.[62] Arimasa Kubo, un ministro cristiano, ha traducido el libro de McLeod a japonés y ha publicado un número importante de trabajos sobre el tema.[63] En su artículo "El misterio de las Diez Tribus Perdidas: Japón", comenta que muchas costumbres y ceremonias tradicionales en Japón son muy similares a aquellas del antiguo Israel.[64] Postula que, quizá, estos rituales vienen de los Judíos a través de miembros de las Diez Tribus Perdidas de Israel, que pudieron haber venido al antiguo Japón.

Jon Entine enfatiza que evidencia ADN muestra que no hay ninguna relación genética entre los japoneses y los israelitas.[65]

Lemba[editar]

Los Lemba (Vhalemba) de la parte sur de África, afirman ser descendientes de muchos hombres Judíos que viajaron desde el actual Yemen a África en busca de oro, donde tomaron esposas y establecieron nuevas comunidades.[66] [67] [68] Investigaciones recientes publicadas en "South African Medical Journal" estudiaron variaciones en los cromosomas Y de dos grupos de Lemba, uno sudafricano y otro zimbabwense (los Remba). Concluyó que "Si bien no fue posible trazar inequívocamente el origen del cromosoma Y no africano en los Lemba y Remba, el estudio no sustenta las afirmaciones tempranas sobre su herencia Judía." El investigador sugirió "un link más fuerte a poblaciones del Medio Oriente, probablemente el resultado del comercio en el Océano Índico."[69] Tienen tradiciones religiosas específicas similares a aquellas en el Judaísmo y una tradición de ser gente migrante, con pistas que apuntan a un origen en Asia Occidental o África del Norte. De acuerdo con la tradición oral de los Lemba, sus ancestros fueron Judíos que vivieron de un lugar llamado Sena hace muchos años y que se asentaron en África del Este. Sena es un pueblo abandonado en Yemen, localizado en la zona este del Valle Hadramaut, donde la historia indica que fue habitado por Judíos en pasados siglos. Algunas investigaciones sugieren que "Sena" podría referirse a Wadi Masilah, en Yemen, comúnmente llamado Sena, o alternativamente a la ciudad de Sana'a, también localizado en Yemen.[70] [71]

Otras variantes[editar]

Otras organizaciones enseñan otras variantes de la teoría, incluyendo la afirmación que los Escitas/Cimerios representan en parte o completamente e las Diez Tribus Perdidas. Una de estas teorías postula que los Israelitas perdidos puedes ser definidos por el ADN-Y, que constituye la mayoría de la composición genética de Europa y Rusia,[72] que en conjunción con el Israelismo Británico y Brit-Am, que creen que los Israelitas cruzaron los Bosforo al actual Turquía, de donde caminaron a Odesa en el Mar Negro. De ahí, en años posteriores, viajaron a Europa Occidental hacia Francia y a las Islas Británicas, incluyendo Irlanda.

La búsqueda[editar]

La búsqueda por las Diez Tribus Perdidas no desciende hasta el presente. En años recientes, grupos en África, como Ghana, Camerún, Ruanda y otros países han reclamado ser parte de las Tribus Perdidas; también tribus en Papúa Nueva Guinea y Burma han hecho reclamaciones similares. Algunos de estos grupos, como los Bnei Menashe, han intentado (y han tenido éxito) en alinearse con los Judíos en Israel.[33]

Bibliografía[editar]

  • Bruder, Édith: Black Jews of Africa, Oxford 2008.
  • Halkin, Hillel "Across the Sabbath River" Houghton Mifflin, 2002
  • Hewitt, Richard (Risbek): "Manas - Lost & Found: A Bridge Linking Kyrgyzstan's Epic to Ancient Oracles", Bishkek (2012)
  • Lange, Dierk: "Yoruba origins and the 'Lost Tribes of Israel'", Anthropos 106 (2011), 579-595.
  • Parfitt, Tudor: The Lost Tribes of Israel: The History of a Myth, London 2002.
  • Parfitt, Tudor: "The Black Jews of Africa and the Americas" Harvard University Press, Cambridge, 2012.
  • Weil, Shalva: Beyond the Sambatyon: the Myth of the Ten Tribes, Tel Aviv 1991.
  • Zvi Ben-Dor Benite, The Ten Lost Tribes, Oxford University Press, 2009
  • Jones, Erik, "The United States, Britain and the Commonwealth in Prophecy", 2016.

Documentales[editar]

Referencias y Notas[editar]

Footnotes[editar]

  1. Josephus, The Antiquities of the Jews, Book 11 chapter 1 and II Esdras 13:39-45
  2. Weil, S. 2012 'Tribes, Ten Lost', in Jewish Folklore and Traditions: A Multicultural Encyclopedia, (Raphael Patai and Haya Bar Itzhak eds.) ABC-CLIO, Inc., 2: 542-543.
  3. Zvi Ben-Dor Benite, The Ten Lost Tribes, Oxford University Press, pp. 58-62
  4. a b Parfitt, Tudor (2003). The Lost Tribes of Israel: The History of a Myth. Phoenix. pp. 1, 225. 
  5. Benite, p.11
  6. Weil, S. 1991 'Beyond the Sambatyon: the Myth of the Ten Lost Tribes'. Tel-Aviv: Beth Hatefutsoth, the Nahum Goldman Museum of the Jewish Diaspora.
  7. Dual origins of the Japanese: common ground for hunter-gatherer and farmer Y chromosomes. pdf
  8. Lester L. Grabbe, Ancient Israel: What Do We Know and How Do We Know It? (New York: T&T Clark, 2007): 134
  9. Finkelstein & Silberman 2001, The Bible Unearthed.
  10. The Ten Lost Tribes: A World History, Zvi Ben-Dor Benite, Oxford University Press, p.57
  11. Weil, S. 1991 'Beyond the Sambatyon: the Myth of the Ten Lost Tribes', in Ariel, 85-86:25-31.
  12. Parfitt, Tudor (2003). The Lost Tribes of Israel: The History of a Myth. Phoenix. p. 69. 
  13. De Christiana expeditione apud Sinas, p. 108 in Gallagher's English translation (1953)
  14. a b Méchoulan, Henry, and Nahon, Gérard (eds.), Menasseh Ben Israel. The Hope of Israel, Oxford University Press, Oxford, 1987 - ISBN 0-19-710054-6, p. 101 and passim.
  15. Wilensky M. (1951). "The Royalist Position concerning the Readmission of Jews to England", The Jewish Quarterly Review, New Series, Vol. 41, No. 4, pp. 397–409
  16. Moses Rosen. "The Recipe" (published as epilogue to The Face of Survival, 1987). Nathan Ausubel. Pictorial History of the Jewish People, Crown, 1953.
  17. The Ten Lost Tribes: A World History, Zvi Ben-Dor Benite, Oxford University Press, p.59
  18. Moses Rosen. "The Recipe" (published as epilogue to The Face of Survival, 1987).
  19. Stanford M Lyman, "The Lost Tribes of Israel as a Problem in History and Sociology," International Journal of Politics, Culture, and Society, Volume 12, Number 1 / September 1998
  20. Part of the Lyman article and a similar article can be read online in the book, Roads to Dystopia, at Roads to Dystopia
  21. Weil, S. 2013 'Ten Lost Tribes', in Judith Baskin (ed.) Cambridge Dictionary of Judaism and Jewish Culture, New York: Cambridge University Press, 616.
  22. Stephen Conn, Ohio State University
  23. Neusius, Sarah W., and G. Timothy Gross (2014) Seeking Our Past: An Introduction to North American Archaeology (second edition). Oxford University Press.
  24. Weil, Shalva 1981 The Jews from the Konkan: the Bene IsraelCommunity of India. Tel-Aviv: Beth Hatefutsoth, the Nahum Goldman Museum of the Jewish Diaspora.
  25. Weil, Shalva 2010 'Bombay' in Norman A. Stillman (ed.) Encyclopediaof Jews in the Islamic World, Leiden:Brill. (http://www.brillonline.nl/subscriber/entry?entry=ejiw_COM-0004450);
  26. Weil, Shalva 2008 'The Jews of Pakistan' (3: 1228-1230), in M.Avrum Erlich (ed.) Encyclopedia of the Jewish Diaspora, Santa Barbara, USA: ABC CLIO
  27. Weil, Shalva (2009) [2002]. «Bene Israel Rites and Routines». En Weil, Shalva. India’s Jewish Heritage: Ritual, Art and Life-Cycle (3rd edición). Mumbai: Marg Publications. pp. 78-89. 
  28. Weil, Shalva (1994). «Yom Kippur: the Festival of Closing the Doors». En Goodman, Hananya. Between Jerusalem & Benares: Comparative Studies in Judaism & Hinduism. New York: State University of New York Press. pp. 85-100. 
  29. Weil, Shalva 2013 "Jews of India" (1: 255-258);"Ten Lost Tribes" (2: 542-543), in Raphael Patai and Haya Bar Itzhak (eds.) Jewish Folklore and Traditions: A Multicultural Encyclopedia, ABC-CLIO,Inc
  30. Bene Israel
  31. Zieve, Tamara. 2012 'This Week in History: Indian summer in the Knesset'. Web. http://www.jpost.com/Features/In-Thespotlight/This-Week-in-History-Indian-summer-in-the-Knesset
  32. Weil, S (2004b). «Lost Israelites from North-East India: Re-Traditionalisation and Conversion among the Shinlung from the Indo-Burmese Borderlands». The Anthropologist 6 (3): 219-233. 
  33. a b Weil, S. 2011 'Via India to Israel: The Migrations of the Bnei Menashe', International Relations and Security Network (ISN). Web. http://www.isn.ethz.ch/Digital-Library/Articles/Detail/?ots591=4888caa0-b3db-1461-98b9-e20e7b9c13d4&lng=en&id=133889.
  34. Weil, S. 2013 'Ethiopian Jews', in Judith Baskin (ed.) Cambridge Dictionary of Judaism and Jewish Culture, New York: Cambridge University Press, 165-166.
  35. Weil, S. 2008a 'Jews in Ethiopia'; 'Jews in India'; 'The Jews of Pakistan'; 'The Pathans of Afghanistan and their Israelite Status', in M. Avrum Erlich (ed.) Encyclopaedia of the Jewish Diaspora, Santa Barbara: ABC CLIO, 2: 467-475; 3: 1204-1212, 1228-1230, 1230-1231.
  36. Weil, S. 2012b "Longing for Jerusalem Among the Beta Israel of Ethiopia", in Edith Bruder and Tudor Parfitt (eds.) African Zion: Studies in Black Judaism, Cambridge: Cambridge Scholars Publishing, pp. 204-217.
  37. Jon Entine, Abraham’s Children: Race, Identity, and the DNA of the Chosen People, Grand Central Publishing, 2007. p. 149.
  38. Lucotte, G; Smets, P (1999). «Origins of Falasha Jews studied by haplotypes of the Y chromosome». Human Biology 71 (6): 989-93. PMID 10592688. 
  39. Zoossmann-Diskin, A; Ticher, A; Hakim, I; Goldwitch, Z; Rubinstein, A; Bonne-Tamir, B (1991). «Genetic affinities of Ethiopian Jews». Israel Journal of Medical Sciences 27 (5): 245-51. PMID 2050504. 
  40. Hammer, M. F., Redd, A. J., Wood, E. T., Bonner, M. R., Jarjanazi, H., Karafet, T., Santachiara-Benerecetti, S., Oppenheim, A., Jobling, M. A., Jenkins, T., Ostrer, H., Bonné-Tamir, B. "Jewish and Middle Eastern non-Jewish populations share a common pool of Y-chromosome biallelic haplotypes", Proceedings of the National Academy of Sciences, 6 June 2000, vol. 97, no. 12, 6769–6774.
  41. Shen, Peidong; Lavi, Tal; Kivisild, Toomas; Chou, Vivian; Sengun, Deniz; Gefel, Dov; Shpirer, Issac; Woolf, Eilon et al. (2004). «Reconstruction of patrilineages and matrilineages of Samaritans and other Israeli populations from Y-Chromosome and mitochondrial DNA sequence Variation». Human Mutation 24 (3): 248-60. doi:10.1002/humu.20077. PMID 15300852. 
  42. Michael Corinaldi, Ethiopian Jewry: Identity and Tradition, Rubin Mass, 1988, p. 186–188 (Hebrew)
  43. Sanders, Edith (1963). «The Hamitic Hypothesis: Its Origin and Functions in Time Perspective». Journal of African History 10 (4): 521-532. JSTOR 179896. 
  44. Zachernuk, Philip (1994). «Of Origins and Colonial Order: Southern Nigerians and the 'Hamitic Hypothesis' c. 1870-1970». Journal of African History 35 (3): 427-55. doi:10.1017/s0021853700026785. JSTOR 182643. 
  45. «Ethnic Groups». Library of Congress Country Studies. 1997. Consultado el 29 de octubre de 2010. 
  46. menl#1 «The People - The Pashtuns». Center for Applied Linguistics (CAL). 30 de junio de 2002. Consultado el 29 de octubre de 2010. Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  47. Weil, S. 2011. "The Israelite Connections of the Taliban", International Relations and Security Network (ISN). Web. http://www.isn.ethz.ch/Digital-Library/Articles/Detail/?ots591=4888caa0-b3db-1461-98b9-e20e7b9c13d4&lng=en&id=132724
  48. Weil, S. 2008 "The Pathans of Afghanistan and their Israelite Status", in M. Avrum Erlich (ed.) Encyclopaedia of the Jewish Diaspora, Santa Barbara: ABC CLIO, 3: 1230-1231.
  49. Haber, M.; Platt, D. E.; Ashrafian Bonab, M.; Youhanna, S. C.; Soria-Hernanz, D. F.; Martínez-Cruz, B. A.; Douaihy, B.; Ghassibe-Sabbagh, M.; Rafatpanah, H.; Ghanbari, M.; Whale, J.; Balanovsky, O.; Wells, R. S.; Comas, D.; Tyler-Smith, C.; Zalloua, P. A.; Genographic, C. (2012). «Afghanistan's Ethnic Groups Share a Y-Chromosomal Heritage Structured by Historical Events». En Kayser, Manfred. PLoS ONE 7 (3): e34288. doi:10.1371/journal.pone.0034288. PMC 3314501. PMID 22470552. 
  50. Abraham's children: race, identity, and the DNA of the chosen people Jon Entine
  51. McCarthy, Rory. 17th January, 2010 'Pashtun clue to lost tribes of Israel'. Web. http://www.theguardian.com/world/2010/jan/17/israel-lost-tribes-pashtun
  52. Jones, Erik (2016), pp. 55-69. "The United States, Britain and the Commonwealth in Prophecy" http://cdn.lifehopeandtruth.com/downloads/Life_Hope_Truth_Booklet_The_United_States_Britain_and_the_Commonwealth_in_Prophecy.pdf
  53. George Rawlinson, noted in his translation of History of Herodotus, Book VII, p. 378
  54. (Greer, 2004. p57-60)Greer, Nick (2004). The British-Israel Myth. p. 55. 
  55. Dimont, C (1933). The Legend of British-Israel. 
  56. (Greer, 2004. p57-60)Greer, Nick (2004). The British-Israel Myth. p. 62. 
  57. Oliver's Bookshelf, The Premier Web-Site for Early Mormon History
  58. Parfitt, Tudor (2003). The Lost Tribes of Israel: The History of a Myth. Phoenix. p. 66. 
  59. Parfitt, Tudor (2003). The Lost Tribes of Israel: The History of a Myth. Phoenix. pp. 66, 76. 
  60. Parfitt, Tudor (2003). The Lost Tribes of Israel: The History of a Myth. Phoenix. p. 158. 
  61. Epitome of the ancient history of Japan N. McLeod
  62. Kubo, Arimasa. Israelites Came to Ancient Japan., chapters: 2 3 4
  63. 久保有政 - Wikipedia, 2013-01-23, Retrieved 2013-02-15Plantilla:Better source
  64. Israelites Came To Ancient Japan , Arimasa Kubo.
  65. Joe Entine, Abraham's Children: Race, Identity, and the DNA of the Chosen People
  66. Transcript, INSIDE AFRICA: Current Events on the African Continent, CNN, 11 September 2004.
  67. "The Lemba, The Black Jews of Southern Africa", NOVA episode, PBS.
  68. The Story of the Lemba People by Dr. Rudo Mathivha, 15 October 1999.
  69. Soodyal, H (2013). «Lemba origins revisited: Tracing the ancestry of Y chromosomes in South African and Zimbabwean Lemba». South African Medical Journal 103 (12). Consultado el 9 de mayo de 2014. 
  70. Tudor Parfitt's Remarkable Journey Part 2, NOVA, PBS website.
  71. Parfitt, Tudor (2003). The Lost Tribes of Israel: The History of a Myth. Phoenix. p. 61. 
  72. Hanok. «Israelite and Noahic Haplogroup Hypotheses». Consultado el 4 de febrero de 2009. 

Anotaciones[editar]

  • Michael Riff. The Face of Survival: Jewish Life in Eastern Europe Past and Present. Valentine Mitchell, London, 1992. ISBN 0-85303-220-3

Enlaces externos[editar]